[Viajes – Suecia] Un poco del centro comercial, ruidoso y feo de la ciudad…

Viajes

Hacia las siete de la tarde tengo he quedado con una joven amiga de la familia y su chico que viven y trabajan en Estocolmo. Mientras hago tiempo, recorro un poco de ese centro moderno de la ciudad que tan poco me convence. Pero siempre es posible encontrar alguna cosa interesante.

Luego, esa noche, con una luz muy regular por el nublado, apenas me doy paseo, busco un lugar donde cenar y me retiro pronto. Que a la mañana siguiente hay que madrugar para coger un tren.

Sergelstorg

Edificios en Sergelstorg que básicamente dan ganas de jugar con ellos como con las fichas de un dominó.

Kulturhuset

Vuelvo a entrar en la Kulturhuset, donde veo las plantas cerradas el lunes; y me toma un refresco, porque aquí son muy restrictivos con los lugares donde venden alcohol, aunque sea una vulgar cerveza.

Nybrogatan

Me acerco hasta la orilla del mar, y me encuentro en Nybrogatan con unas curiosa y dorada chimenea.

Tranvía de época

Constantemente pasan los tranvías de la línea 7; de vez en cuando nos alegra la vista algún tranvía de época.

Sergelstorg

Reflexiva escultura callejera en Sergelstorg.

Gamla Stan

Mientras espero que me traigan los fetucini en un tranquilo restaurante en Gamla Stan, veo a la gente pasar.

[Viajes – Suecia] Me resisto a abandonar Djurgården sin echar un vistacillo a sus parques y jardines

Viajes

Por vivir en una ciudad donde cuando llueve es noticia, y que tanto cuesta tener unos parque y jardines verdes y en condiciones, me muero de envidia cuando visito estas ciudades del norte de Europa donde lo difícil es que no salgan plantas verdes hasta en los sobacos. Después de salir de Skansen, me doy una vuelta por los parques y jardines de los alrededores, que en esa hora de la tarde, y con las nubes que pasan, van y vienen, están muy lánguidos. Lo cual está muy bien.

Torre de comunicaciones

Desde Djurgården se ve la omnipresente torre de comunicaciones, que desentona un poco del entorno.

Pradera con ánades (Djurgården)

Una pradera que parece una alfombra solo es ocupada por algunos ánades despistados.

Viveros (Djurgården)

Cuando llego aquí me parece algún tipo de jardín botánico o rosaleda, de lo más agradable.

Viveros de dalias (Djurgården)

Vistas de cercas, las flores resultan ser dalias de distintos tipos, propias de este tipo de instalaciones.

Viveros (Djurgården)

Luego descubro que se trata de un vivero privado, donde la gente va a comprar las flores bien frescas, recién cortadas de la planta.

Parques (Djurgården)

Poco a poco, entre las praderas y los árboles me voy dirigiendo hacia la para del tranvía; aunque sin prisas.

[Viajes – Suecia] Skansen, museo etnológico y zoológico a partes iguales

Viajes

Tras comer en el Nationalmuseum,… Sí, la verdad es que por Europa, las cafeterías de los museos suelen ser un sitio estupendo para comer por un precio razonable, y muchas veces no es necesario pagar la entrada para acceder a ellas. Como decía, después de comer, me cojo el tranvía de la línea 7 para ir Djurgärden, donde me han recomendado vivamente que visite Skansen. Este es un parque temático, en parte museo etnológico y en parte museo zoológico de la fauna típica sueca. El caso es que está bastante bien y la visita es agradable.

Eso sí me queda una cosa de fondo. Yo ya había visitado un pueblo típico sueco similar a lo que me enseñan en este parque. Pero fue en Finlandia, hace cuatro años. En Porvoo, Borga para los suecos. Y allí no había zoológico, pero sí un museo del ferrocarril. Creo que prefiero aquel.

Tranvía de época

Algunos de los tranvías que llevan a Skansen son de época; no son especialmente bonitos, pero hace ilusión.

Casa tradicional (Skansen)

Una de las construcciones típica suecas, con el color ojo característico, y el tejado con plantas.

Bisontes europeos (Skansen)

Viendo comer a los bisontes europeos.

Osos pardos (Skansen)

Dos perezosos osos pardos.

Ardilla (Skansen)

Una avispada ardilla roja baja a que la alimenten los turistas.

Alces (Skansen)

Un cachorro de alce con su madre se toman la tarde con tranquilidad.

Foca (Skansen)

Dos niños esperan a ver si la foca hace algo; pero lo único que hace es tomar el sol.

Cabañas samis (Skansen)

Cabañas típicas de los samis; antes se les conocía como lapones, pero hoy en día se considera ofensivo.

Renos (Skansen)

Y en Laponia, o Sápmi, lo típico son los renos, que están un poco escondidos.

Fronda en el parque (Skansen)

Abandono el parque por una puerta secundaria, entre la fronda de los árboes y los helechos; qué agradable.

[Viajes – Suecia] Lujuria y vicio en el Nationalmuseum (museo nacional de bellas artes)

Viajes

Simplemente con cruzar el puente que une Skeppsholmen con Norrmalm, la parte principal de la ciudad, y llegamos al Nationalmuseum. No tenía incluido este museo en mi agenda. Pero se han dado tres factores. Uno, que iba bien de tiempo. Dos, que la entrada estaba ya pagada con la Stockholm Card. Tres, que hay una exposición monográfica titulada Lust & Last. O sea, lujuria y vicio. ¿Quién se puede resistir? No es un museo muy grande, pero realmente solo he visitado con atención la mencionada exposición. El resto de las salas las he pasado al vuelo, aunque me he encontrado alguna agradable sorpresa.

af Chapman

Al salir de Skeppsholmen tenemos una vista del af Chapman y, al fondo, el Fotografiska Museet.

Vestíbulo (Nationalmuseum)

El vestíbulo del Nationalmuseum está muy animado; la lujuria y el vicio son un fuerte reclamo para los visitantes.

Reproducción del Laoconte (Nationalmuseum)

Me encuentro con varias reproducciones de esculturas famosas, como el Laocoonte y sus hijos cuyo original pude en su momento admirar en los Museos Vaticanos.

Lust & Last (Lujuria y vicio - Nationalmuseum)

Las fotografías en la "lujuria y vicio" están prohibidas; pero consigo una imagen de tapadillo.

Boceto de la bailarina de Degas (Nationalmuseum)

Entre las obras de la exposición permanente me encuentro con un boceto de una de mis preferidas; la bailarina de catorce años de Degas, que hace casi un mes pude admirar también en Copenhague.

[Viajes – Suecia] Segundo intento en el Moderna Museet (museo de arte contemporáneo)

Viajes

Tras el fracaso del día anterior, lunes, y en un día que ha amanecido con nubes amenazadoras, hago el segundo intento en el Moderna Museet, museo de arte contemporáneo de Estocolmo, situado en la isla de Skepsholmen.

La filosofía de este pequeño pero coqueto museo es que las exposiciones permanentes deben ser “poco permanentes”. Es decir, que para que el museo esté vivo hay que ir cambiando periódicamente el enfoque de las obras expuestas en las salas, para dar una amplia visión de los variados y distintos estilos del arte contemporáneo. Y para mi dicha, este año han puesto el énfasis en la fotografía. Así, la mayor parte de las salas exponen los fondos fotográficos del museo que son muchos y de gran calidad. Divididos en dos partes que se recorren cronológicamente en sentido inverso, es decir, empezando por lo más nuevo para acabar en lo más antiguo. El conjunto se titula En annan historia / Another Story, con la primera parte I kamerans våld / Possessed by the Camera que comprende el período entre 1970 y 2010, y la segunda Se världen! / See the World! entre 1920 y 1980.

Además, quedan algunas salas reservadas para otras formas artísticas como la pintura, la escultura, y… ¡oh, sorpresa agradable!… el cine como una de las bellas artes. Proyectan de forma continua Metropolis de Fritz Lang. Allí me quedé un rato embobado admirando las maravillosas imágenes, cosecha del expresionismo alemán.

Skepsholmen

El autobús me deja 20 minutos antes de la hora de apertura, así que paseo por los muelles de Skepsholmen aprovechando que se han abierto algunos claros.

Skepsholmen

Además del edificio principal de Rafael Moneo, hay diversos edificios en torno al museo con dependencias culturales.

Carolina y Cindy Sherman

La primera parte de la exposición de fotografía nos recibe con dos imágenes de Carolina de Mónaco por Francesco Vezzoli, y una fea representación de Cindy Sherman.

Italian Still Life según Irving Penn

Me encantó está naturaleza muerta italiana de Irving Penn; el rojo del tomate, el blanco de la mozzarella y el verde de la aceituna,... nada más italiano.

Arte fluorescente

Arte muy fluorescente en las salas no dedicadas a la fotografía.

Metropolis

Un fotograma de la inmensa Metropolis de Fritz Lang.

Skepsholmen

Durante la visita al museo ha llovido, bastante, pero afortunadamente al salir se puede pasear por Skepsholmen sin riesgo a mojarse.