[Viajes – Suecia] De cómo el día termina con un paseo nocturno por Gamla Stan y con vistas similares a las de la noche anterior

Viajes

Tras haber cenado en una de las cafeterías de Fotografiska, y siendo todavía pronto, paseo de nuevo por Gamla Stan donde la luz del anochecer mezclada con la iluminación artificial puede provocar interesantes situaciones fotográficas. Y también cumplo visita a Järnpojken, la escultura pública más pequeña de la ciudad, el niño mirando la luna.

Finalmente, voy volviendo al hotel poco a poco por algunos de los sitios por donde pasee bajo la lluvia la noche anterior.

Södermalm

Desde el complejo entramado de puentes y canales que une Gamla Stan con Södermalm, tenemos una buena vista del Katarinahissen (ascensor de Katarina).

Södermalm

No paran de circular metros y trenes ante los edificios elevados de Södermalm.

Gamla Stan

Orientado a los turistas, Gamla Stan está plagado de cafés y restaurantes.

Gamla Stan

Mientras entre las estrechas calles de Gamla Stan la luz escasea, las nubes se incendian con el sol poniente.

Gamla Stan

Stortorget es la principal plaza de Gamla Stan, siempre animada.

Järnpojken

Järnpojken en Bollhustäppan es la escultura pública más pequeña de la ciudad de Estocolmo; normalmente rodeada de gente, cuando anochece la encuentras solitaria, y es un buen momento para las fotografías.

Stadshuset (ayuntamiento)

Las horas se estiran en estas latitudes en esta época del año, y hacia las 10 de la noche todavía hay luz crepuscular.

[Viajes – Suecia] La orilla norte de Södermalm y Fotografiska.

Viajes

Tras el paseo por Gamla Stan, continúo hacia el sur hacia la orilla norte de Södermalm, el barrio sur de los que constituyen el núcleo central de la ciudad de Estocolmo, situado sobre otra de las islas que conforman la ciudad. Y paseo por su orilla norte, donde además de bonitas vistas de la ciudad, se encuentra Fotografiska Museet, un magnífico museo de fotografía que tiene poco más de un año de existencia, situado en uno de los muelles de la ciudad, en un bonito edificio de rojos ladrillos, como muchos otros de la ciudad. Varias exposiciones todas ellas muy interesantes me reciben y paso un buen rato en sus dependencias. La más destacada un repaso a la obra de Robert Mapplethorpe.

20110808-_1130239

Gondolen, ascensor en desuso con vistas a la ciudad.

20110808-L1030120

La orilla norte de Södermalm es escarpada y elevada sobre la ciudad.

20110808-L1030118

Desde las alturas de Södermalm hay hermosas vistas de Gamla Stan.

20110808-L1030121

Muchos de los barcos atracados en las orillas de la ciudad son bares y restaurantes, más o menos divertidos.

20110808-_1130249

Fotografiska Museet, iluminado por el sol del atardecer.

20110808-L1030133

Una de las exposiciones en activo es de la fotógrafa y documentalista Eleanor Coppola, esposa de Francis Ford Coppola, y que presenta esta exposición en recuerdo al hijo que murió en accidente.

20110808-L1030135

Fotografiska tiene una agradable cafetería en su último piso, con vistas de la ciudad.

20110808-_1130255

El atardecer progresa lentamente en estas latitudes; nueva vista de Gamla Stan desde Södermalm.

20110808-_1130268

El af Chapman atracado en Skepsholmen, visto desde Södermalm.

[Viajes – Suecia] Gamla Stan, la vieja ciudad

Viajes

No es normal que alguien, como yo, lleve casi 24 horas en la capital sueca y no haya visitado todavía Gamla Stan. El casco antiguo o ciudad vieja de Estocolmo, situada en una pequeña isla en donde se unen las aguas del Báltico con las de Mällaren, el lago de agua dulce que desagua en este punto en el mar. Pero bueno, hay que organizarse, aunque sea mal como habréis podido comprobar en entradas anteriores, para visitar una ciudad. En cualquier caso, también hay un motivo práctico a la hora de esperar hasta la tarde. Evitar las peores horas de luz del día, para conseguir unas fotografías mejores. Espero haberlo conseguido.

En cualquier caso, seguro que en los próximos días volverán a aparecer nuevas imágenes de este bonito barrio de la ciudad.

Gamla Stan

A la caída de la tarde, las estrechas callejuelas han perdido gran parte de los turistas visitantes.

Gamla Stan

No sólo tienen nombres las calles; también las manzanas de edificios.

Gamla Stan

Gamla Stan está lleno de rincones recoletos donde cualquier cosa puede pasar... corriendo.

Gamla Stan

Al estar en una isla, también tenemos embarcaderos, iluminados con la luz de la tarde.

Gamla Stan

Construido sobre colinas, el paseo por Gamla Stan es un subir y bajar constante.

Gamla Stan

Las calles son estrechas, y en ocasiones los edificios de ambos lados son unidos por pasajes colgantes.

[Viajes – Suecia] El orgullo de un país que se fue a pique – Vasa

Viajes

Suecia tuvo su siglo de oro bajo la dinastía Vasa, en la que siendo un país con poco más de millón y medio de habitantes jugó a potencia europea. Intervino con éxito en la Guerra de los Treinta Años, y se convirtió en el país dominante del norte del continente. Para reforzar su potencial naval en el Báltico, construyeron entre 1626 y 1628 el navío de guerra que iba a llevar el nombre de la prestigiosa dinastía reinante, Vasa. Pero lo parieron mal. Y el barco, a pesar de haber sido diseñado por prestigiosos constructores de barcos holandeses, al sufrir modificaciones en las especificaciones, especialmente en el número de puentes con artillería, hicieron que fuera inestable. Sin haber sido probado lo suficiente, se botó un 10 de agosto y, con una ráfaga de viento moderadamente fuerte, se desestabilizó y se hundió en su singladura inaugural. El orgullo marítimo sueco se fue al fondo del mar en pocas horas. Comparado con este, el Titanic tuvo una vida larga y provechosa.

Pero si en su momento a los suecos les perdió su orgullo, en los años 60 del siglo XX demostraron que tienen otras cualidades. Buscaron el pecio, lo encontraron, lo reflotaron y construyeron un museo a su alrededor en la isla de Djurgården, que conviene ver. Espectacular.

Tranvía de la línea 7 en el puente de acceso a Djurgården

Tranvía de la línea 7 en el puente de acceso a la isla de Djurgården.

Vasa

Impresionante el tamaño del Vasa, y del museo que lo contiene.

Vasa, maqueta y original

Los visitantes contemplan la maqueta del barco, mientras que el original aparece imponente en la relativa oscuridad de la parte posterior.

Gustav, uno de los tripulante del Vasa en sardónica carcajada

Gustav bautizaron a estos restos de uno de los tripulantes del Vasa, que fue encontrado entre los restos.

Originales de la ornamentación del Vasa

Como era costumbre en la época, los navios de guerra de prestigio estaban ricamente decorados.

Sobraba un puente de piezas de artillería en el Vasa

Demasiadas filas de cañones; el desequilibrio que produjeron desencandenó la zozobra del navío.

Djurgården

En el exterior del museo, en una de las muchas praderas de la isla de Djurgården, la gente toma el sol, un bien escaso en estas latitudes.

[Viajes – Suecia] Un palacio real como tantos por Europa

Viajes

Normalmente, no me habría sentido atraído por visitar un palacio real. Reconozco que todos tienen cosas muy vistosas. Pero en Europa, como éste, hay un montón. Todos copias a mayor o menor escala, con mayor o menor presupuesto, de Versalles. Y una vez visto el original…

En cualquier caso, una de las cosas que recomiendo hacer es sacarse la Stockholm Card. Tiene dos grandes ventajas. Entrada gratis a todos los principales atractivos turísticos de la ciudad. No descuentos de algunos de ellos, muchos de ellos secundarios, no. Gratis y en los principales. Además, transporte urbano gratuito, salvo en los barcos del lago Mällar. Lo cual es de considerar porque no son baratos precisamente. 40 coronas el viaje individual sencillo. 4 euros y 30 céntimos. Son especialmente ventajosas las de dos días de validez en adelante.

Así que con la programación de mi recorrido por la ciudad replanteada, y con la entrada ya pagada. Pues nada. A ver un palacio real.

Palacio Real

Una de las fachadas del palacio real de Estocolmo.

Que es eso de besarse desnudos en la escalera real

Impúdico besuqueo en las escaleras reales.

Foto a la niña en los apartamentos reales

Ale, pon a la niña ahí que le voy a hacer un foto en esta habitación de invitados tan mona.

Andrógino con bigote

A primera vista pareciera una diosa griega o algo por el estilo, pero... lleva bigote; o es un tío, o es una moza con algún problema hormonal.

Guarda Real

La correspondiente guardia real lleva unos cascos muy prusianos; aunque la cara de este tipo me resulta poco sueca,... o prusiana,... como más del este.

[Viajes – Suecia] El feo centro moderno de la ciudad de Estocolmo, y un par de fallos de planificación

Viajes

Tras visitar el entretenido ayuntamiento de la ciudad, y siguiendo las informaciones que tenía sobre horarios de distintos centros o monumentos, me dirijo hacia lo que es el centro de la vida social moderna de la ciudad de Estocolmo. Sergels Torg, o sea, la plaza Sergel. Y es todo muy feo. Edificio cuadradotes, mucho cemento y cristal, pero no especialmente puesto con gracia. Me sorprende que una ciudad no especialmente baqueteada por las guerras, dada la tradicional neutralidad sueca desde hace un tiempo, no conserve más gracia en sus construcciones.

El caso es que me dirijo al Kulturhuset, en la misma plaza, que me habían recomendado como interesante. Un centro cultural con muchas amenidades. Pero está cerrado salvo un par de plantas y la cafetería de la terraza. Yo sé que los lunes suele ser día de cierre en muchos museos, monumentos y otras instituciones culturales en toda Europa, pero mis informaciones previas no hablaban de que estuviera cerrado. Lo mismo me sucede después cuando me dirijo al Moderna Museet (Museo de Arte Moderno y Contemporáneo). Así que me doy una vuelta por las bonitas islitas de Kastellholmen y Skepsholmen, y como algo en el af Chapman mientras con una guía mejor reorganizo mi visita a la ciudad.

Sergels Torg

Sergels Torg, con sus filas de bancos mirando al sur para permitir a los suecos tomar su escaso y valioso sol.

Kulturhuset

De lo poco abierto en Kulturhuset, una maqueta de la ciudad que atrae a los frustrados visitantes del centro cultural.

Kastellholmen

En la islita de Kastellholmen, paz, tranquilidad y casitas típicamente suecas.

Kastellholmen

Por momentos parece que no estás en el centro de una populosa ciudad europea.

AF Chapman (Skepsholmen)

En las orillas de Skepsholmen se encuentra el af Chapman, que ejerce de bar y restaurante.

En el AF Chapman (Skepsholmen)

Un buen lugar para comer algo y beber una cerveza mientras contemplas las fachadas de Gamla Stan (la ciudad vieja).

[Viajes – Suecia] Por cercanía y por la importancia del monumento, empiezo mi visita a Estocolmo por el ayuntamiento.

Viajes

El ayuntamiento de Estocolmo (Stadshuset) es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Construido a principios del siglo XX, lo fue a conciencia con la idea de que fuese uno de los estandartes de la ciudad, con un gran esfuerzo económico y artístico. La visita es necesariamente con guía, cosa que no me suele gustar, aunque en esta ocasión funcionó muy bien, siendo amena y muy clara. Y si algo quedó claro es que el arquitecto del edificio no era un hombre cerrado y cabezón, incapaz de cambiar de opinión. No. Cambió de opinión, y mucho.

Stadshuset (ayuntamiento)

Vista del edificio del ayuntamiento a orillas del lago Mälar en Estocolmo.

Escultura a orillas del Mälaren o lago Mälar (Stadshuset)

Se puede pasear por las orillas que bordean el edificio, donde algunas esculturas adornan el paseo.

Salón Azul (no, no me he equivocado con el nombre) (Stadshuset)

El Salón Azul, donde se celebra el banquete de los premios nobel; se llama así porque iba a estar revestido de azulejos a azules, pero el arquitecto cambió de idea.

Techo del Salón de Plenos (Stadshuset)

Techo del salón de plenos; iba a tener un falso techo plano pintado al fresco, pero el arquitecto cambió de idea y dejó las vigas a la vista y pintadas.

La reina Christina en el Salon de Oro (Stadshuset)

La reina Christina, de quien os hablaba hace poco, tiene su lugar en el salón de oro, donde el arquitecto también cambió de opinión en varias cuestiones.