[Breve – ciencia y humor] Blancanieves es un planeta del Sistema Solar

Ciencia, Humor

Blancanieves es un planeta del Sistema Solar.

Sinceramente, creo que cada vez me caen peor los astrónomos. Todo empezó cuando degradaron al pobre Plutón de la categoría de planeta al de planeta enano. ¿Cómo que Plutón, el dios del averno, del inframundo, de los infiernos, no tiene derecho a ser un planeta? Inconcebible. Y además, ¿y la sonoridad del recitado de los planetas por los alumnos terminando en la rotunda sílaba acentuada? Pues bien, para mayor ofensa, resulta que ahora llaman Blancanieves a otro cuerpo de similares características. ¿Cómo se puede juntar en el mismo saco al terrible dios griego con una niña pija que todavía no sabemos si es una ñoña malcriada o una viciosa que se lo monta con siete a la vez? Han perdido el norte estos astrónomos.

[Libro] Flora Poste y los artistas

Literatura

Después de las risas y el buen sabor en general que me dejaron las aventuras de Flora Poste en la granja de sus primos los Starkadder,  Cold Confort, decidí rematar la tarea leyendo la segunda parte de las aventuras de esta encantadora metomentodo que salió de la pluma de Stella Gibbons. ¿Se confirmará el viejo dicho de que nunca segundas partes fueron buenas?

Flora Poste y los artistas (título original: Conference at Cold Comfort Farm)
Stella Gibbons (traducción: José C. Vales)
Impedimenta; Madrid, 2011
ISBN: 9788415130086

Han pasado 16 años desde que Flora Poste (ahora Flora Fairford, casado y con cinco hijos), resolviera a su plena satisfacción los problemas de la granja de sus primos Starkadder, Cold Confort. Pero tras los Recientes Acontecimientos (representan a la segunda guerra mundial en estas historias de un mundo ligeramente alternativo), y con el Reino Unido deprimido tanto moral como económicamente, dependiendo de la caridad norteamericana, le llegan noticias de que ya no quedan Starkadder en la granja. Y que esta se ha convertido en un centro de congresos y convenciones. Aprovechando la próxima celebración de una convención de intelectuales de toda Europa, acepta colaborar con la organización de la misma, y así poder volver a ejercer de entrometida que resuelva de nuevo los problemas de Cold Confort.

Respondiendo a la pregunta que planteaba en el primer párrafo de esta entrada. Sí. Se confirma en este caso que segundas partes no son buenas. Escrita esta novela en la posguerra inmediata a la segunda guerra mundial, no es difícil detectar tonos de amargura en la escritura de la autora. Nunca se menciona el conflicto bélico. Ni siquiera hay ninguna referencia a que los Recientes Acontecimientos fueran un conflicto bélico. Pero está ahí. Las ayudas de los norteamericanos que son vistas como caridad. La ruptura de la antigua sociedad británica, entrada en crisis, y la llegada del laborismo al poder. Un conjunto de intelectuales que representan los distintos “ismos” que pulularon por Europa antes y después del conflicto bélico. Todo ello puede ser objeto de la mordacidad de la pluma de la artista, pero esa amargura no deja que esa mordacidad fluya con la frescura, la alegría y el desenfado de la novela anterior. El propio personaje protagonista, apenas se convierte en una espectadora de un estrambótico congreso donde se ridiculiza el mundo intelectual, dejando apenas un par de capítulos como auténtico agente protagonista de los cambios. Los Starkadder quedan en un segundo plano, y pierden todo su potencial humorístico.

Creo que Gibbons debió dejar en paz a  Flora y a sus primos. Así como la lectura de la primera novela es muy recomendable, muy divertida, esta otra es absolutamente prescindible. Me ha costado trabajo engancharme a la misma a pesar de la predisposición favorable. Apenas un par de episodios me han parecido que se acercaban al nivel de la anterior. Una lástima.

En uno de los pasajes divertidos del libro, se hace referencia a las vacaciones de Flora en las playas y acantilados de Cornualles; tal ven en Porthcurno, donde está tomada la foto - Canon EOS D60, EF 28-135/3,5-5,6 IS USM