Malos tiempos para mis comunicaciones…

informática

Tras un número excesivo de percances, y una atención técnica nefasta, creo que ha llegado el momento de dar portazo a mi relación con mi proveedor de servicios de internet, Wanadoo. ¡Y mira que tenían fácil el resolverlos, según he podido comprobar recientemente! Pero el absurdo sistema de atención al público del que disponen lo ha impedido. Qué se le va a hacer.

Así que voy a darme de baja. Por lo tanto, hasta que esto suceda y disponga de una nueva conexión razonable, la actualización de este cuaderno de ruta será irregular. A esto hay que añadir que… ME VOY DE VACACIONES… a Irlanda. Volveré con nuevas fotos.

De momento un ejemplo de mis últimas vaciones en Roma, que podéis ver en De viaje con la cámara al hombro.

Calentito, El (2005)

Cine

Calentito, El (2005): Dirigida por Chus Gutiérrez

El viernes nos fuimos a ver una española. Chus Gutiérrez, directora del filme y que formó parte de un grupo femenino en la “movida” madrileña de los 80, refleja en esta película el ambiente existente en ese Madrid en vísperas del 23-F, a través de las peripecias de Las Siux, grupo femenino a imagen de Las Xoxonee de la directora.

La película no pretende profundizar en tema. Se configura como una comedia coral, aunque con una protagonista destacada en el personaje de Sara (Verónica Sánchez), y que pretende dibujar una época, unos ideales, una forma de ver el mundo, en una España saliendo del letargo fascita/franquista. Bueno, desde un punto de vista muy amable. Se podrían haber mostrado otras visiones, tal vez no tan optimistas; pero es que es una comedia.

La interpretación, más que correcta en muchos de los secundarios que forman el mencionado “coro“, pincha un poco en la protagonista. Esta chica es realmente mona, está muy bien, es una estrellita de la “tele”, pero lo falta algo. El caso es que en Al sur de Granada, una película que me gustó menos, estaba mejor. Del resto, lo hace muy bien Nuria González, haciendo de transexual entrañable, y la graciosa Macarena Gómez, como “punkita“, muy divertida pero sin estridencias.

Las canciones de Las Siux son originales, compuestas para la película, al estilo de la época. Son divertidas, y te lo pasas bien con ellas. También encontramos al “cameo musical” a partir de grabaciones de la época, como una canción interpretada por Almodóvar y MacNamara.

Yo le he puesto un seis, pero de los de recomendarla; para pasar un buen rato sin pretensiones.

La fotografía pertenece al reportaje del Carnaval Infantil 2005 en Zaragoza. Lo podéis encontrar en mi Sala de exposiciones temporales.

Ovejas eléctricas y "blade runners"

arte música y literatura, Cine

Hoy hay tormenta sobre Zaragoza. El futuro inmediato para esta tarde es apocalíptico; una buena ocasión para escribir unas líneas. Sobre futuros apocalípticos.

En los últimos días he realizado un ejercicio que me gusta hacer de vez en cuando. Leer un libro y ver una película basada en ese libro. O viceversa, como ha sido la ocasión.

La película, Blade Runner. Esa maravilla de la ciencia ficción realizada por Ridley Scott, cuando tenía imaginación y sabía hacer buenas películas (luego se le ha olvidado un poco). Las aventuras y desventuras del blade runner Rick Deckard (Harrison Ford) “retirando pellejudos”; esos maravillosos replicantes, con Roy Batty (Rutger Hauer) a la cabeza, y esas maravillosas Zhora (Joanna Cassidy), Pris (Daryl Hannah), y Rachael (Sean Young), poniéndole la salsa y la pimienta a la cosa. Un hallazgo conceptual y visual, que luego ha sido imitado, pero prácticamente nunca superado. Recomendable la versión del año 82 a pesar de su lastimoso e impuesto final feliz; más recomendable la versión del año 91, con final abierto, como deben ser los finales. Y eso que a mí siempre me ha parecido que la sugestión de que Deckard sea un replicante le quita profundidad humana a la obra; después de todo, no estaríamos ante un hombre con dudas y que se humaniza, sino ante una mera división entre androides y humanos.

El libro, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick. El argumento es sólo parecido, aunque algunos personajes están ahí. No hay un proceso de convergencia como en la película. No hay una humanización de los androides (aquí nadie los llama replicantes). Aunque el cazarrecompensas sí llega a sentir algo por algún androide, aunque luego se le pase (bounty hunter; no hay blade runners en el libro). Hay cosas importantes. El futuro imperfecto y cataclísmico de la humanidad, una profundización en el concepto de empatía como diferenciador del androide y el humano, ciertas cuestiones relacionadas con la manipulación estatal de las emociones y las creencias; es más profundo en lo social. Sin embargo, creo que PKD no es un escritor capaz de recrear literariamente un universo que haga sentir ante el escenario apocalíptico lo que la película es capaz de transmitir. El libro es mediocre literariamente, mientras que la película es brillante cinematográficamente.

Mi recomendación. Si os gusta la ciencia ficción, o símplemente el cine y la literatura, acercaos a estas dos obras. Algo os permitirán reflexionar. Y también pasaréis un buen rato.

La fotografía de hoy, una imagen de mi serie Reflejos en noviembre que podéis visitar en mi Sala de exposiciones temporales.

El pimiento de Edward Weston

Fotografía

Edward Weston

Una de las fotografías más famosas del fotógrafo Edward Weston es un pimiento. En blanco y negro. Más allá de la anecdota, es un ejemplo maravilloso de cómo el fotógrafo puede centrarse en las texturas y en las formas, moldeadas por la luz, para crear expresión. Para crear arte. También son ejemplos compositivos sus desnudos, sus paisajes, muy centrados en las formas, en la composición.

Llevaba varias semanas sin recomendar un fotógrafo. Pues aquí tenéis. Un clásico.

En la imagen de hoy, seguimos con los artesanos del Mercado Medieval de las Tres Culturas en Zaragoza.

Problemas con el ADSL, con los neumáticos y calor,… mucho calor

fórmula 1, informática

Estos días no estoy muy comunicativo a mi pesar. Tengo un problema con mi acceso ADSL a internet, y mientras se resuelve, mi ISP me proporciona acceso por módem. Puesto que Blogger no tiene una página especialmente rápida de cargar, es un suplicio actualizar este Cuaderno de ruta. Así que faena de aliño, por no perder el contacto.

Hoy tocaba Fórmula 1, y todo ha sido una catástrofe. En este momento se está celebrando la carrera, y sólo hay 6 coches. Aquellos que calzan neumáticos Bridgestone. El problema original, una mala adecuación de los neumáticos Michelin. Este problema causa inseguridad en los pilotos; fracasadas las negociaciones, los pilotos que usan los neumáticos franceses se retiran tras la vuelta de calentamiento. En general, una vergüenza.

En Zaragoza, hace calor. Son casi las nueve de la noche, y hay más de 30º C. Vamos una alegría de día.

En la imagen de hoy, un artesano vidriero del Mercado Medieval de las Tres Culturas en Zaragoza.

A Good Woman (2004)

Cine

A Good Woman (2004)

Hoy toca cine. Una adaptación de Oscar Wilde, que no está mal desde el punto de vista académico, bajo la dirección de Mike Barker. Las interpretaciones correctas en general, buena en lo que se refiere a Helen Hunt y al veterano británico Tom Wilkinson, y un poco justitas en los dos protagonistas jóvenes, la en otras ocasiones estupenda Scarlett Johansson, y el para mí desconocido Mark Umbers.

La historia se salva sobre todo gracias a la brillantez de la historia escrita por Wilde, en la que narra un enredo en la alta sociedad, con sorpresas incluidas y en la que nada ni nadie es lo que parece, o casi nada ni nadie. Se deja ver, pero tampoco mata. Un seis.

Hoy sigo con la serie de fotografías del Mercado Medieval de las Tres Culturas en Zaragoza, que podéis encontrar en mi Sala de exposiciones temporales.

Alex Majoli – Magnum Photos

Fotografía

Alex Majoli – Magnum Photos

Los hay chulos. Y entre ellos, Alex Majoli, fotorreportero de la agencia Magnum, que de un tiempo a esta parte realiza sus reportajes con cámaras compactas digitales, concretamente de la marca Olympus. Al cuerno con las EOSes, Nikones, Leicases, todas ellas superprofesionales y superresistentes. Si uno quiere fotografíar las salvajadas norteamericanas en Iraq, lo mejor una discreta Olympus C-5050. O seis de ellas, que es lo que parece que utilizó el joven.

Bueno pues nada. Lo dicho. Que el tema está en que la calidad de la fotografía no está en el equipo sino en la capacidad del fotógrafo para sacarle todo el partido necesario.

Particularmente, creo que me queda mucho por aprender, para sacarle todo el partido a mis compactas digitales. Pero de momento, ahí va un imagen del Mercado Medieval de las Tres Culturas de Zaragoza, que se celebra este fin de semana en los alrededores de la Seo maña.

Hoy es día de mercado en Zaragoza

ciudad, sociedad

Todos los años, en el mes de junio, se instala en los alrededores de la Seo de Zaragoza el Mercado Medieval de las Tres Culturas. Las tres culturas son la musulmana, la judía y la cristiana que, según el mito aceptado por los “políticamente correctos”, vivieron en “paz y armonía” en el medioevo hispano. A mí se me da que no. Que se frieron mutuamente a impuestos según quien se mandaban, y que con más frecuencia de lo que parece, practicaban un mayor o menor grado de “apartheid” según la etnia dominante. Pero bueno. Lo de hoy es lúdico.


Un ruego, por favor; no digáis Catedral de La Seo, lo cual es una redundancia. Seo es la palabra aragonesa para decir catedral. En Zaragoza, a la Catedral se le denomina con su apelativo aragonés tradicional; la Seo. Su nombre completo es la Seo de San Salvador. También sería correcto denominarla Catedral de San Salvador.

La realidad es que es un acontecimiento muy animado, y una oportunidad para que el fotógrafo aficionado haga “manos” en la cosa del reportaje. No falta el colorido y los mercaderes, aunque más o menos simpáticos según los casos, no ponen pega alguna a los múltiples paseantes con cámaras. Convendrá cuidar, sin embargo, los modos. Y sonreir de vez en cuando, no molestar a los potenciales clientes imponiendo nuestra presencia, e interesarse de vez en cuando por los productos ofrecidos es una buena política. Tengamos en cuenta que hay auténticos musulmanes, hombres y mujeres, que no siempre ven con buena cara determinadas actitudes en los fotógrafos. Tolerancia y respeto.

En la imagen, las hilanderas de Almudevar (Huesca); instaladas en el centro de la Plaza de San Bruno, constituían uno de los principales puntos de atracción. Y además eran muy simpáticas, y se le estaban pasando estupendamente.

11:14 (2003) – Futuro imperfecto, preterito indefinido

Cine

11:14 (2003): Dirigida por Greg Marcks

De vez en cuando uno se alegra de ver cosas distintas en el cine. Nos encontramos ante un filme con un guion que presenta una estructura temporal muy distinta de lo que solemos ver habitualmente. Cinco historias que suceden en una pequeña ciudad o pueblo provincianos de los EE.UU., y que desembocan de forma aparentemente independiente en un momento fatídico, las 11:14 de la noche. Las historias se narran de forma cronológicamente inversa respecto a su comienzo. Al final de la película comprobamos que no hay más que una historia, y que hay muchas cosas que no son lo que parecen.

La película es interesante para quien gusta de películas distintas, originales, arriesgadas. No obstante, entretendrá también a quien sólo busque un rato de entretenimiento. La dirección, buena; el reparto, es un película muy coral, correcto. Le daremos un siete.

En la fotografía de hoy, una calle de Berdún, en el Pirineo Aragonés. Muy recomendable lugar. Más imágenes en De viaje con la cámara al hombro.

Viajar por internet… desde internet… con internet…

Viajes

No sé muy bien que preposición utilizar. No voy a hablar de los viajes virtuales de vínculo en vínculo por distintas páginas, con rumbo o sin rumbo. No. Hablaré de viajar de verdad, pero utilizando internet como vehículo para la preparación del viaje.

En la actualidad, de forma razonablemente fiable, uno puede reservar un vuelo, los alojamientos, contratar un coche de alquiler e, incluso, mesa para cenar en un restaurante a miles de kilómetros de casa. Y todo en pijama, de forma reflexiva, y utilizando otras herramientas para la reflexión como mapas virtuales, información sobre entornos naturales, sobre ciudades, sobre monumentos, sobre la historia del lugar que se va a visitar.

Supongo que otros no estarán tan contentos. Las agencias de viaje, por ejemplo. Pero a pesar del excelente servicio que algunas daban, el valor añadido de internet hace que empiecen a no ser rival.

Son varios los viajes en los últimos tres años que he realizado utilizando la red como elemento de búsqueda y reserva de recursos. Ahora toca irlanda. Recursos como goireland.com, dublinks.com, viamichelin.com, aerlingus.com, hacen la vida más fácil. Y en muchas ocasiones más barata.

En la imagen, los patios de Villa Giulia en Roma. Este viaje también se preparó por internet. Más fotografías de Roma en De viaje con la cámara al hombro.

No sos vos, soy yo

Cine

No sos vos, soy yo – cinenacional.com

Pues muy buen rollo el que se llevan el director de esta película argentina, Juan Taruto, su protagonista, Diego Peretti, las dos chicas, Soledad Villamil y Cecilia Dopazo (que de paso firma también como coguionista, directora de reparto y productora; ¿habrá tenido enchufe? Se lo perdonamos que está estupenda, en los diversos sentidos de la palabra) y el resto de los excelentes secundarios que acompañan el filme.

Es como una historia de Woody Allen porteña, con amores y desamores, desengaños, depresiones y psicoanalista (argentinos, que tienen más salero que los neoyorquinos; sobre todo interpretados por Marcos Mundstock, del grupo de Les Luthiers).

Sin lugar a dudas, más que recomendable. Yo le he puesto un ocho. Sobre todo porque te llevas la película a casa y te lo sigues pasando bien.

Por cierto. Un recuerdito para el mozalbete mallorquín este, Rafa Nadal, que se ha ganado con 19 añitos recién cumplidos su primer Roland “Guarros”. Ánimo chaval, pero no te lo creas muchos y no te vuelvas demasiado pijo-insoportable como algunos de tus antecesores.

En la imagen, el francés Piolín ataca una bola en el saque durante el trofeo Conde de Godó, en el 2001.