[Sociedad] Violencia doméstica en Afganistán; a propósito de la presentación de un libro

sociedad

Hoy iba a comentar un libro. Pero lo haré otro día. Porque me llegó el domingo un boletín de actividades de Librería Cálamo, entre las cuales se anunciaba la presentación del libro Mujeres.Women. Afganistán de Mònica Bernabé (textos) y Gervasio Sánchez (fotografías).

Pero no voy a hablar del libro. De hecho, ni siquiera tuve la oportunidad de hojear el libro. Llegué con el tiempo justo, y salí sin tiempo para ello. Los dos autores del mismo, durante la presentación, hablaron más del tema que traigo aquí ahora que del libro en sí mismo. Ni siquiera nos proyectaron unas diapositivas con algunas fotografías como muestra de lo que nos podíamos encontrar en el mismo. Da lo mismo. Eso no es lo importante. Si al final decido comprar el libro, ya hablaré de él.

Lo importante fue que ambos autores vinieron acompañados de una mujer afgana. No es una mujer afgana típica. Es una mujer culta. Es una mujer que ha ocupado u ocupa puestos de responsabilidad pública o política. Fue parlamentaria durante una legislatura, por ejemplo. Pero a pesar de estas circunstancias, es una mujer que ha sufrido u sufre todavía algo que es común a casi todos los hogares afganos; la violencia doméstica contra las mujeres. La consideración de la mujer, dentro de una sociedad muy conservadora de fuerte inspiración religiosa, como un ser inferior, como una inversión en la producción de hijos, varones, claro, sino no se considera una inversión productiva, en ocasiones poco más que un animal en determinados entornos. Y por lo tanto, las mujeres afganas son sufridoras de un nivel de violencia que en nuestro medio, a pesar de la sensibilización sobre el tema que ha crecido en los últimos años, no podemos casi ni imaginar. El testimonio de esta mujer, de nombre Azita Rafaat, produjo incredulidad, sorpresa, indignación, miedo,… odio, quizá,… Yo no me considero capacitado para narrar aquí con justicia lo que nos fue contado. Pero si puedo transmitir una serie de ideas:

Estamos en una sociedad con problemas, sí, pero aun así hay otras sociedades donde los problemas son mucho más importante, mucho más esenciales, y afectan mucho más a la dignidad humana, en este caso a la de las mujeres. Y debemos hacer un esfuerzo por asomarnos de vez en cuando a esas realidades.

Los medios de comunicación apenas nos transmiten en su actividad cotidiana estas realidades. De vez en cuando, surgen casos llamativos, que nos impresionan, pero que tienen el defecto de parecer casos puntuales. Aislados. No dan la imagen de que un 87% de las mujeres vayan a sufrir un tipo u otro de violencia en sus domicilios por el mero hecho de ser mujeres.

Los gobiernos electos occidentales, que al menos teóricamente representan la voluntad de los pueblos que los eligen, no quieren saber nada de estos problemas. Cuando intervienen en estos países e inician procesos democratizadores, lo hacen más en cuestiones de apariencia que de cambio profundo de las sociedades. Nada cambia de puertas para adentro de los hogares afganos.

Como decía hace poco, no voy ni quiero meterme en discusiones políticas. No es ese el interés de esta entrada. El interés es intentar transmitir la necesidad de reflexionar y no permanecer voluntariamente ignorantes antes los problemas de las gentes del mundo. Esa es una responsabilidad individual que tenemos cada uno de nosotros. Y eso es algo que nos recordó la presentación del libro a la que asistí ayer. Y como lo viví y lo sentí, os lo transmito.

Mesa con los intervinientes en la presentación del libro, en el Centro de Historias de Zaragoza, que abrió las puertas de su salón de actos en lunes a pesar de que suele ser el día festivo de esta institución.

Mesa con los intervinientes en la presentación del libro, en el Centro de Historias de Zaragoza, que abrió las puertas de su salón de actos en lunes a pesar de que suele ser el día festivo de esta institución.

Una nueva librería en la ciudad

arte música y literatura, Fotografía, sociedad

En realidad hace ya unas semanas. Abrieron a tiempo para la campaña navideña. No sé exactamente cuándo. Pero hasta ayer no fui a conocer el nuevo establecimiento.

Cuando salgo de viaje por el extranjero, siempre me han dado mucha envidia las librerías que hay en muchas capitales. Algunas de ellas no mucho más grandes necesariamente que Zaragoza. Librerías de varios pisos, con estanterías llenas de títulos de lo más diverso, perfectamente organizados, encuentras en seguida lo que quieres, amplias, con agradables zonas para hojear los volúmenes antes de tomar la decisión de comprar o no comprar. En algunas de ellas no falta una cafetería, o cuando menos una zona con maquinitas para tomarte el café. No sólo es importante la literatura de ficción. En muchas de ellas, otro tipo de libros ocupan extensas estanterías. Siempre me paro un rato en la sección de fotografía. Claro.

Bien. Pues si me llama la atención todo esto, es porque lo hecho a faltar en mi ciudad. Una ciudad que, por tamaño, debería aspirar a disfrutar de varios establecimientos de estos. Las librerías más importantes y surtidas de la ciudad, no voy a mencionar nombres, suelen tener una estructura agobiante, y no siempre es fácil encontrar lo que buscas. Tal es así, que alguna cadena comercial orientada al ocio en general suele ser más visitada como librería a pesar de no estar especializada en el tema. Cierto es que no falta alguna librería más pequeña, con otro estilo, agradable de visitar como la Librería Cálamo (esta si la nombro; es mi preferida). Pero eso. No es la típica librería generalista. Está más especializada.

A lo que iba. La Casa del Libro ha abierto un establecimiento en la Calle de San Miguel y ayer fui a visitarlo. Tres pisos, amplios y bien organizados. Algunas zonas para sentarse. Una decoración despejada y luminosa. Se acerca a lo que me gustaría. No llega. Pero se acerca. Para inaugurarla me compré… un libro, claro está. África de Sebastião Salgado. Un libro de fotografías, que presenta una calidad impresionante sobre en la reproducción de las imágenes. Publicado por Taschen, tiene un precio razonable para la calidad que ofrece, como es propio de la editorial. Eso sí. Es grande, todavía no sé en que estante lo voy a poner.

La foto de hoy está recién salida del horno. Tomada esta mañana en la Plaza de Santa Marta. En un paseo que me he dado aprovechando que el día, aunque frío estaba sereno y con buena luz.

Canon EOS 10D
EF 70-210/3,5-4,5 USM
Focal: 70mm
ISO 400
Exposición: f/5,6 – 1/250s

Propósito cumplido y nuevas formas de suscribirse y leer revistas

Fotografía, sociedad

Comentaba el día de Año Nuevo que, en principio, un único propósito me había hecho para el 2008. Completar mi colección de álbumes de Tintín en idioma original. Pues eso. Como adelantaba, el propósito se ha hecho realidad en los primeros días de enero. Hace dos días me llegaron los tres álbumes que me faltaban, que ya lucen en mis estanterías junto a los 21 restantes.

Pero ese mismo día, mientras redactaba la entrada sobre el fallecimiento de Herbert Keppler, vi en las páginas en internet de Popular Photography & Imaging y American Photo, que estas revistas se encontraban disponibles para su suscripción digital. Sin formato físico en papel. Para ser leídas en el monitor del ordenador. Son distribuidas electrónicamente por Zinio. Después de probar con una revista de muestra decidí suscribirme. A 10 dolares la suscripción anual; 12 números de PP&I y 8 números de AmPHOTO. Es decir, aproximadamente 6,80 euros. Teniendo en cuenta que un número de cada una estas revistas cuesta entorno a 6 euros en los quioscos españoles, que en España llegan unas tres semanas más tarde que a los quioscos norteamericanos, que desaparece el problema de luego acumular o tener que tirar todo ese papel… el inconveniente de hojearlas en la pantalla del ordenador resulta pequeño. Sobre todo porque es un inconveniente muy relativo.

Ale pues, más propósitos para este año. Gastar menos dinero en revistas, y ser más ecológico malgastando menos papel. Y… zas… propósito cumplido. Ufff, estoy que me salgo.

Llevamos unos días sin ver el sol por Zaragoza o Huesca, entre nublado y nieblas. Así que me consuelo con esta primaveral fotografía en los parques eólicos de La Muela (Zaragoza), tomada hace casi dos años.

Canon EOS D60 Tokina 12-24/4 AT-X 124 AF Pro DX ISO 100

Pues se van acabando las fiestas de Navidad-Fin de Año

sociedad

Este año me he dedicado mucho a labores domésticas. Cambiar algún mueble, volver a ordenar los libros, y cosas por el estilo. Además hizo días malos para salir ni a pasear. En resumen, que como consecuencia de todo esto, no he salido a fotografiar mucho que digamos.

Pero el viernes, que tenía casi todo el trabajo doméstico hecho, que tenía que salir a comprar alguna tontada al centro, cogí una cámara y tomé algunas imágenes con tono navideño. Pocas pero alguna.

Este año da la impresión de que se va apagando la moda de los papanoeles trepadores. Parece que se ven menos, pero alguno se ve.

Lo que no falla es que la gente compra. En los comercios de toda la vida, en las grandes superficies, en los chiringuitos en la calle, en cualquier sitio donde se venda algo, por zarrioso que sea.

También es el primer año que me meto a curiosear por el belén a tamaño natural que instalan en la plaza del Pilar. La verdad es que me decepcionó. Como siempre había visto entrar tanta gente, con largas filas en los días festivos, pensaba que era otra cosa, pero me resultó muy tosco. No sé… deberían encargar las figuras a algún escultor más fino.

Bueno. El tema tampoco dio para más. Que había cosas que comprar. Lo que importa son dos cosas. Una positiva y otra negativa. La positiva es que se acaban unas fiestas que desde hace años me parecen una pesadez. La negativa es que he tenido una semana larga de fiesta, y el martes hay que volver al curro. En fin, resignación.

Todas las fotos: Pentax K10D, con SMC-DA 21/3,2, SMC-A 50/2 y SMC-A 100/4

Propósitos de Año Nuevo

sociedad

Se supone que el Año Nuevo es un momento idóneo para plantearse propósitos de mejora personal de cara a la ronda solar que se avecina. Yo nunca he sido muy dado a estas cosas. La elección del Año Nuevo en la fecha que es me resulta demasiado arbitraria como para darle una importancia trascendental. De hecho, siempre he pensado que el año nuevo debiera ser, por lo menos en el hemisferio norte, en algún momento en torno al 1 de julio para mejorar la experiencia festiva. No sé que sentido tiene montar semejante movida cuando puede hacer un frío que pela. La niebla que se ha echado esta noche sobre Zaragoza daba miedo.

Pero siempre hay gente que se plantea propósitos graciosos. O lo más importante, realistas y factibles. No olvidemos que la mayor parte de las personas que se proponen dejar de fumar, han recaído antes del 31 de enero… y es que la carne es débil, y la voluntad más.

Entre los blogueros que han manifestado sus propósitos para el 2008, el que más gracia me ha hecho ha sido Microsiervos. Me gusta entre otras cosas, porque siempre nos tratan en este apreciado blog como si realmente fueramos inteligentes. Los seres humanos, digo. Para aquellos menos despiertos, seguir el enlace de la palabra procrastinar que aparece en la propia anotación… más allá, si no lo entienden…

Después de todas estas reflexiones, he decidido que yo también me voy a hacer un propósito para el Año Nuevo. Pero uno que realmente sea capaz de cumplir, que yo siempre he sido más partidario de la pedagogía del éxito que de la del fracaso. Así que como ayer estuve reorganizando mi biblioteca, comprobé que me faltan dos tintines para completar mi colección de estas joyas. Los tengo casi todos en versión original en francés. Y ya va siendo hora de tenerlos todos. Así que me voy de inmediato a Amazon.fr, para encargarlos. Con lo cual, éxito completo en mis propósitos para el 2008. Y pronto. Para luego ir más relajado ante las cornadas que seguro que nos dará el bisiesto. Que es lo que tienen los años. Que no sólo nos traen las alegrías asociadas al día 1 de enero.

En honor al belga Hergé, hoy os pongo una foto de la Rue des Bouchers tomada en Bruselas hace ya seis años y medio.

Canon EOS 100
EF 28-135/3,5-5,6 IS USM
Película diapositiva 100 ISO
Exposición no registrada

Se acerca el fin de año pero no el fin del cinismo de algunos

sociedad

Hoy me disponía a comentar un hecho entre lo anecdótico y lo terrible. Ayer leía en ElPaís.com que la ciudad alemana de Hannover han evacuado a 14.000 personas para desactivar una bomba de la II Guerra Mundial. Pero las noticias de la radio y de la prensa sobre el cinismo de los obispos de este país, que montan lo que llaman un “acto litúrgico” y lo que es en realidad es un mitin ultraderechista, donde ha quedado claro qué tipo de “democracia” les gusta, me ha puesto de un mala leche que no vean. Básicamente, el mensaje está claro. Perseguir a todo aquel que no piense como ellos, homosexuales, mujeres que quieren ser libres, la educación en valores humanistas y no teocráticos, etc.

Así que me limitaré a subir un foto de lo que supone mi rutina vital. De arriba a abajo entre Huesca y Zaragoza todos los laborales. Pero esta vez con un poquito de nieve.

Fujifilm FinePix F10
Focal: 10,4mm
ISO 80
Exposición: f/5,6 – 1/800s

¿Pero es que la prensa no se entera…

sociedad

… de que nos importa un rábano dónde, cuándo, cómo y con quién pasa sus vacaciones el Presidente de una república extranjera? ¿Acaso no hay cosas más importantes en este país o en el mundo que las andanzas de un tipo populista y ambiguo? Y no me estoy refiriendo al papel cuché, ni mucho menos. La prensa supuestamente seria… la que se supone que no pierde el tiempo con los famosillos de tres al cuarto. Ya vale, ¿no?

En la foto de hoy, un imagen de la tarde de tenis hace unos días en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza.

Jueces de línea
Canon EOS 10D EF 200/2,8L USM ISO 800 Exposición: f/2,8 – 1/400s

Technorati Tags

¡Qué bien! Llega la Navidad ¿Sobreviviremos?

sociedad

Esta mañana me he encontrado con un mensaje de correo felicitándome las fiestas con una dosis de realidad con humor. Se trata del vídeo del Coro de Quejas de Helsinki (Helsingin Valituskuoro). Esta gente, los fineses, nos parecen lejanos y distintos… pero es sorprendente cómo, aparte de algún localismo que otro, tienen los mismos problemas que nosotros. La globalización; será.

Uno de los problemas que tenemos añadido a los habituales es la Navidad. O cómo sobrevivir a ella. No siempre trae alegrías. Lo de la alegría en Navidad es una artera obra propia de maléficas instituciones como la cocacola, el corteinglés o cualquiera de las sectas cristianas que coartan la capacidad de pensamiento en los habitantes de muchos países de este mundo. Pero bueno, habrá que intentar no amargarse con ella tampoco. Así que nada, os pongo un paisaje nevado, y que paséis felices fiestas, o por lo menos que sobreviváis con dignidad a las mismas.

Fujifilm FinePix F10
Focal: 24mm
ISO 200
Exposición: f/5,6 – 1/640s

Manifestaciones, reivindicaciones,… y caos en general

sociedad

Ayer, como la mayoría de los sábados, salí a realizar las compras diversas semanales. Pero como no tenía muchas, me lo tomé con calma. Craso error. Ayer era día de manifestaciones diversas. A los 15 minutos de salir de casa ya me encontré con los moteros que salen periódicamente a protestar por las malas condiciones de seguridad de las rutas españolas, que los pone en especial peligro en caso de caida o salida del asfalto.

Al llegar al centro, en la Plaza España varios grupos protestaban por diversos motivos o reivindicaban diversas causas. Los más llamativos, por sus disfraces y su activismo eran los de la lucha antitabáquica. Con sus vistosos trajes, abordaban a todo los viandantes que podían abarcar.

Después de hacer las compras, me disponía a coger el autobús, ya que cargadico con las bolsas no era cómodo caminar. Pero una simpática manifestación de trabajadores de Siemens, en contra del cierre de una factoría en Zaragoza, invadieron pacíficamente el Paseo Independencia. Algunos autobuses urbanos pasaban, otros, los que a mí me interesaban, no. ¿Taxis? Desaparecidos en combate… Caos circulatorio… Aagggg… Otro día aprenderé a salir pronto de casa.

Todas las imágenes:
Pentax K10D
SMC-A 50/2
ISO 200

Esta tarde nos iremos a ver un poco de tenis. Espero poder tomar alguna imagen interesante, y desestresarme de las compras del sábado.

Día de la Constitución,… vaya día que nos van a dar; nos dedicaremos a ver peces

sociedad, Valencia

Pues eso. Que tras los 365 días de rigor, vuelve unos de los días patrios señalados en rojo en el calendario. Pero dado el comportamiento de nuestros representantes políticos en los mencionados 365 días, no podemos esperar más que los tradicionales rifirrafes entre los politiquillos de tres al cuarto, buscando adueñarse de lo que no es suyo sino de todos.

Como no estoy de humor para las tonterías sobre nuestra ley principal, me voy a limitar a proponeos unas cuantas imágenes de la visita al Oceanogràfic de Valencia hace dos días. Las fotos están hechas con luz ambiente… con la escasa luz ambiente del lugar, por lo que una ampliación grande de las mismas pueden conllevar problemas de nitidez. Pero vistas en “tamaño web”, son relativamente representativas de la experiencia. Que os gusten






Todas las imágenes:
Pentax *ist DS
SMC-DA 21/3,2

Noticias del sábado… no, mejor el WTF

sociedad

Hoy me disponía a hojear la prensa electrónica como todos los sábados, cuando tras ver las viñetas me he planteado que hoy no me apetecía tomar contacto con la realidad. Desde el momento en que incluso Ramón nos priva de nuestros hipopótamos favoritos para concienciarnos sobre el cambio climático por la vía dura, uno decide que el día es largo, y mejor lo empieza con suavidad.

Así que opto por darme un garbeo por la sección WTF de Microsiervos. Microsiervos se define como un “blog personal más o menos geek“. Es uno de los blogs de más éxito en castellano. En mi opinión, dan una visión lúcida de lo que en este mundo podemos encontrar de racional y sensato, informando, criticando, opinando, en resumen, ejerciendo su libertad. Noticias sobre ciencia, técnica y muchas otras cosas. Recomendable.

Pero además de la edición seria, tienen lo que ellos llaman la edición WYSIWTF, o simplemente WTF. WTF son las iniciales de la expresión inglesa “What the fuck“. La traducción castellana literal sería “qué joder”. Pero se corresponde con castizas expresiones de asombro del tipo “¡Pero qué cojones es ésto!” o “¡Pero qué coño pasa aquí!” o variantes similares. En tono de humor, van exponiendo las inconsecuencias cotidianas del ser humano, las incongruencias de sus actividades, aquello que de una forma u otra puede resultar asombroso, incomprensible y, en muchas ocasiones, casposo. Si queréis ver ejemplo, dirigíos al enlace que anteriormente he colocado.

Una de las últimas entradas me retrotrae a mis tiempos de escolar cuando según uno de mis profesores, en cierta edición del dicciónario de la Real Academia de la Lengua Española, podíamos encontra las siguiente perla:

Conejo: Animal parecido a la liebre. Véase liebre.

Liebre: Animal parecido al conejo. Véase liebre.

En esta ocasión, los amigos de Microsiervos nos plantean la recursividad de la definición de la palabra “genética”.

Genética
(Del gr. γεννητικός).
1. adj. Perteneciente o relativo a la genética.

Pues vaya. No obstante, es un falso WTF. No olvidemos que la palabra genética puede ser adjetivo o sustantivo.

En la fotografía de hoy, seguimos por Madrid, donde estuve el domingo pasado. En esta ocasión viendo a una pareja bailando unos tangos en la Plaza de Oriente. Y que mona era la chica,…

Pentax *ist DS
SMC-A 50/2
ISO 800
Exposición: f/3,5 – 1/160s
Original en color

Por favor, Renfe, un poquito más de caos

sociedad

Ayer estuve por Madrid. Un visita de carácter social. Resulta cómodo ir a Madrid desde Zaragoza. Con el AVE. Y caro. Pero un domingo cualquiera, uno sale a las 9:30 de la mañana, llega a las 11:00 se da un vuelta, come, charra, otra vuelta, y sin problemas a una hora decente está de vuelta en Zaragoza. Sencillo.

Pero últimamente, el tema del ferrocarril está un poco complicado. Desde luego, ir a Barcelona en tren se ha constituido en un deporte de riesgo. Pero claro… no es lo único.

Ayer, cuando cogimos el tren de ida, nos acomodamos tranquilamente en nuestros asientos, y en ese momento llegan otros dos viajeros que nos dicen que nos hemos sentado en sus plazas reservadas. Extrañeza mutua; comprobaciones documentales. Cierto es. Renfe ha vendido las dos plazas por duplicado. Como el coche va casi vacío, no hay más problemas. Mutuos deseos de parabienes para el viaje, y a lo que íbamos.

Con este antecedente, nos apresuramos a no llegar muy justitos de tiempo al tren de vuelta. A las 20:10 en Puerta de Atocha. Bastante concurrencia; nada de coches prácticamente vacíos como por la mañana. Se acaba el fin del semana y eso se nota. Nos acomodamos, nuevamente y… de nuevo aparecen otras dos personas con la misma historia. Nueva comprobación documental, y efectivamente Renfe ha vendido también esas dos plazas por duplicado. Los recién llegados esperan pacientemente al supervisor, que los ubica en otros asientos.

Luego, en los primeros minutos tras el comienzo del viaje, observamos bastante trasiego de personas que con sus equipajes se desplazan por el tren. Sospechamos que nuestro caso no es único. Una conocida que viaja en el tren nos dice que no pudo obtener sus billetes por internet porque el sistema estaba desactivado hacia el miércoles o el jueves de esa semana. Nosotros los habíamos obtenido por este medio el lunes anterior. Las otras personas con las mismas plazas llevaban billetes expendidos en ventanilla.

¿Qué conclusiones se pueden obtener de la experiencia? Parece que los programadores informáticos de Renfe no están muy al loro, no. Pero bueno, todo el mundo sabe que a los programadores informáticos se les paga por un producto que seguro que está defectuoso. La cosa es así. Como conclusión más positiva, en cualquier caso, el comportamiento de la gente afectada es muy correcto y paciente. Uno se queda con la sensación de que las personas de este país asumen con elegancia las consecuencias de estas deficiencias. Realmente, los ciudadanos no tenemos los servicios que nos merecemos. Creo que merecemos algo bastante mejor.

Entretanto, el atardecer otoñal en Madrid estaba muy bonito. Incluso visto a través del patio de armas del Palacio Real. O Palacio de Oriente, aunque claramente está al occidente del centro de Madrid. Qué cosas tienen estos reyes. Ni orientarse saben.

Pentax *ist DS
SMC-A 50/2
ISO 200
Exposición: f/5,6 – 1/100s