Clásicos deportivos en el Monasterio de Rueda

sociedad

Conociendo de antemano el recorrido del 1er Rally de Clásicos Deportivos – Hospederías de Aragón, planifico mi nuevo encuentro este lunes por la tarde en el Monasterio de Rueda, con la esperanza que los chubascos que han menudeado en este puente hubieran desaparecido. Mala suerte. No ha sido así, y una tormenta ha saludado mi llegada al monasterio cisterciense a orillas del Ebro.

Pero a lo que íbamos, de lo que se trataba era de poder ver los clásicos desde cerca, ya que en Zaragoza se encontraban protegidos tras vallas, polis y guardas-jurados. Aquí, sin la aglomeración de la gente, hemos podido pasear libremente entre los vehículos. Especialmente, aprovechando una tregua entre las tormentas.

No todos los coches estaban recogidos cuando he llegado. Algunos de los más clásicos se han perdido por el recorrido, y la limitada dotación de guardias civiles se las veían y se las deseaban para recogerlos a todos. Finalmente, hemos podido comprobar cómo llegaba el bello y venerable Bugatti azul que cerraba la cuenta de participantes.

Algunos de los vehículos han necesitado tareas de mantenimiento. Tal vez se han visto afectados por la abundante lluvia que han debido soportar en diversos momentos del día.

Finalmente, he dado una vuelta para registrar algunos detalles de los coches. Me ha llamado la atención la abundancia de bichillos en las marcas de los clásicos. Además de no pocos caballitos rampantes… sí, sí, de esos italianos de Maranello,… he visto también algunos fieros felinos y peligrosos oficidios. En fin. Ha sido entretenido. Una pena que no tenga ni idea de coches y no supiera muy bien que estaba viendo. Pero algunos eran realmente bonitos.

Fotografías tomadas en el Monasterio de Rueda, Sástago, Zaragoza

Clásicos deportivos en la Plaza de Santa Engracia

ciudad, sociedad

Viernes por la tarde. Tiempo de hacer recados y compras diversas. Bajo caminando hacia el centro de Zaragoza y, ¡oh, sorpresa!, en la Plaza de Santa Engracia me encuentro una hermosa colección de coches clásicos estacionados en parque cerrado. Allí me entero que se este puente se celebra el 1er Rally de Clásicos Deportivos – Hospederías de Aragón organizado Asociación Aragonesa de Clásicos Deportivos y Turismo de Aragón.



En el programa de actividades que reparten, nos muestran un recorrido por etapas con finales en las hospederías de lugares de Aragón tan estupendos como La Iglesuela del Cid en la provincia de Teruel, e Illueca y el Monasterio de Rueda en la de Zaragoza. Algunos lugares por los que pasarán será Alcañiz, población con larga tradición automovilística, Calamocha, Calatayud, o Fuendetodos.

La salida oficial ha sido hoy sábado a las 10:30 de la mañana, y allí que me he presentado con la cámara (la EOS D60, que el viernes ya llevaba como de costumbre la Finepix F10). Afortunadamente, a esa hora ha habido un rato de tregua en la lluvia que ha caído todo el día sobre la ciudad.

Os muestro a continuación algunas de las imágenes que he tomado. Otras podrán ir apareciendo por estas páginas en un futuro.



Fotografías tomadas en la Plaza de Santa Engracia y en el Paseo de la Independencia de Zaragoza

El FC de Madrid a Aragón y cosas de Paracuellos de la Ribera

ferrocarril

Como os comentaba hace unos días, el pasado domingo día 22 de abril, visitaba con un amigo la pequeña instalación del FC de Arganda, pudiendo admirar el pequeño tren de vapor que allí funciona. También hay un pequeño museo del ferrocarril, que ayuda a pasar el rato hasta el momento en que se pone en marcha el tren.

En el interior aprendemos que el FC del Tajuña era parte de un proyecto más amplio para un FC de Madrid a Aragón. Y también nos encontramos con algunos objetos de la estación de tren de Paracuellos-Sabiñán, situada en la línea de Renfe, antigua MZA, junto a la población de Paracuellos de la Ribera.

Esta bien esto de encontrar cosas del terruño a lado de la capital del Reino.


Mesa de agujas de la estación de Paracuellos-Sabiñán, en el Museo del Ferrocarril de Arganda del Rey, Madrid

Sunshine (2007)

Cine

Sunshine (2007), 24 de abril de 2007.

Siempre es un riesgo en los tiempos que corren ir a ver una película de ciencia ficción. Con frecuencia no son más que un atracón de efectos especiales, combinados con algún rambito que salva el mundo a base de dar todo tipo de mamporros y violencias. Poco sutil. Hay variantes actuales que llaman “de culto“, sin dar tiempo a que pase el tiempo, reposen y realmente sean filmes de culto. Cosas como Serenity o La Guía de Autoestopista Galáctico, filmes muy flojos per se, han dado lugar a comentarios de este tipo. Incomprensible.

El largometraje que nos ocupa bebe, para bien y para mal, de otras fuentes. Indudablemente, 2001, una odisea del espacio es la principal referencia para esta película. La segunda referencia importante es Alien. El trabajo de Danny Boyle pretende jugar en esta división. Ciencia ficción seria, con visos de acercamiento a una realidad científica, aunque todos demos por hecho que habrá cosas que difícilmente podrán conciliarse con las leyes de la física. Los efectos especiales son de buena calidad y contenidos; dan credibilidad. Pero…

Pero hay una serie de cosas que no están nada conseguidas. Pase que haya un cierto grado de fantasía, pero yo bajo ningún concepto contrataría a los ingenieros que han pensado la nave para su misión solar. ¿A quién se le ocurre poner un ventanal con un filtro solar que se puede eliminar y por lo tanto, accidentalmente o intencionalmente, matar a alguien por exposición solar? ¿Es que es gilipollas o qué? ¿Y el mareo de las secuencias ultra cortas como flashes, con grandes primeros planos que marean a cualquiera? ¿Y el abuso de imágenes subliminales que no son tan subliminales porque las vemos?

Los personajes son también pobretones. Estereotípicos. Desconocemos las motivaciones que les inducen a comportarse de determinada forma, o por qué cambia su forma de actuar. Los actores son normalitos tirando a flojitos, y como son siete u ocho, pues… os miráis el enlace a IMDb.com y sabréis quienes son.

En resumen, una película que prometía, pero con unas debilidades que la desmerecen. Como entretiene, le pondremos un seis, con la misma nota en la interpretación y en la dirección. No da más.

El Sol, auténtico y más interesante protagonista del filme, se oculta por el horizonte del mar en Cabo Formentor, Mallorca

Cuentos de princesas, dragones y caballeros

ciudad, sociedad

Érase una vez un pais donde llegó una princesa, muy guapa, muy guapa, que habló a todos los ciudadanos prometiéndoles una era de bien y prosperidad.


Así que todo aquel país se llenó de gozo, se visitió de colores, y se lanzó a celebrarlo por todo lo alto en una gran fiesta por las calles de la bella capital donde ahora vivía la princesa.


Pero, de repente, unos horribles dragones llegaron amenazantes con sus fuegos, celosos de la felicidad de aquel país con su princesa, y se alzaron terroríficos sobre todos los ciudadanos, y se produjo una terrible batalla en la que nadie sabía bien quien prevalecería, y en la que hasta la bella princesa peleó valerosamente junto a los ciudadanos.


Y he aquí que el resultado estaba en duda, cuando llegó un valeroso caballero llamado Jorge que inclinó la balanza del lado de la princesa y los ciudadanos, con lo que nuevamente ondearon las banderas de colores y todo el mundo quedó muy contento.


Y la princesa y Jorge se enamoraron en cuanto se vieron y se dieron un morreo (lamentablemente no recogido por el aguerrido reportero gráfico), por lo que definitivamente este cuento no tiene que ver con el de la leyenda de San Jorge que era un santo varón que protegía a las castas doncellas porque parece que en nuestro cuento que iba a haber tomate que al fin y al cabo es lo divertido.

Y con unos curiosos pajaricos revoloteando sobre nuestra heroína y nuestro héroe, y mostrando al mundo el emblema de Jorge, colorín colorado este cuento se ha acabado.


Celebración de la festividad de San Jorge, día de Aragón, en el Paseo de la Independencia de Zaragoza

Dragones de hierro y fuego sobre raíles, dragones de San Jorge

ferrocarril, sociedad, Viajes

Ayer nos fuimos de excursión. Para algo que hacía tiempo de lo que no disfrutaba por tierras íberas. La fotografía de trenes históricos. En esta ocasión fue en La Poveda, Arganda del Rey (Madrid) donde quedan los restos (aproximadamente) de las vías del antiguo Ferrocarril del Tajuña, y donde la Asociación Vapor Madrid ha puesto en marcha un pequeño recorrido para disfrutar con un tren arrastrado por la locomotora Henschel, que en su momento prestó servicio en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Espero subir pronto un reportaje a mi página dedicada al tema.

Pequeño tren histórico en La Poveda, Arganda del Rey, cruzando el río Jarama

Como la primavera está aquí con todo su esplendor, y los días ya son largos, el resto de la jornada la dedicamos a pasear por bellos pueblos castellanos, Brihuega y Sigüenza en la provincia de Guadalajara, y Medinaceli, en la de Soria.

Fachada en Medinaceli, Soria, a la caída de la tarde

Finalmente, recordaremos que hoy es el día de San Jorge, y por lo tanto fiesta grande en el antiguo Reino de Aragón. Si se mira con detalle, y mirando lo revuelto que anda el panorama por el mundo, tampoco nos va mal del todo. Aunque esto no se puede decir en público. Hay que quejarse. Siempre. Y especialmente, echarle la culpa al otro… en fin… Qué manías las de algunos…

Buscando iconos positivos de Aragón, que mejor que nuestro pintor más conocido y reconocido, Don Francisco de Goya desde su estatua junto al Palacio de la Lonja, Zaragoza

37º a la sombra… el termómetro menos fiable de la ciudad

españa cañí

No tiene término medio. En invierno, con una temperatura exterior de 0 a 2ºC puede llegar a marcar sin ningún rubor los -8 ó -9ºC. Y he aquí que en esta primaverilla que nos está tocando este año, con una temperatura de 22 ó 23ºC, nos marca… 37ºC. No veáis los sustos que da en pleno verano… En fin, en la Avenida de San José. En Zaragoza. El menos fiable. De la ciudad. Probablemente del Universo.

El buen pastor (2006)

Cine

El buen pastor (The Good Shepherd, 2006), 15 de abril de 2007.

Reparto de campanillas y segundo trabajo como director para Robert DeNiro parecen a priori buenos motivos para acudir a ver este largometraje.

La película es promocionada como una especie de historia oculta del nacimiento y desarrollo de la CIA, principal agencia de inteligencia nortemericana, que surge tras la Segunda Guerra Mundial ante los desafíos que plantea el escenario de Guerra Fría. La realidad es que lo que vemos es la evolución personal de un joven graduado de la Universidad de Yale, que es reclutado para realizar servicios de contraespionaje durante el conflicto mundial, y que luego ocupa importantes cargos en la nueva organización. Se nos plantean los dilemas éticos así como los problemas sociales y familiares que la pertenencia a dicha organización supone en el protagonista absoluto del filme, interpretado por Matt Damon.

El filme, realizado con una absoluta corrección técnica y visual, es largo. Probablemente, más de lo que el resultado final aconseja. Uno supone que plantear los dilemas del protagonista exige una reflexión pausada de los acontecimiento y sus consecuencias. Sin embargo, no llego a percibir esa profundidad o una explicación en muchos de los casos, por lo que la lentitud no ayuda a la reflexión, y quita ritmo al filme planteado como obra de acción, cosa que creo que no es.

Damon, el protagonista, nunca ha sido santo de mi devoción. Aunque me he divertido con alguna cosa suya. Sin embargo, siendo como es un actor con registro limitado, en esta ocasión tiene un papel adecuado a sus características, y en general te lo crees. El resto de los actores, o están un poco de floreros (Angelina Jolie, Tammy Blanchard), tienen intervenciones muy escasas para lo que nos hubiera gustado (William Hurt, Michael Gambon, Alec Baldwin, Martina Gedeck, o el propio DeNiro entre otros), cuando no se limitan a hacer poco más que cameos (Timothy Hutton, Joe Pesci). Hay talento en general, pero en dosis muy limitadas.

En resumen, una película correcta pero excesivamente morosa y larga, que nos deja con ganas de algo más y cuyos momentos más dramáticos quizán no alcanzan el climax adecuado por culpa de esta larga duración. Le pondremos un siete a la dirección y a la interpretación, pero la valoración subjetiva no pasa en mi opinión de un seis.

El “héroe” del filme, tras la Segunda Guerra Mundial, pasa un tiempo en el arruinado Berlín de posguerra, restos del cual se pueden ver como la Iglesia Conmemorativa de la imagen

¿Que no hay "quinto malo"?

fórmula 1

Dice el dicho popular, cada vez menos popular por la desaparición de los reemplazos forzosos en el ejército hispano, que “no hay quinto malo”. Que se lo pregunten a Fernando Alonso, que precisamente ha ocupado ese lugar en la carrera de hoy.

En la salida se ha visto taponado por Hamilton, que obviamente va a la suya, y aunque ha conseguido pasar a Räikkönen, este le ha devuelto la jugada en el repostaje y encima luego le ha pasado Heidfeld que ha corrido lo suyo con el BMW Sauber. No le ha ido bien Bahrein al asturiano.

Del mal el menos, ha ganado Massa, que era el que menos puntos llevaba de los favoritos, lo que permite al piloto español conservar de forma pírrica la cabeza del campeonato. Eso sí. Nadie ha sacado grandes diferencias de tiempo. El campeonato parece que está ajustado. Más emoción.

¿Y si conduce un AVE, como este estacionado en Madrid-Puerta de Atocha, ahora que anuncian que incrementarán su velocidad hasta los 300 km/h?

El buen alemán (2006)

Cine

El buen alemán (The Good German, 2006), 12 de abril de 2007

No sin recelo acudo al cine en una lluviosa tarde de abril, en la que quedas a tomar unos chismes porque no hay otra cosa que se pueda hacer, y ante la lluvia acabamos metiéndonos en una sala de cine. La crítica no la había tratado bien. Su director, Steven Soderbergh, no es precisamente de mis favoritos. Pero por otro lado, siempre he tenido cierta debilidad por el cine en blanco y negro. Y sale Cate Blanchett, que me gusta. Y siempre he tenido debilidad por el tema de la Alemania o el Berlín de posguerra, un período no bien contado o conocido históricamente, complejo y probablemente apasionante.

Bueno, pues tenían razón. La película flojea mucho. En primer lugar, porque la historia está mal contada, sin fluidez, con más lío del que la trama merece, como si estuviese relegada a los aspectos más formales desde el punto de vista técnico del filme. En segundo lugar, porque el hecho de que esté rodada en blanco y negro, de una determinada forma, no dota de respetabilidad técnica a la película. Querámoslo o no, determinadas soluciones técnicas estaban bien para los años 40 ó 50. Pero hoy en día, pueden llegar a cansar. Se puede hacer buen cine en blanco y negro hoy en día, como ha quedado demostrado. Pero sin renunciar a los avances visuales que han aparecido con los años. En tercer lugar, porque me parece muy bien que un filme tome referencias o haga homenajes a los clásicos. Pero en este caso se limita a copiar sin más, y sin que necesariamente tenga que ver con lo que está contando. Creo que el caso más sangrante es la despedida tipo Casablanca en el aeródromo, donde se ha sustituido la niebla por la lluvia, pero en la que juraría que se han copiado “literalmente” algunos planos. Pero hay otras situaciones similares.

En lo que se refiere a la interpretación, la Blanchett está correcta, George Clooney está en lo que es habitualmente, flojo, y Tobey Maguire, en su corto pero importante papel, está más flojo todavía. Este chico sólo consiguió convencerme en Las normas de la casa de la sidra. En el resto de películas no me suele convencer nada. Existen otros personajes secundarios, interpretados por actores solventes, que se ven anulados por la constante presencia en pantalla de Clooney, con o sin la Blanchett. una lástima.

En fin. Una pena. Una demostración de que sin una buena historia detrás, o sin que la buena historia esté bien contada, los alardes de estilo no sirven para nada. Otra vez será. Le pongo un seis, con un cinco en la dirección y un seis en la interpretación.

El Palacio de Sans-Souci se encuentra en Potsdam, localidad alemana próxima a Berlín, en la que se celebró una famosa conferencia coincidente con los hechos narrados en el filme

Decididamente,… primavera

sociedad

Le ha costado. Las temperaturas, altas durante febrero, mes invernal, no han ido muy allá en marzo, mes claramente primaveral en estas tierras. Dias de viento y días de lluvia desapacible han aumentado la sensación Pero ya llevamos tres días en los que tenemos la sensación de que ya es primavera. Y los termómetros lo confirma. Como el de la fotografía, tomada el lunes pasado a las 21:00 horas.

Pues eso, que decididamente ya es primavera.

Primavera en la Avenida de San José, Zaragoza

Como curiosidad, un gráfico con la evolución del número de entradas a esta bitácora por mes desde que empezó en febrero de 2005. Los picos suelen coincidir con períodos de vacaciones con desconexión absoluta de internet. Está generado dinámicamente en EditGrid.com. Pulsa en la imagen para verlo en tamaño grande

Diario de un escándalo (2006)

Cine

Diario de un escándalo (Notes on a Scandal, 2006), 9 de abril de 2007.

Cuando en cartelera ponen una película en la que te proponen un mano a mano intepretativo entre Judi Dench y Cate Blanchett, no cabe la menor duda. Coges y te vas a verla. Son dos de las actrices más solventes de la actualidad. La primera de ellas, una de las más veteranas actrices del panorama actual, tiene tras de sí todo el bagage que se supone a los intérpretes británicos, todos ellos excelentes. La segunda, perteneciente a esa generación de rubias australianas que tanto mal está dando, afortunadamente, aunque irregular en la selección de trabajos, ya ha dado muestras de gran solidez interpretativa cuando le han dado la oportunidad.

Desde ese punto de vista, el interpretativo, el filme dirigido por Richard Eyre no defrauda. Ambas están excelentes en su papel de profesoras de instituto en una zona pobre londinense, especialmente la más veterana, protagonista absoluta del largometraje. En otros aspectos, quizá el filme se resienta de la imposibilidad de tratar a fondo los dos dilemas personales o éticos de las dos protagonistas.

Por un lado, la soledad de la mayor, sumida en una vida sin alicientes, que la induce a acechar a otras personas, inmiscuyéndose en sus vidas y causándoles notables perjuicios. Por otro lado, la compleja relación de la profesora joven, una “pija progre“, con la gente que le rodea; con sus hijos, con su marido mucho mayor, con sus alumnos. Siempre se entiende mejor y está mejor descrita la situación del personaje interpretado por Judi Dench.

En fin. Una película para quien guste de buenas interpretaciones, que no está mal aunque no acaba de aparecer un producto redondo. Un ocho a la interpretación, con un siete en la dirección y en la valoración subjetiva.

Vista desde Camden Lock Market Hall, Londres, donde debería haberse dedicado una de la protagonistas a vender sus artesanías, en lugar de dedicarse a la enseñanza