[Fotografía] Lo nuevo de Leica, entre lo deseable y lo delirante

Fotografía

Para cualquier aficionado a la fotografía, la palabra Leica tiene connotaciones difíciles de explicar. Y distintas para cual. Veamos por ejemplo lo que Cartier-Bresson decía, en una traducción de mi propia cosecha:

Disparar con una Leica es como un beso largo y tierno, como disparar una pistola automática, como una hora en el diván del psicoanalista.

El maestro era una genio con una Leica en las manos, pero hay que reconocer que a la hora de expresar con palabras lo que representaba para él, era cuando menos paradójico. Yo tengo alguna Leica. Compradas de segunda mano como aparatos clásicos. A precios “razonables”. Una Leica IIIf y una Leica CL. En su momento, las utilicé con cierta asiduidad, pero la conveniencia inherente a los sistemas digitales sobre la película ha hecho que desde tiempo atrás adornan el salón de mi casa en un vitrina. También tengo una Leica D-Lux 5, una buena compacta que en realidad está fabricada por Panasonic para la casa alemana, y de cuyas fotografías hay muchos ejemplos en este Cuaderno de ruta.

El teatro romano de Zaragoza fotografiado con una Leica IIIf y objetivo Elmar 50/3,5 retractil; esta cámara con este objetivo salió al mercado en 1950. La fotografía, tomada con Ilford XP2 Super, es de enero de 2003.

Los soportales del patio del museo del Louvre fotografiados con una Leica CL calzada con un Summicron-C 40/2; esta combinación salió al mercado en abril de 1973. La fotografía, tomada con diapositiva Fujifilm Provia 100, es de septiembre de 2003.

Como podéis comprobar, de una forma o de otra, no me he podido sustraer al encanto de la marca. La Leica IIIf he de decir que si no estás acostumbrado a usar este tipo de cámaras, puede ser un auténtico grano en el culo de usar. La CL sin embargo es una delicia. De hecho, si actualmente uso para mis viajes una Panasonic Lumix GF1 es porque cuando salió al mercado me recordó poderosamente las dimensiones, las formas de aquella, y con el 20/1,7 de la misma marca y el 45/1,8 de Olympus, constituye una configuración muy similar a la de aquella CL con su pareja de objetivos de 40 y 90 mm (a efectos prácticos la misma combinación de focales). Es cierto que son cámaras de épocas y tecnologías distintas, pero…

Ayer, la casa alemana sacó a la luz sus últimas novedades. Y como es costumbre entre lo sumamente deseable y lo financieramente delirante.

Una cámara telemétrica, Leica M Monochrom, que sólo fotografía en blanco y negro por más de 7000 euros. En negro riguroso, y sin ningún círculo rojo molesto a la vista, es estéticamente perfecta. Obviamente se espera un alto nivel de calidad en sus resultados. Pero es un producto claramente muy especializado.

Un nuevo objetivo que se propone ser un referente en calidad óptica para fotografía digital, APO-Summicron 50/2 ASPH, que se va a vender ¡por más de 6000 euros! Pero ¿no habíamos quedado que los 50/2 eran objetivos sencillos de calcular y de fabricar y por lo tanto potencialmente baratos? Vidrios especiales, superficies asféricas,… y pensado para dar lo más con la nueva cámara presentada. Y con una factura conjunta que sobrepasa los 13000 machacantes. Lo dicho. Entre lo deseable y lo delirante. Os pongo un vídeo del fotógrafo Pedro Ferreira usando este objetivo.

Una nueva compacta, Leica X2, para venderla “barata”. Quizá no llegue a los 2000 euros. En cualquier caso, prácticamente duplicará el precio de su competidora principal de Fuji. También con un vídeo, esta vez de Mr. Hoveeto, usando esta camarita por las calles de París.

Y, al loro,… Dos kits firmados conjuntamente con la firma de moda Hermès, basados en la Leica M9-P, uno “barato” con un 50mm que se venderá por en torno a los 25000 no sé si dólares o euros, qué mas da a estos niveles, y otro con tres objetivos por unos 40000 lo que sea. Esto sí que desde mi punto de vista es el delirio absoluto, y supongo que más que para fotógrafos reales va destinado a jeques árabes y coleccionistas muy afortunados. Leica también ha publicado un vídeo sobre la fabricación de estos modelos. Supongo que para “justificar” la factura.

Hay algunas novedades más, pero lo dicho. Entre lo deseable y lo absolutamente delirante. Me atrevería decir que con los tiempos que corren en la economía mundial, financieramente pornográficos. Pero pornografía de la peor especie. Es difícil expresar lo que uno siente con noticias de este tipo. Quizá cosas muy contradictorias, como le pasaba al bueno de Henri. Nombre que le han dadoHenri, al proyecto de la M Monochrom mientras ha estado en desarrollo. Claro.

La primera Leica de Henri

La primera Leica de Henri, en la fundación que lleva su nombre en París. La fotografía está tomada con una Panasonic Lumix LX3, que ya que estamos llevaba un objetivo firmado por Leica, y también salió al mercado bajo esta marca como Leica D-Lux 4.