[Fotos] Un nuevo Museo del Fuego (de los bomberos) en Zaragoza

Cultura

Se ha comentado bastante en las noticias locales. Los bomberos han abierto en Zaragoza, en los locales del antiguo aunque todavía en marcha cuartel de bomberos de la calle Ramón y Cajal, un museo dedicado a los bomberos. Se le llama el Museo del Fuego. Nombre completo Museo del Fuego y los Bomberos. Es curioso, magico, pulcro, ordenado. Supongo que ideal para visitar con niños. En cualquier caso me bajé un rato e hice algunas fotos.

Museo del Fuego o de los Bomberos

______

Museo del Fuego o de los Bomberos

______

Museo del Fuego o de los Bomberos

______

Museo del Fuego o de los Bomberos

_______

Museo del Fuego o de los Bomberos

______

Museo del Fuego o de los Bomberos

______

Museo del Fuego o de los Bomberos

______

[Televisión] Cosas de series; buenas noticias desde las noticias y algunas series cortas británicas

Televisión

Sí. En este verano donde tan poca cosa destacable he encontrado, hasta el punto de que me estoy dedicando a repasar las aventuras pasadas del Doctor, un episodio piloto, el de The Newsroom, procedente de la HBO, ha servido para elevar el nivel y el entusiasmo. El debate sobre qué deben ser los noticiarios televisivos, el papel de los medios en el mundo actual, la ética de los mismos parecen ser los temas fundamentales de este drama protagonizado por Jeff Daniels y la británica, y desde mi punto de vista encantadora, Emily Mortimer. Una actriz esta última que me gustaría ver más a menudo. Yo es que me enamore de ella en Love’s Labour’s Lost (Trabajos de amor perdidos). Y eso que no era la “prota”.

Menos mal a este estreno, porque el otro que me ha llamado realmente la atención este verano, Bunheads, después de un piloto divertidísimo, y un buen segundo episodio, nos llevó a un tercero irregular, que se salva también por el encanto de Sutton Foster, pero en el que por lo demás no queda claro por donde va a tirar esta especie de clon californiano de la chicas Gilmore.

Y mientras, me he entretenido con un par de series británicas. Miniseries de cinco y seis capítulos.

La primera que quiero comentar es True Love. La verdad es que no me atrajo mucho al principio. Pero de repente vi al frente del reparto a David TennantBillie Piper. Cielos, me dije. Estos dos, ¿no habían quedado separados en universos paralelos hace unos años? Bien. Pues en realidad sí. Esta serie de cinco episodios de media hora de la BBC, rodada en la coqueta ciudad costera de Margate, nos presenta distintas situaciones en las que nos hace cuestionarnos cuál es el significado del verdadero amor. Un hombre felizmente casado que de repente recibe la visita de una antiguo amor de juventud que le propone irse con él. Otro hombre casado sumido en la rutina de los problemas domésticos, con una mujer absorbida con el cuidado de los hijos al que se le presenta una oportunidad con una joven que le saldrá rana. Una profesora de instituto enamorada de una de sus alumnas de 16 años. Una mujer con síndrome del nido vacío que se encontrará a sí mismo en un inmigrante turco. Un tímido que intenta ligar por internet mientras se ve acosado por una adolescente amiga de su hija. Su hija, que era la que liga con la profesora. La cual antes estuvo liada con el marido de la mujer con el síndrome del nido vacío… Es decir, historias independientes, aunque con caminos cruzados. Lo cierto es que ha resultado floja. Quizá, para el tipo de historias que nos ha contado, los capítulos de media hora escasa son insuficientes para desarrollar correctamente los personajes y las situaciones. Y ya digo, Tennant, el marido al que se le presenta su amor de su juventud, y Piper, la profesora que se lo monta con la alumna (muchas cuestiones éticas aquí que son ignoradas), ni se ven.

La segunda es Hit & Miss, de la cadena Sky, que va sobre los problemas de Mia (Chloë Sevigny). Porque la tal Mia es una transexual que ahorra para operarse trabajando como asesina a sueldo. Y si esto no basta, de repente que una antigua relación femenina que tuvo, ha muerto y le ha dejado al cargo de sus cuatro vástagos, entre la adolescencia y la tierna infancia. Y uno de ellos es hijo de Mia, de cuando aún ejercía eventualmente como hombre. Y un tipo bastante prepotente y rijoso se tira a la mayor de los cuatro, una adolescente altamente despistada. Y todo esto en el norte de Inglaterra, que parece que en cualquier momento nos va a salir por ahí un tal Heatcliff salido de una novela de las Brontë, pero hoy en día. En fin. Un dramón como de aquí a Pekín. Que está muy bien hecho, y excelentemente interpretado, pero que en algunos momentos se vuelve un poco espeso. Cuesta concentrarse. Pero son seis episodios con una valoración bastante positiva en general para todos ellos.

Dover

Al igual que en Dover, en la ciudad de Margate, donde se desarrolla True Love, también encontramos acantilados de creta.

[Cine] Algunos obituarios (Juan Luis Galiardo y Nora Ephron), y un aniversario

Cine

Estaba yo pensando en escribir alguna entrada sobre algún obituario y algún aniversario reciente en el mundo del cine. Pero estaba vago. Realmente vago. Pero como los fallecimientos en el mundo del cine siempre vienen de dos en dos, pues he decidido que, aunque breve, si que voy a hacer un recuerdo a dos personalidades del cine que se han ido al cielo del séptimo arte en los últimos días, y de paso comentar un aniversario. Que estaba pensando en desarrollar más a fondo un día de estos.

Juan Luis Galiardo (1940-2012)

A este veterano actor del cine, la televisión y la escena españoles le pasaba como a muchos. Capaz de obrar maravillas si la ocasión se le presentaba, si le daban la oportunidad, si se encontraba ante un director con un mínimo de talento,… si repasas su filmografía encontrarás una cantidad inconmensurable de bodrios. Las cosas como son. Presunto galán del cine español, probablemente muchos los tenemos en mente más como galán otoñal o trasnochado que como otra cosa. Sin embargo, a mí era un tipo que me caía esencialmente bien. Simpático. Y por otra parte, entre su filmografía encontramos esas rara avis del cine español que sirven para señalar la calidad de sus gentes, merecedoras de un país con una cultura y una industria cinematográfica a su nivel. Que no hay.

Si en mi infancia, su juventud, para mí era actor de NovelaEstudio 1, casi todos los actores y actrices de su generación lo eran, en su madurez, en lugar de recordar su extensa trayectoria, me voy a quedar con un papel. Uno solo. Pero magnífico. El de aquel excéntrico solitario que contrata a una compañía de actores para que representen a su Familia en el día de su cumpleaños. Creo que el mejor homenaje que puedo hacer es volver a ver esta estupenda película de un director novel, que luego se volvió muy trascendente y nos acabó aburriendo como ostras. Mal de muchos. Consuelo de…

Nora Ephron (1941 – 2012)

Lo primero que me ha sorprendido ha sido la edad de esta guionista y directora norteamericana. Creía que era más joven… Mira tú. Y eso que hoy en día, con 71 años, en el mundo occidental, es morirse joven. Pero…

El caso es que al contrario que al anterior, a esta directora le he tenido desde hace años una antipatía atroz. Es cierto que todos nos divertimos muchísimo con When Harry Met Sally… (Cuando Harry encontró a Sally) (porqué diablos no lo tradujeron correctamente, “cuando Harry conoció a Sally”…); pero luego contribuyó a que la comedia romántica se volviera un género absolutamente insoportable. Y encima, se dedicaba a destruir el recuerdo de películas estupendas de antaño. Como si de alguna forma Sleepless in Seattle (Algo para recordar) le llegase a la altura del tobillo a An Affair to Remember (Tú y yo) (los que sabéis inglés comprobaréis el cacao de títulos con estas películas). O que aquel horrible pastelón, para mí crimen de lesa humanidad, You’ve Got Mail (Tienes un e-m@il) (sí, el título oficial en castellano lleva la maldita @), pudiese tener el mínimo nivel para homenajear una joyita como The Shop Around the Corner (El bazar de las sorpresas) (sin piedad en las traducciones al español de los títulos de las películas).

En fin. Tanto como directora, afortunadamente sólo de ocho filmes, o como guionista, más prolífica,… para bien o para mal,… ha sido influyente en el cine contemporáneo. Y no me considero yo quien para mandar a nadie al infierno, así que espero que esté en el cielo del séptimo arte también. Recibiendo clases, aunque sea con retraso, de Lubitsch sobre cómo se hace una comedia romántica.

Roy Batty (1982 – 2012)

Obviamente esto no es un obituario. Aunque el personaje interpretado por Rutger Hauer, uno de los más carismáticos de Blade Runner, “muriese” en aquella película, uno de mis favoritas de ciencia ficción y del cine en general, lo que aquí quiero recordar es el trigésimo aniversario del estreno del filme. Pero ya he decidido que le dedicaré una entrada en exclusiva. Aunque ya apareció por la versión 1 del Cuaderno de ruta. La primera como consecuencia de haber leído la novela en la que se basó. La segunda cuando fui a ver una proyección del filme en la filmoteca de Zaragoza. Y bueno, ha aparecido en otras ocasiones. Claro.

Museo del Fuego o de los Bomberos

Esta mañana he ido a conocer el recién inaugurado Museo del Fuego de Zaragoza, pero os lo contaré otro día. En cualquier caso, ya que he mencionado una película de ciencia ficción, esta es una de las fotos más marcianas que he hecho.

[Fotos] Entre el anochecer y el amanecer, preparando, de algún modo, las vacaciones

Fotografía personal

Dentro de una semana me voy unos días por ahí. De vacaciones. Eso incluye poner a punto, y familiarizarme si es necesario con el material fotográfico. En el caso de que tenga alguna novedad. Y a veces el balcón de casa puede ser tan buen campo de pruebas como cualquier otro. Especialmente, si las temperaturas suben en el termómetro a la velocidad de la prima de riesgo, y sólo apetece activarse a últimas horas del día o primeras de la mañana. En cualquier caso, simplemente, algunas fotos banales. Totalmente banales.

Cable

Un cable se arrastra por la pared.

Filantropía

Filantropía

Entre rejas

El momento del día del sol.

Paradójica edad de hielo

Paradójica edad de hielo, con la que está cayendo,… A ver donde llegan hoy los termómetros,… si no salen huyendo.

[Cine] Ellas (2011)

Cine

Ellas (Elles, 2011), 25 de junio de 2012

Ante una cartelera veraniega en la que es difícil decantarse por un título u otro, la presencia de Juliette Binoche en el reparto puede ser casi decisiva. Si además nos anuncian que trata un complicado, el de la prostitución entre jóvenes universitarias, y que pretende dar una visión amplia y profunda del tema, lejos de los tópico,… pues nada, arriesgamos con esta producción franco-polaca.

Dirigida por la polaca Malgorska Szumowska, nos cuenta como Anne (Binoche) es una periodista de una revista femenina que se encuentra redactando un artículo de fondo sobre la prostitución entre las estudiantes universitarias parisinas. Y así conviviremos con ella durante 24 horas, en las que iremos alternando retazos de su vida cotidiana como profesional, esposa y madre, con los problemas que ello conlleva, y mediante flashbacks conoceremos la historia de dos jóvenes universitarias a las que ha entrevistado, y que además de estudio obtienen sus ingresos prostituyéndose. Una de ellas es una francesa, Lola/Charlotte (Anaïs Demoustier), de clase media-baja, que busca alcanzar un nivel socioeconómico superior con el dinero que consigue mediante la prostitución. La otra es Alicja (Joanna Kulig), una estudiante polaca, para la que las cosas resultan muy difíciles, tanto por su origen como por su nivel económico, como por los abusos a los que se ve sometida como consecuencia de lo anterior, y también encuentra en la prostitución la solución a sus problemas.

En cuanto a la realización es de esta de las que constantemente te ofrece primeros planos de los personajes, con movimientos de cámara que acompañan los de los personajes o sus actos, un tanto mareante en ocasiones. Acompañada de una banda sonora con unas cuantas piezas de música clásica un poquito rimbombantes, el problema del filme sin embargo está en el planteamiento. Uno diría que las protagonistas son las dos chicas prostitutas siendo la periodista el vehículo para entrar sus vidas y reflexionar sobre su situación. Pero lo cierto es que cuando sales tienes la impresión de que lo que has ido a ver es un día en la vida de una señora de cuarentaytantos con los problemas familiares propios de la situación. Con situaciones un tanto tópicas. Un marido que va a lo suyo, un hijo adolescente pasota y consentido y un hijo menor absorto en los videojuegos.

Sin embargo la historia de las prostitutas decepciona por su falta de profundidad y por su morbosidad. La reflexión sobre las dificultades para compaginar su vida normal con su actividad al margen se ven despachadas con unas cuantas preguntas de entrevista y alguna escena rápida de sus relaciones con sus madres y algún novio. Y el resto es una colección de escenas escabrosas, de la actitividad propia de la prostitución. Felaciones con tipos de desagradables, algún cliente rarito, algún cliente abusador, un par de tarados, y carne fresca, las de las dos chicas, en mayor o menor grado. Como digo, decepcionante. Esperaba algo más profundo. Casi al contrario. Más escenas de sus conflictos vitales, y referencias más tangenciales a los aspectos sórdidos. Se supone que el punto de vista de la película es feminista, pero casi tengo la sensación de que está pensada para atraer machotes morbosos al cine. No soy nada mojigato con el sexo en la pantalla, pero no me ha resultado agradable.

Las tres protagonistas están razonablemente bien, aunque lastradas por las deficiencias que a mí me parece que tiene la historia y su planteamiento. Desde luego a la Binoche la he disfrutado en papeles mucho mejores, y de las dos chicas, la francesa parece la más normal. La chica polaca de un aspecto casi desvalido a una cínica alcohólica de mucho cuidado sin explicación intermedia tan apenas.

Resumiendo, una película decepcionante, que sin merecer un suspenso, tampoco me atrevo a recomendar. Creo que el tema es interesante, creo que tiene mucha miga, y creo que está mal planteado. Una pena.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **
Liberté Égalité Fraternité

Algunas dudas surgen al ver esta películas sobre la vigencia los principios revolucionarios, libertad, igualdad, fraternidad, como los encontramos paseando por el Marais parisino.

[Fotos] Por el Canal Imperial a La Cartuja

Fotografía, Fotografía personal

Hace un par de semanas lo vi en un autobús. Y hace pocos días, un miembro muy activa del grupo Fotograf@s en Zaragoza en Flickr, Nati Almao, lo comunicó a todo el grupo. El ayuntamiento de Zaragoza ha publicado una guía con 15 recorridos periurbanos en la ciudad. Para quien se quiera dar un amplio paseo sin pisar demasiado asfalto.

El caso es que ayer por la tarde había intenciones de quedar a tomar unos chismes y quizá ver una película. Pero no pudo ser. El plan se arruinó. Con suerte, lo de la película queda para esta tarde. Así que me encontré en casa, sin muchas ganas de atocinarme en el sofá ante la tele, o haciendo cualquier otra actividad que justamente en ese momento no me apetecían. Así que repasé las rutas, y decidí que había una de ellas que prácticamente sale de al lado de casa, y que yo ya he recorrido en varias ocasiones en parte. Es la ruta 5, Canal – La Cartuja, que yo en varias ocasiones en caminado hasta las esclusas de Valdegurriana. Así que decidí que era el momento de hacerlo al completo. Cogí una cámara de fotos con un par de objetivos, y salí a las siete y cuarto de la tarde. Os lo cuento con fotos.

Pasarela en el La Paz

La primera parte del recorrido me la sé de memoria, y apenas encuentro motivos fotográficos novedosos, como en la pasarela del barrio de la Paz.

Pecholobo sobre el tercer cinturón

Encima, en esta época del año, con los calores, en cualquier momento, por ejemplo sobre el Tercer Cinturón, te puedes encontrar con un ejemplar de pecholobo aragonés,… que siempre me dan mucho miedo.

Esclusas de Valdegurriana

Para cuando llego a las esclusas de Valdegurriana, aproximadamente la mitad de camino desde mi camino, algo menos según la ruta del ayuntamiento, el sol ha ido bajando, y aunque todavía intenso, es apto para iluminar los bloques de piedra con las marcas de los canteros.

Esclusas de Valdegurriana

Siempre he sabido que la única forma de fotografiar las esclusas de Valdegurriana con una luz suave es madrugar. Lo cual no acaba de pasarme. Así que por las tardes se encuentran sumidas en un potente contraluz, que pone a prueba las cualidades de los objetivos para evitar las luces parásitas.

Canal tras las esclusas de Valdegurriana

A partir de ahí, el canal queda reducido al tamaño de una acequia normalita. Y además el paisaje se vuelve más desolado. Pero aún surgen oportunidades para pararse a pelearse con la luz, como en este desnivel cerca de las antiguas esclusas de Valmadrid.

AVE ante la Cartuja

Ya próximo a La Cartuja, voy paralelo a la vía del AVE, y en un momento dado pasa a gran velocidad uno de estos trenes formado por dos ramas unidas, en sentido Madrid – Barcelona.

¿Y que pinta un barco varado en La Cartuja?

Llegando a La Cartuja me sorprende la visión de un barco varado entre unos pinos. ¿Cómo habrá ido a parar a ir?

Llegando a La Cartuja

Tras dos horas caminando desde mi casa, llego a La Cartuja, donde sólo me queda esperar a que venga el autobús de la línea 25, que malhadadamente se me escapa cuando estaba llegando. Veinte minutos de espera.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; encontrado en la web

Fotografía

Después de dos semanas de ausencia, vuelve al Cuaderno de ruta esta sección dominical sobre fotógrafos que me han llamado la atención de los que aparecen por internet aquí y allá.

Cine

Si empezaba la semana recomendando vivamente Moonrise Kingdom, la última película de Wes Anderson, no puedo dejar de recomendar las fotografías del rodaje del filme realizadas por Niko Tavernise, fotógrafo fijo de la película, que recomendaban en el blog de Flickr, y de las cuales algunas se pueden encontrar en su cuenta en esta servicio para compartir fotografías. En sus fotografías sabe conservar el estilo con el que está filmada la película.

Niños y adolescentes

En Lenscratch nos hablaban de las fotografías de Cynthia Henebry dedicadas a los niños. Una infancia no tan idealizada como la que solemos encontrar habitualmente en los clichés fotográficos y en los mentales.

Por otro lado, en el blog dedicado al autobombo leicaista, The Leica Camera Blog, aparecía una entrada dedicada a Claudine Doury, explorando la adolescencia desde la fotografía. Nuevamente con imágenes más destinadas a exponer las inseguridades de la edad que las adolescentes de todo el mundo padecen.

Montes (4022)

Hoy traigo una pequeña serie de paisajes de los Pirineos navarros, muy minimalistas, desde los alrededores de la cueva de Zugarramurdi.

Desde Brasil

En Cada día un fotógrafo / Fotógrafos en la red nos recomendaban hace unos días la obra del brasileño Miguel Rio Branco. Fotografía documental, con colores intensos, saturados, contrastados, para unas imágenes muy directas con pocas concesiones. Interesante.

Desde Berlín

Está de moda en estos tiempos que corren, en que cada donjosé tiene una cámara de fotos siempre encima, fotografiar lo cotidiano, lo que encontramos en nuestro entorno inmediato. Lo banal. El problemas es que si no tenemos cuidado sólo conseguimos más banalidad, fotografías que no dicen absolutamente nada. Quizá por ello, cuando en Time Lightbox nos presenta un vídeo sobre el trabajo que desarrolla la alemana Jessica Backhaus, podemos entender que es posible desarrollar una estética propia e interesante a partir de lo cotidiano. El vídeo es de Foam y relacionado con su último número, Wonder. Hace un tiempo llegaba esta revista a Zaragoza, pero últimamente,…

Montes (4023)

______

Desde Japón

Desde hace un tiempo entiendo que los fotógrafos orientales tienen una estética y una visión diferenciada, aunque muy variada, con respecto a sus colegas occidentales. Y lo cierto es que me suelen gustar. En esta semana, Rafael Roa nos ha presentado a dos que puede merecer la pena conocer. Por un lado, las sensuales fotografías de modelos desnudas bajo el agua de Tomohide Ikeya. Por otro lado, los desasosegantes retratos de Hirosi Watanabe. Merecen la pena el desvío.

Un clásico

Rafael Roa nos habla de Stephen Shore, de quien hace poco vi algunas imágenes expuestas en PhotoEspaña, en la exposición dedicada a The Factory de Warhol, y cuyo catálogo compré. Se ha dicho que es el fotógrafo que continuó el trabajo de Walker Evans pero en color. Yo tengo además un libro suyo, The Nature of Photographs, en el que sobre la obra de otros fotógrafos además de la suya, nos enseña como mirar una fotografía. Aunque yo tengo la versión en inglés, sé que posteriormente se editó en español por la misma editoria, Phaidon, con el título Lección de fotografía: La naturaleza de las fotografías. No tiene sitio propio en internet, pero 303 Gallery le dedica espacio en el suyo.

Cueva de Zugarramurdi y alrededores (4024)

______

[Música] Concierto de jazz manouche, Gancho Drom, en el IAACC Pablo Serrano

Música

Ya hace unas semanas os comenté que durante las noches de los viernes de junio habría actuaciones musicales en la terraza del IAACC Pablo Serrano. Sin embargo, hasta ayer había tenido ocupado el resto de los viernes y prácticamente había olvidado la cuestión. Ayer por la tarde, salí un momento a comprar una cosas con unos amigos. Un regalo. Y entonces recordamos la cuestión. Investigamos y comprobamos que había un concierto de jazz manouche a cargo del cuarteto hispano-francés Gancho Drom. Radicado aquí en Zaragoza, como la implícita alusión a la parroquia de San Pablo que contiene su nombre indica. Sólo me interesó a mí. Pero aunque estaba un poco cansado, llevaba conmigo una cámara de fotos, y decidí acercarme.

Os lo cuento en fotos.

Instalación de Stella y Calatrava

Como llegué pronto, pasé primero a visitar de nuevo la instalación de Frank Stella y Santiago Calatrava.

Instalación de Stella y Calatrava

Había más visitantes que cuando estuve hace tres semanas.

Esperando en la terraza del IAACC Pablo Serrano

En la terraza había animación, y el atardecer estaba majo. Aunque afición al jazz manouche detecté más bien poca.

Concierto de Gancho Drom

Un cuarteto con dos guitarras, solista y rítmica, acordeón y contrabajo. Bastante dentro de los “canones” del estilo que dicen representar. Su líder, a la guitarra solista, es el francés Jean-Pierre Bailly, que también hace de voz solista en los temas vocales.

Concierto de Gancho Drom

Lo cierto es que nos ofrecieron un repertorio basado en una mayoría de temas de composición propia, instrumentales y vocales. Los instrumentales estuvieron bastante bien. En la fotografía, el acordeonista Ignacio Alfayé.

Concierto de Gancho Drom

Sin embargo, los temas vocales los encontré flojos, tanto en la calidad de las letras, irónicas, como en la interpretación. Compensaron con el complemento de buenas interpretaciones de algunos estándares además de sus propias obras. Javier Pérez es la guitarra rítmica.

Intrépido reportero

En cualquier caso, siempre está bien tener oportunidades para saber qué hacen los grupos locales, por lo que a pesar del cansancio que sentía di por buena la experiencia. Con un joven “reportero” haciéndome la competencia a la hora de sacar algunas fotos del evento.

[Televisión] Cosas de series: una chica mala y drogadicta, una chica desorientada y enferma, y chicas sin rumbo en Nueva York

Televisión

Hoy tenemos que comentar algunos finales de temporada, pero antes unas notas de servicio. Y es que el principio verano no le está sentando bien a las nuevas o viejas series, y muchas se están yendo a la papelera. Un drama médico con toques sobrenaturales, Saving Hope, no ha aguantado ni dos episodios. Ninguna emoción, y muchos tópicos. Me he cansado definitivamente de los vampiros de True Blood y de la histérica de Sookie (Anna Paquin); más de lo mismo. Adiós. Y el drama policiaco con toques de ciencia ficción, que tenía ciertos toques Terminator pero con una policía maciza en lugar de un robot protector, Continuum, definitivamente, un aburrimiento. Se me está llenando la papelera.

Vamos pues con los finales de temporada. Primero las veteranas, después las nuevas. Que son todas, chicas.

The Big C (temporada 3)

Las aventuras de Cathy (Laura Linney) se me han desinchado mucho después del climático final de la temporada pasada. Es como si Cathy sin cáncer se difuminara en la vulgaridad. Por que el resto de la familia tampoco ha estado especialmente interesante. Ni siquiera la participación de Joy (Susan Sarandon) ha dado realmente salsa a la historia. La he mantenido en cartelera en memoria de los buenos momentos, y por si recupera en el futuro la frescura que tuvo en su momento. Ya veremos. Nada convencido me he quedado.

Nurse Jackie (temporada 4)

Sin embargo, Jackie Peyton (Edie Falco) en sus intentos por desintoxicarse a su modo ha estado mejor que en la temporada anterior. La hemos visto evolucionar, sin dejar de ser ella misma. Quizá la subtrama más pobre ha sido la del divorcio y las niñas. Pero su vida dentro del hospital, especialmente su agonismo/antagonismo con el nuevo director Mike Cruz (Bobby Cannavale), ha dado mucho de sí y de buen nivel. Pero es que una de las cosas buenas de esta serie es que los secundarios son una comparsa estupenda para las aventuras de la protagonista. Con las ganas que dan de adoptar a Zoey (), con el excelente y británico humor y el embarazo de Eleanor O’Hara (), con el adorable/aborrecible Coop (), y todos los demás, no hay momento de aburrimiento en el All Saints’ Hospital neoyorquino. Espero con ganas la quinta.

Girls (temporada 1)

Una de las novedades y una de las sensaciones de la primavera. Serie de la HBO sobre un grupo de chicas de veintinomuchos, recién salidas de la universidad, que batallan por encontrar su camino en la vida, en lo laboral, en lo social, en lo sentimental,… Frente al glamour que destilaba Sex and the City (Sexo en Nueva York), también de la HBO, aquí nos encontramos con gente normal, no especialmente guapa, con sexo pero mucho menos vistoso, incluso cutre,… Con este antagonismo, que es menos de lo que aparenta, han jugado mucho. La serie, no ha estado mal. Por lo menos ha estado lo suficientemente bien para que la siguiera hasta el final y haya decidido ver la segunda temporada. Pero no me ha entusiasmado tanto. Motivos,… Porque tengo una brecha generacional que me impida identificarme con la situaciones,… Que la brecha, más que generacional, sea cultural,… Que mis vivencias de la época en que yo tenía esas edades no se correspondieran, aunque las inquietudes no fueran muy distintas,… Que el patetismo que despliegan sus personajes sea excesivo como para hacerme empatizar con ellos,… No lo sé. He de decir que su protagonista, Hannah (Lena Dunham), me carga un poco. O bastante. Que no me parece suficientemente coral. Me interesa todo el conjunto de personajes, pero me muestran mucho de Hannah y excesivamente poco del resto. Bueno. Un conjunto de cosas. Pero bueno, como he dicho seguiré con ella, al menos una temporada más. Después, dependerá de cómo evolucione.

Y bueno. De momento esto es todo. Quizá la semana comente algún final de serie británica, que siempre son interesantes.

Por algún motivo que desconozco, la siguiente fotografía, que publiqué en mi Tumblr hace casi tres semanas, ha recibido en el último día un interés notable, siendo la que más “me gustas” ha cosechado de todas las que he publicado en De viaje con Carlos. Hecha con una muy modesta para los estándares actuales Canon Ixus 400 de 4 megapíxeles, me parece que es correcta como documento pero poco más. Ni siquiera el equilibro de color está en su sitio. O a lo mejor es que ni yo mismo sé reconocer mis virtudes fotográficas. Bueno. Cosas que pasan.

Iglesia de estilo románico lombardo en Bagüés, en el Pirineo aragonés.

[Fotos] Paseando por la playa un día de nublado

Fotografía personal

No fueron pocos los que se lamentaban el sábado pasado en San Juan de Luz de que las nubes hubieran cubierto la bonita playa de la coqueta localidad vascofrancesa. Sin embargo, a la hora en que nos dimos el paseo por la misma, un día despejado hubiera significado una playa con demasiada gente y una luz muy dura. Quizá las condiciones climáticas fueran una bendición fotográfica. En cualquier caso, opté por un acercamiento al blanco y negro para conservar un testimonio gráfico del paseo.

En la playa de San Juan de Luz (3102)

______

En la playa de San Juan de Luz (3109)

______

En la playa de San Juan de Luz (3105)

______

En la playa de San Juan de Luz (3106)

______

En la playa de San Juan de Luz (3108)

______

En la playa de San Juan de Luz (3112)

______

En la playa de San Juan de Luz (3115)

______

[Cine] Moonrise Kingdom (2012)

Cine

Moonrise Kingdom (2012), 18 de junio de 2012.

Acudimos a la sesión en versión original de esta película, aunque sea a la indecente hora de las cinco de la tarde, con la esperanza de que sea un rayo de luz cinematográfico, después de las flojedades de las últimas semanas. Bien recibida en Cannes, aunque no de forma unánime creo, cuenta de un reparto llamativo de actores y actrices que tradicionalmente lo hacen bien, o lo pueden hacer bien. Si bien es cierto que las películas de su director, Wes Anderson, nunca llamaron mi atención hasta el momento. Tampoco es que sea un director muy prolífico.

Calificada erróneamente desde mi punto de vista como comedia, y ambientada a mitad de los años 60 del siglo XX, nos encontramos ante un drama centrado en una pareja de preadolescentes, Sam (Jared Gilman)Suzy (Kara Hayward), que a sus doce años viven su primer amor en medio de un paisaje humano bastante dañado. Ambos se conocen en la ficticia isla de New Penzance, en algún lugar de Nueva Inglaterra, donde Sam, huérfano, vive con una familia de acogida que tampoco es que le tenga mucho apego, y asiste al campamento de los scouts caquis, bajo la dirección del jefe scout Ward (Edward Norton), donde tampoco es muy apreciado. Por su parte, Suzy se encuentra en la isla con su familia, los Bishops, un padre, Walt (Bill Murray), una madre, Laura (Frances McDormand), y tres hermanos pequeños. El matrimonio no se lleva precisamente bien. Es más. Laura tiene una aventura con el Capitán Sharp (Bruce Willis), el jefe de policía de la isla. En este ambiente, y tras un año carteándose desde que se conocieron, ambos deciden escaparse para vivir su vida sólo y a su aire, fuera de tan nocivos ambientes. Pero es difícil escaparse de una isla, aunque lo intentes con todas tus fuerzas. Más cuando se avecina la más fuerte tormenta que va a haber en el siglo. Y además acechan otros pelígros como el Comandante Pierce (Harvey Keitel), severo líder de los scouts caquis, o los burocráticos e inflexibles Servicios Sociales (Tilda Swinton).

Con un aspecto visual que inmediatamente me lleva a referentes como Big Fish de Tim Burton, o mi muy estimada y televisiva Pushing Daisies, con una potente banda sonora que alterna la música clásica de Benjamin Britten, las canciones indias, el yeyé de Françoise Hardy, o la música incidental de Alexandre Desplat, entre otras, atendemos a una aventura con numerosas referencias cinéfilas. No dejaremos de ver en Kara Hayward haciendo de Suzy vestida de domingo con su boina, y con ciertas tendencias homicidas, un alter ego adolescente de Faye Dunaway interpretando a Bonnie Parker, ambas en una huída imposible de un mundo del que no se puede salir. Enamorados incondicionalmente, inexpertos y dañados emocionalmente, tienen que aprender como vivir ese amor, incluso las reacciones físicas que provoca en ellos. Pero sobre todo llama la atención las diferencias de carácter de ambos preadolescentes. Mientras que Sam muestra un optimismo indomable, mirando al futuro de frente y sin miedo, Suzy es digna heredera del existencialismo, ya que aunque sueña con ser la heroína que protagoniza sus novelas preferidas, no deja de ser alguien engarzada en el presente y sin confianza en el futuro. Y a su alrededor, un puñado de adultos tan y inmaduros o más que los dos niños. También solos, también dañados emocionalmente, qué muy difícilmente pueden ofrecer el entorno que merecen los dos muchachos; aunque no les faltarán ocasiones para la redención. También es cierto que algunos de estos personajes son los que peor definidos están y por donde flojea en ocasiones el filme.

La historia que nos cuenta la película se apoya en dos pilares. Los formales, fotografía, dirección artística, música, etcétera, y la interpretación. Especialmente la de los dos niños. Un chico y una chica normales. No especialmente guapos ni simpáticos, pero que se hacen pronto con la empatía del espectador. Especialmente el chico. La chica se hace más cuesta arriba, pero es así como está escrito el personaje. Nada que objetar. Con los prestigiosos secundarios adultos que acompañan a los chavales, hay variedad de resultados. Mientras que vemos evolucionar claramente hacia donde se dirige el policía que encarna Willis, o el jefe scout que de modo tan divertido nos ofrece Norton, otros son más flojos. Uno no sabe donde termina la dejadez del padre de la chica y donde empieza la de Bill Murray que lo encarna.

He comenzado diciendo que estaba “calificada erróneamente como comedia”. Evidentemente, este es un punto de vista muy subjetivo. Probablemente, el calificativo de comedia dramática, odio las contracciones del tipo de “dramedia” o cosas similares, le va bien. Pero yo no he podido dejar de ver la película fundamentalmente desde el punto de vista del drama humano. Y lo cierto es que así me ha satisfecho. Es más. Es de las películas que luego suscita comentarios abundantes con quien te ha acompañado a verla. Y reflexiones a posteriori que la enriquecen. Por lo que la encuentro una película muy recomendable, un oasis de inteligencia y emoción en el desierto de la cartelera actual.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ****

La acción del filme se situa en la ficticia New Penzance. Pero yo he estado en la “vieja” Penzance, una agradable localidad en la península de Cornualles, Inglaterra, que se puede ver en el horizonte de esta fotografía tomada cuando íbamos a visitar el Mount St-Michael (no confundir con el famoso monasterio francés).

[Viajes] Un fin de semana en el Baztán y en el País Vasco francés

Trenes, Viajes

Si habéis estado siguiendo este Cuaderno de Ruta, habréis comprobado que de vez en cuando aparecía alguna entrada con una fotografía y, ocasionalmente, algún brevísimo comentario. He estado fuera. Pasando el fin de semana en una casa de turismo rural en el valle del Baztán, con excursiones por la comarca y por el País Vasco francés. Hemos estado alojados en la Casa Indaburúa en Zuaztoi, un barrio de Azpilkueta. Un caserío colgada en la ladera de los suaves montes que configuran esta parte de los Pirineos.

Zuaztoi desde Arizkun

Zuaztoi visto desde Arizkun, al otro lado del valle.

Casa Indaburúa y alrededores

Casa Indaburúa, estupenda y cómoda casona que nos ha acogido durante todo el fin de semana.

Valle de Baztán

Atardecer sobre el valle del Baztán, tal cual lo pudimos apreciar desde Casa Indaburúa.

No recorrimos mucho el valle, aunque sí que visitamos Arizkun, donde entablamos conversación con un curioso señor llamado Enrique, que había vivido dos años de pastor de ovejas en California durante su juventud, y que había pasado ciertas vicisitudes con una novia y un cura en las que no vamos a entrar.

Convento en Arizkun

Detalle del convento de monjas de clausura en Arizkun.

Un señor de Arizkun

Si no paramos a Enrique, aún nos tendría allí en Arizkun contándonos su vida.

Es cierto que el plato fuerte del fin de semana fue el sábado, y fue en Francia. En primer lugar nos dirigimos al tren de La Rhune, pequeña línea de tren de cremallera de poco más de cuatro kilómetros de longitud, con unas curiosas locomotoras por sus aparatosos pantógrafos, ya que se alimenta mediante corriente eléctrica trifásica.

Excursión en Le Petit Train de la Rhune

Dos composiciones del ferrocarril en la estación del Col de La Rhune.

Excursión en Le Petit Train de la Rhune

Mientras estamos apartados a mitad de ascensión para permitir el cruce con el tren que baja, podemos apreciar el sistema de cremallera que permite a los pequeños trenes salvar las fuertes pendientes que no podrían subir por adherencia.

Excursión en Le Petit Train de la Rhune

Las vistas desde el Col de la Rhune, que es frontera entre Francia y España, se extienden hasta el mar Cantábrico, donde domina la bahía de San Juan de Luz.

Tras la “aventura” ferroviaria, carretera y manta, en un momento nos plantamos en San Juan de Luz, bonita población playera del País Vasco francés, donde comimos y nos dimos, algunos al menos, un amplio paseo por la playa. Que no estaba muy concurrida por un inoportuno nublado.

Pintor en Saint-Jean-de-Luz

A modo de Place du Tertre provinciana, la Place de Louis XIV de San Juan de Luz se llena de pintores que esperan vender sus obras a turistas y veraneantes.

En la Playa de Saint-Jean-de-Luz

Con un nubes, una brisilla fresca, y resaca en el mar, poca gente había por la playa de San Juan de Luz en condiciones de darse un remojón.

Día de bodas en Saint-Jean-de-Luz

Luis XIV en la entrada del Hôtel de Ville de San Juan de Luz donde, siendo un sábado de primavera, se celebraban abundantes bodas.

El puerto de Saint-Jean-de-Luz

Eso sí, siendo sábado, los barcos pesqueros se encontraban amarrados en puerto.

El domingo estuvimos más perezosos, pero aun así nos dio tiempo a visitar la cueva de Zugarramurdi, donde presuntamente se reunían las brujas del lugar hace cuatrocientos años, y la gruta de IkaburuUrdax, formación kárstica, con sus estalactitas y sus estalagmitas. Quizá más interesante a priori esta última, lo ciertos es que el entorno de la de Zugarramurdi es muy bonito y agradable. Después ya, coche, y a Zaragoza de vuelta.

Cueva de Zugarramurdi y alrededores

Una impresionante entrada en la gran cueva de Zugarramurdi.

Cueva de Zugarramurdi y alrededores

Desde Zugarramurdi se puede observar con claridad el Col de La Rhune, donde habíamos estado el día anterior, subiendo con el tren de cremallera.

Cueva de Urdax

Entre las formaciones calcáreas de la cueva de Urdax, se observa como descienden las raíces de los robles, buscando la humedad y las sustancias nutritivas que ese entorno puede ofrecerles.