[Cine] El guardián invisible (2017)

Cine

El guardián invisible (2017; 132017-2502)

Antes de nada, me consta que la película se ha visto sumida en una de esas polémicas de “boicots” promovidos en las redes sociales que me suelen parecer una estupidez sea cual sea el sentido en el que se promuevan. No me interesa el tema, y a partir de aquí lo ignoraré por completo.

Tras las apreturas del mes de febrero para encajar en nuestras agendas las principales películas candidatas a los Óscar, nos hemos tomado estos últimos días con más tranquilidad cinematográfica. Hasta que este martés pasado surgió la propuesta de ir a ver esta película española basada en una novela policiaca superventas del mismo título escrita por Dolores Redondo. Que yo no he leído, porque a pesar de haber escuchado algún que otro comentario elogioso sobre esta llamada “trilogía del Baztán“, no había encontrado motivación suficiente para hacerlo.

Si algo bueno podía surgir de esta película era la posibilidad de disfrutar de los bellos paisajes del valle del Baztán en el norte de Navarra. Pero no os creáis que nos ofrecen las mejores vistas del valle. Os dejo de todas formas algunas fotografías de hace unos años.

Dirigida por Fernando González Molina,… esta para mí era la primera mala noticia, pues no soy consciente de nada que haya hecho este director que merezca mínimamente la pena. Pero de alguna forma podría ser contrarrestado este hecho por que la pelicula esta protagonizada por Marta Etura, una actriz que suele estar digna en el peor de los casos, y que cuando le dan un buen material se ha mostrado como una de las intérpretes más sólidas del cine actual español. Etura encarna a la inspectora de la policía foral navarra Amaia Salazar, que tras alcanzar cierto prestigio como investigadora, con paso por el FBI incluido, es encargada de desentrañar un caso de asesinatos en serie en su pueblo natal, Elizondo, en un lluvioso valle del Baztán.

Me cuesta encontrar aspectos positivos en este largometraje. Desconozco el grado de fidelidad a la obra literaria original. En los últimos tiempos, parece que los escritores se empeñan en la fidelidad absoluta de los filmes a las obras literarias. Lo cual puede ser un grave error puesto que se trata de dos lenguajes distintos. Y lo que funciona en uno, puede ser una catástrofe en el otro. El caso es que en sus mejores momentos la película transita por una frialdad absoluta, inane, sin despertar ningún tipo de emociones. En sus peores momentos, produce vergüenza ajena. Escenas como la del tarot, la del manicomio, la de la confesión del padrastro asesino y alguna otras me resultaron totalmente lamentables. Y para colmo, el “guardián invisible” del título actúa como deus ex machina, un recurso argumental que personalmente aborrezco, provocando un desenlace sacado de la manga, aunque anunciado sin vergüenza alguna a lo largo del metraje, mostrando la alevosía de los responsables de la historia a la hora de utilizar el recurso. Y si este es fiel a la novela original, ya me pueden esperar sentados a que me pase por cualquier librería para comprar el libro.

En el colmo de la desgracia, convierten a la inspectora Salazar, encarnada como hemos dicho por Marta Etura, en un clon de la detective Sarah Linden (Mireille Enos) de The Killing, hasta en el peinado, en el peor papel que le he visto a Etura hasta el momento, ya que deambula sin alma, sin hígados y sin convinción por el excesivo metraje de la película. Quiero pensar que se debe a la floja historia y a las escasas capacidades del director para contarla.

Película que con el tiempo que va pasando todavía va cayendo más honda en el saco de las peliculas prescindibles e incluso malas. Que no sabe si jugar a lo policíaco, o al terror/fantástico, y que en el colmo de despropósitos, anunciando una hipotética segunda parte cinematográfcia, la literaria existe, nos presenta otra vergonzante escena con la más absurda representación del cráneo de ¿un niño, un recién nacido, un feto? ¿Es que no saben ni siquiera buscarse un asesor que les explique como quedarían los tiernos huesos, del esqueleto de un infante en una fosa común? Voy a parar que si no voy a acabar soltando improperios. Que cuando he empezado esta entrada pensaba darle dos estrellas a la película y la voy a dejar con sólo una.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: *

Nota: Por si queda duda de la relación entre la película y la serie de televisión que he mencionado, aquí el cartel del largometraje, y aquí el de la serie. ¿Se parecen? ¿Será casualidad?

[Viajes] Diario de viaje del Baztán

Viajes

En el improbable caso de que alguien haya observado el Cuaderno de Ruta con detalle en las últimas 48 horas, habrá observado que hay un nuevo enlace en la sección de viajes de la columna de la derecha. A pesar de que fue una mera escapada de fin de semana, he elaborado un diario de viaje del BaztánPaís vasco francés, que realicé hace unos días con unos amigos. Esta elaborado como un miniblog en Blogger, y se pueden ver los encabezados de todas las entradas de un vistazo al entrar. Las fotografías no han sido publicadas por aquí, ni en ningún otro sitio. Son fotos a priori descartadas, pero que he reciclado en blanco y negro para este propósito. Espero que os guste.

La dirección: Baztán – País Vasco francés, 2012.

Despertar en Casa Indaburúa, Zuastoi, Azpilcueta (Navarra).

[Viajes] Un fin de semana en el Baztán y en el País Vasco francés

Trenes, Viajes

Si habéis estado siguiendo este Cuaderno de Ruta, habréis comprobado que de vez en cuando aparecía alguna entrada con una fotografía y, ocasionalmente, algún brevísimo comentario. He estado fuera. Pasando el fin de semana en una casa de turismo rural en el valle del Baztán, con excursiones por la comarca y por el País Vasco francés. Hemos estado alojados en la Casa Indaburúa en Zuaztoi, un barrio de Azpilkueta. Un caserío colgada en la ladera de los suaves montes que configuran esta parte de los Pirineos.

Zuaztoi desde Arizkun

Zuaztoi visto desde Arizkun, al otro lado del valle.

Casa Indaburúa y alrededores

Casa Indaburúa, estupenda y cómoda casona que nos ha acogido durante todo el fin de semana.

Valle de Baztán

Atardecer sobre el valle del Baztán, tal cual lo pudimos apreciar desde Casa Indaburúa.

No recorrimos mucho el valle, aunque sí que visitamos Arizkun, donde entablamos conversación con un curioso señor llamado Enrique, que había vivido dos años de pastor de ovejas en California durante su juventud, y que había pasado ciertas vicisitudes con una novia y un cura en las que no vamos a entrar.

Convento en Arizkun

Detalle del convento de monjas de clausura en Arizkun.

Un señor de Arizkun

Si no paramos a Enrique, aún nos tendría allí en Arizkun contándonos su vida.

Es cierto que el plato fuerte del fin de semana fue el sábado, y fue en Francia. En primer lugar nos dirigimos al tren de La Rhune, pequeña línea de tren de cremallera de poco más de cuatro kilómetros de longitud, con unas curiosas locomotoras por sus aparatosos pantógrafos, ya que se alimenta mediante corriente eléctrica trifásica.

Excursión en Le Petit Train de la Rhune

Dos composiciones del ferrocarril en la estación del Col de La Rhune.

Excursión en Le Petit Train de la Rhune

Mientras estamos apartados a mitad de ascensión para permitir el cruce con el tren que baja, podemos apreciar el sistema de cremallera que permite a los pequeños trenes salvar las fuertes pendientes que no podrían subir por adherencia.

Excursión en Le Petit Train de la Rhune

Las vistas desde el Col de la Rhune, que es frontera entre Francia y España, se extienden hasta el mar Cantábrico, donde domina la bahía de San Juan de Luz.

Tras la “aventura” ferroviaria, carretera y manta, en un momento nos plantamos en San Juan de Luz, bonita población playera del País Vasco francés, donde comimos y nos dimos, algunos al menos, un amplio paseo por la playa. Que no estaba muy concurrida por un inoportuno nublado.

Pintor en Saint-Jean-de-Luz

A modo de Place du Tertre provinciana, la Place de Louis XIV de San Juan de Luz se llena de pintores que esperan vender sus obras a turistas y veraneantes.

En la Playa de Saint-Jean-de-Luz

Con un nubes, una brisilla fresca, y resaca en el mar, poca gente había por la playa de San Juan de Luz en condiciones de darse un remojón.

Día de bodas en Saint-Jean-de-Luz

Luis XIV en la entrada del Hôtel de Ville de San Juan de Luz donde, siendo un sábado de primavera, se celebraban abundantes bodas.

El puerto de Saint-Jean-de-Luz

Eso sí, siendo sábado, los barcos pesqueros se encontraban amarrados en puerto.

El domingo estuvimos más perezosos, pero aun así nos dio tiempo a visitar la cueva de Zugarramurdi, donde presuntamente se reunían las brujas del lugar hace cuatrocientos años, y la gruta de IkaburuUrdax, formación kárstica, con sus estalactitas y sus estalagmitas. Quizá más interesante a priori esta última, lo ciertos es que el entorno de la de Zugarramurdi es muy bonito y agradable. Después ya, coche, y a Zaragoza de vuelta.

Cueva de Zugarramurdi y alrededores

Una impresionante entrada en la gran cueva de Zugarramurdi.

Cueva de Zugarramurdi y alrededores

Desde Zugarramurdi se puede observar con claridad el Col de La Rhune, donde habíamos estado el día anterior, subiendo con el tren de cremallera.

Cueva de Urdax

Entre las formaciones calcáreas de la cueva de Urdax, se observa como descienden las raíces de los robles, buscando la humedad y las sustancias nutritivas que ese entorno puede ofrecerles.