[Cine] El guardián invisible (2017)

Cine

El guardián invisible (2017; 132017-2502)

Antes de nada, me consta que la película se ha visto sumida en una de esas polémicas de “boicots” promovidos en las redes sociales que me suelen parecer una estupidez sea cual sea el sentido en el que se promuevan. No me interesa el tema, y a partir de aquí lo ignoraré por completo.

Tras las apreturas del mes de febrero para encajar en nuestras agendas las principales películas candidatas a los Óscar, nos hemos tomado estos últimos días con más tranquilidad cinematográfica. Hasta que este martés pasado surgió la propuesta de ir a ver esta película española basada en una novela policiaca superventas del mismo título escrita por Dolores Redondo. Que yo no he leído, porque a pesar de haber escuchado algún que otro comentario elogioso sobre esta llamada “trilogía del Baztán“, no había encontrado motivación suficiente para hacerlo.

Si algo bueno podía surgir de esta película era la posibilidad de disfrutar de los bellos paisajes del valle del Baztán en el norte de Navarra. Pero no os creáis que nos ofrecen las mejores vistas del valle. Os dejo de todas formas algunas fotografías de hace unos años.

Dirigida por Fernando González Molina,… esta para mí era la primera mala noticia, pues no soy consciente de nada que haya hecho este director que merezca mínimamente la pena. Pero de alguna forma podría ser contrarrestado este hecho por que la pelicula esta protagonizada por Marta Etura, una actriz que suele estar digna en el peor de los casos, y que cuando le dan un buen material se ha mostrado como una de las intérpretes más sólidas del cine actual español. Etura encarna a la inspectora de la policía foral navarra Amaia Salazar, que tras alcanzar cierto prestigio como investigadora, con paso por el FBI incluido, es encargada de desentrañar un caso de asesinatos en serie en su pueblo natal, Elizondo, en un lluvioso valle del Baztán.

Me cuesta encontrar aspectos positivos en este largometraje. Desconozco el grado de fidelidad a la obra literaria original. En los últimos tiempos, parece que los escritores se empeñan en la fidelidad absoluta de los filmes a las obras literarias. Lo cual puede ser un grave error puesto que se trata de dos lenguajes distintos. Y lo que funciona en uno, puede ser una catástrofe en el otro. El caso es que en sus mejores momentos la película transita por una frialdad absoluta, inane, sin despertar ningún tipo de emociones. En sus peores momentos, produce vergüenza ajena. Escenas como la del tarot, la del manicomio, la de la confesión del padrastro asesino y alguna otras me resultaron totalmente lamentables. Y para colmo, el “guardián invisible” del título actúa como deus ex machina, un recurso argumental que personalmente aborrezco, provocando un desenlace sacado de la manga, aunque anunciado sin vergüenza alguna a lo largo del metraje, mostrando la alevosía de los responsables de la historia a la hora de utilizar el recurso. Y si este es fiel a la novela original, ya me pueden esperar sentados a que me pase por cualquier librería para comprar el libro.

En el colmo de la desgracia, convierten a la inspectora Salazar, encarnada como hemos dicho por Marta Etura, en un clon de la detective Sarah Linden (Mireille Enos) de The Killing, hasta en el peinado, en el peor papel que le he visto a Etura hasta el momento, ya que deambula sin alma, sin hígados y sin convinción por el excesivo metraje de la película. Quiero pensar que se debe a la floja historia y a las escasas capacidades del director para contarla.

Película que con el tiempo que va pasando todavía va cayendo más honda en el saco de las peliculas prescindibles e incluso malas. Que no sabe si jugar a lo policíaco, o al terror/fantástico, y que en el colmo de despropósitos, anunciando una hipotética segunda parte cinematográfcia, la literaria existe, nos presenta otra vergonzante escena con la más absurda representación del cráneo de ¿un niño, un recién nacido, un feto? ¿Es que no saben ni siquiera buscarse un asesor que les explique como quedarían los tiernos huesos, del esqueleto de un infante en una fosa común? Voy a parar que si no voy a acabar soltando improperios. Que cuando he empezado esta entrada pensaba darle dos estrellas a la película y la voy a dejar con sólo una.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: *

Nota: Por si queda duda de la relación entre la película y la serie de televisión que he mencionado, aquí el cartel del largometraje, y aquí el de la serie. ¿Se parecen? ¿Será casualidad?

[Cine] El hombre de las mil caras (2016)

Cine

El hombre de las mil caras (2016; 492016-2309)

Sinceramente, cuando me dijeron que la nueva película de Alberto Rodríguez iba sobre las relaciones en Francisco Paesa y Luis Roldán,… las ganas de ir a ver la película tendían peligrosamente a cero.

No pocas veces me he sentido extraño en mi propio país. Tengo muchas veces la sensación de que no pocos de mis compatriotas, demasiados si nos atenemos a los resultados electorales, por mucho que digan estar hartos de la corrupción política, sienten una oculta admiración por el pícaro y por los aprovechados. Que ha muchos de ellos les gustaría estar en lugar de ese al que tanto denostan en las redes sociales. Personalmente, siento una fuerte aversión por las personas que engañan a sus conciudadanos y se enriquecen a su costa bajo el pretesto de que “hacen mucho por el pueblo/comunidad/país/…” (táchese lo que no proceda). He estado en muchas conversaciones de café o de cañas en las que en momentos relajados, ya se sabe, cuando no piensas lo que dices corres el riesgo de decir lo que piensas, personas con cierto nivel cultural son capaces de disculpar, comprender, e incluso jalear la corrupción de personas con cargos públicos. Luis Roldan, para mí, es sencillamente un ladrón y un estafador. Punto. Y Paesa, un tipo oscuro que se relacionó con los servicios de policía y de información del estado en momentos complejos, evidentemente para provecho propio. Ninguna admiración. Cero comprensión. A galeras con ellos.

2012. Viaje a Ginebra, Suiza. Selección de imágenes en blanco y negro. Ginebra. carloscarreter.com | Tumblr | Twitter | Facebook.

Según la película, en Laos lo que se dice Laos, Roldán no estuvo… pero entre él y sus posibles secuaces parece que se recorrieron Ginebra, en las tres primeras fotos, y los alrededores del cerro de Montmartre en París, las dos últimas.

Desde el punto de vista cinematográfico, todavía nos pesa aquellas sensación que sentimos al ver la anterior película de su director. Una de las mejores películas del género negro en la historia del cine español… si no fuera porque la vimos poco después de la primera temporada de True Detective, con la sorpresa de la enorme similitud argumental. Que arrojó la sombra del plagio sobre la pelicula. Mil veces negada por sus responsables. Y razonablemente argumentada esa negación. Pero la duda corroe… es insidiosa.

No obstante, me convencieron para ver el filme, que cuando menos presentaba algunos nombres interesantes en su reparto.

20120815-_8150164.jpg

Desconozco con precisión qué partes de la película son totalmente verídicas desde un punto de vista histórico, que partes son una especulación razonada, y que partes son mera ficción. El propio dirección ha hablado de ella como de una historia de ficción en algún medio. Lo cual está bien, para ajustar expectativas y evitar equívocos. En líneas generales, podríamos definir la película como una especulación sobre lo que pasó desde que Luis Roldán (Carlos Santos) y su esposa en el filme, Nieves Fernández Puerto (Marta Etura; el nombre de la esposa real de Roldan es Blanca Rodríguez-Porto), deciden huir de España llevándose un cifra multimillonaria que han sustraído de las arcas del estado hasta que el antiguo director general de la guardia civil es detenido en Bangkok por la policía española, presuntamente procedente de Laos. Todo ello narrado desde el punto de vista de un tal Jesús Camoes (José Coronado), piloto de aviación amigo del personaje principal, Francisco Paesa (Eduard Fernández), aunque no me consta que sea un personaje real.

Mi recomendación sincera… si vais a verla olvidaos por completo de que está o puede estar basada en hechos reales. Plantearosla como una mera película de estafadores, de esas en las que nunca sabes muy bien quien juega con quien, quien estafa a quien,… y es más que posible que lo paséis bien. Porque la película está bien hecha y tiene ritmo. Y sobretodo, tiene una excelente interpretación de Eduard Fernández, actor a quien a estas alturas no hace falta a descubrir.

20091203-P1090041.jpg

Si os la queréis tomar en serie, desde mi punto de vista comienzan los problemas. La película tiene una introducción sobre los antecedentes de Paesa que pueden contribuir a que para algunos sea comprensible que al final resulte un estafador que deja en evidencia y en ridículo al gobierno. La película se ensaña especialmente con el ministro Belloch… lo cual puede ser que con razón o sin ella… siempre es divertido darle caña al político. Pero se nos olvida que los miles de millones no se los roban al ministro o al gobierno, sino a los españoles. Y por lo tanto, caer en la tentación de acabar viendo a un desaprensivo como un pícaro espabilado, y por lo tanto con esa simpatía que muchos de mis conciudadanos sienten por estos individuos, me causa desasosiego y aflicción. No. Todos unos ladrones. Las víctimas somos los ciudadanos. No se pueden plantear paños calientes.

Por lo demás, la película se deja ver, y a ratos se disfruta bastante. Pero creo que hay que tener las cuestiones éticas bien amarradas, para dejar a cada cual en su sitio. No hay pícaro o sinvergüenza simpático, si las víctimas últimas son los ciudadanos de un país.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

20091203-_1000748.jpg

[Cine] Mientras duermes (2011)

Cine

Mientras duermes (2011), 17 de octubre de 2011.

Pocas veces nos hemos sentido atraídos en los últimos tiempos por las películas españolas. Y ni el avance de esta película que habíamos podido ver previamente hace unas semanas, ni los antecedentes del director, Jaume Balagueró, con sus películas de miedo nos llamaban la atención a priori. Sinceramente, a mí según que géneros no me suelen llevar al cine. Pero varios factores se han confabulado para que acabaramos viendo este filme. La solidez interpretativa de su intérpretes principales, las buenas críticas generales que ha recibido en los últimos días, y que tampoco es que haya muchas más opciones que llamen la atención en cartelera. Así que… ¿qué habrá resultado?

Esta película, más que de miedo y sustos, que es lo que entendimos en el avance, va de sociópata y tensión psicológica. Afortunadamente. Todo sea dicho. César (Luis Tosar) es el conserje de una comunidad de vecinos de clase media-alta en algún lugar del Ensanche de Barcelona, aunque este dato no es importante ya que se podría situar en cualquier barrio similar de cualquier ciudad de cierto tamaño en España. Allí desarrolla su trabajo, con la indiferencia general de la comunidad de vecinos, apenas salpicada por rasgos de cordialidad de algunos de ellos. Quizá como Clara (Marta Etura), una joven profesional, simpática y dinámica, siempre con una sonrisa en la boca. Pero como Cesar es un sociópata de tomo y lomo. Le repatea mucho esta sonrisa, y decide hacerle la pascua y borrársela para siempre. Y para ello comienza a introducirse en su casa por las noche, la droga, la envenena, la infesta de cucarachas, le manda mensajes al móvil, de correo electrónico,… y otras cosas en las que no entraré para no destripar la cuestión. Las cosas se empiezan a complicar para César cuando es descubierto a medias por una niña, bastante chantajista, del vecindario, cuando la policía empieza a husmear por las denuncias que pone Clara, cuando un vecino tiquismiquis busca una excusa para despedirlo, y cuando aparece Marcos (Alberto San Juan), el novio de Clara. Claro que César tiene preparado el contraataque desde el principio.

Lo tengo que reconocer. La película está bien rodada, con oficio, la historia es interesante y está bien contada, no te aburres, con razonable dinamismo, y los que somos más raritos en nuestra visión de las relaciones sociales, reconociendo que el tipo protagonista es un peligro de mucho cuidado, pues… no sé… que llegas a sentir más simpatía por el que por la niña pija a la que se dedica a putear. Como ya he dicho, no está planteada como una película de miedo, sino como más bien lo que han dado en llamar un thriller psicológico, pero que es tradicional suspense tal y como lo definía Hitchcock, el objetivo es sufrir con el que sufre en la pantalla. Por otra parte si bien es más previsible de lo deseable, no deja de guardar alguna otra sorpresa que son bien venidas.

Por supuesto, con gran sabiduría el director ha dejado descansar el peso de la película en la interpretación de los actores. Luis Tosar está muy convincente y lo hace realmente bien, confirmando que en estos momentos probablemente es el actor más sólido que tenemos en España. Marta Etura está bien, aunque creo que le van más otros papeles. Siempre me ha parecido una buena actriz, y lo confirma, pero la he encontrado mejor en otras ocasiones. Aquí juega a favor de su físico menudo para interpretar a una chica con un aspecto más juvenil de lo que es ella, pero creo que a cambio se pierde parte del potencial dramático que podría haber aportado. El gran error de reparto es Alberto San Juan que no da la talla ni de lejos. Es un actor mediocre, que sólo en alguna comedieta por ahí ha tenido sus momentos, yo no le he visto nada mejor, y aquí no me cuadra, ni me lo creo. Otros personajes secundarios del vecindario, con papeles más breves están mucho mejor y más interesantes. Por no hablar de esa madre postrada (Margarita Roset), consciente pero incapaz de hablar, que conoce todo el tinglado porque su hijo se lo cuenta, y que sufre sin poder hacer nada para evitarlo.

Resumiendo, una película bastante recomendable, un reencuentro afortunado con el cine español, un rato agradable,… y si me encuentro con el Tosar por la calle me cambio de acera de inmediato.

¡Ah! Y viva el inventor de los porteros automáticos.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Siluetas y Fira

Al fondo, tras las siluetas de las gentes que entran en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, se ve la ciudad de Barcelona, donde está rodada la película. Aunque eso sea un detalle poco importante salvo para conseguir subvenciones (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).