[Cine] El hombre de las mil caras (2016)

Cine

El hombre de las mil caras (2016; 492016-2309)

Sinceramente, cuando me dijeron que la nueva película de Alberto Rodríguez iba sobre las relaciones en Francisco Paesa y Luis Roldán,… las ganas de ir a ver la película tendían peligrosamente a cero.

No pocas veces me he sentido extraño en mi propio país. Tengo muchas veces la sensación de que no pocos de mis compatriotas, demasiados si nos atenemos a los resultados electorales, por mucho que digan estar hartos de la corrupción política, sienten una oculta admiración por el pícaro y por los aprovechados. Que ha muchos de ellos les gustaría estar en lugar de ese al que tanto denostan en las redes sociales. Personalmente, siento una fuerte aversión por las personas que engañan a sus conciudadanos y se enriquecen a su costa bajo el pretesto de que “hacen mucho por el pueblo/comunidad/país/…” (táchese lo que no proceda). He estado en muchas conversaciones de café o de cañas en las que en momentos relajados, ya se sabe, cuando no piensas lo que dices corres el riesgo de decir lo que piensas, personas con cierto nivel cultural son capaces de disculpar, comprender, e incluso jalear la corrupción de personas con cargos públicos. Luis Roldan, para mí, es sencillamente un ladrón y un estafador. Punto. Y Paesa, un tipo oscuro que se relacionó con los servicios de policía y de información del estado en momentos complejos, evidentemente para provecho propio. Ninguna admiración. Cero comprensión. A galeras con ellos.

2012. Viaje a Ginebra, Suiza. Selección de imágenes en blanco y negro. Ginebra. carloscarreter.com | Tumblr | Twitter | Facebook.

Según la película, en Laos lo que se dice Laos, Roldán no estuvo… pero entre él y sus posibles secuaces parece que se recorrieron Ginebra, en las tres primeras fotos, y los alrededores del cerro de Montmartre en París, las dos últimas.

Desde el punto de vista cinematográfico, todavía nos pesa aquellas sensación que sentimos al ver la anterior película de su director. Una de las mejores películas del género negro en la historia del cine español… si no fuera porque la vimos poco después de la primera temporada de True Detective, con la sorpresa de la enorme similitud argumental. Que arrojó la sombra del plagio sobre la pelicula. Mil veces negada por sus responsables. Y razonablemente argumentada esa negación. Pero la duda corroe… es insidiosa.

No obstante, me convencieron para ver el filme, que cuando menos presentaba algunos nombres interesantes en su reparto.

20120815-_8150164.jpg

Desconozco con precisión qué partes de la película son totalmente verídicas desde un punto de vista histórico, que partes son una especulación razonada, y que partes son mera ficción. El propio dirección ha hablado de ella como de una historia de ficción en algún medio. Lo cual está bien, para ajustar expectativas y evitar equívocos. En líneas generales, podríamos definir la película como una especulación sobre lo que pasó desde que Luis Roldán (Carlos Santos) y su esposa en el filme, Nieves Fernández Puerto (Marta Etura; el nombre de la esposa real de Roldan es Blanca Rodríguez-Porto), deciden huir de España llevándose un cifra multimillonaria que han sustraído de las arcas del estado hasta que el antiguo director general de la guardia civil es detenido en Bangkok por la policía española, presuntamente procedente de Laos. Todo ello narrado desde el punto de vista de un tal Jesús Camoes (José Coronado), piloto de aviación amigo del personaje principal, Francisco Paesa (Eduard Fernández), aunque no me consta que sea un personaje real.

Mi recomendación sincera… si vais a verla olvidaos por completo de que está o puede estar basada en hechos reales. Plantearosla como una mera película de estafadores, de esas en las que nunca sabes muy bien quien juega con quien, quien estafa a quien,… y es más que posible que lo paséis bien. Porque la película está bien hecha y tiene ritmo. Y sobretodo, tiene una excelente interpretación de Eduard Fernández, actor a quien a estas alturas no hace falta a descubrir.

20091203-P1090041.jpg

Si os la queréis tomar en serie, desde mi punto de vista comienzan los problemas. La película tiene una introducción sobre los antecedentes de Paesa que pueden contribuir a que para algunos sea comprensible que al final resulte un estafador que deja en evidencia y en ridículo al gobierno. La película se ensaña especialmente con el ministro Belloch… lo cual puede ser que con razón o sin ella… siempre es divertido darle caña al político. Pero se nos olvida que los miles de millones no se los roban al ministro o al gobierno, sino a los españoles. Y por lo tanto, caer en la tentación de acabar viendo a un desaprensivo como un pícaro espabilado, y por lo tanto con esa simpatía que muchos de mis conciudadanos sienten por estos individuos, me causa desasosiego y aflicción. No. Todos unos ladrones. Las víctimas somos los ciudadanos. No se pueden plantear paños calientes.

Por lo demás, la película se deja ver, y a ratos se disfruta bastante. Pero creo que hay que tener las cuestiones éticas bien amarradas, para dejar a cada cual en su sitio. No hay pícaro o sinvergüenza simpático, si las víctimas últimas son los ciudadanos de un país.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

20091203-_1000748.jpg

[Cine] La isla mínima (2014)

Cine

La isla mínima (2014)

Me recomiendan hace unos días esta película española, de la que había oído hablar poco, de la que había visto un avance hace unas semanas que no me llamó la atención en exceso… pero los avances (tráilers) de las películas españolas suelen ser malo. Esta película de Alberto Rodríguez venía definida como thriller policíaco situado en la transición, lo cual nos daba más miedos que esperanzas, pero bueno… Veamos cómo queda la cosa.

Juan (Javier Gutiérrez)Pedro (Raúl Arévalo) son dos policías que son enviados a las marismas del Guadalquivir en 1980 ha resolver el caso de dos hermanas adolescentes que han desaparecido, que son familia de algún capitoste que se ha interesado por el mismo. Las chicas aparecerán pronto muertas, asesinadas después de haber sido violadas y torturadas. Y conforme van rascando, pronto entienden que no son un caso aislado, que ha habido algún caso anterior, por cuya resolución no se interesó nadie. La investigación se da en un ambiente de pobreza y tensión política y social, la propia de la época. Y también hay tensiones en la pareja de policías, uno procedente de la tradición del antiguo régimen, y el otro que publica artículos en la prensa abogando por la democratización del país y sus instituciones.

Isla de Miyajima (Itsukushima)

No he estado en las marismas del Guadalquivir, ni en sus islas. La isla, relativamente pequeña, más recientemente visitada por mi es la de Miyajima en Japón.

Yo me sentí incómodo durante toda la proyección de la película, y he necesitado un poco de reposo posterior para poder expresar una opinión. Sus semejanzas con la historia que se nos cuenta en la primera temporada de True Detective son enooooormeees. Casi demasiado como para que sea casuales. Es cierto que es fácil imaginar una cronología en la que esta película estaría ya filmada y en postproducción cuando se emitió la mencionada serie. Pero para quien cree que las casualidades existen pero son más raras de lo que la gente cree… esa impresión de que alguien ha sustituido el Misisipí por el Guadalquivir, la pobreza de las islas y los bayous del delta del río norteamericano por la de las gentes de las marismas andaluzas, para generar un historia muy, muy similar tanto en el desarrollo como en el ambiente…

Si admitimos la coincidencia casual, hemos de hablar de un thriller muy interesante, muy bien rodado, agradablemente austero tanto en su presentación como en sus interpretaciones, sin alaracas pero con profundidad. Más de la que parece. Hay que fijarse en los detalles. Un producto poco habitual, cuyo regusto mejora con el paso del tiempo. No hay grandes nombres en el reparto, pero este es extraordinariamente solvente. También austero, agradablemente austero. Sin excesos. Sin histrionismos, con bastante autenticidad. Es decir, si la admitimos como obra original, y hay motivos para hacerlo así, estamos probablemente ante la mejor película del año en España, aunque no haya gozado del despliegue propagandístico que otras, y quizá no se lleve la fama que merece. El boca a boca puede, lo merecería, jugar a su favor.

Ahora bien, si no admitimos la casualidad, y sospechamos la copia, casi el plagio en algunos momentos, y también podríamos encontrar motivos… pues sigue siendo una película bien presentada y bien interpretada, pero obviamente no original… y con menos valor.

Isla de Miyajima (Itsukushima)

Un ambiente y un paisaje muy diferente del que se nos presenta en la película, eso sí, aunque ambos tienen su belleza, cada uno a su manera.

¿Por cual de las dos opciones tenemos que decantarnos? Quienes fuimos a ver la película y después discutimos la cuestión delante de unos pinchos y unos penaltis de cerveza, no nos pusimos de acuerdo. Yo… me reservo la opinión… no por cobardía o por hacerme el interesante, sino porque no he llegado a una conclusión. No sé si es una copia o no. Son demasiadas las coincidencia, pero el timing juega a favor de la casualidad. Que cada cual opine lo que crea oportuno. Sus responsables siempre negarán el plagio. Pero tanto si son sinceros como si no, la respuesta esperable es la misma. Y por lo tanto no merece la pena hacérsela.

Valoración

  • Dirección: **/**** (véanse las reflexiones anteriores)
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: **/**** (véanse las reflexiones anteriores)
Isla de Miyajima (Itsukushima)

Así que despido esta entrada, con una película sobre la que aún no sé como me siento, y con unas vistas de un día gris pero hermoso sobre el Mar Interior de Seto.