[Televisión] Cosas de series: el tiempo es el que es… para bien o para mal

Televisión

Se nos terminó hace unos días la segunda temporada de la serie “revelación” del año pasado en la televisión española; El ministerio del tiempo. Se ha comentado mucho lo importante que fue la repercusión de la serie en la redes sociales, y la gestión que los responsables de la serie han realizado de la misma. La repercursión mediática parece que fue muy importante… lo que ya desconozco es si la rentabilidad para la cadena que la emite es igual de importante… o hay mucho humo.

Cuando terminó la primera temporada ya emití una opinión en el sentido de que la serie me parecía entretenida, pero en ningún modo tan extraordinaria como aparecía. Ni era tan original, bebía de muchas fuentes, ni tan bien hecha. Por el hecho de convertirse eventualmente en una serie de época exige un mayor coste de producción, pero nada más. Y sí que era muy dependiente del carisma de los personajes. Personajes que no están homogéneamente respaldados por sus intérpretes. Más adelante insistiré sobre este hecho.

20060408-20060408_0092.jpg

El Castillo de Loarre – la prisión del Ministerio del Tiempo

Hemos tenido una segunda temporada. Y los datos reales de rentabilidad de la serie no deben ser tan buenos como parece porque la cadena no ha confirmado todavía, que yo sepa, su continuidad. La segunda temporada ha sido más larga. Pero no mejor. Desde mi punto de vista, salvo honrosas excepciones en algunos episodios, menos arriesgada. ¿Dónde sitúo yo el riesgo? En jugar con la que la hace especial y diferente; el drama fantástico basado en las paradojas inherentes al viaje en el tiempo, unido a unos personajes que resulten realmente carismáticos. Unos héroes que atraigan o con los que se identifique el espectador.

Lo cierto es que la mayor parte de los episodios han tenido un carácter costumbrista. Pocos han sido los que han jugado con el tiempo realmente. Esto marca un carácter más conservador en la producción de la serie de lo que nos han vendido. Una pena. Porque creo que es cuando arriesga en los guiones y en las tramas cuando la serie engancha más. Aunque no necesariamente a una audiencia poco formada e informada, que en un momento dado tampoco será fiel a la serie si se queda en lo anecdótico.

20060408-20060408_0101.jpg

Un poco ya jode que un lugar tan querido por muchos aragoneses lo hayan convertido en la serie en un sitio tétrico, casi malvado.

Y ¿con los personajes? ¿qué ha pasado? El trío protagonista es simpático, pero desequilibrado. Por motivos de compromisos en otras producciones, el personaje que realmente llevaba el peso del trío, Julián (Rodolfo Sancho), ha permanecido ausente durante buena parte de la temporada. Alonso (Nacho Fresneda) ha funcionado siempre mejor como el alivio cómico a las situaciones dramáticas, y de hecho, sus tramas personales propias funcionan regular. Y desde mi punto de vista falla el personaje femenino,… o su intérprete. A Amelia (Aura Garrido) se le atribuyen las cualidades de inteligencia y racionalidad, así como el de liderazgo. Con todos mis respetos, es algo que su Garrido no sabe encarnar de forma apropiada. Es una chica mona, en alguno de los episodios ha salido casi espectacularmente guapa, pero muy sosita. No transmite liderazgo, o lo hace de forma muy timorata. Sus líos de amoríos… a mí no me han enganchado nada. Me han dado igual. Es una pena decirlo, pero si el apoyo del personaje de Julián se queda floja.

Y la cuestión es que el reparto tiene una serie de secundarios que cuando aparecen y se les da cancha llenan mucho más la pantalla, transmiten mucho más potentemente las emociones y las sensaciones que el trío protagonista. En esta temporada Irene (Cayetana Guillén Cuervo) ha estado totalmente desaprovechada salvo algún momentillo. Y habría que dejar que Salvador (Jaime Blanch) llevase por completo el peso del liderazgo del grupo. Pero los criterios de “venta” al público no son esos… Al parecer, Cayetana no es una jovencita con la que puedan sentirse identificadas el público objetivo demográficamente interesante, aunque el suyo sea un personaje femenino mucho más rico que el que interpreta Garrido. Y hay que poner al guapo machote de Rodolfo por encima del veterano y mucho más sutil Blanch. Que a mí me parece el mejor de la temporada.

Sé que no he hablado de Pacino (Hugo Silva). Pero es que creo que su carácter de “sustituto” a la larga ha perjudicado demasiado al personaje. Probablemente había madera para cosas más interesantes que no se han desarrollado.

20060408-20060408_0119.jpg

Construido en el siglo XI, uno de los principales ejemplos de arquitectura militar del románico en España, domina el valle desde las laderas de los montes; fue la línea de frontera contra la taifa de Zaragoza.

Otros problemas de la serie… uno eterno de las series españolas, la falta de ritmo. Con episodios de 70 o 80 minutos para historias que se podrían contar en tres cuartos de hora… mál endémico de nuestro país.

De hecho, a través de las plataformas de televisión a la carta o bajo demanda, he iniciado la visualización de otras dos series. Una ya veterana y finiquitada, que llamó la atención lo suficiente para que hicieran una versión de la misma en los EE.UU., Los misterios de Laura. Ejemplo claro de serie con un planteamiento poco complejo, pero razonablemente interesante, y con una protagonista simpática y con carisma. Pero sus episodios son muy largos y los secundarios que lo rodean. Otra serie, en activo en la actualidad, El Caso – Crónica de sucesos. Nuevamente penalizada por una duración claramente excesiva de cada episodio, unido en este caso a una mayor flojera de intérpretes y guiones. Ambas “sufren” de la presencia de Fernando Guillén Cuervo, un actor muy limitado desde mi punto de vista. Y en el caso de la segunda, la protagonista femenina, una guapa y bien conservada Verónica Sánchez, no es tan jovencita como nos la venden pero da el pego, que no tiene las capacidades interpretativas de Laura (María Pujalte).

Nos dice Salvador con frecuencia que el lema de su ministerio es “el tiempo es el que es”… Y parece que en la televisión española les sobra demasiado tiempo. Y les faltan ideas arriesgadas y solidez interpretativa. “Sólo” con eso… podríamos tener producciones más interesantes. Me quedo atascado con las series, y no las sigo… Dedicar más de una hora al episodio de una serie de televisión, suele ser excesivo para mí. Qué se le va a hacer.

20060408-20060408_0099-01.jpg

Pero lejos de ser un lugar tétrico, es un lugar luminoso, con espléndidas primaveras, especialmente cuando los cerezos de Bolea, a sus pies, se llenan de flores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s