[Recomendaciones fotográficas] Trabajo variados y personales

Fotografía

Hoy he tenido algo más de tiempo para revisar mis marcadores fotográficos. Por la tarde. No por la mañana, que ha sido ajetreada. Pero la tarde me la he tomado con mucha calma. Hasta me ha dado para revelar un rollo de fotografías en blanco y negro, que en estos mismos momentos se están lavando. O según lo que tarde en redactar esta entrada, puestos a secar. Normalmente revelo los lunes o martes. Pero mañana, hacia las cinco de la tarde, tengo la cita para mi primera dosis de vacuna para prevenir el covid-19 y es en la otra punta de la ciudad. Y si le diera por darme algún efecto secundario… pues también arruinado el martes. Así que, a revelar, hoy. Vayamos con los fotógrafos y fotógrafas que me han llamado la atención últimamente.

Las fotos acompañantes son del mismo rollo que las de ayer, tomadas con la pequeña Minox 35 GT-E sobre película Ilford FP4 Plus 125.

En el instagram de Revela-T encontré hace unos días una interesante entrada con algunas fotografías de Gertrude Käsebier. No es muy conocida entre los aficionados a la fotografía, aunque fue una fotógrafa de éxito a caballo entre el siglo XIX y el siglo XX, siendo probablemente su foto más conocida el retrato que le hizo a Evelyn Nesbit. Esta fue un actriz y corista que estuvo implicada en el asesinato de su amante por su marido, hecho que inspiró una interesante novela de E. L. Doctorow, que también se convirtió en película de cine y musical. Bueno… el caso es que la fotografía de Käsebier es muy notable y ejemplo de la fotografía de su época.

Ya he dicho en alguna ocasión anterior, que el instagram de Leire Etxazarra resulta tan recomendable como su blog sobre fotografía. Y en los últimos días/semanas he recogido dos entradas. La primera dedicada a Alan Schaller (insta) que tiene un estilo muy personal, humano y estéticamente atractivo para hacer fotografía documental en la calle. Más interesante que la mayoría de lo que se ve en este género fotográfico, tan estandarizado últimamente por las modas. La segunda dedicada Jonas Bjerre Poulsen (insta), arquitecto de formación, y que hace unas bellas fotografías en las que estudia las luces y las sombras, las formas y geometrías, pero sin perder la dimensión humana de sus contenido.

Otra fuente de recomendaciones que he encontrado últimamente es una revista en línea, la edición internacional de Pen ペン, dedicada al arte y la cultura japonesa o relacionada con Japón, disponible en inglés o en francés. Tres artículos me han interesado en estas útlimas semanas. El primero, dedicado al fotógrafo francés Maki, que recorrió durante quince años las calles de Tokio y otras ciudades japonesas, claramente influido por fotógrafos japoneses de la segunda mitad del siglo XX.

Los otros dos tienen un contenido muy social, que reflejan que Japón está lejos de la visión idílica que muchos viajeros y turistas ofrecen con sus vistosas imágenes. El primero, con obra del fotógrafo Miki Hasegawa, trata del maltrato infantil, específicamente de adultos que sufrieron abusos y maltratos en la infancia. Este es un problema sobre el que ya he leído varias veces como muy prevalente en el País del Sol Naciente. El segundo me llamó especialmente la atención, porque la fotoperiodista Shiho Fujada (insta) estudió fotográficamente el fenómeno de las mujeres de edad avanzada que delinquen con el fin de escapar de la soledad en la cárcel.

No hay bosques en los alrededores de Zaragoza, mi ciudad. Ni en muchos kilómetros a la redonda. Algún pinar, más bien reseco. Alguna arboleda. Y algún soto o bosque de galería, en las orillas de los ríos, a veces muy inextricables, especialmente después de alguna crecida de las aguas. Así que no tenemos bosques de estos, muy paseables y razonablemente extenso a tiro de caminata o pequeño desplazamiento en coche o en transporte público. Por eso me quedé con el trabajo Sylvania de Anne Beeke (insta), que publicaron hace unos días en Booooooom. Incluso si sus bosques pueden no serlo, o lo son sólo de modo conceptual.

De lo que peor llevo con la pandemia es la falta de libertad para viajar. Y si el 2020 conseguí salvar los muebles en el espacio entre el verano y octubre, en 2021 no se ve la luz todavía. Por ello, me ha llamado la atención en Lensculture el trabajo de Alison Luntz (insta) llamado Nostalgia in the backyard, en los que recrea fotografías vacacionales con fotos de diverso origen en tamaño póster en el jardín de su casa. La nostalgia del mundo, cuando uno está encerrado en su ciudad. O incluso en su casa.

Y ya que hemos hablado de la pandemia, vayamos por un momento a su origen, a Wuhan, una enorme ciudad que casi nadie conocía hasta enero de 2020, y donde el fotógrafo italiano Raul Ariano (insta) ha recogido escenas de la vida en la actualidad. Con un enorme sentido de calma e introspección. Y bellas. O a mí me lo parecen el retrato de la chica sumergida en el agua hasta el cuello me tiene hipnotizado… Lo he visto en 1854, un sitio de British Journal of Photography.

[Recomendaciones fotográfica] De lo más clásico a lo contemporáneo… o al revés

Fotografía

Empiezo estas recomendaciones fotográficas, que sé a qué hora comienzo pero no a qué hora terminaré este domingo. Y empiezo con una nueva visita a la exposición Cierta luz. De fotógrafas aragonesas. Recordaremos que esta exposición, que se celebra en la Lonja de Zaragoza hasta el 23 de abril, recoge la obra de más de 50 fotógrafas nacidas o relacionadas con Aragón de alguna forma. Está comisariada por el Colectivo 4F (instagram), colectivo de fotógrafas, también relacionadas de una forma u otra con la comunidad autónoma.

Las fotos,… realizadas en la Lonja, durante la visita guiada a la exposición… y alrededores.

No es el primer comentario que hago de ella. Pero hay que destacar que en esta ocasión fue una visita colectiva realizada desde la Asociación Fotógrafos de Zaragoza AFZ, y que fue guia por dos miembros del Colectivo 4F y otras fotógrafas, todas ellas con obra en la exposición. Por parte del Colectivo 4F tuvimos a Lara Albuixech (instagram) y Lorena Cosba (instagram). Entre las fotógrafas participantes tuvimos a Teresa Grasa, Arancha Benedí (instagram) y, por supuesto, la presidenta de nuestra asociación Beatriz Orduña (instagram). Gracias a todas por las explicaciones y la atención que nos prestasteis. Aunque no quería destacar especialmente hoy a ninguna de ellas ni otras fotógrafas de la exposición, el intercambio de impresiones durante la visita, y algún despiste mío, llevó a que Beatriz me remitiera un vídeo donde Lorena Cosba explica su obra, que realmente me ha llamado mucho la atención todas las veces que he visitado la exposición.

En esta semana me han surgido varios artículos de fotógrafas clásicas, ya que estamos con mujeres fotógrafas. Fotógrafas que cualquier aficionado a la fotografía debe conocer desde mi punto de vista.

En COOPH, un sitio más bien comercial, que vende cosas, de vez en cuando sacan algún artículo interesante, y en esta ocasión nos han hablado de la botánica de la época victoriana Anna Atkins, que usó la cianotipia para documentar las formas y características de las algas. Todo un clásico.

Y Oscar Colorado ha dedicado dos de sus artículos en profundidad a hablarnos de dos de las más importantes fotógrafas norteamericanas. En primer lugar, la pictorialista Gertrude Käsebier. El pictorialismo no será mi estilo favorito con carácter general, pero la obra de Käsebier me parece tremenda. En el segundo, se nos habla de una fotógrafa que fue discípula de la anterior en algún momento, pero que claramente la trascendió convirtiéndose en uno de los nombres claves de la historia de la fotografía universal, no sólo de la norteamericana. Me refiero a Imogen Cunningham, longeva y activa, representa por sí misma a una buena parte de lo que la fotografía fue en el siglo XX.

Un artículo en Lenscratch sobre la fotógrafa norteamericana contemporánea Lydia Panas (instagram), me ha recordado que esta fotógrafa ya ha llamado mi atención en varias ocasiones, especialmente con sus retratos. Otro artículo en Lens Culture, me ha permitido conocer el trabajo de la rusa Maria Dupovkina, basado en autorretratos ante un espejo, en solitario o con familares y amigos, en los que intenta aclararse en cuanto a su identidad personal y sexual, siendo una persona que no encuentra su lugar en la clasificación binaria de la identidad sexual. Especialmente en un país tan poco tolerante a la diversidad como es el suyo.

Y por hoy, nada más. Como suponía he empezado este artículo pronto por la mañana, a las diez de la mañana, y lo termino a las… (esperad que ponga las fotos)… seis y diez de la tarde.