[TV] El doctor más antipático se despide hasta el año que viene, una buena comedia, y un mediocre musical

Televisión

Como continuación a entradas anteriores, continuamos despidiendo las temporadas de la mayor parte de las series importantes que nos mandan desde el otro lado del charco. Lo gordo ya ha terminado. Ahora quedan por ahí danzando algunas series de cadenas de cable o menores, pero que muchas veces son más interesantes por su calidad. En cualquier caso, esta semana os traigo el final de temporada de tres series, como habréis podido deducir del título de la entrada.

House M.D. (7ª temporada)

Salvo su primera temporada, y tal vez la segunda, las aventuras del antipático Gregg House (Hugh Laurie) han sido muy irregulares. Es cierto que muchos de los casos y algunos de los arcos argumentales han sido muy interesantes. Y la buena factura general de la serie hace recomendable su visión. Pero desde luego es una serie con claros signos de agotamiento. El haber comenzado esta temporada fuerte con el protagonista y su jefa (Lisa Edelstein) enrollados suponía una apuesta muy importante. Lo cierto es que es una trama que ha funcionado a ratos. El resto de los secundarios han sido muy irregulares, y la reintroducción de Thirteen (Olivia Wilde) le suministró una cierta energía en su tramo final, pero poco más. Sabemos que alguno de los personajes importante abandona la serie, sabemos que la siguiente será la última temporada, han dejado el final de la séptima en una situación insostenible para House… en fin. Soy un poco escéptico de por donde puede salir todo esto. Pero ya que sólo queda una última temporada, la veremos, y nos quedaremos con los recuerdos más agradables de una serie que nos ha dada muy buenos ratos.

Glee (2ª temporada)

Esta serie me interesó por dos motivos:

  • Me gustan los musicales y las películas con canciones.
  • A pesar de parecer una típica serie de institutos, su primera temporada tenía momentos de muy mala baba, que la hacían especialmente divertida.

Lo cierto es que sigue siendo una serie con canciones. Pero ha perdido buena parte de su mala baba, y se ha hecho mucho más vulgar, como una serie de amoríos entre adolescentes. Aunque ha tenido algún momento entretenido, como cuando se asomó Gwyneth Paltrow por un par de episodios, empieza a dejar de interesarme. Más cuando en ocasiones parecen episodios pagados para promocionar artistas modernos del pop americano que otra cosa. Es altamente dudoso que siga con ella en el futuro. Lo único que podría hacerme reconsiderar el tema es que los personajes entran en su último año de high school, luego debería renovarse el elenco, y me puede entrar el gusanillo de la curiosidad sobre qué pasa. Pero en principio, está en suspenso.

Modern Family (2ª temporada)

Esta comedia familiar, de las de sólo 20 minutos de duración, sí que ha mantenido sus expectativas. Si este conjunto de típicas/atípicas familias interrelacionadas ya fue una agradable sorpresa en su primera temporada, ha seguido siendo una serie que nos ha dejado todas las semanas con una amable sonrisa puesta. Y en alguna que otra ocasión con risas de verdad. Impresionante Gloria (Sofía Vergara) con momentos absolutamente impagables. Un pilar de la serie es y será la estupedez de Phil (Ty Burrell), casi siempre en estado de gracia. Muy divertidos las interacciones de los niños y las adolescentes. Todos muy bien en general. Seguro que sigo viendo su tercera temporada. Cuesta poco y el beneficio en buen humor es muy alto.

Música recomendada

Esta recomendación ya ha pasado por aquí, creo. Pero esta mañana, que quiero estar de buen humor, estoy repasando programas de Jazz porque sí dedicados a The Firehouse Five Plus Two. Jazz tradicional con mucho ritmo y muy buen rollo.

Entre campos

Entre los campos de la huerta de Casetas, Zaragoza; al fondo el Castellar - Canon EOS 5D Mk.II, EF 50/1,8

Más finales de temporada televisiva; las comedias ácidas y la comedia musical… menos ácida de lo que esperábamos

Televisión

Tras un par de semanas de calma, volvemos a encontrar esta semana varios finales de temporada entre las series de televisión que nos llegan del otro lado del charco. Y en este caso las tres series tienen algo en común; son comedias. Veamos en qué se diferencian.

En primer lugar, las dos comedias ácidas de Showtime. Dos personajes femeninos, que en 12 entregas de poco más de veinte minutos nos muestran una vida desestructurada y compleja en un medio social y familiar aparentemente cotidiana y banal.

En United States of Tara, nos hemos encontrado a nuestro personaje favorito con trastorno de identidad disociativo. La buena de Tara, tras un tiempo en el que ha podido ser ella misma, sin la intrusión de sus otras personalidades, vuelve a recaer a consecuencia de la muerte de uno de sus vecinos. Nuevas personalidades han surgido y otras parece que nos han abandonado. Mientras tanto, su entorno familiar intenta llevar una vida normal,… lo cual es difícil. El embarazo y planes de boda de la hermana, la hija que tras el instituto no sabe que hacer con su vida aventurándose en las más disparatas empresas por internet, el hijo homosexual con identidad sexual y con experiencias sentimentales profundamente inseguras, el marido que no sabe por donde tirar… Todo ello mezclado con nuevas revelaciones de su pasado familiar que intentarán acercarnos al origen de sus problemas. O confundirnos más a todos. En cualquier caso, buena televisión, con muy buenas interpretaciones, en envase pequeño pero de alta calidad.

Lejos de los escenarios del Medio Oeste norteamericano donde encontramos a Tara, nos vamos al servicio de urgencias de un hospital católico de Nueva York, para reunirnos con Jackie Peyton en la serie Nurse Jackie. Si en la primera temporada se nos presentaba la compleja vida de una enfermera con una vida familiar y profesional peculiar, con una doble vida, con su adicción a los fármacos, con su ética personal poco concordante con las normas generalmente aceptadas y con la moral tradicional, en esta segunda temporada hemos asistido a cómo todo su montaje vital se iba desmoronando poco a poco, si no por completo, si en su vertiente más familiar. En paralelo, hemos asistido a las curiosas peripecias de su aparentemente normales, aunque no tanto cuando los conocemos, compañeros del servicio de urgencias. Valen las mismas observaciones; buena televisión, buenas interpretaciones, en cortos pero intensos episodios para sumar 12 de ellos, que están muy bien.

En ambos casos, el principal soporte de la serie son sus protagonistas, Toni Collette como Tara y Eddie Falco como Jackie, respectivamente.

Finalmente, ha llegado a su final la comedia coral, en muchos sentidos, y musical, Glee. Si me enganché a ella fue por dos motivos. Por un lado, porque me gustan los musicales, y quería ver como funcionaban en una serie de televisión. Reconozco que muchos de los números musicales han estado a alto nivel. Por otro lado, porque tras su apariencia de serie de institutos y adolescentes, en los primeros capítulos veíamos altas dosis de ironía, mala leche, incluso parodia del género. Y eso era bastante estimulantes. Lo ciertos es que tras un largo parón en invierno, el aspecto musical se ha mantenido, mientras que la mala leche se ha ido matizando sino eliminando, dirigiéndose hacia un capítulo final que me ha parecido de lo más flojo de la temporada, y que me ha parecido un poco pasteloso. Frente a la acidez inicial, nos hemos encontrado con un final buen rollista, con mensajes de superación, con el tradicional todo el mundo es bueno. Aparte de la buena factura general y de los excelentes números musicales, me lo que más me ha llamado la atención han sido las risas que hemos podido hacer con las sentencias de Brittany, interpretada por Heather Morris, esa rubia tonta que no se entera y que en un momento dado permitió a los guionistas lanzar unas perlas impagables. Lamentablemente, tampoco eso duró mucho, y a final de temporada se ha convertido simplemente en un personaje desapercibido, una bailarina más del coro. Ya veremos por donde tira la temporada que viene, pero hay grave riesgo de que abandono por mi parte.

Y esto es todo en el panorama televisivo de momento.

Rapaces

Este fin de semana pasado hubo mercadillo medieval en Zaragoza; no me interesó mucho, pero alguna foto tomé - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Los chicos del coro, 137, puertas y más puertas

Televisión

En esta nueva temporada de series televisivas, a las del otro lado del charco me refiero, pocas novedades tengo. No es que no haya habido muchas novedades. Es que he decidido limitarme a series que me llamen la atención y me entretengan, a ser posible con un poquito de calidad. Así que, además de unas pocas de temporadas anteriores, he aquí las tres nuevas series que me parecen interesantes.

Los chicos del coro,… o mejor dicho Glee

Cojamos el típico instituto norteamericano. Con sus chicas guapas con uniforme de cheeleaders, sus guaperas fortachones jugadores de fútbol americano, sus empollones, unos cuantos marginados,… vamos, lo de costumbre en cualqueir teleserie o película de institutos norteamericanos. Ahora les dotamos de una notable mala leche. Se engañan entre sí, son políticamente incorrectos, algunos acaban siendo/pareciendo rematadamente tontos, otros son bordes como pocas veces se había podido ver… Padres adolescentes que no han hechado un polvo en su vida, esposas de profesores que simulan embarazos, médicos chantajeados, profesoras enamoradas neuróticas incapaces de tocar y de ser tocadas por miedo a los gérmenes… Todo ello sin dejar que la mala leche y sus notables defectos impidan que les cojamos cariño. Y los ponemos a cantar y a bailar. Porque encima es musical. Con canciones. Que están muy bien. Eso es Glee. Me lo paso realmente bien.

137 sekunden,… Flashforward

137 segundos es el nuevo número fetiche para los friquis del mundo entero. Ese es el tiempo durante el cual (casi) toda la humanidad perdió el conocimiento, y cada uno tuvo una visión de lo que pasaría en su vida aproximadamente seis meses después. Vio el futuro. Y a partir de aquí, una serie de personajes con historias claramente entrecruzadas se ponen en marcha hacía ese momento. Muy al estilo Lost. Los dos primeros capítulos muy buenos. Después, labor de mantenimiento hasta que los responsables de la serie consideren que pueden ir ofreciéndonos nuevo episodios de los buenos. De momento me tienen muy cogido.

De puerta en puerta, es decir, algo nuevo de Stargate: Universe

La película original de Stargate me pareció entretenida pero tampoco me dijo mucho más. Y si alguna vez he visto algún capítulo de la serie que se derivó de la película, me ha parecido mediocre. Sin embargo, me entretuvo el spin-off Stargate: Atlantis. Probablemente porque tenía tan poquísimas pretensiones además de entretener, que cumplía perfectamente con sus objetivos. Y además era más space opera, que son las que me gustan a mí. Bien. Ahora nos ofrecen un nuevo spin-off. Más oscuro, más profundo, menos amable, más dramático… y más space opera. Con lo cual, a pesar de que no espero grandes calidades de la franquicia, no puedo evitar adoptarla. Y el caso es que hasta ahora no está mal. A ver si se anima.

Nota

Mientras escribo esto, me encuentro en casa, algo malito, con la faringe hecha unos zorros y pesadez en la cabeza. No fiebre. Por lo tanto, no gripe. Ni A, ni del resto del alfabeto. Y tengo puesta la tele. En Sci-Fi, echan un viejo episodio de Lois & Clark. Y me pregunto como muchos se han preguntado antes que yo, ¿es que Lois Lane siempre fue tan, tan, tan, tan, tan tonta que no se dio cuenta que Superman era clavadito a Clark Kent pero sin gafas, con mallas y con los calzoncillos por fuera?

La foto de hoy, recuperada de mis imágenes desechadas de París en diciembre pasado.

Etoile

Una fría mañana con agua y nieve en l'Etoile de París, Francia - Panasonic Lumix LX3