[Fotos] Visita nocturna al cementerio (y una visita a una exposición)

Fotografía

Los cementerios lugares muy interesantes, tanto desde el punto de vista estético como desde el punto de vista sociológico. A mi me encanta visitar cementerios. Cuando viajo y tengo alguno a mano siempre entro a visitarlo. Recientemente se propuso en Fotógraf@s en Zaragoza (FEZ) (mural en Flickr) una visita nocturna al Cementerio de Torrero de Zaragoza. Son visitas guiadas organizadas por Gozarte, y en la que contamos con nuestro guía favorito, Carlos Millán. Y ayer, a partir de las 18:30 de la tarde y durante casi dos horas, con un vientecillo helador, hicimos la visita. Os lo cuento con fotos.

¡Ah, aprovecho también para mencionar la visita que realizamos el martes también con FeZ a la exposición “Inspiración” de Beatriz Orduña (en Flickr)! Podéis leer al respecto en el blog de FeZ. Fue en Espazio Zero.

L1002835.jpg

Beatriz nos explica sus fuentes de inspiración en esta exposición que dedica a los fotógrafos que precisamente han hecho eso, inspirarle.

Pero pasemos a la visita al cementerio.

Subiendo al cementerio en una fría noche

Después de un otoño extraordinariamente benigno, el tiempo se enfría considerablemente en la noche de nuestra visita al cementerio. Lugar especialmente expuesto, al encontrarse en la zona más alta de la ciudad de Zaragoza, y recibir el azote del cierzo.

Faroles para el paseo

Unos pequeños farolillos con velas servirán, más que para iluminar, para ambientar la visita.

Visitando el cementerio

La escasa luz y el ambiente nocturno invitan a cambiar de modo, paso a blanco y negro, mientras Carlos Millán nos encamina a los primero hitos de la visita.

Visitando el cementerio

Este poderoso enterrador es uno de los diversos lugares que merecieron la explicación de Carlos, y probablemente uno de los más llamativos.

Visitando el cementerio

Como lo es la polilla que vemos salir en la puerta de hierro de uno de los panteones.

Visitando el cementerio

En los oscuro de la noche, con la luna velada por las nubes, nos acercamos a algunas de las tumbas dedicadas a toreros o novilleros, que hicieron que Carlos se arrancara con algunas coplas al puro estilo de la Piquer. Todo un espectáculo y simpatía, Carlos Millán.

Visitando el cementerio

Cambio a color por un momento para observar cómo algunos “maquillan” de color los ojos de esta “monstruosa” (por fea) esfinge en uno de los panteones que imitan a un templo egipcio.

Visitando el cementerio

Ya finalizando el recorrido, Carlos nos narra una de las tradiciones hispánicas más conocidas relacionadas con la noche de los muertos, la representación del “Don Juan Tenorio” de Zorrilla. Nos hizo un resumen comentado, con pasajes recitados, de la obra teatral que sirvieron para calentar y animar el frío ambiente de la noche zaragozana. De aquí ya a la foto final, y a casa a calentarnos del pasmo cogido.

[Fotos] Safari callejero; y no es una aventura de Mortadelo y Filemón

Fotografía

Después de 40 horas de impasse metido en un hospital, reanudo mis actividades más o menos normales. Y lo hago rescatando las fotografías del safari callejero que junto con otros habituales del grupo de Flickr Fotógrafos en Zaragoza realizamos el domingo, con la guía de los amigos de Gozarte. Pero si Safari callejero fue una demencial y divertida aventura de Mortadelo y Filemón publicada cuando yo todavía era un niño, este safari callejero que nos ocupa ha sido también divertido, pero más instructivo. Os lo cuento en fotos.

Un gallo en la Seo

Comenzamos nuestro safari callejero por la plaza de La Seo, y los primero animales que cazamos son gallos. Como el que encontramos a las doce del reloj de la torre de la Seo.

Un gallo en Don Jaime

O si miramos en dirección a la calle Don Jaime I, podemos encontrar otro gallo en la veleta de uno de los edificios más significativos de esta calle.

El caballito del minutero

Es imprescindible pasar a saludar al Caballito del Minutero, detrás de la Lonja, siempre escuchando las entusiastas explicaciones de Carlos, nuestro guía de GozArte.

El caballito del minutero

Carlos siempre lleva ilustraciones para complementar las explicaciones y lo que se ve en la actualidad. Por ejemplo, una fotografía realizada por Ángel Cordero a unos niños y su padre en el caballito original.

Los leones del puente de Piedra

El animal por excelencia de Zaragoza es el león, que aparece en su escudo de armas y en muchos lugares de la ciudad. Fundamentales son los que flanquean el puente de Piedra, como especialmente representativos.

Pescados en el Pilar

No queda claro si los peces que sujetan los querubines de las fuentes de la plaza del Pilar tienen que ver con el hecho o no, pero en tiempos pretéritos, en la plaza del Pilar se instalaba el mercado del pescado.

Un carnero en el Pilar

En el escudo del cabildo de Zaragoza que encontramos en la fachada del Pilar, aparece un carnero, representativo de una de las dos catedrales de la ciudad, la Seo.

Aficionados a la fotografía y la Seo

En nuestro desplazamiento de un lugar de interés a otro, atravesamos la inmensidad de la plaza del Pilar en un día que comenzó gris, pero se fue aclarando y haciendo más agradable.

Juan el Bautista sin su carnero

En la hornacina donde está Juan el Bautista de San Juan de los Panetes debería encontrarse también el carnero que le suele acompañar en sus representaciones artísticas.

Un carnero en el Mercado Central

Y un carnero, entre otros numerosos animales, encontramos en los aleros del Mercado Central.

Detras, Cesaraugusto sin su rana

Estamos un buen rato en el Mercado Central con todo tipo de explicaciones. Que incluyen el porqué de la rana que hacía compañía al Augusto de Prima Porta, y que ahora han quitado, para disgusto de los vecinos de la ciudad que reivindican su devolución.

Pavo y serpientes en el caduceo de Mercurio

En el Mercado Central es evidente para todos el pavo, pero no tanto las serpientes en el caduceo de Mercurio, dios del comercio, que se puede ver en los arcos de hierro que conforman la estructura del mercado.

El león de la ciudad

Tampoco falta el león, simbolo de la ciudad, en la decoración del Mercado Central.

Un pajarito en el Mercado central

Y si nos fijamos bien, en el capitel de la izquierda encontramos un pajarillo atravesado por una flecha.

Las serpientes del caduceo de Mercurio y las laboriosas abejitas en el Mercado Central

En el lateral del mercado, de nuevo el caduceo de Mercurio con las dos serpientes, pero también las abejas que representan a los laboriosos comerciantes.

Estos grajos no formaban parte del safari pero aparecieron por ahí

Estos grajos, detrás del palacio de la Audiencia, no forman parte de las explicaciones de la visita; pero no dejan de formar parte de la fauna de la ciudad.

Grifos en la imprenta Tomás Blasco

Y en la antigua imprenta de Tomas Blasco, encontramos grifos, animales fabulosos en su mitad águilas y en su mitad leones.

Recordando los grandes almacenes El Águila en la calle Alfonso I

En la calle Alfonso I paramos a recordar los Grandes Almacenes El Águila, en cuya parte superior, como nos muestra Carlos en la foto, había una gran rapaz, hoy desaparecida.

Un león alado de San Marcos, y qué tiene que ver Zaragoza con Venecia

Me hace ilusión que el león alado de la Serenísima República encuentre sitio en nuestra ciudad, y Carlos nos explica porqué en determinada zona de Zaragoza hay tantas referencias a la ciudad de Venecia. Todo porque en el canal, antaño, había una góndola. Como en la ciudad del Adriático.

El león alado de San Marcos en el edificio de la Adriática

Y hablando del Adriático, en el antiguo edificio de la Adriática, una compañía de seguros, es donde encontramos al león alado de San Marcos, símbolo de la República Serenísima.

Diversos animales, incluidos elefantes, en el triunfo romano del Palacio de la Audiencia

Finalmente, en la puerta principal del palacio de los condes de Morata, actual sede del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, encontramos los animales de un triunfo romano, y entre los cuales, unos elefantes fortificados como los de la India.

Despedida y cierre

Y aquí, delante de la Audiencia, se despide el paseo; sólo queda tomarse el vermú en una terraza aprovechando que ha salido el sol, y comentar la actividad.