[TV] Cosas de series; muertos y muertas en vida, adios a Liv Moore

Televisión

Dos series comento esta semana. Una miniserie en HBO (que no es lo mismo que “de HBO”) y las temporadas finales de una serie que siempre me resultó simpática y que… ya veremos.

En HBO se puede ver Lambs of God, una miniserie australiana de sólo cuatro episodios de aproximadamente una hora de duración cada uno. El planteamiento inicial, curioso. Un sacerdote llega a un convento situado en un isla próxima a una escarpada costa, que sólo un paso que se a veces queda liberado por la marea, comunica con esta. Espera encontrar un antiguo monasterio deshabitado y en ruinas. Pero se encuentra con tres extrañas monjas que viven aisladas, en pobreza y con extrañas creencias y ritos. La cosa se complicará cuando las monjas empiecen a desconfiar del sacerdote y sus motivos para visitar el lugar. Un misterio que juega al despiste en sus compases iniciales sobre la época y el lugar en el que se desarrollan los hechos se convierte en un drama de crítica a la iglesia católica con poca sustancia. Relativamente decepcionante a pesar de que formalmente es correcta y bien interpretada. Pero solo son cuatro episodios y la vi entera.

No he estado nunca en Seattle, donde se supone que transcurre la acción de una de las series de hoy, ni en Vancouver, donde realmente está rodada. Pero estos paisajes periurbanos de Zaragoza me han parecido apropiados para el tema de los zombis.

Me he visto de un tirón las temporadas cuarta y quinta, con la que se da cierre a la serie, de iZombie. Recordamos que este es un procedimental policiaco en el que la peculiaridad es que el ayudante experto del policía es una joven médico que tras un fiestorro en el que es arañada por un tipo, se convierte en zombi. Pasa a ser ayudante del forense, y su utilidad es que cuando se alimenta del cerebro de los asesinados, tiene visiones de su vida, y ayuda a desentrañar los casos. Todo eso, hasta la temporada tercera, en el que se mezcla el procedimental policíaco con las tramas personales de los protagonistas encabezadas por la zombi buena Liv Moore (Rose McIver), con tonos de comedia y buen rollo. Amoríos, amistades, simpáticos canallas,… Todo ello hasta que en el final de la temporada tercera hay un cambio completo del paradigma, en el que poco a poco se profundizan en las siguientes temporadas.

Lo cierto es que para mí, no hay unanimidad en las redes al respecto, ese final de la tercera temporada supone lo que los norteamericanos llaman el “salto del tiburón” de la serie. El caso es que para mi el “salto del tiburón” de una serie suele ser negativo. Se da cuando las series no saben por donde tirar argumentalmente, probablemente porque han agotado las posibilidades que ofrece su premisa inicial, y generan un cambio que no les suele sentar nada bien. Y esto es lo que me ha pasado con las dos últimas temporadas de la serie. Que el cambio de tono no me ha atraido. Y si hubieran condensado la trama en una sola temporada de 10 o 12 episodios, dinámicos,… ahí que te va. Pero arrastrarse durante 26 episodios para estirar los réditos que tenía buena prensa y buena aceptación… me parece excesivo. En fin. Recordaremos las cosas positivas de la serie, como su simpática protagonista y algunos de sus amigos, o la versión canalla pero no radicalmente perversa de alguno de los villanos, y nos olvidaremos de las tontadas de las últimas temporadas.

La semana que viene, última entrada antes de coger vacaciones, la dedicaremos a las cosas que nos vienen de extremo oriente, para bien o para mal.

[Televisión] Cosas de series; distopías juveniles brasileras y zombis de buen ver

Televisión

No me extenderé mucho en la entrada televisiva de esta semana. Además, la dedicada al cine también llevaba su dosis de serie de televisión. Simplemente, comentar la segunda temporada de una serie de mero entretenimiento, y una distopía juvénil (una más) pero que tiene la originalidad de que nos llega de Brasil. Y probablemente con elementos distintivos.

Me he visto la segunda temporada de iZombie, teleserie que empezó con una mezcla de parodia humorística sobre el fenómeno “zombi” en televisión y procedimental policiaco con pareja formada por policía y “científica”. También un cliché de la última década en televisión. La gracia es que la “científica”, médica forense en este caso, es una zombi perfectamente funcional. En la segunda temporada, las tramas se han serializado más, lo cual le ha dado cierto interés. Claro que a lo tonto modorro, aquí al final se va a convertir en zombi hasta el apuntador. Zombis, que siempre y cuando no acaben en modo “romero” por falta de cerebros frescos, suelen ser guapos y macizos. Empezando por la protagonista. Y su amiga la fiscal. Bueno, esta no es zombi… todavía. Pero está muy maciza. Como digo, serie meramente de entretenimiento, que se sostiene por el buen rollo que transmite su protagonista y por el tono general de buen humor. Incluso cuando se ponen dramáticos. A destacar el último capítulo donde por fin hemos visto escenas del tipo “apocalipsis zombi” que gustan tanto a los aficionados al género. A mí el tema “zombi” me aburre… salvo parodias divertidas como esta.

tumblr_ohnishsw9e1r5mrsgo1_1280.jpg

Como sucede en otras entradas con tono televisivo, repaso a mi fotoblog viajero, lo que está “saliendo” en estos días (enlaces al final). En 2011, estuve de vacaciones en Hamburgo (foto del encabezamiento), y visité varias veces Barcelona, en esta foto ante el MACBA, museo de arte contemporáneo.

Como curiosidad, la película que dio lugar al arquetipo del zombi en modo “romero”, apelación que es un homenaje a su director, George A. Romero, fue Night of the Living Dead (La noche de los muertes vivientes), que yo vi hace la intemerata de años en el Cinema Elíseos de Zaragoza cuando era ¡¡¡cine de arte y ensayo!!! Así se consideraba entonces esta película.

La serie de interés de la semana sería 3 %, producción brasileña de Netflix, rodada en portugués por lo tanto. Si el tema zombi se ha convertido en un cliché en los últimos años, no digamos el de las distopías con protagonistas juveniles. En los últimos años ha habido una avalancha de trilogías de ¡¡¡cuatro películas!!!, con más o menos éxito, en el que se nos plantea una sociedad distópica más o menos futura, y un grupo de adolescentes o jóvenes que luchan contra la misma, con una figura más o menos mesiánica al frente. Seguro que el arquetipo os sonará a muchos. Dejando aparte que están pensadas para un público juvenil entre el que no me encuentro, por lo que he podido ver acaban resultándome cansinas incluso si la primera entrega es decente. Que sólo lo puedo decir del arquetipo mencionado. Los emprendedores y animosos responsables de Netflix han decidido darle una oportunidad al género, pero como digo “made in Brasil”. Y han tirado más de imaginación que de medios, ya que esta serie no está rodada con grandes presupuestos ni efectos especiales. Eso es evidente.

tumblr_ohniu20lVB1r5mrsgo1_1280.jpg

También visité con frecuencia Madrid; una de las veces comimos en el Café de Gijón, donde no estaba lleno precisamente de jóvenes con ganas de acabar con ninguna sociedad distópica.

Nos encontramos en un mundo en el que la sostenibilidad de la sociedad con un buen nivel de vida se considera imposible. Por lo tanto, esta está dividida en dos un 3 % de privilegiados que viven en Mar Alto, con todo tipo de comodidades y posibilidades de realización, mientras que el 97% de la población vive en una enorme favela, en la pobreza y en el conflicto social. Pero todos los habitantes de la favela, al llegar a los 20 años, pueden optar a pertenecer al 3 % de privilegiados si superan el “Proceso”, peculiar sistema de selección, altamente competitivo que, teóricamente, selecciona a los mejores y más provechosos para la sociedad de alto nivel de desarrollo. Por supuesto, las relaciones sociales en lo poco que se ve de la sociedad avanzada no serán todo lo idílicas que parece, y existe un grupo de revolucionarios “La Causa”, que quiere subvertir el orden establecido. Y algunos de los candidatos de este año pertenecen a “La Causa”.

La serie es entretenida. Y la primera temporada se deja ver sin problemas. Pero es difícil que se sostenga si una mejora en algunas cuestiones. Que no sé si serán trascendentes de cara a temporadas futuras. Las pruebas del proceso siguen unos criterios extraños, poco lógicos, que no sabes muy bien qué narices están midiendo, o por qué se permiten las violencias, a veces gratuitas, que se permiten. Y los conflictos entre los personajes están también muy forzados en ocasiones. Así como el cambio de rol de los personajes conforme pasan los episodios, así como de repente. No obstante, ha habido un par de episodios muy apreciables. No está mal, pero necesita mejorar. Lo malo es que si seguimos las tendencias de las producciones de cine con este tema, lo más probable es que vaya a peor. Espero equivocarme. En cualquier caso, también es bueno que la plataforma de vídeo bajo demanda tenga vocación global y no se limite a promocionar los productos anglosajones.

tumblr_ohrb51wHIh1r5mrsgo1_1280.jpg

E hizo una escapada a Estocolmo, donde hicimos el oso en Skansen, parque etnológico y zoológico muy visitado de la capital sueca.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

[Televisión] Cosas de series; buenos zombies, malos zombies, buenos hermanos, malos hermanos…

Televisión

Durante la semana pasada di carpetazo, momentáneo, a dos series. Muy distintas, tanto en tema, como en tono como en intenciones.

De iZombie ya había hecho algún comentario. Es una serie que ya lleva un par de temporadas completas danzando por el mundo, quizá más destinada a un público joven, aunque puede entretener a cualquiera que no busque complicarse la vida. Fundamentalmente porque los personajes principales caen bien, especialmente la simpática Liv (Rose McIver), la protagonista. Esta chica neozelandesa ha ido picoteando en diversas series a lo largo de su carrera, pero yo la recordaba de un papel recurrente que tuvo en Masters of Sex en su primera temporada… y sí, si es en esa serie y en esa temporada, la recuerdo muy bien “toda ella”. En cualquier caso, la serie se basa en un comic con unas ideas generales similares pero con diferencias notables en el trasfondo y en la historia. Comienza como un procedimental en tono de comedia, la chica trabaja de forense, lo que le permite un acceso ilimitado a su alimento fundamental, los cerebros humanos, al mismo tiempo que ayuda a resolver casos. Pero poco a poco se serializa, con una historia de fondo que poco a poco adquiere más importancia, al mismo tiempo que la serie adquiere un tono algo más dramático. Aunque esta primera temporada me ha entretenido bastante, me estoy pensando cómo y cuando voy a dar continuidad a la serie. Es posible que la deje para periodos de poca oferta, o para intercalarla en momentos en los que me apetezca mero entretenimiento.

Entrada televisiva... repaso fotográfico a lo que aparece en el tumblelog de viajes (enlaces al final); en el encabezado una vista urbana de Kingston, Canada, y aquí otra de Verona, Italia.

Entrada televisiva… repaso fotográfico a lo que aparece en el tumblelog de viajes (enlaces al final); en el encabezado una vista urbana de Kingston, Canada, y aquí otra de Verona, Italia.

Y también he terminado la segunda temporada de Bloodline, serie que nos cuenta las aventuras y desventuras de la familia Rayburn, los cuales tienen un hotel en los cayos de Florida, al mismo tiempo que desarrollan diversas actividades profesionales con mayor o menor fortuna. El regreso del hijo pródigo, Danny (Ben Mendelsohn), en la primera temporada dio lugar a la desestabilización de la familia, especialmente con la desaparición de este al final de la primera temporada. En la segunda, los Rayburn, especialmente el hijo mayor, John (Kyle Chandler), detective aspirante a shérif del condado, tienen que afrontar las consecuencias de las decisiones que tomaron respecto a su hermano Danny. Desde mi punto de vista, la serie tiene altibajos. Hay momentos en los que se desarrolla con una parsimonia hasta cierto punto excesiva, para coger acelerones repentinos, alternando situaciones un poquito monótonas con episodios excelentes. De momento, en cada temporada nos deja con un enorme “cliffhanger”, y el de la segunda temporada es muy gordo y a diversas bandas. No tengo claro por donde seguirá la cosa, pero supongo que os lo contaré dentrode más o menos un año.

Y termino con un paisaje en blanco y negro del monte Pilatus, cerca de Lucerna, Suiza.

Y termino con un paisaje en blanco y negro del monte Pilatus, cerca de Lucerna, Suiza.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

[Televisión] Cosas de series; del buen rollito con las Gilmore a la mala leche de los UnRealities.

Televisión

Parece que se me está pasando la modorra seriéfila, aunque estoy planeando una serie de propósitos para cuendo empieza la temporada de otoño-primavera. De momento, el sustento seriéfilo monomaniaco que me ha sustentado en los dos últimos meses, se me ha terminado. Sí… ya me he visto las siete temporadas de las Gilmore Girls lo cual me tiene entre asombrado y asustado. No voy a ponerme a comentar ahora la serie. Es, de alguna forma, un clásico de la comedia romántica o de la comedia familiar, con toques dramáticos eventuales. Y tiene altibajos, pero globalmente es muy disfrutable. Ahora, a ver qué nos ofrecen con la miniserie que nos mostrará a os protagonistas diez años después.

En cualquier caso, Gilmore Girls era el exponente clásico del buenrollismo aplicado a la televisión, e incluso cuando se ponían críticos en los rápidos diálogos entre Lorelai (Lauren Graham) y Rory (Alexis Bledel) sobre figuras de la cultura popular o de la política, la sangre no llegaba al río. Siempre he dicho que para mí la serie tuvo un cierre adecuado. Un episodio emotivo, que nos mostraba a Lorelai y al sieso de Luke (Scott Patterson) volviendo a su relación perdida, y a Rory, libre de ataduras sentimentales, comenzando con 22 años sus carrera de periodista siguiendo la campaña de un senador, un tal Obama, que pretendía ser elegido presidente al año siguiente al final de la serie.

tumblr_ocfj6z5WZ11r5mrsgo1_1280.jpg

Como en otras ocasiones, aprovecho la entrada televisiva para mostrar ejemplos de lo que aparece por mi tumblelog viajero (enlaces al final). Como asomarnos a la Maison La Roche de Le Corbusier en París (encabezado), o contemplar a los pulpos del acuario de Barcelona.

Para contrarrestar la dosis de buenrollismo de las Gilmore, he seguido merendándome la segunda temporada de UnREAL, serie que sorprendió el año pasado por su forma de tratar el mundo de la telerrealidad. Ni que decir tiene que soy de los que opinan que se trata de una comedia-drama romántico sobre la “historia de amor” entre sus dos protagonistas, Rachel Goldberg (Shiri Appleby) y Quinn King (Constance Zimmer), interpretadas por las fenomenales. Mira que el reparto en su conjunto es bueno… da igual, cuando una de las dos está en pantalla, se merienda a todos los demás. En cualquier caso, la segunda temporada, que también ha sido muy entretenida y con momentos divertidos, con pasadas notables, no ha estado al mismo nivel que la primera, porque la historia, los guiones, se han enrevesado mucho y al final todo era un lío. Aunque el final ha quedado muy clarito, especialmente dejando diáfano que no necesariamente la que parece más loca es la que más lo está. Que hay varios que están en la pomada por ese título. Lo dicho, frente al buenrollismo, nada como dosis de mala leche por toneladas.

tumblr_ocde5oJAfP1r5mrsgo1_1280.jpg

También nos podemos dar un paseo por las calles de la judería de Córdoba.

Poco más de momento. Ahora estoy con otra serie en modo monográfico, que espero terminar este fin de semana, para seguir con otra la semana que viene. Mientras, para distracción en los momentos de relax e intrascendencia, me entretengo con la curiosa iZombie, una serie que parece que tiene pocas aspiraciones más allá de entretener, pero que no está mal interpretada, majeta la chica que hace de Liv (Rose McIver), la prota, y tiene más posibilidades de las que parece. En plan irónico, paródico, con dosis de mala leche también si le quieren poner. Ya veremos.

tumblr_oc7y24lH3I1r5mrsgo1_1280.jpg

O disfrutar del sol y la brisa marina entre las dunas de las playas de Falsterbo, en Suecia.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…