[Televisión] Cosas de series; del buen rollito con las Gilmore a la mala leche de los UnRealities.

Televisión

Parece que se me está pasando la modorra seriéfila, aunque estoy planeando una serie de propósitos para cuendo empieza la temporada de otoño-primavera. De momento, el sustento seriéfilo monomaniaco que me ha sustentado en los dos últimos meses, se me ha terminado. Sí… ya me he visto las siete temporadas de las Gilmore Girls lo cual me tiene entre asombrado y asustado. No voy a ponerme a comentar ahora la serie. Es, de alguna forma, un clásico de la comedia romántica o de la comedia familiar, con toques dramáticos eventuales. Y tiene altibajos, pero globalmente es muy disfrutable. Ahora, a ver qué nos ofrecen con la miniserie que nos mostrará a os protagonistas diez años después.

En cualquier caso, Gilmore Girls era el exponente clásico del buenrollismo aplicado a la televisión, e incluso cuando se ponían críticos en los rápidos diálogos entre Lorelai (Lauren Graham) y Rory (Alexis Bledel) sobre figuras de la cultura popular o de la política, la sangre no llegaba al río. Siempre he dicho que para mí la serie tuvo un cierre adecuado. Un episodio emotivo, que nos mostraba a Lorelai y al sieso de Luke (Scott Patterson) volviendo a su relación perdida, y a Rory, libre de ataduras sentimentales, comenzando con 22 años sus carrera de periodista siguiendo la campaña de un senador, un tal Obama, que pretendía ser elegido presidente al año siguiente al final de la serie.

tumblr_ocfj6z5WZ11r5mrsgo1_1280.jpg

Como en otras ocasiones, aprovecho la entrada televisiva para mostrar ejemplos de lo que aparece por mi tumblelog viajero (enlaces al final). Como asomarnos a la Maison La Roche de Le Corbusier en París (encabezado), o contemplar a los pulpos del acuario de Barcelona.

Para contrarrestar la dosis de buenrollismo de las Gilmore, he seguido merendándome la segunda temporada de UnREAL, serie que sorprendió el año pasado por su forma de tratar el mundo de la telerrealidad. Ni que decir tiene que soy de los que opinan que se trata de una comedia-drama romántico sobre la “historia de amor” entre sus dos protagonistas, Rachel Goldberg (Shiri Appleby) y Quinn King (Constance Zimmer), interpretadas por las fenomenales. Mira que el reparto en su conjunto es bueno… da igual, cuando una de las dos está en pantalla, se merienda a todos los demás. En cualquier caso, la segunda temporada, que también ha sido muy entretenida y con momentos divertidos, con pasadas notables, no ha estado al mismo nivel que la primera, porque la historia, los guiones, se han enrevesado mucho y al final todo era un lío. Aunque el final ha quedado muy clarito, especialmente dejando diáfano que no necesariamente la que parece más loca es la que más lo está. Que hay varios que están en la pomada por ese título. Lo dicho, frente al buenrollismo, nada como dosis de mala leche por toneladas.

tumblr_ocde5oJAfP1r5mrsgo1_1280.jpg

También nos podemos dar un paseo por las calles de la judería de Córdoba.

Poco más de momento. Ahora estoy con otra serie en modo monográfico, que espero terminar este fin de semana, para seguir con otra la semana que viene. Mientras, para distracción en los momentos de relax e intrascendencia, me entretengo con la curiosa iZombie, una serie que parece que tiene pocas aspiraciones más allá de entretener, pero que no está mal interpretada, majeta la chica que hace de Liv (Rose McIver), la prota, y tiene más posibilidades de las que parece. En plan irónico, paródico, con dosis de mala leche también si le quieren poner. Ya veremos.

tumblr_oc7y24lH3I1r5mrsgo1_1280.jpg

O disfrutar del sol y la brisa marina entre las dunas de las playas de Falsterbo, en Suecia.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

[Televisión] Cosas de series; “realities” y paranoias

Televisión

Estamos en septiembre. vuelven series de años pasados y se estrenan otras nuevas. Unas se esperan con más interés que otras. Pero estas novedades se irán acumulando más hacia el final de mes. Aunque esta semana ya hay alguna que todavía no he tenido oportunidad de ver. Si que me he decidido a cumplir con una carencia que tenía en mi haber. La segunda temporada de la legendaria Twin Peaks. Estoy en ello. Por si en algún momento emiten la prometida continuación. Aunque parece que en estos momentos no se la espera hasta 2017.

En esta semana tengo dos finales de temporada muy distintos, pero que no carecen de interés.

La serie más potente de las dos que traigo hoy transcurre en Nueva York, que se configura una vez más como un personaje añadido en la acción.

La serie más potente de las dos que traigo hoy transcurre en Nueva York, que se configura una vez más como un personaje añadido en la acción.

Por un lado, hace unas semanas recuperé la primera temporada de UnREAL. Esta serie no me interesó a priori en su momento. Trata sobre los entresijos de la realización de un programa de telerrealidad, un tipo de televisión que nunca me ha interesado y nunca he visto. Pero como cuando terminó su primera temporada vi buenas críticas decidí como digo recuperarla. No me arrepiento. Es una serie muy entretenida, con no poca mala baba y humor negro, y sus puntos de drama que son más tópicos, pero no están mal. Con dos protagonistas femeninas que se comen buena parte de la función, Shiri Appleby y sobretodo Constance Zimmer, nos pasean por el cinismo y las manipulaciones que según los creadores de la serie existen en la telerrealidad. Bien, bueno, no sé. Puede que sea así, puede que no. En cualquier caso, como dicen en Italia, “si non è vero, è ben trovato”. Desde luego, me apunto a la próxima temporada.

Como muchas de estas series, se alternan los escenarios entre las bulliciosas avenidas de Manhattan y los algo más tranquilos barrios de Brooklyn.

Como muchas de estas series, se alternan los escenarios entre las bulliciosas avenidas de Manhattan y los algo más tranquilos barrios de Brooklyn.

Y también ha terminado su primera temporada una de las revelaciones de este verano, Mr. Robot. A pesar del título, no hay aquí inteligencias artificiales como de las que hablábamos en los primeros días de esta semana. El protagonista es un joven, interpretado por Rami Malek, que trabaja como informático en una empresa de seguridad informática que se relaciona con algunas poderosas empresas financieras. En un momento dado es reclutado por un pequeño grupo antisistema, cuyo líder aparente Mr. Robot (Christian Slater), quiere asestar un duro golpe a esa y a otras empresas para cambiar el mundo. El joven aparece como afectad por un fuerte grado de fobia social, aunque conforme avanza la serie comprobaremos que su desequilibro mental es mucho más serio. He de decir que estas historias de conspiraciones que bordean (o no) la paranoia no suelen ser de mi gusto. Pero hay dos cosas que es necesario resaltar. Las interpretaciones son muy buenas y la realización es excepcional. Con encuadres muy osados, con una dirección de fotografía fundamental para conseguir el angustioso ambiente en el que se mueve psicológicamente el protagonista y otros personajes secundarios de la trama, estamos ante una serie que todo aficionado a la fotografía debería ver para aprender a manejar los encuadres, los espacios negativos y a saltarse las más habituales reglas de composición para beneficio de la historia que se cuenta. Así que aunque en más de una ocasión me he encontrado despistado de la historia que me estaban contando, he visualizado con interés cada uno de los primeros 10 episodios de esta serie. La crítica esta encantada. Y el público votante en IMDb, todavía más. Así que quedáis advertidos.

Pero el objeto de la ira de los antisistemas, o de personas hartas de ciertos aspectos del sistema sin más, siempre será Wall Street. Una de las calles más feas de Nueva York, por cierto.

Pero el objeto de la ira de los antisistemas, o de personas hartas de ciertos aspectos del sistema sin más, siempre será Wall Street. Una de las calles más feas de Nueva York, por cierto.

[Televisión] Cosas de series; delincuentes espaciales y el espacio de las delincuentes

Televisión

Me ha costado decidirme cómo plantear la entrada semanal dedicada a la televisión. Por un lado, me apetecía un especial ciencia ficción, con dos temporadas de este género terminadas, pero por otro lado tenía ahí, al alcance de la mano, el final de temporada de mi drama-comedia carcelario favorito. Al final he decidido que comentar Äkta Människor (Real Humans) de forma global cuando termine de ver su segunda y parece que última temporada, dedicando un especial al tema de los robots humanoides. Vamos pues con algunas novedades y un par de finales de temporada.

Aunque las novedades en cascada llegarán más adelante durante este mes, he incorporado dos a mi cartelera televisiva personal en esta semana. Ambas trata de la televisión por dentro, pero desde puntos de vista distintos.

Por un lado, una comedia con capítulos de media hora de duración, Blunt Talk, en la que un veterano presentador británico, Blunt (Patrick Stewart), realiza un programa, un “talk show”, es decir un programa de entrevistas, realizado desde Nueva York, donde critica los males de la sociedad norteamericana. Lo que pasa es que en su primer episodio es detenido por la policía por conducir ebrio y haber solicitado los servicios de una prostituta transexual, así como agredir a alguno de los agentes de policía, con el consiguiente escándalo y riesgo para su programa televisivo. Todavía no he decidido si me gusta. Necesito más datos, y sólo he visto el episodio piloto. Aunque tiene a su favor el carisma del protagonista, este piloto no me acabó de enganchar. De momento, el público votante en IMDb está encantado.

Últimamente hago coincidir mis entradas televisivas con el repaso a fotografías recientemente publicadas en mi tumblr "De viaje con Carlos". Y en estos días se ha producido un reinicio del ciclo. Así que podréis encontrar (enlaces al final) fotografías recientes de estos últimos meses/viajes, como la sierra de Algairen en el encabezado, o estos malabaristas en la Terrasse Dufferin de Quebec...

Últimamente hago coincidir mis entradas televisivas con el repaso a fotografías recientemente publicadas en mi tumblr “De viaje con Carlos”. Y en estos días se ha producido un reinicio del ciclo. Así que podréis encontrar (enlaces al final) fotografías recientes de estos últimos meses/viajes, como la sierra de Algairen en el encabezado, o estos malabaristas en la Terrasse Dufferin de Quebec…

Por otro lado, he rescatado una serie que se emitió hace una semanas, UnREAL, y que en su momento no me sedujo. Pero he leído algunas críticas muy interesantes sobre ella. En esta ocasión nos introduciremos en los entresijos de un programa de “telerrealidad”. Un ricachón, joven y guapo, que busca novia entre un grupo de concursantes. El primer episodio ya me muestra una serie muy dinámica, con sus dosis de cinismo y mala leche, y evidentemente crítica con este tipo de programas. Me lo pasé bastante bien. Así que ahora que he terminado con la temporada de mi drama carcelario favorito me pondré con esta en modo continuo.

El simpático procedimental policiaco Rizzoli & Isles es de los que suele dividir sus temporadas en dos partes entre el verano y el invierno. Esta serie no sorprende, es entretenimientos sin pretensiones, basado en la buena química entre sus personajes, a los que el espectador coge simpatía. No hay grandes interpretaciones, ni grandes misterios, pero entretiene sin complicaciones. Por supuesto, como de costumbre, su media temporada de verano ha terminado con el “cliffhanger” habitual.

Un auténtico final de temporada es el de Dark Matter. Por fin, el género de la “space opera” vuelve a la televisión con ganas de quedarse un tiempo. Las premisas de partida son interesantes. La hibernada tripulación de la nave espacial “Raza” se despierta en una situación de amnesia total. Se llaman entre sí por números, según el orden en que se despertaron. El liderazgo lo asume una mujer, Two (Melissa O’Neil). Y pronto descubrirán que todos, menos una joven adolescente, Five (Jodelle Ferland), tienen antecedentes criminales, y que frecuentemente son contratados como mercenarios. Y tienen muchos enemigos. Pero no se acuerdan de ellos, en una galaxia muy grande y peligrosa. Ya digo, interesante. La ejecución me ha resultado irregular. Con episodios más interesantes y otros más aburridos, pero en general ha resultado entretenida. La serie tiene posibilidades. Y tal vez ahora que ha ido desgranando las identidades y el escenario para la tripulación, pueda centrarse más. Pero ya veremos. Quizá flojea por el lado de las interpretaciones, y algunos guiones.

... y fotografías con más de 25 años de antigüedad como una de mis primeras fotografías de Notre-Dame de Paris...

… y fotografías con más de 25 años de antigüedad como una de mis primeras fotografías de Notre-Dame de Paris…

Y aunque está disponible desde hace casi tres meses, ha sido en las dos últimas semanas cuando me he visto la tercera temporada de Orange is the New Black. Hay pocos misterios a estas alturas en el planteamientos de la serie. Aunque la primera temporada se centró mucho en las peripecias de la protagonista, Piper Chapman (Taylor Schilling), la evidencia de que esa trama esta muy limitada en sí misma hizo que evolucionara hacia una comedia-drama mucho más coral, donde todas las reclusas y algunos miembros de la plantilla de la prisión tenían su dosis de protagonismo. Al principio, dedicándoles un capítulo a alguna de ellas. Luego ya con seguimiento de sus historias, con frecuencia mucho más interesantes que la de la protagonista, que resulta bastante cargante. Yo me lo paso muy bien. Tanto cuando opta por su cara de comedia como cuando se decanta por ser un drama, que llega a tener tintes de tragedia en algún caso. En general, la temporada comenzó con un toque más de comedia para ir evolucionando a situaciones más dramáticas. Cierto con el alivio de un episodio final, de más duración, en la que durante un tiempo nuestras chicas reclusas han disfrutado de un atisbo de la libertad perdida. Ha sido fenomenal. Pero también se han dejado plantadas las semillas de los futuros dramas. Se ha incrementado también el tono de crítica hacia el sistema penitenciario estadounidense, especialmente en lo que se refiere a la privatización de estos servicios. Echaré de menos a muchas de las chicas durante los próximos meses, hasta el próximo verano probablemente. No demasiado a su protagonista… Una imbécil de mucho cuidado. En el fondo, Schilling, consiguiendo que odiemos a su personaje, está haciendo un papel excelente también.

... o una excursión a los sitios reales de Aranjuez el año que estuve estudiando en Madrid.

… o una excursión a los sitios reales de Aranjuez el año que estuve estudiando en Madrid.

De viaje con Carlos (Tumblr)

De viaje con Carlos (Cuadernos de viajero)

Una foto de mis viajes, al azar