[Televisión] Cosas de series; mujeres carcelarias y mujeres policías

Televisión

Habiendo salido ya de la apatía televisiva del verano que me hizo meterme en el proyecto de tragarme enteras las siete temporadas de las chicas Gilmore, voy cumpliendo con la tarea de ver en modo maratón las temporadas de series más destacadas del verano. Y una de las más importantes es sin duda Orange is the New Black.

Partamos de un hecho. Esta serie es potente, muy potente. En todas sus dimensiones. Su realización, sus magníficos guiones, sus más que notables interpretaciones, las cargas de profundidad que tira contra el sistema carcelario estadounidense en particular, y contra la sociedad capitalista en general. La forma en que trata la innata contradicción de humanidad/crueldad propia del ser humano. Todo ello dentro del microcosmos en que han convertido la imaginaria prisión federal de Litchfield.

Carlos Carreter

Recientemente, en mis blogs viajeros (enlaces al final) he reiniciado ciclo, volviendo a mis diapositivas de finales de los 80 y principios de los 90. Momento en que visité en un par de vez París, como se ve en la fotografías del encabezado y en esta de un mimo con niños ante el Centro Pompidou.

Relegada la historia de su presunta protagonista Piper Chapman (Taylor Schilling) al nivel de una historia más de las que se entrecruzan en la prisión, la serie ha seguido enfocándose en la historia y devenir de una reclusa determinada en cada capítulo, con flashbacks al pasado que las llevó a prisión, y con indicaciones de lo que el futuro les depara. Para unas más halagüeño que para otras. O quizá, en un tono más pesimista, habría que decir que para unas menos dramático para otras. Pero en esta cuarta temporada la historia transversal sobre la privatización del sistema carcelario y las consecuencias que trae para la vida en la prisión y para las propias presas ha tomado una relevancia superior. Por lo tanto, la historia transversal es más importante y se entrecruce con más eficacia con las historias individuales.

La serie comenzó como una comedia con toques de drama. El nivel de dramatismo ha ido aumentando con el paso del tiempo. Probablemente de forma irremediable. Porque la vida en la carcel no es ningún chiste. Aunque no haya abandonado los alivios cómicos eventuales. Pero al final de esta temporada ha ido más allá. Y ha saltado, de forma también inevitable si lo analizamos bien, del drama a la tragedia. La temporada empezó fuerte con cierta muerta, a la que se le dio en ese momento un cierto tono humorístico. Pero la tensión dramática ha ido in crescendo hasta los trágicos dos últimos episodios. El penúltimo de la serie, un episodio de antología. Como algún otro.

Carlos Carreter

También de aquella época data mi primera visita al Palacio da Pena en Sintra, Portugal.

Sinceramente, para cualquier auténtico aficionado a la ficción televisiva, o a la ficción audiovisual en cualquiera de sus variantes, incluido el cine, esta serie debería ser de obligada visualización porque es así de buena. Sobresaliente. Así que no dire más. Si no la habéis visto, no sé a qué estáis esperando.

Terminaré la entrada de hoy diciendo que hemos despedido a Rizzoli & Isles, la pareja de policía femenina y forense también femenina, afiliadas al departamento de policía de Boston, que nos han entretenido durante siete temporadas. Esta ha sido una serie ligera, procedimental de manual que basa sus virtudes en la empatía que suscitan sus protagonistas y muchos de los personajes secundarios. Serie que fomenta el buen rollo, mientras plantea casos más o menos al uso, como se pueden ver en otras series policiacas. Desde mi punto de vista, la fórmula estaba agotada. Le ha sobrado alguna temporada, aunque las he seguido hasta el final por ser un relleno de entretenimiento poco comprometido. Con la oferta de Netflix, es improbable que en el futuro me fije en este tipo de series… pero no dejaremos de recordarla porque algún momento entretenido que otro ha aportado.

Cuerno de Oro

Y en el “año triunfal”, el 92, una visita a Estambul, donde pudimos disfrutar de bellos atardeceres en el Cuerno de Oro.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

Guardar

[Televisión] Cosas de series; un tiro en la oscuridad y poco más

Televisión

Pocas novedades esta semana, en la que tampoco he tenido mucho tiempo que dedicarle a las novedades. He dejado en “stand by” Hap and Leonard, a ver cómo son las críticas y si me interesa ver la temporada más adelante.

Se configura como una excelente serie con el único problema de que avanza con excesiva lentitud la británica The Night Manager, y no deja de tener interés la de la secuestrada chica de trece años durante trece años, Thirteen. También británica.

También muy interesante y con buen nivel de tensión el duelo entre fiscal federal y tiburón de las finanzas en Billions, en el que se van repartiendo los golpes en medio de un reparto con muy buen hacer.

Repaso a lo que va saliendo en estos días en mi tumblelog (enlaces al final). En el encabezado, Montjuic en Barcelona, y aquí encoma, cruce de trenes en Colonia.

Repaso a lo que va saliendo en estos días en mi tumblelog (enlaces al final). En el encabezado, Montjuic en Barcelona, y aquí encoma, cruce de trenes en Colonia.

Tenemos el producto nacional, El ministerio del tiempo, que desde mi punto de vista da una de cal y otra de arena, con episodios interesantes y otros anecdóticos o directamente flojos. Y sobretodo con alguna de las protagonistas perdida entre el buen hacer de los secundarios. A mi no me está convenciendo tanto, ni mucho menos como la primera temporada.

Y se ha despedido la sexta temporada de Rizzoli & Isles, serie policiaca de puro y simple entretenimiento, como es habitual en ellos. Con un enorme “cliffhanger”… ¿a quién le ha dado el tiro en la oscuridad? El caso es que parece ser que la siguiente temporada, la séptima será la última.

Poco más que contar… ya digo. El siguiente comentario televisivo será dentro de dos semanas, y tendrá novedades más interesantes.

Esztergom, Hungría.

Esztergom, Hungría.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

[Televisión] Cosas de series; ministerios, conspiraciones y vinilos

Televisión

Semana relativamente tranquila en la cosa televisiva, en la que fundamentalmente hay que destacar algunas novedades.

En primer lugar, algún retorno. Tenemos la llegada de la semitemporada de invierno de Rizzoli & Isles, comedia-dramática o drama-cómico de carácter policiaco y más bien amable, que no tiene mayor pretensión que entretener. Sin más. Bien es cierto que una de sus protagonistas, la Dra. Isles (Sasha Alexander), hace doblete en Shameless, donde nos ofrece un papel gloriosamente mucho más desvergonzado. Ejem… sí… estamos hablando de culos, tetas y polvos… Pero Shameless tiene dos rombos, y la serie de las policías de Boston es para todos los públicos.

Ha vuelto la segunda temporada de la serie revelación del año pasado en la televisión española, El Ministerio del Tiempo, la única serie patria que no me aburre soberanamente e incluso en algunos momentos me ha divertido mucho. Parece ser que un cruce de agendas del actor que lo interpreta va a hacer que uno de los personajes protagonistas, Julián (Rodolfo Sancho), vaya a estar “missing” durante buena parte de la misma… Veremos cómo evoluciona la cosa, pero en el primer episodio se ha notado,… para mal… o cuando menos para regular. Pero demos tiempo al tiempo, porque el tiempo es el que es…

tumblr_o2e6t8PLQ41r5mrsgo1_1280.jpg

Como suele suceder en las entradas televisivas, fotografías de lo que está apareciendo en mi tumblelog viajero (enlaces al final). En el encabezado, la playa de Porthcurno en Cornualles, Inglaterra. Y aquí la Piazza del Campo de Siena, Italia.

Nos llega una miniserie de caracter fantástico conspiranoico. 11.22.63, que es el 22 de noviembre de 1963, escrito a la americana. El día que asesinaron a John Fitzgerald Kennedy. Va de viajes en el tiempo, pero dado que el mecanismo del viaje en el tiempo tiene más que ver con nuestras puertas del tiempo que con inventos científicos, mejor que la inscribamos en el ámbito de la fantasía que en el de la ciencia ficción. Y basada en una obra de Stephen King, que no es santo de mi devoción, está impulsada por J. J. Abrams (que no aparece directamente en los créditos, pero la productora es Bad Robot), y parece hecha para más gloria de su protagonista James Franco, un profesor de lengua y literatura, con aspiraciones a escritor, que lleva una vida mediocre en algún lugar de Nueva Inglaterra, y que en un momento dado se ve ante el reto de viajar al pasado para evitar el asesinato de JFK… detrás del cual, por supuesto, hay conspiraciones terribles. El primer episodio estuvo entretenido… y dado que es una miniserie no es improbable que la vea hasta el final. Pero tengo mis reservas. De momento,… la guapa de la serie ha salido poquito.

tumblr_o2id63gcoz1r5mrsgo1_1280.jpg

El pico del Midi d’Ossau visto desde el paso de Portalet, en la frontera entre España y Francia.

Y la otra serie que ha comenzado su andadura esta semana también tiene productores de postín. Nada más y nada menos que Martin Scorsese y Mick Jagger. Se trata de Vinyl, es producción para la HBO… atención que se elevan las expectativas… tiene un reparto curiosete y sólido, sin ser de campanillas y… el principal problema para mí, que no para otras personas, es que trata del mundillo de las discográficas de los años 70. Lo cual me interesa poco. Parece bastante bien hecha y le daré alguna oportunidad más. Pero podría suceder que no me llegase a interesar y a pesar de todo la abandonase. Y es que encima hay que aguantar la estética en la vestimenta de los 70… no tan catastrófica como los 80, pero casi. Cosas que pasan.

tumblr_o2iejdLEFM1r5mrsgo1_1280.jpg

Unos aguerridos soldados recrean una batalla de la Guerra de la Independencia en Cariñena, España.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

[Televisión] Cosas de series; delincuentes espaciales y el espacio de las delincuentes

Televisión

Me ha costado decidirme cómo plantear la entrada semanal dedicada a la televisión. Por un lado, me apetecía un especial ciencia ficción, con dos temporadas de este género terminadas, pero por otro lado tenía ahí, al alcance de la mano, el final de temporada de mi drama-comedia carcelario favorito. Al final he decidido que comentar Äkta Människor (Real Humans) de forma global cuando termine de ver su segunda y parece que última temporada, dedicando un especial al tema de los robots humanoides. Vamos pues con algunas novedades y un par de finales de temporada.

Aunque las novedades en cascada llegarán más adelante durante este mes, he incorporado dos a mi cartelera televisiva personal en esta semana. Ambas trata de la televisión por dentro, pero desde puntos de vista distintos.

Por un lado, una comedia con capítulos de media hora de duración, Blunt Talk, en la que un veterano presentador británico, Blunt (Patrick Stewart), realiza un programa, un “talk show”, es decir un programa de entrevistas, realizado desde Nueva York, donde critica los males de la sociedad norteamericana. Lo que pasa es que en su primer episodio es detenido por la policía por conducir ebrio y haber solicitado los servicios de una prostituta transexual, así como agredir a alguno de los agentes de policía, con el consiguiente escándalo y riesgo para su programa televisivo. Todavía no he decidido si me gusta. Necesito más datos, y sólo he visto el episodio piloto. Aunque tiene a su favor el carisma del protagonista, este piloto no me acabó de enganchar. De momento, el público votante en IMDb está encantado.

Últimamente hago coincidir mis entradas televisivas con el repaso a fotografías recientemente publicadas en mi tumblr "De viaje con Carlos". Y en estos días se ha producido un reinicio del ciclo. Así que podréis encontrar (enlaces al final) fotografías recientes de estos últimos meses/viajes, como la sierra de Algairen en el encabezado, o estos malabaristas en la Terrasse Dufferin de Quebec...

Últimamente hago coincidir mis entradas televisivas con el repaso a fotografías recientemente publicadas en mi tumblr “De viaje con Carlos”. Y en estos días se ha producido un reinicio del ciclo. Así que podréis encontrar (enlaces al final) fotografías recientes de estos últimos meses/viajes, como la sierra de Algairen en el encabezado, o estos malabaristas en la Terrasse Dufferin de Quebec…

Por otro lado, he rescatado una serie que se emitió hace una semanas, UnREAL, y que en su momento no me sedujo. Pero he leído algunas críticas muy interesantes sobre ella. En esta ocasión nos introduciremos en los entresijos de un programa de “telerrealidad”. Un ricachón, joven y guapo, que busca novia entre un grupo de concursantes. El primer episodio ya me muestra una serie muy dinámica, con sus dosis de cinismo y mala leche, y evidentemente crítica con este tipo de programas. Me lo pasé bastante bien. Así que ahora que he terminado con la temporada de mi drama carcelario favorito me pondré con esta en modo continuo.

El simpático procedimental policiaco Rizzoli & Isles es de los que suele dividir sus temporadas en dos partes entre el verano y el invierno. Esta serie no sorprende, es entretenimientos sin pretensiones, basado en la buena química entre sus personajes, a los que el espectador coge simpatía. No hay grandes interpretaciones, ni grandes misterios, pero entretiene sin complicaciones. Por supuesto, como de costumbre, su media temporada de verano ha terminado con el “cliffhanger” habitual.

Un auténtico final de temporada es el de Dark Matter. Por fin, el género de la “space opera” vuelve a la televisión con ganas de quedarse un tiempo. Las premisas de partida son interesantes. La hibernada tripulación de la nave espacial “Raza” se despierta en una situación de amnesia total. Se llaman entre sí por números, según el orden en que se despertaron. El liderazgo lo asume una mujer, Two (Melissa O’Neil). Y pronto descubrirán que todos, menos una joven adolescente, Five (Jodelle Ferland), tienen antecedentes criminales, y que frecuentemente son contratados como mercenarios. Y tienen muchos enemigos. Pero no se acuerdan de ellos, en una galaxia muy grande y peligrosa. Ya digo, interesante. La ejecución me ha resultado irregular. Con episodios más interesantes y otros más aburridos, pero en general ha resultado entretenida. La serie tiene posibilidades. Y tal vez ahora que ha ido desgranando las identidades y el escenario para la tripulación, pueda centrarse más. Pero ya veremos. Quizá flojea por el lado de las interpretaciones, y algunos guiones.

... y fotografías con más de 25 años de antigüedad como una de mis primeras fotografías de Notre-Dame de Paris...

… y fotografías con más de 25 años de antigüedad como una de mis primeras fotografías de Notre-Dame de Paris…

Y aunque está disponible desde hace casi tres meses, ha sido en las dos últimas semanas cuando me he visto la tercera temporada de Orange is the New Black. Hay pocos misterios a estas alturas en el planteamientos de la serie. Aunque la primera temporada se centró mucho en las peripecias de la protagonista, Piper Chapman (Taylor Schilling), la evidencia de que esa trama esta muy limitada en sí misma hizo que evolucionara hacia una comedia-drama mucho más coral, donde todas las reclusas y algunos miembros de la plantilla de la prisión tenían su dosis de protagonismo. Al principio, dedicándoles un capítulo a alguna de ellas. Luego ya con seguimiento de sus historias, con frecuencia mucho más interesantes que la de la protagonista, que resulta bastante cargante. Yo me lo paso muy bien. Tanto cuando opta por su cara de comedia como cuando se decanta por ser un drama, que llega a tener tintes de tragedia en algún caso. En general, la temporada comenzó con un toque más de comedia para ir evolucionando a situaciones más dramáticas. Cierto con el alivio de un episodio final, de más duración, en la que durante un tiempo nuestras chicas reclusas han disfrutado de un atisbo de la libertad perdida. Ha sido fenomenal. Pero también se han dejado plantadas las semillas de los futuros dramas. Se ha incrementado también el tono de crítica hacia el sistema penitenciario estadounidense, especialmente en lo que se refiere a la privatización de estos servicios. Echaré de menos a muchas de las chicas durante los próximos meses, hasta el próximo verano probablemente. No demasiado a su protagonista… Una imbécil de mucho cuidado. En el fondo, Schilling, consiguiendo que odiemos a su personaje, está haciendo un papel excelente también.

... o una excursión a los sitios reales de Aranjuez el año que estuve estudiando en Madrid.

… o una excursión a los sitios reales de Aranjuez el año que estuve estudiando en Madrid.

De viaje con Carlos (Tumblr)

De viaje con Carlos (Cuadernos de viajero)

Una foto de mis viajes, al azar

[Televisión] Cosas de series; flojera general veraniega, a Nurse Jackie le dedicaré un especial

Televisión

Pues sí. Se nos ha despedido para siempre Nurse Jackie. Ha sido lo más destacado de esta semana. Pero eso merece una entra especial. Mañana o pasado mañana.

Por lo demás, he seguido revisando las novedades de este mes de junio, las series que pueden marcar mi cartelera veraniega. Estaba un poco sesgada hacia la ciencia ficción. O mucho. Pero de momento, tras dos episodios vistos, ya he decidido dar de baja Stitchers y Killjoys, porque son muy malas. Mr. Robot todavía está por ver, parece el mejor estreno hasta la fecha, y Dark Matter se mueve con cierta dignidad aunque sin que sea para tirar cohetes. Escéptico, pero con posibles. Humans, la serie de “replicantes” británico, también tiene su miga aunque está teniendo un desarrollo un poco plomizo para mi gusto..

No son pocas las series que nos llegan del otro lado del Atlántico que son de producción o de coproducción canadiense.

No son pocas las series que nos llegan del otro lado del Atlántico que son de producción o de coproducción canadiense.

También empecé a ver el primer episodio de Ballers, fuera de la ciencia ficción sobre jugadores de fútbol americano retirados, y no me interesó nada. No lo terminé.

Ha vuelto Rizzoli & Isles, que como siempre es un entretenimiento intrascendente pero agradable, y tengo pendiente ir empezando a ver la nueva temporada de Orange is the New Black. Pero de momento me he dedicado a las novedades. Me estoy planteando recuperar alguna serie que de entrada no me interesó, pero poca cosa. En general, un escenario bastante pobretón, ya que algunas de las novedades pueden caerse en próximos episodios.

Unos paisajes y unos estilos de vida no muy diferentes a los estadounidenses, unidos a unos menores costes de producción, hacen que muchos de los paisajes urbanos o naturales que vemos estén rodados en Canadá.

Unos paisajes y unos estilos de vida no muy diferentes a los estadounidenses, unidos a unos menores costes de producción, hacen que muchos de los paisajes urbanos o naturales que vemos estén rodados en Canadá.

He aguantado hasta el final Between, principalmente porque era una temporada de sólo seis episodios. Pero esta distopía localizada en un pueblo donde mueren en una epidemia todos los habitantes de más de 21 años, de producción canadiense, no me ha convencido. Así que aunque renovase, no volvería a verla. Así que nada… malos tiempo para la lírica televisiva. De momento lo único que se sujetan son las segundas o terceras temporadas de series ya conocidas. Y alguna de estas tampoco… En fin.

Como muestra traigo a esta página algunos paisajes urbanos de la ciudad de Kingston en Ontario. No muy lejos de la frontera con el estado de Nueva York, al otro lado del lago Ontario y el río San Lorenzo.

Como muestra traigo a esta página algunos paisajes urbanos de la ciudad de Kingston en Ontario. No muy lejos de la frontera con el estado de Nueva York, al otro lado del lago Ontario y el río San Lorenzo.

[Televisión] Cosas de series; despedidas temporales de chicas diversas, algunas policías, otras no

Televisión

En primer lugar decir que las oportunidades dadas a The Last Man on Earth, cinco episodios, y a The Royals, dos episodios, han sido suficientes para decidir que no tienen opciones de permanecer en mi cartelera. Con respecto a la primera, desde el principio estuve poco convencido de la dinámica de la serie, y la llegada de January Jones que prometía cambios o un dinámica más ágil o variada no me parece que se esté sustantivando. La segunda es que me parece un culebrón tópico para el que no tengo tiempo.

Sí que entró momentáneamente en cartelera la semana pasada One Big Happy. Comedia de situación en el que un hombre heterosexual comparte vivienda con su mejor amiga, homosexual, y deciden que van a compartir también un hijo común. Por inseminación artificial, clara. Justamente cuando esta tiene éxito, el modo conoce a una exuberante y desinhibida inglesa con la que se casa en un noviazgo relámpago. Por lo tanto, tenemos una versión modificada de Un hombre en casa. No es gran cosa. Parece una producción más propia de otros tiempos. Con risas de estas que suenan tras los gags y esas cosas. Pero sirve para rellenar huecos. No tengo claro que aguante mucho con ella.

Si hace unos días mostraba ejemplos en color de la cámara para película en formato 110, Kodak Pocket A-1, hoy son pruebas en blanco y negro.

Si hace unos días mostraba ejemplos en color de la cámara para película en formato 110, Kodak Pocket A-1, hoy son pruebas en blanco y negro.

Y tenemos dos finales de temporada, de dos series muy distintas, pero con una cosa en común. El protagonismo cuasi absoluto de las chicas.

La primera de ella es Rizzoli & Isles, un clásico del entretenimiento policial sin pretensiones, con personajes que caen simpáticos y con muy buen rollo entre ellos. Se nos despide hasta el verano en que llegará con una nueva temporada. Lo más llamativo es que la temporada no ha terminado en el tradicional cliffhanger. A lo peor pensaban que no tendrían renovación. La tienen. Volverán. En cualquier caso, a una de sus atractivas protagonistas no la despido de momento de mi pequeña pantalla, ya que Sasha Alexander (la doctora Isles), aparece también en Shameless como profesora (y algo más menos confesable, nada ético, pero divertido) de Lip Gallagher (Jeremy Allen White) en la universidad. Y con un papel mucho más deshinibido, desde todos los puntos de vista incluido el sexual, que en la serie policíaca, más para todos los públicos. Sin duda, un papel muy atractivo, especialmente para el público masculino.

Para ser una película de 100 ISO, y teniendo en cuenta la modesta resolución de la digitalización, esta Orca BW 100 de la Sociedad Lomográfica me parece muy granulosa. No gran cosa... Quizá para que salga poca definición intencionalmente.

Para ser una película de 100 ISO, y teniendo en cuenta la modesta resolución de la digitalización, esta Orca BW 100 de la Sociedad Lomográfica me parece muy granulosa. No gran cosa… Quizá para que salga poca definición intencionalmente.

También se nos despide Girls, que en mi opinión ha tenido un bajón con respecto a algunos momentos muy inspirados en su tercera temporada. Esta cuarta ha sido un poco más monótona y lineal, aunque por supuesto nos han proporcionado momentos muy intensos. Sigue siendo una serie interesante, pero no al mismo nivel. En cualquier caso, también ha tenido un final tranquilo, sin demasiadas dudas sobre las chicas protagonistas, las cuales parece que poco a poco van encarrilando sus vidas. Ya veremos cómo nos las encontramos cuando vuelvan.

Además los ficheros han aparecido rayados. Desconozco si  el problema estaba originalmente en la película o si lo han hecho en el laboratorio. Porque en las pruebas en color que os presenté recientemente no estaban. Así que la cámara parece estar bien.

Además los ficheros han aparecido rayados. Desconozco si el problema estaba originalmente en la película o si lo han hecho en el laboratorio. Porque en las pruebas en color que os presenté recientemente no estaban. Así que la cámara parece estar bien.

Un comentario técnico sobre la prueba con la película negativa para formato 110 de las fotografías de esta entrada en carloscarreter.es – fotografía y otras artes visuales.

[Televisión] Cosas de series (y de rugby); a bofetadas, más espías y los británicos están que lo tiran

Televisión

Sinceramente, esta semana no he tenido mucho tiempo de ver tele, porque he estado realmente muy, muy, muy liado con las cosas del trabajo… un trabajo de “muerte” en concreto… Y paradójicamente ha habido muchas novedades. No he llegado a todas. Y encima no he podido a mi cita de los jueves a la hora de escribir esta entrada y llega con un día de retraso… qué agobio. A ver si me dedico el fin de semana a descansar, a ser posible alejado del mundanal ruido, y de paso me pongo al día con el retraso acumulado.

Esas novedades… como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes…

En primer lugar los regreso de mitad de temporada. Dos procedimentales simpáticos que suelen dividir sus temporadas entre el verano y el final del invierno, Perception y Rizzoli & Isles, están de vuelta con sus segundas mitades. Ambas nos habían dejado con sendos cliffhangers que ya han quedado debidamente resueltos, y pueden seguir adelante con su misión habitual de entretener sin mucha pretensiones, pero como digo con simpatía.

Cogí con alguna semana de retraso una nueva serie de espías, Allegiance. Una premisa muy similar a la de The Americans, pero mas comercial, con menos profundidad,… definitivamente con menos calidad y verosimilitud. Corre grave riesgo de que no aguante mucho en mi nutrida cartelera actual. Lo que pasa es que su protagonista femenina, Hope Davis, es una actriz poco conocida pero que me gusta, y le daré alguna oportunidad más. Desde luego es de lo que más vale en la serie, que por otro lado flojea bastante. Y si ya comparamos con la que he mencionado al principio del párrafo,…

Interesante propuesta a priori… En una fiesta de cumpleaños familiar uno de los invitados suelta un bofetón al impertinente y mal educado niño de otros invitados… si a eso sumas una serie de tensiones latentes que vamos presenciando a lo largo de la fiesta, ya tenemos el drama servido tal y como se presenta en The Slap. Confieso que todavía no sé si me gustará, pero que la premisa de partida me ha parecido atractiva.

Ya que mi cartelera televisiva tiene fuerte sabor británico, nos iremos a tierras inglesas.

Ya que mi cartelera televisiva tiene fuerte sabor británico, nos iremos a tierras inglesas.

Y de tierras británicas nos han llegado un par de nuevas producciones a priori interesantes…

Por un lado, Indian Summers, con aire de superproducción, un poco a la Downton Abbey pero situando la acción en la India de finales del período colonial. Buenos intérpretes y una ambientación impresionante. Pero no me ha enganchado de inmediato como hizo el culebrón de los Crawley. Pero supongo que le daré alguna otra oportunidad.

Con un aire muy distinto nos llega la primera adaptación televisiva de una de las escasas novelas para adultos de J. K. Rowling. Siempre había tenido entendido que la novela era muy normalita, pero eso no quiere decir que la serie no pueda ser interesante. De hecho, el primer episodio me pareció que tenía cosas muy interesantes, aunque lo vi un poco cansadillo y no sé si me perdí entre tanto personaje. La serie lleva el mismo título que la novela, The Casual Vacancy. Eso sí, es muy muy muy británica, culturalmente hablando.

Todo esto me deja con una cartelera muy apretada, con series en stand-by que no he podido degustar, y probablemente con la necesidad de hacer limpieza, eliminando algunas. Como la semana que viene terminan tres temporadas, aguantaremos un poco a tomar decisiones.

Lo que sigue adelante es el torneo de las Seis Naciones de rugby, que como ya dije la semana pasada este año no seguiré exhaustivamente. Veré algún partido. Los más interesantes a priori. Y muy interesante fue el que enfrento a Irlanda y Francia en Dublín. El presente campeón, los quince del trébol, se tuvieron que emplear a fondo para sacar adelante el partido ante un equipo galo, que a falta de brillantez en el juego, le puso ganas y especialmente en la segunda parte pudo comprometer el resultado para los que jugaban en casa.

En concreto a Glastonbury, en Somerset, un lugar con mucho sabor mitológico, asociado al ciclo artúrico.

En concreto a Glastonbury, en Somerset, un lugar con mucho sabor mitológico, asociado al ciclo artúrico.

[Televisión] Cosas de series; The Leftovers, mucho más interesante de lo que parecía

Televisión

No ha habido grandes novedades esta semana. Ni pequeñas. Cierres de temporada sí, pero no se ha sumado ninguna serie nueva. Lo cierto es que no espero muchos ni espectaculares ingresos en la cartelera a corto plazo. Aunque algunas series van a ir regresando con sus nuevas temporadas.

Sí que puedo decir que la serie danesa ARVINGERNE, o sea “los herederos”, con la que estaba en modo maratón porque los primeros capítulo me parecía que tenían potencial, se me estancó al llegar al quinto, y el sexto directamente se me atragantó. Le dan muchas vueltas, aveces de forma absurda, a las cuestiones, y he mandado la serie a la papelera. De los países nórdicos llegan cosas interesantes, pero esta no es una de ellas.

Ramas

La serie más destacada de hoy, The Leftovers, los que se quedan atrás, juega con todo tipo de símbolos sobre el sentido de la vida…

La entretenida y simpática RIZZOLI & ISLES, aunque intrascendente, como siempre divide sus temporadas entre el verano y el principio de año. Final de la semitemporada de verano con el correspondiente cliffhanger, y a esperar al desenlace dentro de unos meses. Lo dicho. Siempre entretenida, pero sin más trascendencia.

Hemos podido ver ya la primera temporada entera de WELCOME TO SWEDEN, coproducción entre la televisión sueca y alguna productora norteamericana, sobre un americano que sigue a su guapa e inteligente novia a SUECIA, con el fin de establecerse allí. Choque de culturas y esas cosas. Irregular. Con momentos muy divertidos, pero también con momentos menos inspirados. Simpática. Las mejores escenas suelen coincidir con la presencia en pantalla de LENA OLIN, como madre de la novia. Grande la OLIN. Desde siempre.

Hojas

… y de la muerte… con el sentido de los ciclos vitales.

Ha corrido por internete un final alternativo de HOW I MET YOUR MOTHER. Sí. Yo también lo prefiero. No soy de los que juzgan el conjunto de una serie por como termina su último episodio, pero definitivamente soy de los que no acabó del todo satisfecho. Creo que “la madre” se merecía un mejor destino. Y más con la simpatía y buen hacer que mostró CRISTIN MILIOTI, que se comió sin problemas a muchos de los protagonistas en las escenas de la última temporada.

Y por último, el hecho más destacado de la semana. El final de temporada de THE LEFTOVERS. Con la premisa de partida, la desaparición de un 2% de la población sin causa aparente y las consecuencias para los que se quedaron atrás un 14 de octubre de un año de estos, podría haber pasado cualquier cosa. Lo cierto es que hasta el momento, esa desaparición ha funcionado con monumental macguffin que ha servido para explorar una serie de reacciones e interrelaciones humanas sobre cómo afrontar un hecho dramático en la vida de las personas, llevado a ciertos extremos. Aunque al principio empezó con cierta irregularidad, finalmente me enganchó totalmente, con varios episodios que se pueden calificar como muy muy buenos, y con excelentes interpretaciones. Esto último, las interpretaciones, es una de las grandes bazas. Actores muy televisivos, pero en estado de gracia. Algunos han tachado de “cuasiapocalíptico” para la ficticia población del estado de NUEVA YORK donde sucede la acción el final de la temporada. Pero lo cierto es que ha estado lleno de esperanza y deja muy abierto el por dónde puede tirar en un futuro. Porque espero que tenga un futuro. Seguro que vuelve al año que viene; está renovada por una segunda temporada.

Reloj

Y en definitiva, con el sentido del tiempo del que disponemos y de lo que hacemos con él, y qué pasa cuando lo que le da sentido desaparece.

[Televisión] Cosas de series; se acaba un ciclo en Westeros, hay que abrir fronteras

Televisión

Hay un par de series que se han sumado a mi cartelera semanal, aunque no se han consolidado; una drama policial, Murder in the First, y un drama familiar, Chasing Life. Esta parece una versión más para todos los públicos de The Big C. Ya veremos. Han vuelto Rizzoli & Isles, lo cual está bien por la parte del entretenimiento, y Perception, de la cual podríamos decir algo parecido. Power ha aguantado en su segundo capítulo. No es una maravilla pero este drama mafioso con culos y tetas, se deja ver de momento. Y hay un par de cierres de temporada que comentaré la semana que viene. Porque hoy quiero dedicar la parte principal de esta sección semanal dedicada a la televisión a una de las mejores series en cartel, y probablemente una de las que marcará un hito en la historia de la televisión. Me refiero al final de la cuarta temporada de Game of Thrones.

Esta temporada la afrontaba con un hecho diferencial muy importante respecto a las anteriores. En el verano del año pasado me leí los libros hasta ahora publicados de esta monumental saga epicofantástica. Sabía lo que iba a pasar, por lo menos en los grandes hechos. Quedaba la duda de cómo lo íbamos a ver, y cómo se reajustaban las tramas para hacerlas adecuadas al medio televisivo. Afortunadamente, ya adelanto esta opinión, los guionistas de la serie, entre los que se encuentra el propio George R. R. Martin no son fieles al pie de la letra a las novelas.

Clonmacnoise

Si bien he identificado varias veces Winterfell y el norte con Escocia, es en Irlanda donde se ruedan buena parte de los escenarios de Westeros. Conjunto paleocristiano de Clonmacnoise.

Intentaré explicar mis impresiones sin desentrañar la trama de la serie. Si no lo consigo del todo, humildemente pido perdón. Si algo sabíamos los que habíamos leído los libros, es que el final del tercero de ellos, Tormenta de espadas, iba a certificar algo que había empezado a pasar con el primero de ellos, Juego de tronos. Es en la práctica el derrumbe formal del régimen que durante siglos ha imperado en Westeros (Poniente). Como en cualquier imperio, reino, estado, o lo que queráis de la realidad, un régimen puede venirse abajo por las tensiones internas y externas a las que se ve sometido. Existen tensiones separatistas de algunas porciones del estado, existen luchas internas por el poder, existen grupos de interés económicos y políticos, unos conocido y abiertos y otros ocultos. También existen tensiones externas. Hay amenazas de otros estados, de otros territorios, que ansían con hacerse con los recursos, o que compiten con el estado en crisis. Nada que en estos momentos no pudieramos analizar de cualquier país del mundo, de la Europa Occidental o aun de la Península Ibérica. Un estado en crisis que conduce al final de un régimen. Un régimen en el que ha habido tensiones siempre, pero que ha sido muy estable durante siglos.

Durante estas cuatro temporadas, hemos ido contemplando cómo se ha ido produciendo el desgaste interior debido a las luchas intestinas por el poder. Con los Stark, los Lannister y los Baratheon como principales núcleos de poder, en estos tres libros/cuatro temporadas, hemos contemplado cómo se han ido debilitando, cómo han perdido liderazgo, cómo empiezan a surgir nuevas opciones que quieren un nuevo statu quo. Y la misión de estos tres libros/cuatro temporadas ha sido certificar esta pendiente descendente, y esta suprema debilidad de los siete reinos de Westeros unidos bajo el liderazgo del trono de hierro. Y no hay más que hacer un repaso a la lista de bajas para comprobar que es así.

Capilla en el parque de la abadía de Kylemore

No se puede negar que los verdes prados y densos bosques de la verde Erin dan el pego. Capilla en el parque de la abadía de Kylemore.

Tenemos atisbos de lo que suponen las amenazas externas. Sabemos de Daenerys Targarien y sus avances y problemas al otro lado del mar. Sabemos que la amenaza de los salvajes al Muro no es la amenaza real, sino un síntoma de las auténticas amenazas de las que hemos empezado a atisbar cada vez más imágenes más preocupantes. Y aun quedan otros escenarios que visitar en un futuro.

Las tramas no avanzan todas a la misma velocidad. Algunas importantes en los libros están olvidadas como las Iron Islands. Los acontecimientos del norte se han resumido. La trama del joven Bran Stark está muy avanzada. Pero en general, se ha avanzado bien desde el punto de vista televisivo, y hay algo que todos tenemos que tener claro. Hemos llegado a un punto y aparte. A partir de la quinta temporada toca abrir el mundo, conocer nuevos personajes, y empezar a definir quienes han de ser los candidatos últimos a instaurar un nuevo régimen en Westeros.

Condado de Clare

Incluso alguno de los paisajes marinos de alguno de los últimos capítulos tenía sabor a este paisaje de la costa del condado de Clare.

Todo esto funciona casi como un reloj gracias a dos aspectos. El primero es los impecables guiones, que aunque no pueden ser perfectos siempre, dan un ritmo y una coherencia a la serie impresionante. La adecuada combinación de diálogos de los que no te puedes perder ni una coma, con escenas de acción es estupenda. La adaptación televisiva de las tramas literarias, un modelo. Debieran aprender quienes adapta las obras de Tolkien, produciendo tostones vistos, pero tostones al fin y al cabo. El segundo son los personajes y los intérpretes que los encarnan. Sin la identificación de los espectadores con estos, no se producirían los impactos emocionales de los que “disfrutamos” con tanto “dolor”. Hay irregularidades. Creo que uno de los mayores errores de casting que tiene la serie es Jon Snow (Kit Harington), cuya inexpresividad ha estado a punto de arruinar un par de momentos clave en esta temporada. Pero en general, el trabajo de los intérpretes es superlativo. La excepción que confirma la regla de que los actores y actrices televisivos son más flojos. No voy a entrar a detallar entre todos ellos, pero el 90% son plenamente disfrutables.

Para dentro de 9 o 10 meses, qué largo se nos hará, vendrá el gran desafío. ¿Seguirán sabiéndo adaptarse a las dificultades, a los cambios de tono de la obra literaria? Porque las cosas no pueden ser iguales. A partir de ahora la historia es distinta. Es menos espectacular. Es más íntima. Y quizá más complejo sorprender al espectador. Yo espero que lo consigan. Porque lo paso muy bien. Buen cine en pequeña pantalla. Del mejor.

Condado de Clare

Y podemos imaginar a secuaces de los Lannister o de los Bolton en cualquier de las torres de defensa próximas a los acantilados de Moher. ¿O no?

[Televisión] Cosas de series; series que van y vienen, despidiendo a las “chicas” hasta el año que viene

Televisión

En el lado de las bajas en la cartelera, ya suponía yo que Believe, esa serie sobre niña con superpoderes que hay que proteger de los ambiciosos que la ven como un arma, no aguantaría mucho tras ver la deriva del segundo episodio. En el tercero, la decisión estaba prácticamente tomada. Fuera de cartelera. Pensaba que Resurrection, la de la gente resucitada en un pueblo del sur de los Estados Unidos, podría seguir el mismo camino pronto, pero aun aguanta. Muy lejos del tono de la similar francesa Les Revenants, que en estos momentos considero mucho más interesante, estos resucitados aun mantienen su poquito de misterio que hace que tenga cierta curiosidad por ver por donde van a tirar. Pero sufre mucho de unas interpretaciones flojas y algunas situaciones poco convincentes, tópicas e incluso ridículas.

Revenge se convirtió en ese culebrón, guilty pleasure absoluto, que me encantaba por el glamour, el ritmo y lo guapas que estaban las protagonistas. Pero da la impresión de que últimamente va dando bandazos. Creo que veré sin dudar esta temporada completa, pero tengo la sensación de que mucho tienen que cambiar las cosas para que siga más allá. Empieza a bordear peligrosamente con una mediocridad absoluta. Y una de sus protagonistas, Emily/Amanda (Emily VanCamp) está empezando a mostrar sus limitaciones como actriz. Aunque siempre está guapísima.

Broocklyn Bridge

El final de temporada de “Girls” nos lleva necesariamente a Manhattan, aquí visto desde el puente de Brooklyn.

Entre las incorporaciones, vi el piloto de una serie de ciencia ficción, con mucho adolescente. The 100 plantea una humanidad reducida a la mínima expresión y refugiada en una estación espacial con graves problemas de mantenimiento y supervivencia, debido a un cataclismo nuclear casi 100 años antes. Las draconianas leyes impuestas han llevado a que 100 adolescentes considerados como delincuentes sean lanzados de vuelta a la Tierra con el fin de evaluar sus capacidades de supervivencia. Veré el segundo capítulo y tomaré la decisión de si merece la pena o no seguir con ella. Está demasiado orientada a los adolescentes, carece de verosimilitud (no se le pide veracidad, que es otra cosa), y hay demasiados tópicos absurdos. Difícil que se quede en la cartelera. Ni siquiera el habitualmente complaciente público votante de IMDb le otorga un siete de media, lo cual indica que ha suscitado realmente poco entusiasmo.

Vayamos con los finales de temporada, de los cuales hemos tenido tres.

Rizzoli & Isles es ese drama policiaco, procedimental que se  sostiene fundamentalmente por la simpatía de sus personajes y por la química entre ellos. Puro entretenimiento sin más pretensiones, ideal para un rato de relax sin plantearse complicaciones. Algo parecido sucede con Perception, aunque a veces tenga ínfulas más pretenciosas con eso de la neuropsicología. Pero en resumen vamos a lo mismo. Casos procedimentales entretenidos y un grupo de personajes que funcionan bien entre sí, sin más pretensiones. No son maravillas, pero no molestan y entretienen. Hasta dentro de unos meses.

Grand Central Terminal

Hemos visto viajar a Hannah en tren en algún momento, aunque no me acuerdo si cogía el tren en Grand Central Terminal, que vemos en la foto, o en Penn Station.

Otra cuestión es Girls, comedia dramática de una prestigiosa cadena de cable, cuya primera temporada me pareció bien pero sin despertar tanto entusiasmo como en la mayoría del público, pero que sí me enganchó bien en una segunda temporada que me pareció muy divertida, muy ácida e interesante. En esta tercera temporada, nos tendremos que situar en un punto intermedio. Con episodios buenísimos y otros bastante menos, en general sigue siendo una propuesta lo suficientemente atractiva para tener en cartelera una sitcom con cierta profundidad, y que en esta temporada ha dado más juego a los personajes secundarios. Lo cual es su principal acierto en este momento, porque si por su protagonista Hannah (Lena Dunham) dependiera ya la habría mandado a freir espárragos. Insoportable personaje. Quiero pensar que es un producto de ficción y no basado en alguien real.

Nos queda un único capítulo, doble, para el final de How I Met Your Mother. Así que la semana que viene hay acontecimiento. Por supuesto, una serie que he tenido en cartelera durante tantos años, y que tantos buenos momentos me ha generado, merecerá una entrada extra, dedicada en exclusiva a ella. Ahora, esperemos que tenga el final que se merece.

Staten Island Ferry

En cualquier caso, nos relajaremos un poco, por ejemplo viajando en el ferry de Staten Island, en lugar de ir siempre a borde del ataque de nervios.

[Televisión] Cosas de series; los “indios” están de moda

Televisión

En una semana en la que se está produciendo regresos, por ejemplo la continuación de la 4ª y 2ª temporada respectivamente de Rizzoli & IslesPerception, y otros que llegarán de aquí al fin de semana, también hay algunas novedades y algunos cierres, aunque sean en falso, que merecen ser comentados.

Definitivamente, Killer Women ha sido dada de baja del universo seriéfilo, siendo el episodio sexto el último emitido, y que se emitió saltándose alguno entre medias, resolviendo alguna trama, y dejando un cliffhanger que supongo nunca veremos resuelto.  La verdad es que la serie era muy, muy, muy, muy floja, y que el único aliciente era ver a la excylona Tricia Helfer. Pero lo cierto es que ir siguiendo esta serie tenía más de guilty pleasure que de otra cosa.

En la huerta de las Fuentes (paisajes)

Si ayer eran fotografías de los suburbios de la ciudad, hoy ya hemos salido plenamente al campo. A la huerta de las Fuentes, donde alguien quiso montar la “expo-nabo”.

Y parece que están de moda los “indios”. O como se denominan hoy en en día más correctamente, los pueblos nativos americanos. Los vemos todos los veranos a vueltas con el sherif Longmire, forman parte del extraño y violento universo de Banshee, y ahora nos los proponen en una nueva serie The Red Road, cuyo episodio piloto pude ver hace unos días, se estrena oficialmente este fin de semana, y que me transmitió buenas sensaciones. Ya comentaré algo más amplio conforme tenga más material para opinar. En principio, parece que el sherif local de un localidad a unos 40 kilómetros de Jersey CityNueva York, va a tener que llegar a algún pacto con un torvo lider de la comunidad de nativos americanos del lugar, ante las consecuencias de los desequilibrios de su mujer, interpretada por la interesante Julianne Nicholson, que tan buen sabor de boca nos deja en Masters of Sex o en el largometraje August.

En la huerta de las Fuentes (paisajes)

Ese domingo salí con el viejo Elmar 5 cm 1:3,5, diseño de los años 20 del siglo XX con fabricación de principios de los 50. Y que a diafragmas de trabajo normales poco tiene que envidiar a objetivos más moderno, con su cuatro únicas lentes en tres grupos. Incluso aguanta bastante bien la presencia del sol en el encuadre.

Ya que mencionamos Banshee, aparte de las palizas habituales al protagonista, que compensa con los polvos que se pega con tías estupendas, que no sé como aguante con la cantidad de cardenales que tiene que llevar por todo el cuerpo, la serie ha alcanzado nuevas cotas de nivel gore a propósito de una picadora de carne. Y mira por donde que una de las macizas oficiales de la serie, de las que no tienen inconveniente en mostrar generosamente sus encantos, Lili Simmons, ha decidido mostrarlos también con igual generosidad en True Detectives. Si es que estamos que lo tiramos. Sus cualidades interpretativas no acaban de convencerme en exceso, pero que está como un queso es indudable…

Y finalmente, entre los pilotos candidatos a convertirse en series que hace unas semanas puso Amazon a disposición del público, vi el de Transparent. Tres hermanos/as y un padre que tienen unas vidas no excesivamente bien centradas y con sus secretillos, y que es el único de estos pilotos que he visto que me ha dejado con auténticas ganas de que me sigan contando lo que pasa. A ver si hay suerte.

En la huerta de las Fuentes (paisajes)

Aunque también usé el C-Biogon 35/2,8 de Zeiss, muy nitido. Y que aún hubiera aguantado mejor el sol en el encuadre. Pero lo usé cuando la luz empezó a escasear.

[Televisión] Cosas de series: algunas novedades británicas, algunas despedidas provisionales, y una serie de ci-fi fallida

Televisión

En primer lugar abandonos. Uno. He dejado de ver Low Winter Sun. Esta historia de policías corruptos en Detroit está bien hecha y bien interpretada, pero su historia no me ha llegado a interesar y la he dejado.

Como en estas semanas, la densidad de series es muy baja, he rescatado un par de dramas británicos. Series de corta duración que ya han terminado o están en marcha. No he visto completa ninguna de las dos. Por un lado está Southcliffe, en cuyo primer episodio hemos podido comprobar cómo una pequeña idílica ciudad provinciana inglesa puede ser el caldo de cultivo para una buena matanza. Supongo que igual que en nuestro país hablamos de una España profunda, donde cualquier cosa puede pasar, los británicos “disfrutan” igualmente de un entorno social similar. Por otra lado está What Remains, que se dedica a explorar la hipótesis de qué puede pasar tras el hallazgo casual del cadáver de una mujer joven, fallecida años antes en la buhardilla del edificio donde vive, y a la que nadie había echado de menos. Ambas series prometen buenas interpretaciones.

Swinton Street

Ya que estamos con algunas series británicas, por qué no un poco de ambiente urbano londinense, como el que podemos ver desde Swinton Street.

Final de semitemporadas para Unforgettable Rizzoli & Isles. Con respecto a estas últimas, policía y forense de Boston, tradicionalmente echan el grueso de la temporada en verano, y reservan unos pocos episodios para el invierno. Con un cliffhanger adecuado para atraer la vuelta de los espectadores. En esta ocasión… con tono romántico. Lo cierto es que está serie no da sorpresas, está pensada para un puro entretenimiento, es atractiva por la simpatía de sus personajes, y no tiene más misterio. Y en lo que se refiere a la chica policía que nunca olvida nada, que pensábamos que no volveríamos a ver, es una serie que ha cambiado de registro. Del misterio que atormentaba a Carrie Wells (Poppy Montgomery) durante toda la primera temporada, y que le daba un tono más reflexivo y atormentado, hemos pasado a un nuevo destino, que ha trasladado a los protagonistas de Queens a la más vistosa Manhattan, con más gente guapa, con un tono más amable, y con Carrie como un personaje más luminoso, más divertido, más dinámico, y con más tensión sexual no resuelta con su colega. A mí me parece que a la serie le ha sentado bien. Ha perdido trascendencia, ha pasado a ser una serie más de entretenimiento, pero más dinámica y divertida. Nos la han cortado a mitad de temporada, y no sé cuando volverá. En ambas series parecen atraer a las espectadoras femeninas reforzando el papel fuerte de las protagonistas, pero introduciendo tonos románticos en las tramas. De momento, no molesta.

Condado de Kent

O quizá algo más campestre, como el paisaje como el que vemos al recorrer el condado de Kent en el tren camino de Canterbury.

Me he chupado la segunda temporada de Borgen, sin que tenga gran cosa que añadir a lo que comenté la semana pasada, ya que esta segunda temporada tiene los mismos defectos y las mismas virtudes que la primera. Como esta la estoy viendo a episodio por día, quizá esforzándome un poco el fin de semana, el jueves que viene tenga ya una impresión global de la serie completa, ya que parece que está cancelada tras la tercera temporada. Sigue entre interesante y guilty pleasure, alternando situaciones con miga con otras totalmente ridículas.

Finalmente, pude ver el episodio piloto de Rewind, una serie de ciencia ficción sobre viajes en el tiempo que finalmente no se ha llegado ha producir, con lo que el piloto ha quedado como un telefilme de hora y media de duración. El piloto es normalito. Entretiene sin brillantez. Desde luego, el tema de los viajes en el tiempo y las paradojas que los acompañan se han tratado mucho mejor en otras ocasiones. Así que probablemente haya sido buena idea no darle más bola. Quizá las premisas fueran demasiado simplonas, los personajes demasiado estereotipados, y… pues para hacer más de lo mismo que pueda quedar en la mediocridad global… Una pena. Sigo echando de menos buenas series de ciencia ficción. Y las de viajes en el tiempo me encantan sobretodo cuando se curran las paradojas. Hoy en día sólo nos ofrece algo de esto de vez en cuando el Doctor, cuyo especial 50º aniversario ya se va anunciando, así como la regeneración del personaje principal para el especial de navidad. Pues nada. A falta de una serie que nos haga olvidar a la tripulación de Galactica

Margate

O un atardecer a orillas del mar del Norte en Margate.