[Televisión] Cosas de series; muchas idas y venidas justo antes de Navidad

Televisión

Como consecuencia de mi semana en París, cogí mucho retraso en el seguimiento de las series de televisión. También ha habido muchos cambios en las últimas dos semanas. Novedades y finales diversos. Me encuentro también con que parece que ando con menos tiempo para ver televisión. En fin. Que en estos momentos, dejo para el parón navideño el recuperar el ritmo con las series que se encuentran hacia mitad de temporada, y voy a comentar las novedades y los finales que se están produciendo en estos días.

Sí quería anunciar mi adiós definitivo a dos series, Resurrection y The 100, que nunca me convencieron mucho, y que definitivamente en esta su segunda temporada no había conseguido llegar a interesarme. Así pues, dado que como digo tengo menos tiempo, se han caído de mi cartelera, sabiendo que no las voy a echar mucho de menos. Mientras, ha regresado una comedia de situación, no especialmente brillante, pero simpática y con algún momento divertido, Ground Floor, que de momento parece segura en mi cartelera. Especialmente dada la escabechina de este tipo de series que ya comenté en semanas pasadas se ha producido este año.

Ha habido dos novedades, Girlfriends’ guide to divorceMarco Polo, que no me interesaron ni para que terminara de ver su primer episodio. Así que nada. Fuera. En la que más expectativas tenía puestas era en la segunda, un drama histórico, que no me convenció nada. Su fórmula es la habitual; intriga, algo de sexo, algo de violencia y nulo rigor histórico.

Han creado una serie, The Librarians, a partir de un personaje de telefilmes televisivos, un sucedáneo de Indiana Jones, que no eran muy buenos en sí mismos. Más bien cutres. No les concedo un futuro muy alagüeño. Al menos en mi televisor. Pero lo probaré durante las navidades.

Hoy nos pasearemos por los barrios de Londres que más nos recuerden al de los años 70. Como en los alrededores de King's Cross.

Hoy nos pasearemos por los barrios de Londres que más nos recuerden al de los años 70. Como en los alrededores de King’s Cross.

También nos llega una drama de ciencia ficción, Ascension, en formato de miniserie de seis episodios, sobre el que había muchas expetativas. Tal vez Syfy intentando recuperar la gloria de los tiempos de Battlestar Galactica. Pero lo cierto es que el primer episodio me ha dejado un poco frío. Como son solo seis episodios, para ver estas navidades, supongo que la terminaré.

Y hemos tenido tres finales. A uno de ellos, final definitivo de la serie, The Newsroom, le dedicaré un artículo en exclusiva. A lo mejor el sábado.

De la comedia de humor negro y sarcástico en entorno médico Getting On, no sabemos todavía si volverá o no. Con su cortas temporadas, hasta ahora dos, de seis episodios de media hora de duración, las aventuras de esta disfuncional sala de atención geriátrica de un hospital americano nos provoca momentos absolutamente surrealistas mezclados con críticas mordaces al sistema sanitario norteamericano. A mí me parece muy buena, pero en ocasiones tremendamente dura. No hay piedad por parte de los guionistas hacia los caracteres de esta peculiar unidad de hospitalización, donde continuamente se ponen en cuestión temas éticos, tanto a nivel personal como de las organizaciones sanitarias.

Finalmente, hemos podido disfrutar también de los seis episodios de una hora de duración de The Game. Historia de espías británicos de corte tradicional, ambientada durante los años 70 en plena Guerra Fría. Un grupo de agentes del MI5 británico que se tienen que enfrentar a una grave amenaza por parte del KGB soviético, que puede hacer tambalear el equilibrio de fuerzas del momento. Desconocen la naturaleza de la amenaza. Y está claro que parece que entre ellos hay un topo. Quizá no sea una historia novedosa, pero está muy bien hecha y muy bien interpretada. Se toma su tiempo para despegar, y al final llega al desenlace con coherencia, sorprendiendo al espectador al mismo tiempo. A mi me parece muy recomendable.

Como veis, muchos cambios y novedades. La semana que viene más.

La serie de espías que comento hoy también nos lleva por el Regent's Canal. Eso sí siempre en un ambiente brumoso, nada del sol que me hace a mí por esas tierras.

La serie de espías que comento hoy también nos lleva por el Regent’s Canal. Eso sí siempre en un ambiente brumoso, nada del sol que me hace a mí por esas tierras.

[Televisión] Cosas de series; muchas cosas, pero si os gusta el buen cine y la buena televisión, no es perdáis Fargo

Cine

Buff… Muchas novedades y varios cierres. Y no tengo mucho tiempo. De forma esquemática:

Vuelve la postapocalíptica Defiance, tengo la impresión que mejor que en la primera temporada.

Vuelve Rectify, con muchas expectativas puestas en esta segunda temporada. La primera fue fenomenal. Slow TV le llaman. Pero creo que no hay que perderse ni una coma.

Se ha presentado Dominion… secuela televisiva de una película mala, pero mala mala de verdad. La guerra de los arcángeles contra la humanidad. El piloto de la serie ya es mejor que la película. Pero eso no quiere decir que le haya dado todavía el aprobado definitivo. Ya veremos.

Se ha presentado The Last Ship, otra postapocalíptica. No sé. Me parece que su premisa es muy limitada. Tampoco le he dado el aprobado definitivo.

Anunciada como de los creadores de Homeland ha llegado Tyrant. A rebufo de las revoluciones árabes,… desde luego su piloto no ha tenido el nivel de enganche que el de la mencionada serie de espías. También a la espera de más sensaciones.

The Black Box no estaba cancelada, sólo en stand by. Bueno. Entretiene.

Pensando ya en las próximas vacaciones,... el puerto del Helsingborg, Suecia.

Pensando ya en las próximas vacaciones,… el puerto del Helsingborg, Suecia.

Y vamos a lo realmente sustancioso. Los finales de temporada. Que la semana que viene habrá un monográfico dedicado a una serie que se despide para siempre.

Final de la primera temporada de The 100. Ciencia ficción para adolescentes. Esto quiere decir que a ratos ha estado entretenida y a ratos ridícula. Es otro producto postapocalíptico más. Y van… En fin, que podría haber dado más de sí con unos guiones mejores y unos intérpretes menos malos. Veremos si me engancho a la segunda temporada. De momento lo dejo en “lo dudo”.

Final de la segunda temporada de Orphan Black. Serie que empezó floja desde mi punto de vista, que se animó bastante conforme avanzaba la primera temporada y en el principio de la segunda, pero que en estos momentos tengo la sensación de que nadie, ni sus creadores, saben hacia donde se dirige. Han empezado ha aparecer situaciones repetitivas, y a dar bandazos en la trama. Algunos clones son estupendos y me lo paso pipa, y otros son un tostón de mucho cuidado. Si tuviera que elegir candidaturas para los premios, Tatiana Maslany podría estar simultáneamente entre las candidatas a mejor actriz y a peor. Y se vienen más clones todavía… Eso sí, parece que en internet entusiasma. Tampoco lo veo yo para tanto.

Nyhavn, Copenhague (Dinamarca)

Nyhavn, Copenhague (Dinamarca)

Y vamos con el final de la primera temporada de uno de los pocos estrenos recientes que cabe recomendar sin lugar a dudas. Buenísima. Fargo, secuela de la película del mismo nombre. Interpretaciones fenomenales de Billy Bob ThorntonAllison TolmanColin HanksMartin Freeman, con un elenco de secundarios estupendos. Un guion que han ido desarrollando y desenvolviendo con paciencia, con cuidado, controlando la trama con una precisión milimétrica. Una producción que como serie de televisión está a la altura de la magnífica película de los hermanos Coen que la inspira, y a la que hace guiños, con algún punto de ligazón entre la tramas. A no perderse. Y a aguantar el mono hasta la siguiente temporada, que supongo que vendrá con una trama renovada. Pero qué malvados más estupendos,… qué malvados… Si es que los malos son la salsa de la ficción.

En las calles de Gamla Stan, Estocolmo (Suecia).

En las calles de Gamla Stan, Estocolmo (Suecia).

[Televisión] Cosas de series; estado de situación a punto de empezar el verano

Televisión

Pues sí. Quizá después de muchos cierres de temporada y algunos principios de cara a la temporada de verano, quizá sea el momento de recapitular las cosas más notables de las últimas dos semanas.

Hay dos estrenos de primavera, los dos flojos, para qué nos vamos a engañar, que parece que han sido cancelados, o suspendidos, o demorados… vamos, que la emisión de su primera temporada se ha interrumpido sin que hayan terminado de emitir todos sus episodios. Una es la comedia de situación Friends with Better Lives, que la verdad es que tampoco era tan mala como parecía al principio. Fue mejorando algo con el paso del tiempo. Pero está definitivamente cancelada. La otras es el drama médico con problema psiquiátrico de fonto Black Box. Han dejado de emitir capítulos sin más noticias. O por lo menos yo no me he enterado. Tampoco sufriré por ello. Por ninguna de las dos.

Llegó una nueva serie, un drama médico, muy “original” esto lo de la gente que trabaja en urgencias. Pero con muchos protagonistas muy guapos y muy monos, con personajes que proceden todos del “aguerrido” ejército americano que se dedica a matar gentes de países subdesarrollados con “mucho sufrimiento” para “defensa de la libertad”. The Night Shift se llama el engendro, y no le concedí más beneficio que el de ver la piloto.

Otra novedad es Power, un drama también con intérpretes muy macizos, en el que el “prota” es un distribuidor de drogas a lo grande que tiene como tapadera un club de moda en Nueva York. Mi impresión, tras un primer episodio, es indecisa. Nada nuevo bajo el sol, muchos tópicos, pero todavía podría salir algo bueno de ahí. Aunque no soy optimista.

Holyrood Park

Una inmersión intensa en “Game of Thrones” me hace recordar los viajes por Escocia. Algunos de sus paisajes me recuerdan a los “glenns”, como este de Holyrood Park que, paradójicamente, se encuentra en la misma ciudad de Edimburgo.

Ha vuelto el shérif Longmire a la tele, y eso es siempre una buena noticia. Con nuevos problemas, con otros que lleva arrastrando desde hace tiempo, buenos guiones y buenas interpretaciones. Albricias.

Han vuelto también las reclusas de Orange is the New Black, en la que ya lo de menos es lo que le pase a la protagonista. La serie, como se puede ver en el segundo episodio de esta segunda temporada, tiene vida sin ella. Hay que plantearse que podría ser una serie que se puede ir renovando indefinidamente con nuevas protagonistas. En cualquier caso, siguen los diálogos inteligentes, los personajes interesantes, las buenas interpretacioens, y una dosis de cinismo que le sienta muy bien.

A punto de dejarno con una vacío enorme Game of Thrones, su episodio 9 de la temporada ha sido espectacular como de costumbre. Pero es que en esta ocasión en la que la acción ha avanzado más despacio que en otras ocasiones, los momentos impactantes no han faltado. Sin embargo, muchos de los mejores momentos han venido de escenas de serenos diálogos de los que no hay que perderse ni una coma. Y queda el episodio 10, que habiendo leído los libros y suponiendo por donde va, va a ser sonado también. Ya puedo decir que ha habido modificaciones en relación a la trama de los libros que le han sentado bien a la serie. Evidentemente, el medio literario y el audiovisual tienen reglas distintas y una adaptación excesivamente literal podría haber ido en contra del resultado final. Eso sí, me sumo a la queja de muchos. El actor que interpreta a Jon Snow, Kit Harington, es excesivamente inexpresivo y dada la importancia que parece tener el personaje, es uno de los lastres de la serie. Se ha demostrado en determinada escena del capítulo 9, a la que esta inexpresividad resta dramatismo. Decepcionado de ese momento. Como diría mi muy querida Ygritte (Rose Leslie), “You know nothing, Jon Snow”. Esta chica merecería mejor partenaire.

Castillo de Dunnotar

Y sobre todo, castillos casi inexpugnables como este de Dunnotar.

Mientras disfrutamos como enanos de la secuela televisiva de Fargo, que en su momento merecerá un comentario más amplio, nos entretenemos con la intrascendencia de los últimos y demorados capítulos de la segunda temporada de Beauty and The Beast, y a un nivel mucho más elevado con el humor de Californication y Nurse Jackie. La próxima semana decidiré si The 100 ha sido un acierto o una pérdida de tiempo. Y cada vez disfruto más con Orphan Black, que en su segunda temporada tiene momentos sorprendentes, divertidos y muchos, muchos clones. Mi favorita, la histérica y alcohólica maruja Alison (Tatiana Maslany), que convierte la serie en una comedia divertidísima.

Y finalmente, destacar el final de temporada de Cosmos: A SpaceTime Odyssey. Considerándose a sí misma como la heredera espiritual de la producción de los años 80 Cosmos de Carl Sagan, desde mi punto de vista, la serie actual cuyo rostro amable es el científico y divulgador Neil deGrasse Tyson, está algún paso por detrás de aquella. Falta el carisma de Sagan, falta la osadía, cierta transgresión con base científica sobre la visión general del mundo, del universo y de la ciencia. Tiene un tono más conservador, hasta el punto de mezclar en algún momento ciencia y creencias. Por no hablar de las críticas sobre alguna inexactitud sobre acontecimientos históricos narrados. Durante un tiempo vi episodios de la serie The Universe, que se viene emitiendo desde 2007, con menos alaraca propagandística, y me parece superior tanto en el rigor como en los medios infográficos utilizados. Por lo menos, lo que yo vi en su momento. ¿Quiere decir esto que la serie es mala? No. Simplemente que las expectativas que levantó, especialmente por las referencias a la serie de hace 30 años, no han sido cumplidas desde mi punto de vista. No se sabe todavía si habrá segunda temporada. O por lo menos, yo no lo sé.

Castillo de Urquhart

O el de Urquhart, a orillas de Loch Ness. Bueno, en realidad, este fue tomado repetidas veces. Pero es mono.

[Televisión] Cosas de series; series que van y vienen, despidiendo a las “chicas” hasta el año que viene

Televisión

En el lado de las bajas en la cartelera, ya suponía yo que Believe, esa serie sobre niña con superpoderes que hay que proteger de los ambiciosos que la ven como un arma, no aguantaría mucho tras ver la deriva del segundo episodio. En el tercero, la decisión estaba prácticamente tomada. Fuera de cartelera. Pensaba que Resurrection, la de la gente resucitada en un pueblo del sur de los Estados Unidos, podría seguir el mismo camino pronto, pero aun aguanta. Muy lejos del tono de la similar francesa Les Revenants, que en estos momentos considero mucho más interesante, estos resucitados aun mantienen su poquito de misterio que hace que tenga cierta curiosidad por ver por donde van a tirar. Pero sufre mucho de unas interpretaciones flojas y algunas situaciones poco convincentes, tópicas e incluso ridículas.

Revenge se convirtió en ese culebrón, guilty pleasure absoluto, que me encantaba por el glamour, el ritmo y lo guapas que estaban las protagonistas. Pero da la impresión de que últimamente va dando bandazos. Creo que veré sin dudar esta temporada completa, pero tengo la sensación de que mucho tienen que cambiar las cosas para que siga más allá. Empieza a bordear peligrosamente con una mediocridad absoluta. Y una de sus protagonistas, Emily/Amanda (Emily VanCamp) está empezando a mostrar sus limitaciones como actriz. Aunque siempre está guapísima.

Broocklyn Bridge

El final de temporada de “Girls” nos lleva necesariamente a Manhattan, aquí visto desde el puente de Brooklyn.

Entre las incorporaciones, vi el piloto de una serie de ciencia ficción, con mucho adolescente. The 100 plantea una humanidad reducida a la mínima expresión y refugiada en una estación espacial con graves problemas de mantenimiento y supervivencia, debido a un cataclismo nuclear casi 100 años antes. Las draconianas leyes impuestas han llevado a que 100 adolescentes considerados como delincuentes sean lanzados de vuelta a la Tierra con el fin de evaluar sus capacidades de supervivencia. Veré el segundo capítulo y tomaré la decisión de si merece la pena o no seguir con ella. Está demasiado orientada a los adolescentes, carece de verosimilitud (no se le pide veracidad, que es otra cosa), y hay demasiados tópicos absurdos. Difícil que se quede en la cartelera. Ni siquiera el habitualmente complaciente público votante de IMDb le otorga un siete de media, lo cual indica que ha suscitado realmente poco entusiasmo.

Vayamos con los finales de temporada, de los cuales hemos tenido tres.

Rizzoli & Isles es ese drama policiaco, procedimental que se  sostiene fundamentalmente por la simpatía de sus personajes y por la química entre ellos. Puro entretenimiento sin más pretensiones, ideal para un rato de relax sin plantearse complicaciones. Algo parecido sucede con Perception, aunque a veces tenga ínfulas más pretenciosas con eso de la neuropsicología. Pero en resumen vamos a lo mismo. Casos procedimentales entretenidos y un grupo de personajes que funcionan bien entre sí, sin más pretensiones. No son maravillas, pero no molestan y entretienen. Hasta dentro de unos meses.

Grand Central Terminal

Hemos visto viajar a Hannah en tren en algún momento, aunque no me acuerdo si cogía el tren en Grand Central Terminal, que vemos en la foto, o en Penn Station.

Otra cuestión es Girls, comedia dramática de una prestigiosa cadena de cable, cuya primera temporada me pareció bien pero sin despertar tanto entusiasmo como en la mayoría del público, pero que sí me enganchó bien en una segunda temporada que me pareció muy divertida, muy ácida e interesante. En esta tercera temporada, nos tendremos que situar en un punto intermedio. Con episodios buenísimos y otros bastante menos, en general sigue siendo una propuesta lo suficientemente atractiva para tener en cartelera una sitcom con cierta profundidad, y que en esta temporada ha dado más juego a los personajes secundarios. Lo cual es su principal acierto en este momento, porque si por su protagonista Hannah (Lena Dunham) dependiera ya la habría mandado a freir espárragos. Insoportable personaje. Quiero pensar que es un producto de ficción y no basado en alguien real.

Nos queda un único capítulo, doble, para el final de How I Met Your Mother. Así que la semana que viene hay acontecimiento. Por supuesto, una serie que he tenido en cartelera durante tantos años, y que tantos buenos momentos me ha generado, merecerá una entrada extra, dedicada en exclusiva a ella. Ahora, esperemos que tenga el final que se merece.

Staten Island Ferry

En cualquier caso, nos relajaremos un poco, por ejemplo viajando en el ferry de Staten Island, en lugar de ir siempre a borde del ataque de nervios.