[Cine] The Lady in the Van (2015), o los pijos ingleses permiten vivir a su lado a una señora con muchos problemas

Cine

The Lady in the Van (2015; 252016-2104)

La primavera no nos lo está poniendo fácil a los aficionados al cine en Zaragoza. Normalmente, siempre supone un momento de bajón en la oferta cinematográfica que se suele ir salvando porque es cuando encuentran huecos películas de cine independiente o de cinematografías poco potentes, pero que tienen en ocasiones una sorprendente calidad, a pesar de la modestia de sus medios. Pero no estamos sabiendo encontrar esas oportunidades este año.

En un momento dado, optamos por el valor seguro que a priori puede suponer la perspectiva de una interpretación de Maggie Smith. Actriz británica que ha alcanzado elevadas cotas de popularidad en los últimos años por el magistral papel de condesa viuda en el culebrón de época más celebrado de los últimos tiempos. Así que con esta perspectiva nos acercamos a ver la película británica dirigida Nicholas Hytner, basada en una experiencia real vivida por el escritor Alan Bennett.

2012. Viaje a Londres. carloscarreter.com | Tumblr | Twitter | Facebook.

Nos iremos a Londres, dado el tema del filme, de momento cogeremos el metro en la estación de South Kensington.

Este novelista, dramaturgo y guionista inglés acogió durante quince años en la parte delantera de su casa a una vagabunda que vivía en una fugoneta, con una particular relación que además de esta adaptación al cine ha tenido también adaptaciones literarias o teatrales. Por supuesto, la señora de la furgoneta, Mary Shepard/Margaret Fairchild está interpretada por Smith. Y detrás de esta situación un drama personal, que se extendía durante décadas en la vida de Fairchild, más allá del accidente que la llevó a la vida indigente.

La cosa prometía. O por lo menos, podemos afirmar que había elementos suficientes para ofrecer una buena historia, a poco que el buen hacer de los intérpretes y el oficio a la hora de rodar se pusiesen al servicio de la misma. Los intérpretes están bien. Y oficio técnico cinematográfico hay. Pero de alguna forma, la película no acaba de cuajar. No está mal,… pero al final te quedas un poco frío. ¿Posibles razones?

Podemos pasear a la orilla del Támesis a la altura de la Torre de Londres y su célebre puente.

Podemos pasear a la orilla del Támesis a la altura de la Torre de Londres y su célebre puente.

Una está clara. Maggie Smith podrá ser una excelente actriz, pero en esta película se limita a hacer el papel que viene haciendo últimamente de señora gruñona pero con corazón. No hay grandes diferencias reales entre la indigente de la furgoneta y la condesa viuda de Grantham. Otra está en que el alter ego cinematográfico del escritor, interpretado por el habitualmente competente Alex Jennings, nos deja fríos. No es un señor que nos caiga simpático. Ni nos gusta el como afronta sus dilemas morales. De hecho, él y su vecindario, nos parecen una panda de pijos ingleses bastante hipócritas, pero sin que la película suponga realmente una reflexión profunda sobre esa hipocresía. Finalmente, al final, la señora muere… esto no es destripar la trama,… es algo que es evidente, y te quedas con la sensación de que todo ha sido una curiosa anécdota. Sin más. Y no creo que esta fuera la intención de los responsables del filme, ni mucho menos. Pero es lo que sentimos.

Por lo tanto, sin ser una película merecedora de un suspenso, es de alguna forma un película fallida, que se hace algo larga con su hora y tres cuartos de duración para lo que realmente cuenta. Habrá gente que le guste, especialmente los fans de Maggie Smith. Pero probablemente es una película fácilmente olvidable.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***
Y podemos ir a hacer algunas compras no lejos de Harrods a la caída de la tarde.

Y podemos ir a hacer algunas compras no lejos de Harrods a la caída de la tarde.

[Cine] El exótico Hotel Marigold (2011)

Cine

El exótico Hotel Marigold (The Best Exotic Marigold Hotel, 2011), 16 de abril de 2012.

Tras un lapso de tiempo excesivamente amplio de tiempo sin ir a las salas de cine, quizá por una oferta no excesivamente brillante, aparte de otras consideraciones o circunstancias, nos acercamos en una tarde de lunes a una sesión tempranera, de esas a la que no van más que jubilados. Y la verdad es que la película tiene un tema a tono. El principal motivo de atracción… un reparto de glorias veteranas de la interpretación británica, que son casi un seguro para cualquier filme. Veremos lo que pasa con este filme de John Madden, un director francamente irregular.

La cuestión es que un grupo variopinto de jubilados británicos, desconocidos entre sí, y cada uno por su cuenta salvo algún matrimonio que hay por ahí, deciden retirarse por motivos diversos a un exótico hotel en la no menos exótica ciudad india de Jaipur. La propaganda muestra un lugar idílico y las condiciones económicas razonables. Un presunto paraíso para el retiro de estas personas entrando en sus última etapa vital. Pero las cosas no serán como parecen. El hotel no es tan lujoso ni tan idílico como lo pintan. El país no tiene nada que ver con lo que ellos están acostumbrados, y menos aún con los tópicos turísticos, y sobretodo, sus problemas viajan con ellos, no se quedan atrás en Inglaterra. Aunque quizá sea una oportunidad para aclararse y alcanzar algún tipo de felicidad que a lo largo de su ya prolongada vida no alcanzado.

Bien, nos encontramos con una película técnicamente bien hecha, a favor del entorno exótico en el que está rodado, presentando una comedia con tintes dramáticos de carácter coral, que si bien es previsible en muchas de las situaciones, es simpática de seguir. Es cierto que la película tiene altibajos, con momentos muy buenos, divertidos o dramáticos, pero eventualmente entra en momentos en los que baja de nivel y parece que no sabe por donde va a salir.

En cualquier caso, como ya he dicho, tiene como baza a su favor el estupendo reparto, que lo hace bien aunque no lo quieran. Y así encontramos a Judi Dench como viuda que parece desamparada sin su marido, que la ha dejado sin recursos económicos contra todo pronóstico. A Tom Wilkinson como un conspicuo juez del tribunal supremo retirado, que debe afrontar el reencuentro con su único amor, de su juventud, y que sorprenderá porque no es precisamente un mujer. Una vieja, gruñona y racista niñera, Maggie Smith, que acude porque allí se puede permitir un reemplazo de su cadera rota en condiciones. Bill Nighy como un fiel y optimista esposo que arrastra a su pesimista y timorata mujer, Penelope Wilton, porque su hija les ha arruinado al apoyarla en su empresa dot com. O Celia ImrieRonald Pickup que se niegan a renunciar a la alegrias del romance y el sexo a pesar de su edad. Y bueno. En el lado de los jóvenes, al entusiasta pero descerebrado director del hotel, Dev Patel, tan enamorado de su guapa novia, Tena Desae, como temeroso de su posesiva madre, Lillete Dubey. Como se ve, gente de actualidad a pesar de los años que suman muchos de ellos, y que nos siguen haciendo gozar del cine o de la pequeña pantalla con frecuencia, y que aquí componen un elenco perfectamente sincronizado.

Resumiendo, quizá no sea una película que vaya a pasar especialmente a la historia del cine como un peliculón, pero que entretiene, en algún momento emociona, y se deja ver sin mayor problema disfrutando de su buen reparto.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Árbol y pared

Una fotografía más de las tomadas recientmeente con la Yashica Mat 124G, paseando por los alrededores de la carretera de Castellón, en Zaragoza.