De vuelta en casa, unas pequeñas reflexiones sobre el viaje a Nápoles

Viajes

Acabo de regresar a casa después de unas cortas vacaciones por Italia. He recorrido algunos de los lugares más característicos del Golfo de Nápoles, y antes de despedirme de “la bota”, he pasado una tarde en Roma. He aquí un resumen de lo que podría ser recomendaciones a otros viajeros.

Nápoles. Creo que es difícil acusar a la capital de la Campania de ser una ciudad bonita. Pero salvo que seas excesivamente aprensivo, también es difícil no considerarla muy interesante. Sus estrechas callejas, su ropa tendida, el curioso carácter de los napolitanos, el caos que te envuelve, son experiencias interesantes de por sí. A cada cual corresponde valorar qué le gusta o no vivir cuando viaja.

Ropa tendida en los vicos que desembocan en el Decumano Maggiore de Nápoles

Ropa tendida en los vicos que desembocan en el Decumano Maggiore de Nápoles

Una alternativa razonable a la hora de alojarse puede ser Sorrento, especialmente si uno busca un ambiente más tranquilo, más de vacaciones. Tendrá a mano lo mismo que yo he visitado, y más a mano algunas cosas que se me han quedado en el tintero, como la Costa Amalfitana.

Hoteles privilegiados con vistas al mar en los acantilados que limitan Sorrento con el mar

Hoteles privilegiados con vistas al mar en los acantilados que limitan Sorrento con el mar

Quizá haya quien se quiera plantear la posibilidad de recorrer la región en coche. Indudablemente, esto dota al viajero de una gran flexibilidad a la hora de programar sus recorridos y sus visitas. Pero habrá de tener temple y nervios de acero. La circulación es demencial. Coches, motos, peatones, se disputan el espacio con una ferocidad impensable. No apto para almas sensibles.

Coches aparcado por todas partes ante el Castelo Nuovo de Nápoles

Las dos joyas del Golfo de Nápoles son las ruinas de Pompeya en el aspecto cultural y el Parque Nacional del Vesubio en el aspecto de la naturaleza. Ambas hay que conocerlas poco o mucho. En el aspecto cultural, no deberemos olvidar las ruinas de Herculano, más pequeñas pero no menos interesantes que las de Pompeya, y el Museo Arqueológico de Nápoles, que yo no he visitado pero cuyas referencias son notables.

El Foro de Pompeya con el amenazador Vesubio al fondo

El Foro de Pompeya con el amenazador Vesubio al fondo

Un rincón entre las ruinas de Herculano

Un rincón entre las ruinas de Herculano

En el aspecto de naturaleza, me gustaría decir que la costa es estupenda. Pero el hecho es que las orillas del Golfo de Nápoles son un absoluto desastre urbanístico. Lo mejor de la costa que he visto ha sido la Isla de Capri, aunque este bello rincón mediterráneo me ha agobiado por la invasión turística que sufre y que, desde mi punto de vista, minora notablemente la experiencia del viajero. Quizá sea interesante plantearse las visitas a la Isla de Ischia o de la Costa Amalfitana, así como otros rincones de la Península de Sorrento para reconciliarse con el Mediterráneo.

Navegando por la costa norte de la Isla de Capri

Navegando por la costa norte de la Isla de Capri

Los desplazamientos en transporte público no son complicados. O sí. Dada la densidad de población de la zona, se han desarrollado una serie de líneas ferroviarias entre las cuales destacaría la Circumvesuviana, que une Nápoles con Herculano, Pompeya y Sorrento entre otras y que permiten el transporte de forma eficaz. Pero estos destartalados trenes y estaciones apenas tienen indicaciones. Nunca sabes con precisión si no preguntas si el tren que viene es el que te conviene, dado que muchas estaciones dan servicio a varios recorridos finales. Pero bueno, hay que echarle un poco de emoción al asunto.

Un "treno" de la "vesubiana" entra en la estación de Ercolano

Un 'treno' de la 'vesubiana' hace su entrada en la estación de Ercolano

Comer no es problema. Hace falta ser muy torpe para equivocarse. En cualquier pizzeria o trattoria te dan bien de comer y en muchas de ellas por precios más que razonables. Conviene dejarse aconsejar. Y probar las preparaciones locales. Olvidaos de las carbonaras y boloñesas, de las cuatro estaciones y las cuatro quesos. Cualquier cosa con el apellido “a la sorrentina” o con “frutti di mare” o “pescatore” o “a modo mio” va a estar muy rico. El pescado y otros productos del mar está siempre fresco y muy bueno.

Pizza 'Iris 1' en una pizzeria anodina de Piazza Garibaldi en Napoles con abundancia de 'frutti di mare'

Pizza con abundantes 'frutti di mare' en una anodina pizzeria napolitana

Por último, pasar un rato en Roma, aunque ya se conozca, está bien. Así que nada, un paseíllo por la ciudad eterna sienta estupendamente.

Piazza Navona, Roma

El material fotográfico utilizado en el reportaje gráfico del viaje ha sido:

  • Canon EOS 40 D con objetivos
  • EF 24-105/4L IS USM
  • Tokina AT-X Pro 124 (12 -24/4)
  • EF 28/1,8 USM
  • EF 50/1,8 I
  • Canon Ixus Digital 860IS

Capri c’est fini y torna a Surriento

Viajes

Último día en el Golfo de Nápoles, y lo suyo, tras haber viajado por aire y tierra, era coger un barco. Así que dicho y hecho, hoy me he embarcado rumbo a Capri. La famosa isla en la que ya vacacionaban los pijos en tiempos de Caesar Augusto y Tiberio.

Llegada al puerto de Marina Grande, Capri

Llegada al puerto de Marina Grande, Capri

Nada más llegar, y siguiendo los consejos de la Michelin, he vuelto a embarcar. Esta vez en una combinación de lancha y barca de remos, con el fin de admirar la Grotta Azzurra. La verdad es que el agua de color azul es curiosa, pero lo que he acabado pagando por la excursioncilla me ha parecido un timo.

En la motora, saliendo del puerto de Marina Grande

En la motora, saliendo del puerto de Marina Grande

Precarias barquitas para entrar en la Grotta Azzurra

Precarias barquitas para entrar en la Grotta Azzurra

La Grotta Azzurra,... evidentemente

La Grotta Azzurra,... evidentemente

Después, he cogido el funicular que une la Marina Grande con el pueblo de Capri y he hecho… lo que se puede hacer en este sitio. Buscar miradores para ver el paisaje, y localizar algún rincón mono por el pueblo, libre de tiendas y de turistas. No es fácil. Abundan tanto unas como otros.

Funicular de Marina Grande a Capri

Funicular de Marina Grande a Capri

 

Vista desde Punta Cannone hacia los farallones

Vista desde Punta Cannone hacia los farallones

 

Bajada por Via Madre Serafina

Bajada por Via Madre Serafina

Después de comer, se coge un microbús y te vas la otra población de la isla. Para hacer más de lo mismo; rincones monos y paisajes. Por lo menos aquí te ponen un telesilla para subir a lo más alto.

 

Fruteria en Anacapri

Frutería en Anacapri

 

Telesilla en el Monte Solaro

Telesilla en el Monte Solaro

El viaje en barco a Capri se puede hacer directamente desde Nápoles. Pero yo he ido con la Circumvesuviana a Sorrento, donde he cogido el jet a la isla. A la vuelta, con un sol poniente bastante agradable, he podido apreciar las bondades de la costa en la misma ciudad de Sorrento. Para otro viaje habrá que dejar el resto de la península sorrentina y la Costa Amalfitana.

 

Alejándonos de Capri con la puesta de sol

Alejándonos de Capri con la puesta de sol

 

Los hoteles pijos de Sorrento sobre los acantilados en la orilla del mar

Los hoteles pijos de Sorrento sobre los acantilados en la orilla del mar