Bob Carlos Clarke: Home Page

Fotografía
Panorámica del valle de Ossau, Pyrénées-Atlantiques (Francia)

Hace tiempo que no propongo la visita a ningún fotógrafo. Hoy he decidido terminar esta «sequía» con la visita a la página del fotógrafo británico Bob Carlos Clarke. Aun cuando este fotógrafo ha recorrido todo tipo de géneros, su especialidad está en la moda, el glamour y el erotismo. No exento ninguno de ellos de humor, y en no pocas ocasiones, de un elegante fetichismo. Así que, ánimo. Démonos un refrescante paseo por la página de este fotógrafo.

BBC NEWS | Health | Sex ‘cuts public speaking stress’

sociedad
Estación de esquí de Artouste, Pyrénées-Atlantiques (Francia)

En estos momentos no sé todavía si debo considerar esta noticia como buena o mala. El hecho es que unos investigadores parece que han demostrado que practicar el sexo antes de hablar en público disminuye el estrés del orador y mejora por consiguiente la capacidad comunicativa del mismo.

Me parece estupendo. Lo único que, claro, no siempre es fácil llevar la teoría a la práctica. Ni siquiera cuando no tenemos que hablar en público. En fin. De todos modos, siempre es bueno saberlo.

Enlaces permanentes a The Mirror Project: Adventures in Reflective Surfaces

mis páginas en internet, The Mirror Project
Pic du Midi d’Ossau, Pyrénées-Atlantiques (Francia)

Hoy, simplemente una pequeña actualización. He situado en la barra lateral a la derecha, los enlaces permanentes a las fotografías personales en The Mirror Project: Adventures in Reflective Surfaces. Pues eso. Una nadería. Pero ahí queda. Un poco narcisista que se vuelve uno.

De un lugar en el sol a un partido de tenis

Cine
Desde el puerto de Portalet, frontera hispano-francesa

Hace un par de meses aproximadamente, comentaba con cierto entusiasmo la última película estrenada de Woody Allen, Match Point. Una película sobre el ascenso social de aquellos menos afortunados; también sobre el efecto del azar en las consecuencias de nuestras acciones.

Este fin de semana he tenido ocasión de ver por televisión en el canal TCM, la película Un lugar en el sol, protagonizada por Montgomery Clift, siempre con cara de estreñido, y una jovencísima Elizabeth Taylor, de apenas 19 años y en plenitud de belleza, dirigidos por George Stevens. No la conocía. No sabía con claridad qué me iba a encontrar, y la comencé a ver sin más, como un entretenimiento de una tarde de domingo. Y… oh, sorpresa. Conforme iba transcurriendo la película, tuve una inmensa sensación de déjà vu. Era la misma historia que en Match Point. Con muy ligeras variaciones, pero la misma en esencia hasta que… hasta que todo lo que en la película de Woody es una tesis sobre el azar, sobre la ausencia de maniqueismo en las consecuencias de nuestras acciones, aquí es moral tradicional. Si pecas… aunque sea de pensamiento o por omisión… lo pagas… y lo pagas caro. El ejercicio de ver las dos películas es sin duda interesante, incluso apasionante. Además… las dos películas están francamente bien.

Perfecto. Una rutinaria tarde de domingo convertida en una apasionante velada cinematográfica. Quién pide más.

Crash (2004)

Cine
Valle de Ossau, Pyrénées-Atlantiques (Francia)

Crash (2004) de Paul Haggis es una película del tipo Short Cuts. Aquella, dirigida por Robert Altman, se tituló en España el poco literal Vidas cruzadas. Y efectivamente estas películas van de las vidas de diversos personajes, sin aparente relación entre sí, que en un momento dado confluyen en torno a un acontecimiento, o bien simplemente se entrecruzan, mostrando la pequeñez de este aparentemente gran mundo.

Son éstas, películas corales por definición. No mencionaré aquí los actores, que son muchos y de diversa calidad, aunque en general la interpretación se lleva un buen notable. Por lo que es necesario un tema de fondo que nos atraiga y que dé ligazón al conjunto de historias. En este caso es el racismo. El escenario, la ciudad de Los Angeles, ciudad en la que son relativamente frecuentes las noticias relacionadas con brotes de racismo, con revueltas callejeras por este motivo, y en la que marca mucho la situación el gran abanico de condiciones sociales que encontramos. Desde los blancos anglosajones de clase alta, gente guapa, bronceada por el sol del Pacífico, hasta los suburbios de inmigrantes latinoamericanos, muchos de ellos ilegales, y sometidos en ocasiones a situaciones de auténtica esclavitud. Y todo esto es lo que la película muestra. No sé si con acierto, puesto que es una realidad que (todavía) no vivimos por estas latitudes en tan gran medida. Pero sí con eficacia narrativa, ya que poco a poco, el espectador se va centrando ante la inicialmente desconcertante variedad de personajes, hasta ir entrando en sus vidas y compartiendo las contradicciones profundas con las que conviven, no sólo como sociedad, sino como personas en general. Así el canalla policía abusador, se convierte en héroe, mientras quien se plantea unos principios firmes y elevados, acaba cayendo víctima de sus propios prejuicios.

No me atreveré a recomendarla a quien simplemente guste del cine como espectáculo de entretenimiento. Pero quien busque buenas historias, buenas realizaciones y un poco de reflexión, que no lo dude. Que vaya a verla. Le pondré un ocho (siendo para la dirección otro 8 y para la interpretación un 7).

Una nueva imagen para "The Mirror Project"

The Mirror Project
Estación de esquí de Artouste, Pyrénées-Atlantiques (Francia)

Ya en tres ocasiones anteriores he remitido imágenes a The Mirror Project, un proyecto en internet que pretende recopilar imágenes de fotógrafos de todo tipo reflejados en espejos u otras superficies reflectantes y que esté tomadas por ellos mismos. Tras mi día de esquí en la estación francesa de Artouste, he remitido una nueva. Espero que me la acepte como las tres anteriores. Las podéis ver en los siguientes enlaces:

Día de Esquí: Estación de Artouste

ferrocarril
Estación de esquí de Artouste, Pyrénées-Atlantiques (Francia)

Hoy ha sido sábado de esquí. Y, aprovechando que los franceses han limpiado el paso de Portalet, nos hemos ido a la francesa estación de Artouste. Una estación pequeñita, pero un lugar fenomenal, con maravillosas vistas de los majestuosos picos del lado francés de los Pirineos.

Es la primera vez que esquiaba en esta estación, pero no la primera vez que la visitaba. La anterior ocasión se remonta nada más y nada menos que a 1991, cuando con unos amigos viajamos en el Pequeño Tren de Artouste, del cual podéis encontrar un reportaje en mi página ferroviaria, Trenes de Ayer y de Hoy.

Pequeño Tren de Artouste, Pyrénées-Atlantiques (Francia)

Weblogs SL – Algunas bitácoras para la vida diaria

informática, sociedad
Paseo de la Independencia, Zaragoza

Empecé con sus bitácoras sobre cine y sobre viajes, pero posteriormente fui suscribiéndome a nuevas bitácoras de Weblogs SL. Cocina, noticias económicas, televisión, ciencia, tecnología, software, incluso para quienes gusten y necesiten de esas cosas, bebés o fútbol. Algunos lo considerarán un poco una pérdida de tiempo, pero bueno, otros encuentran cosas interesantes o útiles.

Al final, las obras quedan las gentes se van, otros que llegan las continuarán | KONICA MINOLTA

Fotografía
Parque grande, Zaragoza

Ante la nota de prensa que ha aparecido hoy y de la que se han hecho numerosas páginas dedicadas a la fotografía en la telaraña mundial,

no he podido dejar de acordarme de la letra de la famosa canción de Julio Iglesias. Y es que Konica y Minolta nos dejan. Ya hace unos años que ambas empresas se fusionaron para aguantar mejor los embates que las transformaciones del mercado de la fotografía han venido afrontando las empresas del sector. Konica con su buen hacer en el mundo de los materiales sensibles, pero también en la fabricación de cámaras fotográficas. Cuantas veces no habré soñado con poseer una magnífica Konica Hexar, bellísimo y eficacísimo aparato. Minolta con su capacidad de innovar como hecho distintivo frente a las apisonadoras que suponen otras marcas por su capacidad de producción y de acaparar mercados. Cómo no dedicarle un recuerdo cada vez que miro mi muy querida Leica CL, aparato en cuya concepción tuvo que ver también la marca japonesa a pesar de lucir la prestigiosa marca germana.

Sin embargo, ya había indicios claros de que las cosas no llevan el ritmo que todos esperaban. Tardo mucho en salir al mercado la Dynax digital que muchos anhelaban. Y su distribución, al menos en España no era todo lo fina que uno podía esperar. Cuando compré mi Canon Powershot G6, me planteé la posibilidad de su barco insignia de entonces, la Dîmage A2, o la entonces recién salida A200. Pues bien. En toda Zaragoza no pude encontrar ningún comercio donde las tuvieran para echarles un vistazo.

Pero quedan sus obras. En forma de objetos queridos por sus dueños, o mejor todavía, por las fotografías, las imágenes que quedan y que son la memoria de un tiempo.

¿Las «buenas noticias»? La serie Dynax, tal vez con otro nombre, sigue bajo la marca Sony. Un acuerdo de transferencia de tecnología firmado hace unos meses era la antesala del relevo, por el cual el gigante de la electrónica de consumo se hará con el puesto que las veteranas fotográficas dejan. Pero siempre sentiremos un poquito de nostalgia.

Como decía la canción:

Pocos amigos que son de verdad;
cuántos te alagan si triunfando estás;
y si fracasas, bien comprenderás:
los buenos quedan, los demás se van.

Siempre hay

por qué vivir,
por qué luchar.
Siempre hay
por quién sufrir
y a quien amar.
Al final
las obras quedan, las gentes se van.
Otros que vienen las continuarán…
¡La vida sigue igual!

Postdata: Quién me iba a decir a mí que acabaría citando una canción de Julio Iglesias. Vomitivo. Hoy estoy vomitivo.

Gauss dio la campanada

Ciencia
Zaragozanos jugando con las leyes de la probabilidad en víperas de Navidad

A través de La petite Claudine, me encuentro con un enlace a una bitácora sobre historias de la ciencia. Y dándose la casualidad de que estoy en vísperas de impartir unas clases de introducción a la estadística y probabilidad aplicadas a las ciencias de la salud, me encuentro con la historia de uno de los matemáticos que más han influido en esta rama de las llamadas ciencias exactas: Karl Friederich Gauss. Conocido por el desarrollo de esa función de probabilidad con forma de campana, también realizó aportaciones importantes en el campo de la óptica, por lo que también como fotógrafo aficionado algo le deberé. Sirva pues esta entrada de pequeño homenaje, recomendado leer el artículo sobre su historia, ya que además es muy entretenido y curioso. Sobre todo su etapa infantil.

La fotografía como documento histórico; el ejemplo "yanqui"

Cine, Fotografía, Historia, sociedad
Cabecera de la pista de Huegas en Formigal, Huesca

Ayer fue el primer día que esquíe esta temporada, que no el primer día que lo intenté. Vaya la foto por delante para recordar un agradable día de buen tiempo y disfrute.

Pero no era de esto de lo que quería hablar. Al volver a casa, y después de trabajar un ratito en unos asuntos, decidí ver una grabación de la película Gettysburg, un filme sobre la más famosa batalla de la Guerra de Secesión Norteamericana, que sin ser una maravilla de la interpretación, sí que tiene el mérito de ser relativamente rigurosa en la ambientación y en la descripción de los hechos que describe.

En paralelo a la visualización de la película, accedí a diversas páginas en internet para contrastar la narración fílmica con los hechos históricos, y entre ellas me encontré con una página de la Administración de los Estados Unidos de América dedicado a la fotografía durante este sangriento conflicto.

Y sobre esto quería reflexionar hoy. Sobre la importancia de la fotografía como documentación histórica y sobre lo bueno que es que esté disponible de forma amplia, libre y gratuita para el público en general. Reconozco que este archivo fotográfico me produce una extraordinaria envidia. La cantidad y variedad de las imágenes es notable, así como sus descripciones y documentación. La calidad de la digitalización de estas imágenes es más que impresionante con archivos TIFF, y he podido comprobar que están disponibles tamaños de por ejemplo 20 megapíxeles. Siento envidia por la capacidad de los estadounidenses para ordenar su historia y su documentación. Espero que algún día en España dispongamos de simialres archivos, sin racaneos, sin tasas, sin costes, demostrando que queremos que la historia, escrita o visual, esté al alcance de cualquiera.

¿Nuevos ídolos, nuevas sectas? Macworld Conference & Expo

informática, sociedad
Castillo de Loarre, Huesca

Desde que a finales de agosto me agencié un portatil de Apple (un iBook de 12″), he ido siguiendo algunas páginas y algunos blogs sobre estos ordenadores y sobre el sistema operativo que los acompaña, Mac OS X, con el fin de familiarizarme con algunos aspectos para un usuario de PCs compatibles de toda la vida. Se me pasará; llegará un momento en que mi curiosidad se harte, pero de momento a eso dedico un ratico de vez en cuando.

El tema es que el 75% de las cosas que leo (por decir una proporción que signifique algo elevado) no son de real utilidad. Parece que los así llamados mac-eros (pronúnciese makeros y no mazeros, por favor) se dedican la mayor parte de su tiempo en la telaraña mundial a hacerse pajicas mentales sobre las bondades de su sistema operativo y ordenadores favoritos, sobre por qué son mejores que cualquier otro sistema informático, y en especial, a seguir las enseñanzas y las palabras del tipo que manda en Apple, un tal Steve Jobs. Es este individuo una especie de nuevo gurú, profeta o semidiós, cuyas palabras llevan al cielo informático a sus seguidores y al infierno tecnológico a sus detractores. En estos días, con el fin de publicitar nuevos productos, se han montado unas jornadas en San Francisco (EE.UU.), y durante semanas la proporción de contenidos en las mencionadas páginas que no tienen un real interés salvo para quien guste de las mencionadas pajicas mentales ha aumentado todavía mucho más.

Mi reflexión es… ¿Es que la gente no tiene criterio propio? ¿Es que necesitamos siempre profetas, mesías, dioses que en éste o en otro aspecto de nuestra vida que nos digan por dónde tenemos que dirigir nuestros pasos? Al fin y al cabo, lo único que hace este señor es fabricar y vender chismes electrónicos que, a veces, son útiles, y otras, entretenidos. En el mejor de los casos. Pero que desde luego no son la base de nuestra felicidad. En el campo «contrario» es sabido que los muchísimo más numerosos usuarios del sistema operativo de Microsoft también tienen sus más y sus menos con el «dios» de turno, el inefable Bill Gates. Aquí lo curioso es que para muchos de ellos, aquellos que pierden su tiempo en pensar en ello, este es el diablo. Aunque curiosamente la proporción de sistemas informáticos personales que dependen de él son una estruendosa mayoría.

¿Hay quien entienda todo esto? Y menos mal que esto sólo pasa con la informática… ¿Se imaginan que tuviésemos que estar al tanto de las idas y venidas, los dimes y diretes de los capitostes de las fábricas de lavadoras y lavavajillas?

Nunca he entendido porqué hay quien dice que Homo sapiens se define como un animal racional ¿racio-qué?