[Cine/In memoriam] Ben Gazzara (1930 – 2012)

Cine

Hace justo una semana, salí a cenar con un buen amigo. Y durante un buen rato, el tema de conversación fue una película, Anatomy of a Murder (Anatomía de un asesinato), en el que ambos coincidíamos que es una película prácticamente perfecta. Un argumento que te engancha, bien cocinado en un espléndido guión. Una dirección sobria e impecable. Unos personajes carismáticos, tanto los principales como los secundarios, encarnados por intérpretes en estado de gracia. Para más alegría del espectador masculino, la principal intérprete femenina no sólo lo hace bien, sino que es una de las actrices más guapas y sensuales que he visto yo en una película. Y una banda sonora original de Duke Ellington, que pone en el cielo a quien además del cine guste de la buena música de jazz. Como decía, una película prácticamente perfecta. Y allí, interpretando espléndidamente al cínico teniente Manion estaba un entonces poco conocido Ben Gazzara. Que se nos ha ido a los 81 años a interpretar excelentes papeles en el cielo del séptimo arte, donde nos gustaría ir a muchos para estar con nuestros admirados del celuloide.

Os dejo el trailer de la película, que empieza de forma muy original. Por lo menos, para lo que se ve hoy en día.

Mi primer recuerdo de este actor fue de la época en que en TVE echaban las mejores producciones para televisión en forma de miniseries bajo el epígrafe Grandes relatos. Un drama periodístico-judicial sobre un antiguo nazi basado en un best-seller literario, QB VII. No sé valorar en estos momentos si aquella serie fue buena o mala. En aquellos tiempos, todas eran buenas… porque eran las únicas que había. Pero a partir de ahí ya fue una cara conocida y apreciada en las películas que emitían por televisión y en las que había trabajado. Muchas de ellas, en las que había interpretado a hombres duros, policías o militares.

Luego fue habitual de películas de cine independiente, que tuvimos menos oportunidad de ver, o ya de mayor como secundario en diversas producciones. Pero siempre lo recuerdo como un actor solvente y con presencia. Por lo que sin duda lo echaremos de menos. Bueno. En cualquier caso, simplemente por la película de Otto Preminger con la que he empezado esta entrada, en la que le tomaba el pelo al bueno de James Stewart de una forma tan estupenda, ya merecería que le dedicáramos un recuerdo. Y aquí queda.

Reflejo con fondo de hospital y tanvía

Cada vez le tengo más manía al edificio cuya silueta se refleja en esta fotografía (Leica D-Lux 5).