[Cine] J. Edgar (2011)

Cine

J. Edgar (2011), 29 de enero de 2012.

Cuando estrenan una película de Clint Eastwood es prácticamente obligatorio ir a verla. Incluso cuando el personaje central de la película, en este caso una biografía de un personaje real, no te atraiga. Más cuando tienen el detalle de programarla en versión original, lo cual permite valorar en su justa medida el trabajo del protagonista principal, el cada vez mejor valorado Leonardo diCaprio. Pero con las películas de Eastwood he observado una cosa. Las que considero sus mejores películas son aquellas en las que empatizas/simpatizas con los personajes principales de la película. Cuando esto no sucede, las películas flojean. La gran virtud del director es que a lo largo de su carrera nos ha ofrecido una galería de protagonistas a los que nos ha gustado acompañar en las peripecias de los filmes. Además de su más que buen oficio al frente de una película, claro. Y el problema que suponíamos que nos íbamos a encontrar en esta que se acaba de estrenar en España es que podía ser muy difícil empatizar con el que fue director vitalicio del FBI, J. Edgar Hoover.

La película nos cuenta parcialmente la vida de Hoover (diCaprio) desde que ingresa en el Departamento de Justicia  de los EE. UU. hasta su muerte en 1972. En realidad, nos cuenta dos períodos de su vida. Uno de ellos, que podemos establecer entre principios de los 60 y su muerte, en el que va dictando sus memorias mientras nos presenta cómo son sus relaciones y sus acciones respecto a importantes personajes de la época, como pueden ser los Kennedy, Martin Luther King, o Nixon. Los momentos en que dicta sus memorias permiten realizar flashbacks a la época en la que comenzó su trabajo hasta la fundación del FBI en 1935, deteniéndose justo antes de la guerra mundial. Nada nos cuenta de los 20 años que entre medio. De sus primeras épocas, se centra en su pelea contra el comunismo, contra el gangsterismo, o su intervención en el secuestro del bebé de los Lindbergh. Tres personas le acompañarán en este recorrido. En sus primeros años su madre Anna Marie (Judi Dench), y a lo largo de toda su carrera su secretaria Helen Gandy (Naomi Watts) y su amigo y director asociado Clyde Tolson (Armie Hammer).

No entraré a comentar los aspectos técnicos de la realización del largometraje. Dado el oficio y las capacidades del director y la producción son buenos casi por definición. Y dada la extensión del periodo biográfico a abarcar, casi es un milagro que la película solo dure alrededor de 140 minutos. Pero lo importante aquí es el dibujo que hace del personaje.

Hay muchas cosas desconocidas del personaje real. Y no queda más remedio que admitir que más que una biografía precisa de Hoover estamos ante una especulación de lo que pudo ocurrir, o cómo pude ser en determinadas cuestiones. Su relación con su madre, muy freudiana, su homosexualidad latente o simplemente oculta, su paranoica determinación por conseguir información que le permitiera permanecer como un personaje de poder, sus mentiras sobre sus propios méritos,… realmente no deja de ser una visión muy crítica del personaje real. Pero al mismo tiempo, tampoco es devastadora. Le reconoce méritos como el de su capacidad organizativa, para actuar con método, su interés por dar valor a las pruebas científicas y tecnológicas como fuente de verdad procesal, y la creación de una agencia, que más allá de las simpatías o antipatías que despierte en cada cual, probablemente es necesaria dada la complejidad del país al que sirve.

Por supuesto, nada de esto podría sostenerse sin las interpretaciones. Para empezar, por supuesto del principal protagonista, un DiCaprio maduro y contenido, que no se deja llevar por el potencial histrionismo del personaje. Por otro lado, los principales secundarios antes mencionados, que cumplen con oficio su desempeño. Y luego, una galería interminable de pequeños papeles de los muchos personajes históricos que aparecen en la historia y que cumplen.

Como conclusión, no voy a decir que vaya a ser una de mis películas favoritas de Eastwood. El personaje, tal y como está presentado, me produce antipatía, y ya he dicho antes que las películas que prefiero de este director son aquellas en las que me siento ligado a los personajes protagonistas. Además, cada vez me dan más pereza las películas de duración larga, aunque en este caso tal vez no excesiva. Pero es una película bien hecha y que puede ser interesante ver por cualquier aficionado al cine.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

Acompaño la entrada de hoy con algunas fotos tomadas camino de la sala de cine. Ayer fue San Valero, fiesta local en Zaragoza. Como cayó en domingo, la fiesta laboral se ha trasladado a hoy. El caso es que la festividad se acompaña de dos adjetivos. Y es que a San Valero se le supone rosconero y ventolero. De comer roscón pasé. Pero del viento no nos pudimos escapar, y sopló abundante y frío. Y encima yo con un incómodo catarro. Así que pocas fotos he hecho este fin de semana. Pero siempre llevo encima la Leica D-Lux 5.

Entrada a los cines a los que no fuimos

_____

Hojas translúcidas

_____

[Fotos de viajes] De viaje con Carlos, resumen de las últimas semanas

Fotografía personal, Viajes

Nuevamente, una selección de las fotos publicadas en las últimas semanas en mi tumblr De viaje con Carlos.

Casas de los maestros de la Bauhaus en Dessau.

La Grande Arche de la Defense en París.

Cruzando el Fehmarn Belt entre Dinamarca y Alemania.

Mezquita de Eyup en Estambul.

Lough Nafooey en Irlanda.

Interior del Panteón en Roma.

El número Pi en el Grand Palais de París.

Multitud en la escalinata del Sacré Coeur de París.

Una plaza de Izola en la parte eslovena de la península de Istria.

Gaitero en la costa norte de la escocesa isla de Skye.

[Fotografía] Recomendaciones semanales: encontrado en la web

Fotografía

Nueva dosis semanal de recomendaciones fotográficas, a propósito de lo que va apareciendo cotidianamente en la red de redes.

Rafael Roa tiene uno de los blogs que es fijo a la hora de buscar nuevas recomendaciones. Y con frecuencia interesantes. Esta semana me he apuntado dos entradas. Una de un fotógrafo de sobras conocido, que me gusta desde hace muchos años, pero que conviene no olvidar ya que falleció ya hace once años. Se trata de Jean Loup Sieff, uno de los artistas que con más elegancia nos ha mostrado el cuerpo de la mujer. Y muchas otras cosas. Y en el apartado de lo que es nuevo para mí, me han llamado la atención las fotografías de Jason Langer, con ese aspecto tan cine de novela negra.

La censura en los países donde la libertad escasea tradicionalmente ha estimulado a los artistas para poder expresarse como ellos desean. En Feature Shoot nos cuentan como Zhenjie Dong, un artista chino, a través de bellas imágenes de aspecto tradicional, introduce a través de códigos QR los aspectos más oscuros y corruptos de la realidad china.

Hay dos trabajos que se han difundido estas semanas atrás de forma cai viral por la web, y he decidido hacerme eco de ellos aquí. Por un lado, está el trabajo de Sarah Sudhoff, At the hour of our death, que fotografía los tejidos en los que estaban envueltos cuerpos muertos, eventualmente ya en descomposición, e impregnados de los fluidos vitales del cadáver. También hay un vídeo en el que se explica el proceso de la fotógrafa, y que por su interés inserto aquí.

.

El otro trabajo muy difundido estas semanas atrás, y sobre el que ya leí hace unos meses en American Photo es el de Tim Mantoani retratando con una gigantesca cámara para hojas Polaroid de 20×24 pulgadas a algunos famosos fotógrafos con sus obras más emblemáticas.

Como todas las semanas, La Lettre de la Photographie es una fuente muy interesante de propuestas, de las que hago la siguiente selección:

Para ponernos un poquito glamurosos, tomemos las fotografías de Raymon Cauchetier con algunos retratos de famosos personajes de la Nouvelle Vague francesa.

Y pasamos de las imágenes en blanco y negro del anterior a los saturados colores de Sergey Chilikov que nos transportan a la vida nocturna rusa de la última década. Aunque también utiliza el blanco y negro.

En los últimos tiempos, es frecuente encontrar imágenes de las regiones árticas de la Tierra, generalmente en bonitos colores. Pero a mí me han impactado mucho las fotografías en blanco y negro de Ragnar Axelsson en el Ártico. Muy centradas en las personas que viven en esas extremas latitudes.

Con la popularización de la fotografía digital y de las redes sociales, los autorretratos femeninos han proliferado hasta convertirse casi en una plaga. Especialmente porque llega un momento en que todos se parecen y desaparecen los rasgos características de las personas que los hacen. Por ello me ha parecido especialmente refrescante el imaginativo trabajo de Elene Usdin en este campo de la fotografía, tan difícil desde mi punto de vista.

No es la primera vez, ni será la última, en que me llama la atención la fotografía de danza. Creo que hay una sinergia notable entre la estética de los cuerpos danzantes y las posibilidades de la fotografía. Hoy os traigo las imágenes de Laurencine Lot que ha seguido a la bailarina de butō, Carlotta Ikeda.

Finalmente, entre los escasos porfolios del fin de semana de esta vez, me han gustado mucho los retratos de personas sumergidas en el agua de Wendy Sacks.

Y de momento, es suficiente. Ya que he mencionado la fotografía de danza, os dejo alguna de las imágenes que obtuve el sábado pasado con la Minox GT-E.

Danza en la Plaza del Pilar

_____

Danza en la Plaza del Pilar

_____

Danza en la Plaza del Pilar

_____

[Ciencia] Nueva iniciativa en divulgación científica desde la Comunidad Valenciana: Conec

Ciencia

Desde hace unas semanas voy siguiendo un nuevo sitio de divulgación de la ciencia y la investigación, Conec, realizado gracias a un convenio de colaboración entre el gobierno valenciano y la Universidad de Valencia. He de decir que era reticente a confiar en un sitio tan vinculado a entidades gubernamentales, pero decidí darles una oportunidad. De momento no destacan especialmente. Ni por lo brillante, pero tampoco por lo malo. Y eventualmente aparece algún articulillo con cierto interés. Como tampoco inundan la red de titulares, prácticamente publican un artículo al día, ir viendo los titulares cuesta poco.

Entre los artículos que han ido publicando, ha habido uno que realmente me ha gustado. Lo han dedicado a los chimpancés (Pan troglodytes), nuestros parientes más cercanos. Cada vez hay más datos que indican que la aparición de las características que nos definen como humanos y distintos frente al resto de los animales no son algo que haya surgido de repente y en exclusiva para nosotros. Probablemente, sean también consecuencia del largo y paciente proceso evolutivo que afecta a todos los caracteres de los seres vivos. Y como prueba, cada vez hay más datos que los chimpancés comparte algunas de las características que consideramos como propias, aunque a su mudo, y de modo más elemental que nosotros. Utilización de herramientas, aprendizaje cultural, utilización del sexo más allá de las tareas reproductivas, conocimiento básico de farmacopea natural, diferencias culturales entre grupos de individuos, capacidad de aprendizaje de ciertos lenguajes humanos como el de los sordomudos, etcétera.

Interesante. Y lleva a reflexionar. Bueno. Seguiremos atentos.

Os dejo con otra serie de imágenes fruto de mi “aventura” del fin de semana pasado de regreso al pasado de la fotografía con película. En esta ocasión, con la Minox GT-E, fotogramas reencuadrados a formato cuadrado.

Zapatero

______

Entre sombras

______

La sombra del fotógrafo en las hojas

______

Escalera

______

[Ciencia/música] Un par de cositas con color y alegría para un día triste y gris

Ciencia, Música

Lo dicho. Tanto por el tiempo, como por las circunstancias, hoy es un día triste y gris. Así que intentaré aportar/aportarme un poco de color y alegría.

El color lo pone la imagen que ha liberado la NASA de la Tierra vista desde el espacio. Es una imagen del tipo que los anglosajones llaman blue marble. Que no significa mármol azul, como he visto traducido en algún sitio, sino canica azul. O chiva azul que diríamos por aquí, que de niño nunca jugué a las canicas sino a las chivas. Aunque tal cosa no la reconozca el DRAE con su tradicional castellanocentrismo. Pero a lo que vamos, que divago. La imagen en cuestión tiene nada más y nada menos que 64 megapixeles, y un nivel de definición notable. Y es muy bonita. La zona del planeta que aparece centrada en ella es Méjico y América central. Y como está liberada con licencia Creative Commons, la pongo aquí.

Most Amazing High Definition Image of Earth - Blue Marble 2012

Blue Marble 2012 - NASA Goddard Photo and Video.

El enlace a la imagen en tamaño grande es éste. Bonita ¿verdad? Pues eso es lo que estamos arruinando los seres humanos gracias a nuestra codicia energética y consumista.

Por otro lado, un poco de música. Que nos ha sugerido Carlos Galilea a través del facebook de Cuando los elefantes sueñan con la música. Se trata de la interpretación a dúo de Mambembe entre Chico Buarque y Roberta Sá. Me ha parecido absolutamente estupenda. Así que os la pongo.

Ya simplemente me queda despedirme. Hasta mañana probablemente. Con una foto mía. Claro.

Soto de Cantalobos

En lo profundo del soto de Cantalobos, Zaragoza (Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH).

[Televisión] Cosas de series: Musicales, misterios carcelarios y demás

Televisión

En esta semana, será conveniente comentar algunas novedades. Algunas son ya de la semana pasada, pero decidí esperar para comentarlas. Por prudencia. Desde luego, hay que celebrar el regreso de algunos viejos amigos. Así, los guapos protagonistas de White Collar reinician después de un montón de meses su tercera temporada, tan entretenidos como de costumbre. También hemos vuelto al condado de Harlan para seguir las andanzas del US Marshal Raylan Givens (Timothy Olyphant) en Justified. Una de las mejores series del momento. Sin duda.

En otro plano muy distinto, los adolescentes británicos de Skins, tan conflictuados ellos, han comenzado el segundo año de la tercera generación con un dramón por todo lo alto. Es notable esta serie y su acercamiento relativamente transgresor al mundo de la adolescencia. El intento de transplantar la serie a EE. UU.  sin embargo no cuajó.

Y entre las series que llevan avanzada la temporada, sigo encantado con el culebronazo de Revenge, que ya ha empezado a repartir falsas paternidades por ahí, mientras las dos protagonistas cada vez se antagonizan más y cada vez están más guapas. Pero vamos con las auténticas novedades.

Alcatraz – 1ª temporada

La verdad es que cada vez que oigo que una serie es la sucesora de Lost, me hecho a temblar. Porque ya ha habido varias pifias al respecto. La única que se salva es Fringe, porque en un momento supieron crear un universo propio y distintivo, que ha funcionado. Aunque ya hablaremos un día de estos de si sigue funcionando. Pero aquí tenemos una nueva candidata. ¿De qué va?

En 1960 y algo, la prisión de Alcatraz, tan característica en un islote de la bahía de San Francisco, cerró por resultar muy cara para las arcas federales del gobierno de los EE. UU. Esa es la versión oficial en el universo de la serie. Porque en el mismo, lo que en realidad pasó es que desaparecieron misteriosamente trescientos y pico internos, peligrosísimos ellos, y los funcionarios penitenciarios. Y de repente, están volviendo a aparecer, casi cincuenta años más tarde, y con el aspecto que tenían entonces. Un equipo formado por gente del FBI con un tipo muy oscuro al mando (Sam Neill), una policía de homicidios joven, guapa y decidida (Sarah Jones), y un estudioso friqui de la prisión (Jorge Garcia), se encargará de encontrarlos y detenerlos.

El episodio piloto y el segundo episodio estuvieron bastante bien. Ambos combinaron la resolución de un caso, atrapar al convicto que aparece después de 50 años, con el suministro de información sobre el misterio general. Me engancharon bastante. Pero el tercer episodio, me ha dado la impresión de ser bastante de relleno, menos imaginativo e interesante. Así que habrá que ver por donde evoluciona esto. Tiene posibilidades, pero también la pueden fastidiar.

Smash – episodio piloto

Después del éxito de Glee, razonablemente comprensible por algunos de los episodios de la 1ª temporada, algo menos comprensible por lo que vino después, parece que hay más gente dispuesta a meterse en el difícil terreno del musical. Pero en esta ocasión, con una trama más adulta. En principio, lo que nos plantean es la gestación y desarrollo de un musical de Broadway sobre la figura de Marilyn Monroe, algo que se le ha ocurrido a mucha gente, pero nadie se ha atrevido a hacer. Parece que va a haber de todo. Intrigas, celos profesionales, amoríos, luchas por la fama y la celebridad, y música. Claro. Y los detalles del episodio piloto no son malos. Números musicales que parece sacados de la senda que marcó Chicago, con estilo y bien interpretados. Me gustó. Me apunto. A mi siempre me ha gustado el musical en el cine.

Esto es todo por esta semana. Veremos si la que viene da más de sí. O de no.

Danza en la Plaza del Pilar

Ya que vuelve el musical a la televisión, un poco de danza en la plaza del Pilar el pasado fin de semana (Leica D-Lux 5).

[Fotografía personal] Fotografiar con película tradicional tras casi ocho años sin hacerlo

Fotografía personal

Como ya he comentado en días anteriores, este fin de semana pasado he utilizado algunos rollos de película para recordar las sensaciones de las viejas tecnologías. También me ha servido para desempolvar algunas cámaras a las que tengo cariño, pero que no utilizaba hace al menos 8 años. Y os lo voy a contar. Con imágenes, claro.

El sábado participé en la quedada del grupo de flickr Fotógrafos en Zaragoza (FeZ), cuyo motivo principal era la fotografía “analógica”. No me gusta mucho ese adjetivo. Por eso lo suelo entrecomillar. A esta reunión fui con dos cámaras.

Zeiss Ikon Contessa: Cámara de objetivo retractil, totalmente mecánica, con enfoque por telémetro de coincidencia, con un fotómetro de selenio. Mi ejemplar es de 1953. Hasta el año 2003, su estado de conservación era en perfecto estado de funcionamiento, con marcas cosméticas de uso. La utilicé con un rollo de 36 exposiciones de Kodak Professional BW400CN, película en blanco y negro para procesado C-41.

Como he dicho, hasta el año 2003 en el que la usé por última vez, funcionaba sin problemas. El fotómetro de selenio era lo suficientemente fiable para usar diapositiva en color. Cosa que era posible por la excelente corrección del objetivo Carl Zeiss Tessar 45/2,8. Sin embargo, tras ocho años la cosa no ha ido bien. Básicamente dos cuestiones. Por un lado, el fotómetro parece estar agotado, ya que no mide con fiabilidad. No es muy importante si tienes un fotómetro de mano o utilizas la calculadora de exposición definitiva. Por otro lado, dada la relativamente alta sensibilidad de la película, y el hecho de poder enfocar con precisión gracias al telémetro de coincidencia, utilicé aberturas amplias y velocidades de obturación rápidas. Del orden de 1/125 a 1/500, que es la máxima velocidad de obturación máxima de la cara. Y sin embargo, muchas de las fotografías están trepidadas. Luego algún problema en la mecánica de la cámara hay. Ahora, me tengo que pensar si busco a alguien que me la revise, o si definitivamente renuncio a ella como útil fotográfico, y la dejo de exposición en una estantería.

Grafiti

Una de las imágenes más nítidas obtenidas por la cámara.

Contraluz

El objetivo Tessar de Zeiss Ikon aguantó mejor los contraluces que el Minotar emparentado con él por diseño de la Minox.

Minox GT-E: Pertenece a la segunda generación de cámaras que llevó este nombre. Es una cámara compacta, del tamaño de una caja de cigarrillos, con objetivo retractil, exposición automática con prioridad a la abertura (modo A en otras cámaras), enfoque manual por estimación. La utilicé con un rollo de 36 exposiciones de Fujicolor C200.

La cámara es muy fiable en cuanto a la exposición y al funcionamiento en general, pero dado que tienes que enfocar a “ojímetro”, y últimamente estoy desentrenado, tuve tendencia a cerrar el diafragma lo que pude para aumentar la profundidad de campo. Como consecuencia, me metí en el terreno peligroso de las velocidades de obturación lentas en alguna ocasión, por lo que tuve un número excesivo de fotos trepidadas. El objetivo MC Minotar 35/2,8 es una fórmula sencilla, de cuatro lentes en tres grupos, tipo tessar. De las pocas que hay con este diseño en  objetivos angulares. Es bastante nítido, pero se lleva mal con los contraluces. Por lo demás, es una cámara sumamente discreta, con un disparo casi silencioso, fiable y cabe en cualquier bolsillo.

Bombonera Oro

Buen rendimiento general en una vista urbana donde la dureza de las sombras queda amortiguada por el reflejo del sol en los ventanales de los edificios del otro lado de la calle.

Pedid Coñac...

Al tener que estimar la distancia de enfoque, las fotos más críticas son las tomadas de cerca, por tener menos profundidad de campo. Pero si hay luz suficiente, a f/8 sueles atinar con facilidad.

Danza en la plaza del Pilar

Luz escasa, y un intento de mantener enfocado el fotógrafo en primer plano y las bailarinas del fondo, me llevaron a una velocidad de obturación excesivamente lenta y a una foto trepidada. Además se nota que el objetivo Minotar no se lleva bien con la luz del sol frontal (situada inmediatamenta por encima de las bailarinas), y hay una pérdida de contraste por ello.

El domingo por la tarde hice el último carrete de los que compré para el fin de semana. Otro Kodak Professional BW400CN, que en esta ocasión cargué en una Pentax MX. Como ya he indicado en alguna ocasión, a mí me gustaría que alguien hiciese una cámara digital así. Un réflex compacta, casi pequeñita, con los controles básicos que necesita un fotógrafo, sólida, fiable, y con un tamaño de captor razonablemente grande. Le puse el objetivo Pentax M-SMC 50/1,7, porque me apetecía llevar una óptica luminosa. Pero a punto estuve de calzarle el “pancake” M-SMC 40/2,8, con el cual queda un conjunto realmente muy compacto. Las fotos las hice en el soto de Cantalobos, lugar que me resulta muy agradable para pasear y fotografiar paisajes. A este paseo me lleve también la Panasonic Lumix GF1 con el G 40/1,7 ASPH. De esta forma, tenía un patrón con el cual medir la fiabilidad de la cámara.

Lo cierto es que usar esta cámara es una gozada. Un placer en sí mismo. Y por lo que he podido comprobar el aparato es muy competente a pesar de su avanzada edad para obtener imágenes de buena calidad. El fotómetro con medición ponderada con preferencia al centro es plenamente fiable. Y sólo me he encontrado un problema que no sé si es coyuntural, estructural, o culpa del laboratorio. Aparece un raya de arrastre en los fotogramas que los inutiliza para un uso serio. En una inspección del interior de la cámara, yo la veo en perfecto estado de conservación. Como nueva. Así que supongo que tendré que hacer otro rollo, y en otro laboratorio, para ver si se repite el fenómeno. Una lástima. Porque si no fuera por esto, seguro que me apetecería utilizarla con cierta frecuencia.

Actualización: El problema de la raya de arrastre no está en el negativo. Escaneados los mismos en un escáner casero, no aparece. Fue culpa del laboratorio. La cámara está perfecta.

Soto de Cantalobos

Aunque las películas de blanco y negro cromogénicas tienen una sensibilidad extendida a todo el espectro visible, no hubiera estado de más utilizar algún filtro de color para mejorar el contraste de las imágenes.

Soto de Cantalobos

En condiciones de luz suave, los negativos son muy utilizables; sin embargo, hubiese preferido encontrar la Ilford XP2 Super, que carece de la molesta máscara rojiza de la Kodak, incómoda a la hora de examinar los negativos.

Soto de Cantalobos

La falta de nitidez del fondo es intencionada, ya que el objetivo está siendo utilizado a sus aberturas máximas.

Soto de Cantalobos

En las sombras más profundas de esta imagen se ve perfectamente la desgraciada raya de arrastre que afecta a todos los negativos del rollo.

[Cine] The Descendants (2011)

Cine

The Descendants (2011), 23 de enero de 2012.

Esta película ha sido vista en versión original y por ello se conserva su título original en inglés. En la cartelera española es más frecuente encontrarla doblada al castellano con su título traducido literalmente, Los descendientes.

Altas expectativas se habían generado en las últimas semanas conforme nos llegaban noticias sobre el notable trabajo del protagonista de la película, George Clooney, y sobre las bondades del filme en general. Filme firmado por Alexander Payne, de quien guardo un excelente recuerdo por aquella delicia que fue Sideways (Entre copas). Nos enteramos además que está rodada en Hawái, y que la echan en versión original en una buena sala de los Aragonia, así que ayer preparamos la expedición hasta estas multisalas, y a por ella.

Los descendientes son Matt King (Clooney) y sus primos. Y son descendientes del primer banquero blanco que llegó a las islas y que acabó casándose con una guapa princesa indígena. Y como herencia por parte de esta, este grupo familiar conserva unas tierras de gran belleza en Kaua’i, una de las islas más estupendas. Pero las poseen en fideicomiso, que perderán en siete años, por lo que antes las quieren vender. Probablemente a grupos constructores, que especularan o destruirán la belleza natural de las tierras. Sin embargo, Matt está con otros problemas. Para él, la vida ha sido sencilla siempre. Se gana bien la vida como abogado, tiene una mujer guapa y deportista que le ha dado dos hijas, y vive cómodamente, sin graves preocupaciones, dejando que otros tomen las decisiones por él, de forma un poco egoista. Pero su mujer, Elizabeth (Patricia Hastie), ha tenido un grave accidente deportivo. Esta en coma profundo. Mientras espera su recuperación, cuida de su hija de 10 años, Scottie (Amara Miller), aunque no se le da muy bien. Los doctores le anuncian que no hay posibilidades de recuperación para su mujer, y que en sus última voluntades dispuso que no se tomaran medidas extraordinarias para el mantenimiento de su vida. Así, padre e hija van a buscar a la hija mayor, una rebelde adolescente de 17 años, Alexandra (Shailene Woodley), que está en un internado. Esta responde hostilmente a las malas noticias que le da su padre. Y le confiesa que sabe que su madre tenía un amante y que quería divorciarse. Con estas premisas, los tres miembros de la familia, acompañados de Sid (Nick Krause) el novio de la mayor, comienzan dos caminos. Por un lado, la obligación de comunicar a familiares y amigos cercanos de la situación de Elizabeth para permitirles despedirse de ella. Por otro lado, localizar al amante, Brian Speer (Matthew Lillard) para intentar entender lo que pasó. Al final lo encuentran en un lugar de vacaciones con su mujer Julie (Judy Greer). Y en medio el problema del fideicomiso.

Nuevamente el director nos ofrece un drama basado en la crisis de un hombre maduro, una crisis en la que ni siquiera sabe que vive hasta que confluyen sobre él este conjunto de situaciones. Al igual que en Sideways, la película no deja de ser una especie de road movie, en el sentido en que el grupo familiar extendido va moviéndose por las islas emprendiendo un viaje tanto físico como sobre todo emocional. O el grupo familiar salta por los aires, o saldrá más reforzado que nunca. También va alternando los momentos de drama, algunos de ellos profundos, con los tonos más desenfadados y a veces cómicos que procura el personaje de Sid, el cual como todos los protagonistas, también irá ganando madurez por el camino.

La película esta rodada con eficacia y oficio técnico, estando ante todo al servicio de los personajes y de su historia. Claro que tiene a su favor la belleza propia del archipiélago pacífico, y de su capacidad para encontrar escenarios y luz natural adecuada. Con una banda sonora basada en guitarras y temas hawaianos, que da un toque de ligereza a los momentos más dramáticos sin desvirtuarlos.

Por supuesto, es una de esas películas cuya base fundamental es el trabajo de los intérpretes. Especialmente de Clooney que sale en la inmensa mayoría de las escenas de la película. El trabajo del actor es realmente bueno. No sé si tan magistral como nos lo han propuesto. Su tono es similar al de otra película que realizó recientemente, Up in the air, en la que también interpretaba a un hombre maduro que tiene un crisis aunque no lo sabe. En cualquier caso, yo tampoco le pongo grandes pegas. Si sabe seleccionar los papeles que mejor le convienen, mejor para él y para todos. En el plano interpretativo, hay que destacar también a Shailene Woodley. A esta chica la había visto yo en algún capítulo de una serie que es un drama adolescente, que la verdad no me había llamado la atención gran cosa. Ni por la trama ni por el trabajo de sus actores. Pero aquí borda la evolución de una adolescente que, bajo el supuesto de que es problemática y pendenciera, lo que la ha llevado a un internado, resulta que probablemente es más madura que cualquiera de los dos progenitores. El resto del reparto esta correcto tirando a bien o muy bien, con pequeñas intervenciones de ilustres como Robert Forster como padre de la moribunda, y Beau Bridges como uno de los primos del protagonista.

¿Qué podemos decir como resumen? Pues que la película está bien. Pero creo que considerado en retrospectiva, no me ha gustado tanto como Sideways. Película del mismo director con la que no me queda más remedio que comparar la actual por que alguno de sus temas son coincidentes y por el tono. Aquella película es de las que ganan con el tiempo. También es posible que un exceso de expectativas altas me haga juzgar con rigor esta película de hoy. Pero en líneas generales está bastante bien, y es recomendable. Aunque yo no le daría el óscar a la mejor película ni al mejor actor protagonista. Cosas que pasan.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
No tengo fotografías de Hawái, lamentablemente. Pero fui caminando al cine, con la Panasonic Lumix GF1 y tomé algunas imágenes del atardecer en la ciudad.
Ramas y sombras

_____

Contraluz

_____

Baranda

_____

Esperando al tranvía

_____

[Fotografía personal] En el soto de Cantalobos con cámara tradicional y con cámara digital

Fotografía personal

Como ya he comentado en alguna entrada anterior, este fin de semana pasado he estado utilizando alguna de las viejas cámaras para película tradicional, para hacer algunas fotos. Como es natural, hasta que no lleve a revelar los carretes, sean escaneado, etcétera, no se podrá ver por aquí el resultado de la experiencia. Hacía siete años y medio que no usaba película, cuando me llevé la Canon EOS 100 de viaje por Foix y otros lugares de Midi-Pyrénées en Francia, y más de ocho que no utilizaba según que cámaras.

Si el sábado quedé con gente de FeZ y me llevé la Minox GT-E con un carrete de negativos en color y la Zeiss Ikon Contessa con negativos en blanco y negro, ayer me fui en solitario y también en blanco y negro, pero con la Pentax MX. A mí me gustaría que en la fotografía digital existiera algún aparato similar en sencillez conceptual, eficacia y tamaño a esta veterana réflex de los años 70. Y otros más sabios que yo también opinan lo mismo.

Pentax MX

La Pentax MX cuelga del cuello del fotógrafo al atardecer de un domingo en Cantalobos (Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH).

Incluso me ha hecho gracia encontrar en la web un vídeo (en inglés) en el que reflexionan sobre la utilización de esta cámara mecánica en comparación con la complejidad de botonería y opciones de una Canon EOS 5D Mark II, cámara que también tengo. Que permite hacer unas fotos de gran calidad técnica (que sean estética, conceptual o artísticamente interesantes, eso, depende sólo del fotógrafo), pero que es grande y pesada en comparación.

.

En cualquier caso, me llevé la MX al soto de Cantalobos, lugar que quien pase por aquí con asiduidad sabe que es uno de mis favoritos para paisajes, y me llevé también la Panasonic Lumix GF1. En principio, por comparar. Luego utilicé su inmediatez de digital como imagen de prueba, al estilo de las antiguas polaroids cuando eran utilizadas antes de sacar la foto definitiva para comprobar que todo iba bien. La fotos con la GF1 han quedado bien. Veremos que pasa con las otras cuando las revele y las escanee. De momento, os dejo algunas de las digitales.

Soto de Cantalobos

_____

Soto de Cantalobos

_____

Soto de Cantalobos

_____

Soto de Cantalobos

_____

[Fotografía] Recomendaciones semanales: encontrado en la web

Fotografía

Como vengo haciendo desde hace unas semanas, resumo el fin de semana lo que me ha llamado la atención sobre los fotógrafos y la fotografía en los últimos 7 días, aproximadamente. En esta ocasión mis fuentes han sido las siguientes.

Rafael Roa me recordó a Andre de Dienes, un fotógrafo muy conocido por su relación y sus fotografías de Marilyn Monroe, pero que tiene mucho más que ofrecer. Y muy interesante. Principalmente el artículo de Roa se centra en los desnudos en los grandes espacios naturales de los Estado Unidos, pero también es posible ver retratos de otras estrellas de Hollywood que siempre gustan. Y por otro lado, me ha dado a conocer a un artista multidisciplinar como es el alemán Heinrich Heidersberger, con notables fotografías de arquitectura y de viajes. Es impresionante la cantidad de artistas que salieron de los turbulentos años de entre guerras en Alemania, y en Europa Central en general. Página web del artista.

En Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red he podido saber de Lynn Radeka, paisajista norteamericano, uno de los fotógrafos que podemos considerar sucesores del espíritu de Ansel Adams, muy perfeccionista en el procesado de los negativos y las copias. Pagina web del fotógrafo.

Elizabeth Avedon nos presenta el trabajo de Gay Block. En sus comienzos, ell fotógrafo retrató chicas adolescentes en el ámbito de su comunidad judía, así como en campamentos de verano. En 2006, volvió a retratar a las chicas que había retratado en 1981 en un campamento, para comparar las imágenes de aquellas adolescentes con las mujeres que son 25 años después. Y el resultado me parece muy interesante. Pero en la página web del fotógrafo podréis encontrar esta serie y otras muy interesantes.

Conscientious nos revisa el libro de Friedrich Seidenstücker titulado Of Hippos and Other Humans. Fotografía callejera como a mí me gusta. No obstrusiva. Sin molestar a la persona retratada. Elegante. Nuevamente un alemán de entreguerras. El caso es que buscando fotografías suyas por la web, he encontrado cosas que me han parecido muy interesantes, y que ya conocía, pero sin recordar el nombre del autor. Tengo una cabeza calamitosa. Espero no olvidarlo de nuevo.

Por supuesto, La Lettre de la Photographie es una fuente inacabable de propuestas, de las cuales traigo una selección de esta semana:

París inspiró a muchos fotógrafos en el período de entreguerras, y fue un hervidero de propuestas estéticas. Con obras de distintos fotógrafos, nos lo recuerdan en la revisión del libro Paris, une capitale au-dessus du volcan (1910-1940).

Parece que está de moda retratar fotógrafos y así nos lo recuerdan al revisar el libro Penelope’s Hungry Eyes: Portraits of Famous Photographers de Abe Frajndlich. Y son fotografías con mucho respeto y mucho sentido del humor, dos conceptos que no son incompatibles, afortunadamente. Creo que me gustaría tener este libro.

Dominique Issermann es un clásico moderno de la fotografía de moda. Y no es que yo sea un fan de la mayor parte de estos fotógrafos, pero Issermann me parece que tiene una mayor elegancia y expresividad.

Cada vez me gusta más la buena fotografía de arquitectura. Y si unes las imágenes de Lucien Hervé con las arquitectura de Le Corbusier, pues mucho mejor.

Por hoy, ya es suficiente. Ayer salí un rato a tirar fotos con alguna gente del grupo de Flickr Fotógraf@s en Zaragoza (FeZ). La condición era utilizar película fotográfica; nada de tomas digitales. De todos modos, cuando se acabaron los rollos de película, y estando en la plaza del Pilar, vimos a unos bailarines ejecutando una curiosas danzas junto a la fuente de la Hispanidad. Así que tiré de Leica D-Lux 5 e hice algunas fotos. Las procedentes de los carretes… pues cuando se revelen y todo eso.

Danza en la Plaza del Pilar

_____

Danza en la Plaza del Pilar

_____

Danza en la Plaza del Pilar

_____

Danza en la Plaza del Pilar

_____

[Fotografía] Kodak, antaño gigante de la fotografía, en horas muy, muy, muy bajas

Fotografía

En el siglo XX, para muchos, fotografía y Kodak eran casi sinónimos. Especialmente en los Estados Unidos. En el resto del mundo hubo más diversidad (Agfa, Fujifilm, etcétera). Una compañía altamente innovadora y osada en sus comienzos, que revolucionó el mundo de la fotografía, convirtiendo una técnica reservada a unos pocos profesionales en un artículo de consumo de masas, se ha declarado en bancarrota. Sus deudas son mayores que el valor de sus recursos. Hace 15 años su valor en bolsa sobrepasaba los 31.000 millones de dólares, y ahora está por debajo de los 200 millones.

No voy a entrar en profundidad en los motivos por los que ha llegado a esta situación. Hay sitios donde introducen el tema, e incluyen enlaces que pueden ayudar a comprender el tema. En Microsiervos, por ejemplo. Pero hay algunas cuestiones que parecen claras, incluso para un simple en estos temas como yo. Kodak ganaba dinero vendiendo película y copias fotográficas.

Eventualmente vendía cámaras fotográficas, en general no muy complejas, sencillas, baratas, que indujesen al consumidor a tirar muchos carretes de película, que se convertirían en copias fotográficas, que poblarían los álbumes y las cajas de fotografías de muchas personas. No obstante, también vendió cámaras fotográficas muy interesantes, como las Retinas y sus hermanas más sencillas las Retinettes. Bien es cierto que fueron concebidas y fabricadas en Alemania. Las hubo de visor directo, telemétricas y réflex con objetivos intercambiables. A punto estuve de comprar una, pero al final opté por una Zeiss Ikon Contessa 35. Europeo que se siente uno. A veces.

Zeiss Ikon Contessa

Mi Zeiss Ikon Contessa 35, en funcionamiento (Canon EOS 40D, Cosina MC 100/3,5 Macro).

Pero donde brilló siempre la marca fue en la fabricación de película fotográfica y cinematográfica de calidad. Durante décadas, algunas de sus marcas adquirieron la categoría de mito, como fue la ya desaparecida Kodachrome. Pero también sus extensas y avanzadas películas negativas en blanco y negro, tan apreciadas por muchos fotógrafos. Entre estas alcanzó también el nivel de mito la Tri X, película que ha tenido diversas sensibilidades a lo largo del tiempo, pero que se confirmó finalmente como un material de alta sensibilidad, en ISO 400/27º en los formatos de 35 mm y 120, y en ISO 320/26º en hojas de gran formato. Muchos fotorreporteros han utilizado este material, y muchas famosas fotografías han estado tomadas con esta película.

Volvemos a lo de antes. Particularmente, tampoco fui nunca muy de Kodak en este aspecto. En mis primeros tiempos en la fotografía, compraba diapositivas con revelado incluido de Agfa o Perutz. Eran notoriamente más económicas. Luego. Cuando empecé a valorar más la calidad de la película, fueron las distintas declinaciones de Fujichromes, Sensia, Provia y Astia, las que me acompañaron por diversos lugares del mundo. Y en blanco y negro, en sensibilidades de ISO 100/21º usé mucho la Agfapan APX 100, con productos de Ilford en ISO 400/27º, hasta que finalmente me pasé con armas y bagajes plenamente a las Ilford Delta de todas las sensibilidades, y enventualmente a la película Ilford en blanco y negro pero de tecnología cromogénica XP2 y descendientes.

Una de las últimas fotografías que tomé con película en blanco y negro, probablemente Ilford XP2 Super, antes de pasarme por completo al digital (Leica IIIf, Elmar 50/3,5).

En fin, que trataba de hacer un homenaje a la historia de Kodak, y a su compromiso con la fotografía, y me está saliendo un churro, porque la verdad es que nunca he sido muy afecto a la marca. Y es que además, luego están las ironías del destino. Ha sido la fotografía digital la que ha no sólo ha destronado al gigante, sino que lo ha hundido en la miseria. Pero fueron las gentes de la gente de Rochester los primeros en crear un captor digital con una cámara que funcionase. Y durante los años 90 pudimos ver como se aliaba con Canon y con Nikon para producir las primeras cámaras digitales serias con sus captores. Pero no le sirvió de nada. Su “archienemigo” japonés, Fujifilm, mucho más diversificado, ha resistido con dignidad y gallardía los embates de las nuevas tecnologías, y hace unas semanas era la estrella de la CES/PMA en Las Vegas presentando su X-Pro 1, de lo que ya hablé por aquí.

Parece ser que la intención de Kodak es la deshacerse de buena parte de sus negocios, y centrarse en las tecnologías de impresión. Dicen que la fabricación y venta de película fotográfica y cinematográfica todavía es rentable y que seguirán. Pero ahí hay un “todavía”, muy peligroso. En el mundo de la cinematografía, cada vez vemos más películas rodadas directamente en digital, con una excelente calidad. Y en la fotografía sobre película parece que queda como algo propio de nostálgicos, revivalistas y algunos profesionales con necesidades y procesos de trabajo muy específicos. Pero bueno. Creo que merecía la pena hacer un pequeño recordatorio de la importancia de la compañía norteamericana en la que es mi principal afición.

Ayer me compré dos carretes de Kodak Professional BW400CN. También quería comprar un carrete de negativos en color, pero no tenían más que Fujicolor C200, así que no será Kodak. He cargado la Contessa con el blanco y negro, y la Minox GT-E con el color. Este fin de semana, fotografía al viejo estilo.

Probablemente, la gran avenida del Ebro en febrero de 2003, fue la última vez que utilicé un negativo en color de Kodak. Probablemente con la Pentax MX. Pero esto último no lo recuerdo bien.