[Televisión] Cosas de series; despido al US Marshall, en el pueblo de Banshee se ponen muy burros, y Black Mirror, si no perfecta, es realmente inquietante

Televisión

Últimamente no doy abasto con esto de ver series. Estoy liado y no encuentro tiempo. Así que voy con retraso con algunas y selecciono lo que veo de otras. Y he tomado una decisión que me ha dado mucha pena. Las aventuras de Raylan Givens (Timothy Olyphant)Boyd Crowder (Walton Goggins) y toda la panda en Justified son de lo más interesante que se ve por la caja tonta. Pero al mismo tiempo, exigen una atención a la trama y a los numerosos personajes que últimamente no consigo alcanzar, y me pierdo. Me he perdido. Así que muy a mi pesar, he decidido dejar de lado a esta buena serie, para entretenerme con otros productos quizá de menos calidad, pero de más fácil digestión. Pero no obstante es una serie que recomiendo.

Todavía no he decidido si Banshee es una buena serie o un “no es para tanto”. Lo que me sorprende es los niveles de violencia que nos ofrece. El flashback carcelario que nos ofrecieron en el último capítulo me impresionó, teniendo en cuenta que es un producto televisivo. Si a eso sumas su escasa inhibición con el sexo, hacen de esta serie una rara avis en el panorama televisivo. Ya veremos como sigue evolucionando.

Hoy opto por acompañar la entrada con los áridos paisajes de los montes de yeso y alabastro en la  ribera baja del Ebro.

Hoy opto por acompañar la entrada con los áridos paisajes de los montes de yeso y alabastro en la ribera baja del Ebro.

Entre mis gulty pleasures favoritos se encuentra desde el año pasado Revenge, que empezó muy fuerte, pero parecía que se había acomodado útlimamente. Cosa que no se puede permitir un culebrón de este tipo salvo riesgo de banalizarse y ser totalmente prescindible. No importa los escotes que luzca Emily/Amanda (Emily VanCamp), que últimamente son menos notables para mayor inri. En cualquier caso, nada como cargarse a uno de los personajes principales para revitalizar la cosa. Y en eso han estado.

Entre los caminos polvorientos y el monte bajo, un aficionado a la fotografía busca el mejor punto de vista para su futura toma.

Entre los caminos polvorientos y el monte bajo, un aficionado a la fotografía busca el mejor punto de vista para su futura toma.

Me cuesta comentar el segundo episodio de la segunda temporada de Black Mirror sin destripar el efecto sorpresa fundamental para que esta historia funcione. Coincido con algunos comentarios en que algunos de los episodios de la serie son flojos en planteamiento argumental, pero que se salvan por el factor de impacto emocional que consiguen en un determinado momento. En cualquier caso, el concepto “justicia” siempre me ha resultado confuso a la par que necesario para que esta vida tenga sentido, pero después de este último episodio la confusión ha aumentado en mi consideración. La semana que viene, final de la corta temporada.

Apenas un pequeñas y escasas flores ponen un poco de color en los áridos montes cerca de Rodén.

Apenas un pequeñas y escasas flores ponen un poco de color en los áridos montes cerca de Rodén.

[Televisión] Cosas de series; vuelven mis comadronas favoritas y alguna cosa más

Televisión

Este jueves traigo pocas novedades en la cosa televisiva. Como suele ser costumbre en los últimos años, lo mejor suelen ser las cosas que emiten por los cables norteamericanos, y es a principio de la semana cuando disfruto abundantemente con los Gallagher en Shameless, y con Hank Moody en Californication. Realmente, esto ya marca una diferencia con respecto al resto de la semana, donde quedan pocas alegrías notorias. Básicamente Justified y la incombustible Modern Family. El resto es mero entretenimiento. Sin más. ¿Qué se puede destacar?

Han vuelto las comadronas del East End londinense de Call the Midwife. La primera temporada me gustó mucho. De momento siguen en la misma línea, aunque es cierto que ya sin el factor novedad. En cualquier caso, van a ser fijas en mi cartelera.

Tengo pendiente de ver el primer episodio de The Americans, que nos devolverá a los tiempos de la guerra fría. Ya os contaré la semana que viene. También la semana que viene tendré que dedicar un especial a 30 Rock, a la que le quedan horas de vida.

Parece que las primeras sensaciones positivas con The Following no iban muy descaminadas. De momentos se queda en mi cartelera televisiva.

Recientemente han anunciado ya fechas de regreso de Mad MenDoctor Who para esta primavera. Esto siempre pone de buen humor. Y bueno,… de momento nada más, que esta semana ando con poco tiempo.

Fleet Street

Con el regreso de las “midwives” volveremos a Londres, en la foto Fleet Street, y a comprobar la agilidad con la que mueven por entre el tráfico de la capital británica con sus bicicletas.

[Televisión] Cosas de series; altas y bajas en mi cartelera particular

Televisión

En estas dos últimas semanas, con el final de las fiestas de fin de año, han ido recuperando el pulso las series de ficción de las diversas televisiones, en especial de las norteamericanas. Y como consecuencia he necesitado hacer ajustes en mi cartelera de series, porque mi tiempo es limitado y la calidad de las series es heterogénea. Para mí, las series de ficción son dosis de cine en pequeña pantalla y de tamaño más reducido. Algo de lo que disfrutar cuando no tengo ocasión ni tiempo para ver el cine como me gusta. En pantalla grande y con el desarrollo de la historia adecuado. Pero, con el tiempo descubrí que en esto de las series hay productos que superan con frecuencia la calidad del cine “de verdad”, y adquieren su propia trascendencia.

Vamos al repaso de novedades y abandonos.

Entre las nuevas series, las que han dado comienzo en estos días sus primeras temporadas,… pues poco que añadir:

1600 PennSitcom sobre la familia de un ficticio presidente de los EE.UU. No me ha enganchado. Incluso algún personaje me cae mal. He visto dos episodios, y… fuera.

Ripper Street: Ya comenté el primer capítulo de estos policías británicos de los tiempos de Jack el Destripador. El caso es que me gustó. Pero en el segundo me desenganché enseguida. Está muy bien hecha, bien interpretada, pero me desinteresé pronto. Fuera.

Mr. Selfridge: Basada en los principios de los grandes almacenes Selfridges de Londres. Demasiadas similitudes con The Paradise, pero desde mi punto de vista inferior. O con personajes menos atractivos. Fuera.

Utopia: Serie británica cuyo primer episodio comencé a ver ayer con ilusión, por las expectativas, pero que a los 20 minutos descubrí que no tenía claro todavía de que iba. Parece que conspiraciones en torno a un misterioso libro que predice vaya usted a saber que… No sé. Fuera.

Banshee: Un delincuente sale de la cárcel, se encuentra que su ex se ha ido con otro, y que no tiene los diamantes que robaron. Por circunstancias del destino, se encuentra en la situación de suplantar al que iba a ser el nuevo sheriff de Banshee, población de Pensilvania con sus amish y todo donde vive su ex, y donde hay un millonario malo que controla el cotarro. Y lo hace. No tenía muchas esperanzas, pero me entretuvo. Como enganche, tira mucho de enseñar culos y tetas. Mucho. En fin, ya veremos. De momento, es la única novedad que se queda.

Camden Locks Market

Mucha serie británica o de ambientación británica que, contra todo pronóstico, se caen de la lista. En cualquier caso, yo prefiero los mercadillos como el de Camden Lock a los grandes almacenes, como Selfridges.

Retornos. Nuevas temporadas, o temporadas cuya primera parte queda en un pasado remoto.

Ni siquiera me he planteado ver de nuevo House of Lies. Ni siquiera el primer episodio. Fuera.

Girls: Podrá ser muy interesante esta serie cuya primera temporada aguanté justito. Pero tras el primer capítulo de la segunda temporada me quedó claro que definitivamente no me motivan nada las desventuras de estas chicas neoyorquinas. Fuera.

Bunheads: En la línea que llevaba la primera parte de esta su primera temporada que se emitió en verano. Es entretenida, no llega al nivel de Gilmore Girls (Las chicas Gilmore), de quien es heredera. Pero bueno,… Se queda.

JustifiedShamelessCalifornication: Mucho tendrían que bajar de nivel para que borrara de mi cartelera a estas tres. Particularmente siguen inspirados los Gallagher de Chicago. Bienvenidos de nuevo todos ellos.

Despedidas de series con temporada en activo. Hay que dejar sitio a los recién llegados y a los viejos amigos.

Once upon a time: Definitivamente, esta serie siempre me había parecido poco seria. Pero te reías de ella. El problema es que se ha empezado a tomar en serio a sí misma en exceso. Así que un rollo. Fuera.

Don’t trust the B—- of the Apartment 23: Realmente, considero que las vida de estas chicas no avanza, ni para bien ni para mal. Y han dejado de hacerme gracia. Incluso la B—-. Fuera.

The new normal: Teniendo una familia tan divertida y cachonda como los de Modern Family, el buenísmo políticamente correcto de estos me estaba resultando empalagoso y estomagante. Fuera.

No descarto ulteriores purgas. Especialmente porque puede haber nuevas incorporaciones y, como digo, mi tiempo es limitado.

Refreshments

Refreshments… una más de las calles de Londres.

[Televisión] Cosas de series: Raylan Givens y muchas chicas interesantes

Televisión

Con un día de retraso sobre lo previsto, hago el comentario semanal de las series de ficción televisivas.

Las protagonistas de esta semana son fundamentalmente chicas. Por ejemplo, en Fringe han tenido el detalle de regalarnos un episodio con la presencia de la Olivia alternativa, que siempre me ha parecido más interesante que la de “nuestro” universo. Pero va en cuestión de gustos. Divertido. O en Mad Men, después del episodio dedicado a la nueva señora Draper, y del dedicado a la antigua señora Draper, ha sido el turno de Joan (Christina Hendricks). Me cuesta ver a la Hendricks con esas pintas en esta serie. No la asumo con facilidad. Porque para mí siempre permanecerá en mi memoria como la divertidísima, y pícara, Saffron de Firefly. Personaje que proporcionó no poca chispa a aquella lamentablemente escasa pero excelente serie de ciencia ficción. Y Bones, que nada sería sin su protagonista principal, la doctora Brennan (Emily Deschanel). Ya veremos como evoluciona a partir de ahora con maternidad a cuestas. Todavía no tengo claro que este hecho no le haya quitado chispa al personaje.

Han comenzado las nuevas temporadas de las chicas de Showtime. Por un lado, nos han quitado en parte de encima el susto con el que nos dejaron en The Big C en el final de la temporada pasada. En cualquier caso, su regreso es bien venido, y veremos que nuevas sonrisas y dramas nos dejan en esta su tercera temporada. Mientras, encontramos a Nurse Jackie tocando fondo en todos los frentes, y en rehabilitación de su adicción a drogras. Mientras, son tiempos de cambio en el hospital, con nuevo administrador, que viene con la tijera. Como en todas partes. A seguir con atención.

Claro que el evento de la semana ha sido el final de Justified. Reconozco que con la cantidad de personajes y líneas argumentales que lleva esta serie, me cuesta seguirla. Pero el conjunto de personajes es tan pintoresco, tan variado, tan rico,… que merece la pena el esfuerzo. Sólo diré una cosa. Ya hecho de menos las aventuras del marshall Givens (Timothy Olyphant).

Dos estrenos que no van a merecer más comentarios que no me han gustado. The Client ListDon’t Trust the Bitch in Apartment 23. Malas. Sin más.

Seat 1500 - Funeraria Abre los ojos

Extraña aparición, salida del pasado. Un Seat 1500 travestido en vehículo funerario. Extrañas aficiones coleccionistas los de algunos.

[Televisión] Cosas de series: Shameless, Justified, The Walking Dead,… y algunas que se van

Televisión

Esta semana he tomado decisiones trascendentes. Mi tiempo es limitado, y esto de ver cine en pantalla pequeñito y de forma seriada es una afición y no una obligación. Así que dos series que me parecían muy interesantes, pero que por motivos distintos llevaban meses atascadas en el disco duro de mi decodificador de Digital+ han acabado en la basura. Se trata de la segunda temporada de Treme, una serie realmente interesante, pero que por algún motivo que no he acabado de analizar no ha conseguido engancharme como la primera temporada, y el drama de época británico The Crimson Petal and the White (Pétalo carmesí, flor blanca), del que vi el primer capítulo pero ne he encontrado el momento para centrarme y ver los tres siguientes. Otra vez será.

Un riesgo similar corre Bleak House, de la que se dice que es la mejor adaptación audiovisual de una obra de Dickens. He visto el primer capítulo, y me pareció interesante. Pero no sé si encontraré momentos para seguirla. En cualquier caso, la presencia de una jovencísima Carey Mulligan en el reparto ha evitado que corra la misma suerte que los dos anteriores.

Una cancelación mucho más rotunda en mi cartelera ha sido Awake. El piloto aun tuvo interés. El segundo episodio me aburrió. Adiós. Sin penas. Pero vamos a lo positivo. A tres series que realmente dan de sí, divierten, intrigan y te sujetan a la pantalla del televisor.

A estas alturas sería tontería negar mi amor eterno por todos los miembros de la familia Gallagher, versión Chicago, que semana tras semana nos sorprenden con su desvergüenza en Shameless. Ya adelanté que la llegada de Louise Fletcher como abuela Gallagher prometía. Y así ha sido. Su paso ha sido breve. Unos pocos capítulos, pero han dejado huella. Y nos ha permitido sorprendernos con las capacidades para el homicidio de alguno de los más insospechados personajes de la serie. No te puedes fiar de nadie. Bien es cierto que sigue combinando la serie el humor más políticamente incorrecto con el drama profundo. El pobre Lip (Jeremy Allen White) y su desnortamiento general provocado entre otras cosas por el cinismo de la futura madre de su retoño, y por el ambiente de degeneración global en el que se siente vivir, nos tiene con el corazón en un puño. En fin. Conforme avanza la temporada, más divertida es, pero al mismo tiempo, más se siente que puede llevar a alguna tragedia que en estos momentos no podemos ni sospechar.

En Justified se toman la preparación de la trama con el ritmo lento de las mejores películas del oeste. Que es lo que es esta serie, aunque disfrazada de siglo XXI. Pero avanza implacable hacia la balacera final. Los “malos” de turno, estos petimetres con mala baba que vienen de Detroit, han tocado abundantemente los pelendengues tanto a Raylan (Timothy Olyphant) como a Boyd (Walton Goggins). Lo que anuncia que la tormenta puede estar acercándose. Supongo que están a punto de pasar al contraataque, y entonces veremos. Tampoco defrauda esta serie.

Finalmente, en The Walking Dead, el penúltimo episodio de la serie nos trajo un final con sorpresa mayúscula para todos aquellos que no conocemos la historia por los cómics. Realmente, no me esperaba la desaparición de este personaje que no voy a mencionar. Evidentemente, con la temporada, tal y como se están poniendo las cosas, terminará el ciclo de estancia en la granja. Y poco a poco, supongo que se renovará el reparto con otros personajes. Lo que sí que puedo adelantar es que ha habido un cambio de las reglas de juego. Un caminante no se crea sólo si te muerden. Sólo por el mero hecho de morir, ya te vuelves caminante. Y esto cambia las perspectivas.

Carretera a Ontinar del Salz

Tengo revelado el carrete de prueba que hice con la Yashica Mat 124G. Todavía tengo que analizar despacio los resultados. Pero no parecen malos ni mucho menos. Os dejo una primera muestra con este paisaje tomado en la carretera que va de la N-330 hasta Ontinar del Salz (Zaragoza).

[Televisión] Cosas de series: densa cartelera televisiva y una “víbora negra”

Televisión

Densa. Muy densa. Tengo que eliminar algunas series de mis opciones, porque tengo un tiempo limitado para ver televisión. Lo cierto es que ahora no hay nada que destaque con brillo entre todo lo que tengo en cartera.  He cancelado de mi cartelera la británica Skins. Aunque el año pasado me pareció que la vida de estos adolescentes británicos tenía cierto interés, este año más bien me aburren o me resultan repetitivos, y ya digo que no tengo tiempo para todo. Por supuesto, hay valores seguros como CalifornicationJustified. Esos son fijos. Y en el apartado de comedia corta, 30 Rock cada vez me parece más divertido. Fringe parece que está tomando también un poco de carrerilla. Aunque poco a poco. Todo lo demás es cuestión de ganas.

En el apartado de novedades, con el mes de febrero, algunos avances interesantes de hace unas semanas como Luck y sus hipódromos, y Smash y su musical sobre Marilyn Monroe ha comenzado su emisión regular. Veremos como se portan. Ha vuelto la segunda temporada de The Walking Dead, que tras el impresionante final de la primera mitad de la misma, nos ha traído un episodio que me ha dejado un poco frío. A pesar de que han pasado cosas. Ya veremos que pasa con una serie que sorprendentemente hasta ahora me ha gustado, a pesar de pertenecer a un género que no me atrae demasiado.

Y quizá lo más destacado de esta semana, aunque difícilmente se puede calificar de novedad, es una comedia británica de los años 80, Blackadder. Fueron cuatro temporadas en las que seguíamos a distintos miembros de la familia Blackadder (víbora negra), en distintos momentos de la historia británica, interpretados siempre por el cómico Rowan Atkinson. Acompañado siempre de un cochambroso sirviente de la familia Baldrick, interpretado por Tony Robinson. La están echando en Canal + Comedia, y pude ver hace un par de meses la primera temporada, situada en un ficticio reinado de un tal Ricardo IV, al final de la Guerra de las dos rosas. Tengo grabada parte de la segunda temporada y toda la tercera temporada. La idea era verlas de forma ordenada cuando tuviese toda la segunda temporada. El caso es que hace un par de semanas comenzó la emisión de la cuarta temporada, situada en la Primera Guerra Mundial. Después de ver War Horse, como contrapunto decidí ver esta cuarta temporada, dos capítulos hasta el momento, donde además de los anteriores, podemos apreciar también el trabajo de Hugh Laurie (actualmente famoso por su cínico doctor House), y Stephen Fry. La verdad es que es divertidísima, y recomendable desde todo punto de vista. Humor ácido e irreverente que no deja títere con cabeza.

Y bueno, estas son mis apreciaciones y recomendaciones de esta semana en la cuestión televisiva.

Trafalgar Square

No son precisamente las "gestas" más "heroicas" británicas, al estilo del Nelson de Trafalgar Square, las que nos cuentan en Blackadder.

[Televisión] Cosas de series: Musicales, misterios carcelarios y demás

Televisión

En esta semana, será conveniente comentar algunas novedades. Algunas son ya de la semana pasada, pero decidí esperar para comentarlas. Por prudencia. Desde luego, hay que celebrar el regreso de algunos viejos amigos. Así, los guapos protagonistas de White Collar reinician después de un montón de meses su tercera temporada, tan entretenidos como de costumbre. También hemos vuelto al condado de Harlan para seguir las andanzas del US Marshal Raylan Givens (Timothy Olyphant) en Justified. Una de las mejores series del momento. Sin duda.

En otro plano muy distinto, los adolescentes británicos de Skins, tan conflictuados ellos, han comenzado el segundo año de la tercera generación con un dramón por todo lo alto. Es notable esta serie y su acercamiento relativamente transgresor al mundo de la adolescencia. El intento de transplantar la serie a EE. UU.  sin embargo no cuajó.

Y entre las series que llevan avanzada la temporada, sigo encantado con el culebronazo de Revenge, que ya ha empezado a repartir falsas paternidades por ahí, mientras las dos protagonistas cada vez se antagonizan más y cada vez están más guapas. Pero vamos con las auténticas novedades.

Alcatraz – 1ª temporada

La verdad es que cada vez que oigo que una serie es la sucesora de Lost, me hecho a temblar. Porque ya ha habido varias pifias al respecto. La única que se salva es Fringe, porque en un momento supieron crear un universo propio y distintivo, que ha funcionado. Aunque ya hablaremos un día de estos de si sigue funcionando. Pero aquí tenemos una nueva candidata. ¿De qué va?

En 1960 y algo, la prisión de Alcatraz, tan característica en un islote de la bahía de San Francisco, cerró por resultar muy cara para las arcas federales del gobierno de los EE. UU. Esa es la versión oficial en el universo de la serie. Porque en el mismo, lo que en realidad pasó es que desaparecieron misteriosamente trescientos y pico internos, peligrosísimos ellos, y los funcionarios penitenciarios. Y de repente, están volviendo a aparecer, casi cincuenta años más tarde, y con el aspecto que tenían entonces. Un equipo formado por gente del FBI con un tipo muy oscuro al mando (Sam Neill), una policía de homicidios joven, guapa y decidida (Sarah Jones), y un estudioso friqui de la prisión (Jorge Garcia), se encargará de encontrarlos y detenerlos.

El episodio piloto y el segundo episodio estuvieron bastante bien. Ambos combinaron la resolución de un caso, atrapar al convicto que aparece después de 50 años, con el suministro de información sobre el misterio general. Me engancharon bastante. Pero el tercer episodio, me ha dado la impresión de ser bastante de relleno, menos imaginativo e interesante. Así que habrá que ver por donde evoluciona esto. Tiene posibilidades, pero también la pueden fastidiar.

Smash – episodio piloto

Después del éxito de Glee, razonablemente comprensible por algunos de los episodios de la 1ª temporada, algo menos comprensible por lo que vino después, parece que hay más gente dispuesta a meterse en el difícil terreno del musical. Pero en esta ocasión, con una trama más adulta. En principio, lo que nos plantean es la gestación y desarrollo de un musical de Broadway sobre la figura de Marilyn Monroe, algo que se le ha ocurrido a mucha gente, pero nadie se ha atrevido a hacer. Parece que va a haber de todo. Intrigas, celos profesionales, amoríos, luchas por la fama y la celebridad, y música. Claro. Y los detalles del episodio piloto no son malos. Números musicales que parece sacados de la senda que marcó Chicago, con estilo y bien interpretados. Me gustó. Me apunto. A mi siempre me ha gustado el musical en el cine.

Esto es todo por esta semana. Veremos si la que viene da más de sí. O de no.

Danza en la Plaza del Pilar

Ya que vuelve el musical a la televisión, un poco de danza en la plaza del Pilar el pasado fin de semana (Leica D-Lux 5).

[TV] Finales de temporada, un drama, Justified, y una comedia, 30 Rock

Televisión

Ya lo advertí el otro día. A lo largo de las próximas semanas se van a producir finales de temporada a porrillo en las series que emiten las televisiones norteamericanas. Y que algunas llegan con prontitud y dignidad (versión original, subtítulos, alta definición,…) a nuestro país, y otras no, y hay que verlas en su plenitud por métodos alternativos. Pero bueno, a lo que vamos, que es a discutir la calidad de las series y no la de la industria televisiva.

Justified, o cómo Raylan Givens se va integrando de nuevo en el que fue su hogar

Si en la primera temporada teníamos a nuestro héroe Raylan Givens (Timothy Olyphant) regresando destinado como U.S. Marshal a su región natal, el condado de Harlan, Kentucky, a regañadientes, por culpa de su gatillo fácil, encontrándose con sus viejos amigos/enemigos, en esta temporada vemos como el tipo, a pesar de los problemas, se ha hecho a la idea y se va acomodando a su nuevo entorno.

Lo cual no quiere decir una existencia cómoda. La misteriosa muerte del padre de una adolescente, el cual se dedicaba a traficar con droga, un clan familiar mafioso a cual más paleto y más mortífero a un tiempo, los problemas relacionados con la industria minera y la especulación de los terrenos, los odios ancestrales entre familias, el difícil reajuste de su amistad/enemistad con el magnífico personaje que es Boyd Crowder (Walton Goggins), la vuelta a enrollarse con su ex (Natalie Zea) y los problemas con el actual marido de ésta, las investigaciones de asuntos internos sobre su forma de actuar,… En fin, que lo de acomodarse no es más que una frase hecha. Porque los problemas crecen. O como decía aquel. Los problemas ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman.

En 13 episodios nos han contado todo esto, nos lo han contado bien, con detalle, con atención a los personajes, con aventura y con emoción. En un ambiente de western, que nos recuerda también la reciente y excelente película Winter’s Bone en muchas cosas, aunque con otro tono, es una de las mejores series de acción y policías que se puede ver hoy en día. Aunque la acción venga en pequeñas dosis, aunque intensas, o matizada. O precisamente por eso. Las interpretaciones son muy buenas y contribuyen mucho a la credibilidad de la serie.

Recomendable, muy recomendable.

30 Rock, o el desmadre detrás de una producción de un programa de televisión

Con esta comedia, que nadie se engañe. Da igual de qué hable. Da igual los temas. Da igual el argumento. Lo único que importa son las divertidísimas interacciones entre sus demenciales personajes. Por supuesto, la pareja formada por Tina Fey y Alec Baldwin nos ha deparado momentos absolutamente sublimes. Es el mejor matrimonio televisivo de las últimas décadas a pesar de que son dos personajes que no están casado, ni lo van a estar. Donde la tensión sexual es más intelectual que otra cosa. Pero no sólo ellos, Jack McBrayer como Kenneth, Jane Krakowski como Jenna Maroney, o Tracy Morgan como Tracy Jordan, nos van aportando sus dosis de surrealismo como corifeos de lujo de la pareja protagonista. Y qué decir de los cameos o pequeños papeles que ilustres de la interpretación van haciendo.

Quien quiera una comedia divertida e inteligentes en 22 minutos semanales, esta es. Quien busque productos convencionales, igual se siente abrumado, o no se entera de nada. No apto para timoratos.

Recomendable, muy recomendable.

Ha habido un cierre de temporada más en esta última semana. Pero a esa estupenda serie de ciencia ficción, le dedicaré una entrada en exclusiva. Creo que se lo merece.

Recomendación musical

Creo que la canción de entrada de Justified, puede estar bien. Así en plan bluegrass mezclado con hip hop. O algo así. Se trata de Long Hard Times To Come por Gangstagrass.

Jardín vertical (Caixaforum)

Un rincón del jardín vertical del Caixaforum de Madrid, recuerdo del viaje a la capital de este fin de semana - Leica D-Lux 5