[Televisión] Cosas de series; altas y bajas en mi cartelera particular

Televisión

En estas dos últimas semanas, con el final de las fiestas de fin de año, han ido recuperando el pulso las series de ficción de las diversas televisiones, en especial de las norteamericanas. Y como consecuencia he necesitado hacer ajustes en mi cartelera de series, porque mi tiempo es limitado y la calidad de las series es heterogénea. Para mí, las series de ficción son dosis de cine en pequeña pantalla y de tamaño más reducido. Algo de lo que disfrutar cuando no tengo ocasión ni tiempo para ver el cine como me gusta. En pantalla grande y con el desarrollo de la historia adecuado. Pero, con el tiempo descubrí que en esto de las series hay productos que superan con frecuencia la calidad del cine “de verdad”, y adquieren su propia trascendencia.

Vamos al repaso de novedades y abandonos.

Entre las nuevas series, las que han dado comienzo en estos días sus primeras temporadas,… pues poco que añadir:

1600 PennSitcom sobre la familia de un ficticio presidente de los EE.UU. No me ha enganchado. Incluso algún personaje me cae mal. He visto dos episodios, y… fuera.

Ripper Street: Ya comenté el primer capítulo de estos policías británicos de los tiempos de Jack el Destripador. El caso es que me gustó. Pero en el segundo me desenganché enseguida. Está muy bien hecha, bien interpretada, pero me desinteresé pronto. Fuera.

Mr. Selfridge: Basada en los principios de los grandes almacenes Selfridges de Londres. Demasiadas similitudes con The Paradise, pero desde mi punto de vista inferior. O con personajes menos atractivos. Fuera.

Utopia: Serie británica cuyo primer episodio comencé a ver ayer con ilusión, por las expectativas, pero que a los 20 minutos descubrí que no tenía claro todavía de que iba. Parece que conspiraciones en torno a un misterioso libro que predice vaya usted a saber que… No sé. Fuera.

Banshee: Un delincuente sale de la cárcel, se encuentra que su ex se ha ido con otro, y que no tiene los diamantes que robaron. Por circunstancias del destino, se encuentra en la situación de suplantar al que iba a ser el nuevo sheriff de Banshee, población de Pensilvania con sus amish y todo donde vive su ex, y donde hay un millonario malo que controla el cotarro. Y lo hace. No tenía muchas esperanzas, pero me entretuvo. Como enganche, tira mucho de enseñar culos y tetas. Mucho. En fin, ya veremos. De momento, es la única novedad que se queda.

Camden Locks Market

Mucha serie británica o de ambientación británica que, contra todo pronóstico, se caen de la lista. En cualquier caso, yo prefiero los mercadillos como el de Camden Lock a los grandes almacenes, como Selfridges.

Retornos. Nuevas temporadas, o temporadas cuya primera parte queda en un pasado remoto.

Ni siquiera me he planteado ver de nuevo House of Lies. Ni siquiera el primer episodio. Fuera.

Girls: Podrá ser muy interesante esta serie cuya primera temporada aguanté justito. Pero tras el primer capítulo de la segunda temporada me quedó claro que definitivamente no me motivan nada las desventuras de estas chicas neoyorquinas. Fuera.

Bunheads: En la línea que llevaba la primera parte de esta su primera temporada que se emitió en verano. Es entretenida, no llega al nivel de Gilmore Girls (Las chicas Gilmore), de quien es heredera. Pero bueno,… Se queda.

JustifiedShamelessCalifornication: Mucho tendrían que bajar de nivel para que borrara de mi cartelera a estas tres. Particularmente siguen inspirados los Gallagher de Chicago. Bienvenidos de nuevo todos ellos.

Despedidas de series con temporada en activo. Hay que dejar sitio a los recién llegados y a los viejos amigos.

Once upon a time: Definitivamente, esta serie siempre me había parecido poco seria. Pero te reías de ella. El problema es que se ha empezado a tomar en serio a sí misma en exceso. Así que un rollo. Fuera.

Don’t trust the B—- of the Apartment 23: Realmente, considero que las vida de estas chicas no avanza, ni para bien ni para mal. Y han dejado de hacerme gracia. Incluso la B—-. Fuera.

The new normal: Teniendo una familia tan divertida y cachonda como los de Modern Family, el buenísmo políticamente correcto de estos me estaba resultando empalagoso y estomagante. Fuera.

No descarto ulteriores purgas. Especialmente porque puede haber nuevas incorporaciones y, como digo, mi tiempo es limitado.

Refreshments

Refreshments… una más de las calles de Londres.

[Televisión] Cosas de series; espías británicos, chicas de boston, Whitechapel tras el destripador,…

Televisión

La baja densidad de series en activo al otro lado del charco permite investigar cosas nuevas y dar repasos a cosas ya emitidas. Por ejemplo, yo empecé a seguir Mad Men en la cuarta temporada. Pues me han dejado las tres primeras para ir viendo. O como va a volver en breve la continuación de la primera temporada de Bunheads, y es una serie lo suficientemente ligera para las digestiones navideñas, he repasado los diez episodios emitidos en verano. También he recuperado los tres episodios de Black Mirror, ahora que están a punto de emitirse otros tres. Creo.

En el Parque Grande

Mis primeras fotos del año, el día de Año Nuevo, en el Parque Grande, entrenando con un objetivo macro. Estos filamentos de musgo son realmente, realmente, relamente pequeños.

Pero algunas novedades se han producido y os las cuento:

Ha terminado la tercera temporada de Rizzoli & Isles, las dos amigas del alma, detective una, forense la otra, que se parecen tanto como un pingüino a un elefante, pero que constituyen un dúo divertido dentro de la fórmula tan habitual últimamente de policía dinámico y activo más científico friqui. No hay mucho que comentar aquí. Es puro entretenimientos que ves porque los personajes te caen simpáticos. No pasará a la historia del arte ni como una de las grandes realizaciones de la televisión mundial, pero divierten. Punto. Dentro de unos meses más.

Novedad que llega desde la BBC Americana. Una producción realizada con mayoría de actores británicos, que se desarrolla en el Londres de finales del XIX, pero producida por la filiar americana de la cadena británica. Parece que es un procedimental policiaco situado en la época inmediatamente siguiente a los asesinatos de prostitutas en Whitechapel atribuidos al mítico Jack the RipperJack el Destripador, vamos. Para más tirón, dos datos. Se titula Ripper Street. La calle del destripador. El primer episodio se desarrolla entre prostitutas y en los albores del cine porno (creo que puede haber alguna inconsistencia en este punto, pero no he investigado lo suficiente; da igual). Lo cual permite ofrecer uno de los enganches favoritos en las series de ciertas cadenas para el público, principalmente masculino. Tetas y culos. Sexo. Aunque supongo que luego bajará de nivel en este aspecto. El caso es que el episodio fue entretenido, y la serie va a tener su oportunidad en mi cartelera seriéfila.

En el Parque Grande

Esta baya, sin embargo, tiene una ampliación mucho más moderada.

Hemos podido ver una miniserie británica, Restless. Reparto ilustre para interpretar a los tres personajes principales de la serie de dos episodios. Conocemos en los años 70 a Sally Gilmartin / Eva Delektoskaya (Hayley Atwell, años 40Charlotte Rampling, años 70), que pasó en su momento de refugiada rusa a agente de los servicios secretos británicos y, después, a esconderse tras una nueva identidad por motivos que conoceremos a lo largo de la serie. Le cuenta su historia a su hija Ruth (Michelle Dockery), en la que tiene un papel un agente secreto británico Lucas Romer (Rufus Sewell, años 40 / Michael Gambon, años 70). Historia con doble intriga en los años 70, con los personajes actuales, y en los tiempos de la guerra mundial con los históricos. No voy a hacer mucho comentarios sobre la trama para no destripar. Pero a mí me ha parecido muy entretenida. Y sólo son dos episodios, que suman un total de tres horas de ficción.

En el Parque Grande

Estas yemas en el tronco de una rama en las verjas del botánico tienen un tamaño intermedio. Es difícil la macrofotografía. Necesita mucho entrenamiento, que no le dedico.