[Televisión] Desde el 30 Rockefeller Plaza, hasta siempre,…

Televisión

Entrada extraordinaria de homenaje a una de las series de televisión, a una de las comedias de situación más divertidas que he tenido la oportunidad de ver en mi vida. Es 30 Rock. Las disparatadas vidas de los protagonistas del coral reparto que da vida a la ficticia producción de la NBC, TGS with Tracy Jordan (ó The Girlie Show), un programa de gags humorísticos, trasunto de las experiencias de la productora y protagonista, Liz Lemon (Tina Fey), en el auténtico Saturday Night Live.

He dicho coral reparto, pero han existido niveles de protagonismo muy claros. Los dos personajes fundamentales, los que han dado alma al cotarro han sido el de la mencionada Liz Lemon, insegura y progresista creadora de TGS, y el presuntamente seguro de sí mismo y conservador ejecutivo de la compañía Jack Donaghy (Alec Baldwin). Ambos han desarrollado una maravillosa, divertida, por momentos entrañable, por momentos delirante, historia de amor no romántico como pocas se han visto en la televisión. Ambos están estupendos, reconociendo en el segundo momentos de inspiración insuperable que le han valido un reconocimiento universal como actor de comedia.

El siguiente nivel lo conforman las dos estrellas del espectáculo, la egoista y desequilibrada estrella Jenna Maroney (Jane Krakowski) y su no menos egoista coprotagonista masculino, el destalentado Tracy Jordan (Tracy Morgan). Por separado o en combinación, estos dos han sido las némesis constantes de Lemon y, en general, de todo el equipo de producción. Auténticas personalidades infantiles, adultos con un complejo de peterpan de tamaño galáctico, capaces de derrumbar el proyecto mejor pensado. Y también situaría a este nivel, sino incluso un paso por encima, al peculiar conserje Kenneth Parcell (Jack McBrayer), joven de edad indeterminada cuyo origen está en el sur profundo de los Estados Unidos, pero de un lugar imposible por lo aberrantes que nos resultan los tópicos que sobre él recaen. Eso, y el constante flirteo con la idea de que en realidad no tiene edad y que no envejece, así como sus capacidades para hablar idiomas, con los animales, con entidades invisibles,… todo ello crea una auténtica mitología en torno a este complejo y peculiar personaje, que produce una diversión inconmensurable.

A partir de aquí, un sinnúmero de personajes secundarios, de artistas invitados, muchos de postín, cameos diversos, episodios especiales,… imposible recordar en poco tiempo el derroche de ideas, imaginación, crítica social, crítica política, crítica al propio medio televisivo que ha supuesto esta serie, realmente inspiradora. Quizá sea imposible mencionar de una forma concisa los muchos detalles, los muchos aspectos, lo muchos recuerdos que nos ha dejado, por la inmensa densidad y agilidad de las cosas que han pasado por nuestras pantallas. Ha tenido más enjundia 20 minutos de 30 Rock que varios capítulos juntos de otras series. Pero nos quedan los recuerdos, las reflexiones, el cariño por los personajes, y la mucha diversión.

Leica IIIf c/ Leitz Elmar 5cm 1:3,5

Mi querido Leica IIIf sobre un libro de Willy Ronis

[Televisión] Cosas de series; vuelven mis comadronas favoritas y alguna cosa más

Televisión

Este jueves traigo pocas novedades en la cosa televisiva. Como suele ser costumbre en los últimos años, lo mejor suelen ser las cosas que emiten por los cables norteamericanos, y es a principio de la semana cuando disfruto abundantemente con los Gallagher en Shameless, y con Hank Moody en Californication. Realmente, esto ya marca una diferencia con respecto al resto de la semana, donde quedan pocas alegrías notorias. Básicamente Justified y la incombustible Modern Family. El resto es mero entretenimiento. Sin más. ¿Qué se puede destacar?

Han vuelto las comadronas del East End londinense de Call the Midwife. La primera temporada me gustó mucho. De momento siguen en la misma línea, aunque es cierto que ya sin el factor novedad. En cualquier caso, van a ser fijas en mi cartelera.

Tengo pendiente de ver el primer episodio de The Americans, que nos devolverá a los tiempos de la guerra fría. Ya os contaré la semana que viene. También la semana que viene tendré que dedicar un especial a 30 Rock, a la que le quedan horas de vida.

Parece que las primeras sensaciones positivas con The Following no iban muy descaminadas. De momentos se queda en mi cartelera televisiva.

Recientemente han anunciado ya fechas de regreso de Mad MenDoctor Who para esta primavera. Esto siempre pone de buen humor. Y bueno,… de momento nada más, que esta semana ando con poco tiempo.

Fleet Street

Con el regreso de las “midwives” volveremos a Londres, en la foto Fleet Street, y a comprobar la agilidad con la que mueven por entre el tráfico de la capital británica con sus bicicletas.

[Televisión] Cosas de serie; preparando el cierre, temporal o de temporada

Televisión

En estas semanas que quedan para las fiestas de invierno, las series están preparando sus cierres de temporada parciales o totales. Algunas, aquellas que rondan los 12 capítulos por temporada, se despedirán de nosotros en las próxima temporada. Es el caso de DexterHomeland. Quedan dos capítulos para el cierre, que será más o menos sorpresivo o inesperado suponemos. Dexter sigue siendo una serie entretenida, pero ya no engancha como antes. Ya no es lo que era. Va pidiendo un final digno. Con Homeland, lo que nos está pasando es que empezó tan fuerte, a un ritmo tan rápido, que luego pasamos a un estado de semidesconcierto. Pero conforme se va acercando el final de temporada, vuelven las emociones fuerte. Hay que confiar.

También se irán despidiendo en las próximas semanas hasta después de las fiestas invernales las series de temporada larga. Ya iremos diciendo. De momento se han despedido momentáneamente Revenge, que también empezó con gran ritmo que luego se ha limitado a mantener, sigue siendo un culebrón muy entretenido, y Once Upon a Time, que ha cerrado un ciclo de aventuras. Esta estoy a punto de sacarla de mi cartelera, porque se está tomando demasiado en serio a sí misma, lo cual es un absurdo. Bones tampoco está en sus mejores momentos. Intentan ser originales, pero se están volviendo sensibleros y moralistas. Me costaría pensar en abandonar esta serie, pero…

De las comedias de situación, sólo mantienen el tipo con dignidad How I Met Your Mother, y sobretodo, las geniales Modern Family30 Rock, cada una en su estilo. El resto se arrastran sin pena ni gloria. Bueno por lo menos en el último capítulo de New Girl se ha incorporado Olivia Munn interpretando a una stripper. Creo que esta chica, además de ser imposiblemente guapa y atractiva, está dotada para la comedia. Por cierto, que poco a poco, he vuelto a recuperar los episodios de The Newsroom, durante su emisión en Canal Plus, y se ya me gusta la actriz, todavía más su disparatado personaje, Sloan Sabbith. Colgado de esta chica como si fuera de verdad.

En fin. Salvo honrosas excepciones, no está siendo una temporada memorable en esto de las series de televisión.

Escena suburbana

Tengo la sensación, de que este año hay más series estrelladas que en el estrellato,… no sé.

[Televisión] Cosas de series: la noche de las ánimas, elecciones y otras cosas más serias, o tristemente monstruosas

Televisión

Todas las sitcoms se han puesto de acuerdo para hablar de la noche de las ánimas (jalogüin, como la llaman los anglosajones). Menos 30 Rock que se lanza en plancha a por las elecciones norteamericanas. La verdad es que el tema me interesa más bien poco, y por eso no lo voy a comentar demasiado. Salvo las intensas escenas de Homeland, todas las series, bastantes, que se habían lanzado a un ritmo desenfrenado parece que van un poco más calmadas. Pero siguen intensas. Bien. Por otra parte, parece que las parrillas de la televisión norteamericana se han alterado por las consecuencias del huracán o supertormenta Sandy. Así que desde ese punto de vista, más tranquilidad.

Entre las que han calmado su ansia gore y han vuelto a situarse en la trama más de misterio, relaciones extrañas, distopías y tal es The Walking Dead. Yo lo agradezco. Estaba a punto de eliminarla de mi cartelera de series. El nuevo personaje, el Gobernador, parece que promete bastante.

Triste amenaza de devolver a la vida a la fenomenal familia Munster. Se ha emitido un capítulo piloto de una posible serie llamada Mockingbird Lane. A mi no me gusto. Casi nada. Que la Lily Munster (Portia de Rossi) no está mal, pero desde luego no es Yvonne de Carlo. Es cierto que parece que iba a tener un tono más dramático y gore que la antigua. Pero no sé. No conseguí engancharme a las nuevas formas.

Y ha terminado la corta temporada de seis episdios de una sitcom británica, Cuckoo. Es la historia de una chica británica, Rachel (Tamla Kari), de las Midlands inglesas que vuelve de un año sabático que se ha tomado antes de empezar en la universidad para viajar por el mundo, casada con Cuckoo (Andy Samberg) un neohippie americano en la onda new age, que causa el horror de el padre de Rachel, Ken (Greg Davies), y cierta complacencia en la madre, algo lela, Lorna (Helen Baxendale). También ronda por ahí el hermano de la chica y unos amigos de la familia que resultan bastante divertidos. Al principio estuve a punto de pasar de ella. Empezó algo floja, pero luego se animó, y la verdad es que después del muy divertido episodio final de la temporada, tendría ganas de más. Pero habrá que esperar. Esperaremos.

Hunter's Moon

Ya que estamos con costumbres anglosajonas, la noche de “jálogüin” casi ha coincidido este año con “la luna del cazador”, la luna llena más próxima al equinoccio de otoño. Aunque yo juraría que tuvo que haber otra más próxima en septiembre… Pero qué sabre yo de costumbres anglosajonas…

[Televisión] Cosas de series; sin bajar el ritmo, no señor

Televisión

Nos contaban hace unos días que iban a cancelar Animal Practice. Es una de las nuevas sitcom de este año. La verdad es que es muy floja. Si es así, no la echaré de menos. Como novedades, ha vuelto Don’t Trust the B—- in Apartment 23, una serie que al principio no me gustaba gran cosa, pero que ahora creo que tiene su puntito borde que me sí me gusta. Y Suburgatory, que sigo viendo por simpatía con los personajes, pero que no tiene tanta chispa como cuando empezó. Por lo demás, pocas novedades.

Sigue la tendencia que señalaba la semana pasada de ir a toda máquina en unas cuantas series. Lo que está pasando en Homeland creo que no se lo esperaba nadie. No cuento por no destripar. Lo cual nos deja a todos sin saber por donde van a seguir. Uno tiene la sensación de que se han merendado en un par de capítulos la historia que podía haber durado toda la temporada.

Los muertos vivientes de The Walking Dead (valga la redundancia interidiomática) están más memos que nunca, mientras que los vivos están más brutos que nunca. Estos también han tenido casi tanto gore como en buena parte de la temporada anterior.

Entre las sitcoms, Modern Family y 30 Rock siguen tan divertidas como de costumbre, y a esta última la voy a echar mucho de menos. Y entre los guilty pleasures, tampoco me quejo. Las “vengativas” de Revenge tampoco paran, aunque esto es seña distintiva de la serie. Los personajes caen como moscas, y nadie está salvo de “sufrir un accidente”. Si además la guapa de la VanCamp se pasea buena parte de la película con un escotazo vertiginoso,… pues mejor… que para esto están los guilty pleasures. Desde luego, no para filosofar. Y bueno,… en esa serie cómica, aunque sé que no es su intención, que es Once Upon a Time, hemos descubierto el nuevo sentido de la frase “al Capitán Garfio se le comió la mano un cocodrilo”. Si Barrie levantara la cabeza… Claro que cuando he leído por ahí que Revenge es una adaptación moderna de la novela de Dumas El Conde de Montecristo… no había caído oye. Pero hubiera jurado que Edmundo Dantés no llevaba esos escotes.

La serie que realmente me está gustando en esta primera parte del otoño sigue siendo The Paradise. La adaptación británica de Au Bonheur des Dames de Émile Zola sigue luciendo la cuidada producción de las series de la BBC, la esmerada interpretación de los actores y actrices británicos, y el interés y la intriga propia de Zola aunque sospecho que la adaptación es relativamente libre. No he leído la novela original, pero me da por ahí que el guion va un poco a lo suyo.

El resto de lo que sale por mi tele… en la línea de siempre.

“Au Bonheur des Dames”, así se llaman los grandes almacenes en la novela de Zola, que en la serie británica se llaman “The Paradise”. Pero los de la foto, ni están en Francia ni están en Inglaterra. Es una tienda en la Rua do Carmo de Lisboa.

[Televisión] Cosas de series; impáctalos de entrada, luego ya veremos…

Televisión

Un par de semanas que no venía a hablaros de series de televisión. Lo cierto es que los estrenos de este año son más bien flojos. Desde la última vez, he abandonado Last Resort y 666 Park Avenue. En sus segundos capítulos ninguno ha mostrado señales de que mereciera la pena. No me interesó nada el drama basado en la música country, Nashville. Fuera. Voy a dar una segunda oportunidad a Arrow, una especie de Batman con arco y flechas, y también, pero con tendencia a la baja, a no permanecer, a Beauty and the Beast, que es más bien policia guapa con una especia de hulk.

Más interesante, y probablemente aguantará toda la temporada, una serie de espías británica, Hunted, una especie de Mission: Impossible pero con protagonista femenino, protagonizada por Melissa George, a quien vimos en una temporada de In Treatment, y que está razonablemente interesante. Pero en general, poca originalidad.

Sin embargo se mantienen en buen tono las series ya veteranas. Estamos ante la última temporada de 30 Rock, que me parece que está divertida como nunca. Y todas las demás parece que han cogido el dicho que creo que hay que atribuir a Billy Wilder. De entrada impáctalos, pégalos a la butaca, y luego cuéntales la historia que quieras.

Entre mis guilty pleasures, Grey’s Anatomy parece que vuelve con fuerza por sus fueros, y los dos primeros capítulos han sido abundantemente dramáticos. Curiosamente, hemos visto en el segundo lo que pensábamos que veríamos en el primero. Y en Revenge avanzan como siempre a grandes pasos, y sin hacer prisioneros. Nuestras vengativas y dominadoras damas no descansan, y parece que hay una nueva dispuesta a sumarse al cotarro. Y Once Upon a Time sigue produciéndome carcajadas. Empiezo a creer que sus creadores no se toman muy en serio tampoco la cosa. El “you’re kidding me” de la prota cuando le presentan a un tipo de raza negra en armadura y le dicen que es Sir Lancelot, no tiene precio.

En cosas más serias, Homeland está sumamente intensa, con un segundo episodio fenomenal y espectacular, y un tercero menos espectacular, pero que nos mostró a un Brody como no lo habíamos visto.

Downton Abbey no se puede decir que esté empezando temporada, cuando sólo le faltan tres para acabar la temporada, más el especial de navidad que se supone cerrará la serie. Pero está sacudiendo a los Crawley a base de bien. No falta drama. Difícil decir que habrá un final feliz. Se van a dejar abundantes cosas por el camino. Y anuncian precuela con los condes de Grantham de jóvenes.

En fin, que si no hay novedades interesantes, por lo menos, entre lo veterano, nos lo pasamos bien.

Uyyy, se me olvidaba, también han vuelto los zombis de The Walking Dead. Más sangrientos y gores que nunca. No sé si aguantaré mucho yo con una serie de esta temática, por bien hecha que esté.

Pettycoat Lane Market

Parece que las fotos londinenses de la Zeiss Ikon Ikonta B han interesado. Aquí una mas en Pettycoat Lane Market. No cuela ya como foto antigua por la presencia del rascacielos detras, pero no está mal.

[Televisión] Cosas de series: Nueva ronda de finales de temporada; sitcoms, procedimentales y placeres culpables

Televisión

Sigue avanzando el mes de mayo, y esta semana, tras el comentario en exclusiva sobre el final de serie de House M.D., toca hablar de varios finales de temporada. Salvo una comedia de situación de nuevo cuño, básicamente procedimentales y guilty pleasures.

Bones (temporada 7)

En realidad, esta tenía que haber entrado en la semana pasada. Pero es que no he tenido claro si la temporada había acabado o no. Vamos a ver. Me explico. Esta temporada ha estado marcada por el embarazo de su protagonistas, Temperace Brennan (Emily Deschanel), tanto en la realidad como en la ficción. Por lo tanto, sólo se programaron 13 episodios, que ya han terminado. Pero luego encargaron cuatro episodios más, que no tengo ni idea de cuando se emitirán. Si serán un entretenimiento para el verano, o se añadirán a la próxima temporada. Porque la serie es un éxito, funciona muy bien, y todavía tiene cuerda para un rato. No sé si largo o corto, pero tira. Y todo gracias a la excelente química entre sus protagonistas y la simpatía del conjunto de secundarios, junto con unos casos que oscilan entre lo macabramente divertido y el suspense. Creo que los principios de episodio merecerían ser recogidos en una antología, haber qué descubrimiento de cadaver es más divertidamente macabro o asqueroso. El caso es que la temporada ha quedado un poco deslavazada, aunque manteniendo el tono. Un valor seguro del entretenimiento. Nos han dejado con un interesante cliffhanger. Quién me iba a decir a mí que me engancharía a esta serie que no me parecía gran cosa, salvo por una estupenda escena en un aeropuerto que involucraba a Angela (Michaela Conlin) en los primeros minutos del piloto de la serie. Y hasta aquí.

Suburgatory (temporada 1)

Esta comedia de situación de nuevo cuño empezó de forma estupenda. Tras su episodio piloto, esperaba los nuevos episodios con ganas. La familia monoparental formada por ese padre simpático y buen rollista, George (Jeremy Sisto), y esa hija adolescente lista, independiente y en ocasiones más madura que el padre, Tessa (Jane Levy), funcionaban como un reloj a la hora de derramar humor y sarcasmo a costa de una acartonada clase media americana de los suburbios de Nueva York. Sin embargo, con el paso de los episodios, esa mala baba que tan divertida hacía la serie se ha ido difuminando y, como he leído en más de un sitio, se ha convertido en una mera comedia familiar entretenida. Nada que ver con lo que podía haber sido. Además, el arco argumental de los últimos capítulos con la novia embarazada del padre que es madre de alquiler para un amigo de éste, tampoco me ha llamado mucho la atención. Pero bueno,… probablemente le dé una segunda oportunidad. Porque entretenida sí que es.

Como curiosidad, Jane Levy tuvo un papel en la primera temporada de la versión americana de Shameless, que dejó para protagonizar esta serie. Por lo que ese papel ha sido interpretado en la segunda temporada por otra actriz. Como no era un papel principal se notó poco.

30 Rock (temporada 6)

Dicen que la temporada que viene será la última. Pues que faena. Esta serie es simplemente divertidísima. Especialmente si estas dispuesto a participar y pensar por tí mismo en lugar de dejar que te lo dejen todo hecho. Creo que la pareja formada por Liz Lemon (Tina Fey)Jack Donaghy (Alec Baldwin) pasará a la historia con mayúsculas de la ficción televisiva. Junto con el impagable personaje de Kenneth (Jack McBrayer), sea humano, divino o del Sur (en los EE.UU. el Sur es un lugar, y el norte simplemente una dirección). Creo que cada vez me río más. Especialmente cuando las historias carecen de pies ni revés, cuando se asoman al absurdo o al surrealismo absoluto. El día que se despidan será un día triste para mí.

Person of interest (temporada 1)

Procedimental nuevo de este año, que acogí con reservas aunque con posterioridad decidí seguirlo hasta el final. Con un reparto llamativo, un misterioso John Reese (Jim Caviezel) ejerciendo la fuerza bruta y un no menos misterioso Finch (Michael Emerson) poniendo la tecnología y la inteligencia en estado puro pero poco operativo, esta vuelta de tuerca al concepto del estado como “gran hermano”, que es aprovechado por los buenos aunque poco ortodoxos para ayudar a la gente, se veía que era una serie con posibles aunque no acababa de tirar adelante con soltura. Y esto es algo que comenzó a suceder cuando empezaron a serializar los episodios. Cuando empezaron a crear arcos argumentales amplios que nos hacían queres saber qué pasaba a continuación, cuando empezamos a ver quienes eran realmente los oscuros protagonistas de la serie, se fue haciendo más interesante. Pero tardo mucho en suceder. Han sido los últimos dos o tres episodios los que hacen que tenga ganas de repetir la temporada que viene. Aunque aviso. Si el cliffhanger con el que ha terminado la temporada se resuelve en un plis plas como a veces sucede, y luego volvemos al procedimental puro y duro, la dejo.

The Mentalist (temporada 4)

A esta veterana de la pantalla, le pasa un poco como a la anterior. Cuando tiene un esquema meramente procedimental, empieza a cansar. No resulta novedosa. Queda repetitiva. Sin embargo, cuando se serializa, cuando retoma la trama de Red John, la cosa mejora notablemente. Mucho. He estado a punto de dejarla en varias ocasiones. Los últimos episodios de esta última temporada, sin embargo, harán que por lo menos comience a ver la quinta. Pero no sé si la cosa pasará de ahí. Porque si vuelven a la misma dinámica, adiós muy buenas. Como la anterior. Por cierto, un buen aliciente para seguir fiel a la serie sería que mantuvieran en nómina a la estupenda y retorcida Lorelei (Emmanuelle Chriqui). Guapa, lista, sexy,… qué más vas a pedir. Ya que tienen recluida a una pantalla del ordenador la mayor parte del tiempo a la estupenda Van Pelt (Amanda Righetti), y se han desecho de la desaprovechada Summer (Samaire Armstrong), pues que nos dejen a Lorelei.

Y ahora, pasaremos a los guilty pleasures. Esas series que no sé porque las veo pero las veo. Culebrones de diverso tipo sobre los que muchas veces pienso que no debería perder el tiempo, pero que me enganchan sin remedio. Lo dicho. Placeres culpables.

Grey’s Anatomy (temporada 8)

Intentar explicar porque sigo esta serie me costaría mucho. Pero mucho. Como alguien dentro de la misma serie la definió hace tiempo, no deja de ser una variante de las series de institutos, pero con personas presuntamente adultas con batas y bisturíes. Es que no hay más. En algunas cuestiones llega casi al ridículo. La diferencia entre la edad de los actores y la edad que se suponen que tendrían que tener sus caracteres sólo había cantado tanto en tiempos de Grease. Los personajes rayan en la imbecilidad más absoluta. Los amoríos, de risa. El drama, de folletín. Sin embargo, de vez en cuando cogen un par de episodios, montan la consabida tragedia, o se sacan de la manga un guion con una estructura innovadora o rompedora y te dejan enganchado. De las series malas que conozco es la que tiene los mejores guiones. Con muchos altibajos, es cierto. Pero cuando atinan, se sacan de la manga historias que pueden ser, con todos los defectos inherentes a la serie, tan buenas como los de las series más prestigiosas. Y eso es lo que me engancha, la esperanza de que el episodio de turno sea de esos. Aunque la mayor parte de las ocasiones, la frustración aparezca en mi espíritu.

En esta última temporada, los residentes que vimos entrar como internos en la primera temporada, se nos han hecho especialistas de pleno derecho. Tenía la impresión, y más con la evolución de los últimos capítulos, que podía lleva a un final de despedidas en el que se iba buena parte del reparto para renovar. Pero con los dos últimos episodios y el arco argumental del accidente de avión, una de esas catástrofes que tanto gustan a su equipo de guionistas, ya no sé muy bien como va a quedar la cosa. Lo único que les reprocho es que se han cargado a la chica más mona. Sosita, pero mona. No desvelaré más. Y supongo que al año que viene, volveré a caer en sus redes.

En el Kabul,… claro

Una foto tomada con la Panasonic Lumix GF1 y un viejo teleobjetivo de enfoque manual, que nunca pensé que pudiera tener otro destino que tirarla a la basula. En el Bar Kabul, de Zaragoza.

[Televisión] Cosas de series …

Televisión

Quizá la noticia más interesante de la semana pasada fue que Fringe, una de mis series de ciencia ficción favorita, tendrá una temporada más. Una temporada corta, pero serán, supongo, un número suficiente de capítulos para darle un final digno a una serie que desde mi punto de vista empezó timorata, pero que nos ha deparado muy buenos momentos. El último, pues esa triste despedida entre universos, que espero que no sea para siempre. Ahora que son amigos…

De las más recientes novedades, he mandado a la basura Scandal; tras un piloto que sin ser una maravilla me pareció entretenido,… pues lo que ha seguido no ha valido gran cosa. Sin embargo, he recuperado Don’t trust the b…. in Apartment 23. La rubita protagonista es un poco cargante, pero Krysten Ritter es una “b….” impagable, y las apariciones de James van der Beek haciendo, y riéndose, de sí mismo y de su pasado en Dawson’s Creek también.

Por supuesto, hay que mencionar el doble directo de 30 Rock. Capítulo grabado en directo por duplicado, a una hora para la cosa este de los Estados Unidos y a otra para la oeste. Son similares pero no iguales. Los cameos de personajes invitados son distintos. Así como alguna otra situación. Muy divertidos, en una de las mejores series que hay, aunque su continuidad es dudosa.

La que se me está desinflando un poco también es Girls, que tras dos primeros episodios bastante majos, el último emitido me parece que ha desinflado un poco las expectativas.

Por lo demás, unas cuantas series están cogiendo carrerilla para sus finales de temporada, o definitivos, durante el mes de mayo. Quizá la que más expectación provoque sea House M.D. Si su capítulo inicial se tituló Everybody lies, un leitmotiv que se ha mantenido durante toda las temporadas, el último se anuncia que se titulará Everybody dies. Y de momento el último episodio emitido, con un Wilson en horas bajas nos ha dado señales de que House puede que sea humano.

La semana que viene debería comentar algunos finales de temporada, y de serie. Y esa será la dinámica de las próximas semanas. A los finales de serie les dedicaré temporadas exclusiva. Los de temporada irán en el resumen de los jueves.

Avenida

Las últimas lluvias han elevado considerablemente el nivel del Ebro, aunque no sé si serán suficientes para paliar la larga sequía.

[Television] Cosas de series: chicas nuevas que no son New Girl, escándalos marujiles, y el comienzo del fin para Eureka, entre otras cosas

Televisión

Esta semana tenemos algunas novedades y muchas pequeñas anécdotas en el resto. Así que iré de forma un poco telegráfica. Primero las novedades:

La novedad más interesante. Girls. De la HBO. Una especie de anti sex in the city. Chicas de veintitantos. Muy despistadas en la vida. En Nueva York. Con aspecto normal. Ni son muy guapas ni muy feas. Ni tienen grandes tipazos. Ni visten a la última. Con problemas. Para saber lo que quieren ser en la vida, cómo y con quién se quieren relacionar, lo típico. Lo que pasa es que ya sólo el primer episodio te engancha. Da igual que hayas pasado hace tiempo esa etapa de la vida. No necesariamente ha de ser un producto generacional. Porque tiene pinta de estar muy bien hecha.

Menos interesante. De hecho, todavía estoy pensando si es aceptable o simplemente mala. Scandal. De la creadora de Grey’s Anatomy (uno de mis guilty pleasures). El mismo estilo pero entre abogados que se dedican a tapar escándalos políticos en Washington DC. Lo dicho. Ya veremos.

Ha comenzado la última temporada de Eureka. Más dramática y con menos humor. Francamente serializada ya, con la trama de fondo que ha adquirido protagonismo. El primer episodio de la temporada muy bueno. Con mucho ritmo y con sorpresa final. Imprescindible para los amantes de la ciencia ficción.

En lo que no son novedades. Presencias destacadas en distintas series. Susan Sarandon se asoma a The Big C. Veremos si vuelve o es una aparición episódica. Jeanne Tripplehorn, la mala de aquella mala película con una protagonista que era una actriz mala pero que estaba muy buena, se asoma a New Girl. Serie esta que cada vez ha ido mejorando. Ya no la veo sólo porque Zooey Deschanel sea un encanto de chica. El caso es que la Tripplehorn siempre me pareció interesante. Ana Bolena se reencarna en otra reina consorte en Game of Thrones. Y hecha una fresca, que es lo propio de este señor de los anillos con sexo. No me quejo.

Me entero que estamos en la última temporada de In Plain Sight, una serie que sin destacar en nada,… pues a la que se le coge cariño por los protagonistas. Esperemos que deparen un final feliz para Mary, que se lo merece.

Fringe que está cogiendo carrerilla de cara al final. Afortunadamente con la presencia de la otra Olivia, más divertida que la oficial. Parece ser que tienen rodados dos capítulos finales de temporada. Uno por si la cancelan; otro por si siguen. Por mí, que sigan.

Risas. Muchas. Provocadas con intención en 30 Rock. Madre mía si son buenos. Cada vez me divierten más. No buscadas en Once upon a time. En el último episodio emitido, nos explican por qué la reina mala tenía tanta ojeriza a Blancanieves. Todavía me estoy partiendo de la risa. Definitivamente, un guilty pleasure esta delirante serie. Supongo que sus creadores la emiten con intención de que sea un drama; pero a mí me parece una comedia, de verdad. Lo único que faltaría es que su protagonista, Jennifer Cameron, además de ser mona, dejará de poner cara de extreñida constantemente. Ya le pasaba en House MD. No es una actriz muy allá, no.

Ayer estuve probando la película instantánea en blanco y negro para cámaras polaroid de The Impossible Project. Un poco chungo el resultado. A pesar de mis precauciones, efectivamente se vela con facilidad. El proceso no lo tienen muy afinado y si no la proteges de la luz cuando sale de la cámara, se ve afectada. La probé en esculturas callejeras de la ciudad. No estoy muy animado a seguir con el intento. Todavía me queda algún cartucho de todas formas. Os dejo unas muestras.

Calle San Ignacio de Loyola

Escultura de Angel Orensanz en San Ignacio de Loyola.

Paseo Constitución

Pareja con paraguas en Constitución.

Calle Joaquín Costa

Joaquín "Mazinger" Costa en Santa Engracia.

Gran Vía

Tres jóvenes en Gran Vía.

[Televisión] Cosas de series: densa cartelera televisiva y una “víbora negra”

Televisión

Densa. Muy densa. Tengo que eliminar algunas series de mis opciones, porque tengo un tiempo limitado para ver televisión. Lo cierto es que ahora no hay nada que destaque con brillo entre todo lo que tengo en cartera.  He cancelado de mi cartelera la británica Skins. Aunque el año pasado me pareció que la vida de estos adolescentes británicos tenía cierto interés, este año más bien me aburren o me resultan repetitivos, y ya digo que no tengo tiempo para todo. Por supuesto, hay valores seguros como CalifornicationJustified. Esos son fijos. Y en el apartado de comedia corta, 30 Rock cada vez me parece más divertido. Fringe parece que está tomando también un poco de carrerilla. Aunque poco a poco. Todo lo demás es cuestión de ganas.

En el apartado de novedades, con el mes de febrero, algunos avances interesantes de hace unas semanas como Luck y sus hipódromos, y Smash y su musical sobre Marilyn Monroe ha comenzado su emisión regular. Veremos como se portan. Ha vuelto la segunda temporada de The Walking Dead, que tras el impresionante final de la primera mitad de la misma, nos ha traído un episodio que me ha dejado un poco frío. A pesar de que han pasado cosas. Ya veremos que pasa con una serie que sorprendentemente hasta ahora me ha gustado, a pesar de pertenecer a un género que no me atrae demasiado.

Y quizá lo más destacado de esta semana, aunque difícilmente se puede calificar de novedad, es una comedia británica de los años 80, Blackadder. Fueron cuatro temporadas en las que seguíamos a distintos miembros de la familia Blackadder (víbora negra), en distintos momentos de la historia británica, interpretados siempre por el cómico Rowan Atkinson. Acompañado siempre de un cochambroso sirviente de la familia Baldrick, interpretado por Tony Robinson. La están echando en Canal + Comedia, y pude ver hace un par de meses la primera temporada, situada en un ficticio reinado de un tal Ricardo IV, al final de la Guerra de las dos rosas. Tengo grabada parte de la segunda temporada y toda la tercera temporada. La idea era verlas de forma ordenada cuando tuviese toda la segunda temporada. El caso es que hace un par de semanas comenzó la emisión de la cuarta temporada, situada en la Primera Guerra Mundial. Después de ver War Horse, como contrapunto decidí ver esta cuarta temporada, dos capítulos hasta el momento, donde además de los anteriores, podemos apreciar también el trabajo de Hugh Laurie (actualmente famoso por su cínico doctor House), y Stephen Fry. La verdad es que es divertidísima, y recomendable desde todo punto de vista. Humor ácido e irreverente que no deja títere con cabeza.

Y bueno, estas son mis apreciaciones y recomendaciones de esta semana en la cuestión televisiva.

Trafalgar Square

No son precisamente las "gestas" más "heroicas" británicas, al estilo del Nelson de Trafalgar Square, las que nos cuentan en Blackadder.

[TV] Finales de temporada, un drama, Justified, y una comedia, 30 Rock

Televisión

Ya lo advertí el otro día. A lo largo de las próximas semanas se van a producir finales de temporada a porrillo en las series que emiten las televisiones norteamericanas. Y que algunas llegan con prontitud y dignidad (versión original, subtítulos, alta definición,…) a nuestro país, y otras no, y hay que verlas en su plenitud por métodos alternativos. Pero bueno, a lo que vamos, que es a discutir la calidad de las series y no la de la industria televisiva.

Justified, o cómo Raylan Givens se va integrando de nuevo en el que fue su hogar

Si en la primera temporada teníamos a nuestro héroe Raylan Givens (Timothy Olyphant) regresando destinado como U.S. Marshal a su región natal, el condado de Harlan, Kentucky, a regañadientes, por culpa de su gatillo fácil, encontrándose con sus viejos amigos/enemigos, en esta temporada vemos como el tipo, a pesar de los problemas, se ha hecho a la idea y se va acomodando a su nuevo entorno.

Lo cual no quiere decir una existencia cómoda. La misteriosa muerte del padre de una adolescente, el cual se dedicaba a traficar con droga, un clan familiar mafioso a cual más paleto y más mortífero a un tiempo, los problemas relacionados con la industria minera y la especulación de los terrenos, los odios ancestrales entre familias, el difícil reajuste de su amistad/enemistad con el magnífico personaje que es Boyd Crowder (Walton Goggins), la vuelta a enrollarse con su ex (Natalie Zea) y los problemas con el actual marido de ésta, las investigaciones de asuntos internos sobre su forma de actuar,… En fin, que lo de acomodarse no es más que una frase hecha. Porque los problemas crecen. O como decía aquel. Los problemas ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman.

En 13 episodios nos han contado todo esto, nos lo han contado bien, con detalle, con atención a los personajes, con aventura y con emoción. En un ambiente de western, que nos recuerda también la reciente y excelente película Winter’s Bone en muchas cosas, aunque con otro tono, es una de las mejores series de acción y policías que se puede ver hoy en día. Aunque la acción venga en pequeñas dosis, aunque intensas, o matizada. O precisamente por eso. Las interpretaciones son muy buenas y contribuyen mucho a la credibilidad de la serie.

Recomendable, muy recomendable.

30 Rock, o el desmadre detrás de una producción de un programa de televisión

Con esta comedia, que nadie se engañe. Da igual de qué hable. Da igual los temas. Da igual el argumento. Lo único que importa son las divertidísimas interacciones entre sus demenciales personajes. Por supuesto, la pareja formada por Tina Fey y Alec Baldwin nos ha deparado momentos absolutamente sublimes. Es el mejor matrimonio televisivo de las últimas décadas a pesar de que son dos personajes que no están casado, ni lo van a estar. Donde la tensión sexual es más intelectual que otra cosa. Pero no sólo ellos, Jack McBrayer como Kenneth, Jane Krakowski como Jenna Maroney, o Tracy Morgan como Tracy Jordan, nos van aportando sus dosis de surrealismo como corifeos de lujo de la pareja protagonista. Y qué decir de los cameos o pequeños papeles que ilustres de la interpretación van haciendo.

Quien quiera una comedia divertida e inteligentes en 22 minutos semanales, esta es. Quien busque productos convencionales, igual se siente abrumado, o no se entera de nada. No apto para timoratos.

Recomendable, muy recomendable.

Ha habido un cierre de temporada más en esta última semana. Pero a esa estupenda serie de ciencia ficción, le dedicaré una entrada en exclusiva. Creo que se lo merece.

Recomendación musical

Creo que la canción de entrada de Justified, puede estar bien. Así en plan bluegrass mezclado con hip hop. O algo así. Se trata de Long Hard Times To Come por Gangstagrass.

Jardín vertical (Caixaforum)

Un rincón del jardín vertical del Caixaforum de Madrid, recuerdo del viaje a la capital de este fin de semana - Leica D-Lux 5

Restos de serie… televisiva

Televisión

En estas semanas atrás, han terminado las temporadas de un montón de series televisivas norteamericanas… Años atrás mencionaba mi entusiasmo porque parecía que las mejores ideas se habían trasladado a la televisión, donde ahora era posible encontrar algunas de las cosas que echamos a faltar en el cine en pantalla grande. Buenas historias, buenos personajes, buenos guiones, ingenio,… Pero había que constatar si eso sigue siendo así. Y voy a resumir en pocas líneas mis impresiones.

  1. Realmente, si uno se quiere divertir lo mejor es tirar de las sit-com de menos de media hora de duración, a ser posible de humor. Cosas como How I Met Your Mother, The Big Bang Theory (absolutamente hilarantes las interacciones entre Penny y Sheldon; impresionante este último en general) o 30 Rock, te hacen pasar un rato divertido, con un humor razonablemente inteligente, y sin más. Están muy bien. Mis favoritas.
  2. En la ciencia ficción, ya he hablado suficientemente de Galactica. Quizá la otra que merezca la pena un comentario sea Lost. Sinceramente, veo los episodios, muchos me entretienen, pero… hace un montón de tiempo que ya he perdido el hilo del conjunto. Tengo que dejar que me lo expliquen otros para saber de qué va la cosa. No sé. ¿Bien? ¿Regular? Han aparecido otros productos que buscaban el éxito en este campo, como Dollhouse y Fringe… pero me han parecido un poco coñazo. Regular.
  3. Vacas sagradas como House se mantienen, pero ha estado más irregular que otras temporadas. Yo he echado mucho de menos a Amber; menos mal que han “alucinado” con ella al final de temporada y ha mejorado.
  4. Lo que ahora llaman “procedimentales”, es decir, las whodunit de toda la vida en la que nuestros héroes investigan y buscan al malo que ha hecho algo,… pues debe haber muchas. Para mí hay dos que me entretienen; Bones y The Mentalist. Pero también podría pasar sin ellas.
  5. Hay mucho culebrón por ahí que no merece la pena ni verse, ni comentarse…

En resumen, tengo la sensación que ha bajado el nivel. Que la época dorada se ha podido pasar. O que los creativos se están tomando un descanso. Lo mejor viene de la tele por cable americana, y de estas series ya he hablado previamente. La televisión generalista ha bajado de nivel. Así que ya sabéis lo que os espera los que estáis esperando que lleguen a la tele española…

Para colmo, al año que viene vuelve unos “reimaginados” lagartos de V… Esperemos que el terreno de la ciencia ficción con cosas como Caprica o Stargate Universe nos dé algún alivio. Y si no, leeremos más. Que yo soy de los que sabe para que sirve el botón de apagado de la televisión.

De foto, os dejo una versión reimaginada de una foto realizada hace ya tres años del Castillo de Loarre. La primera versión… es que era en color.

Castillo de Loarre

Atardecer en el Castillo de Loarre, Huesca - Canon EOS D60, EF 28-135/3,5-5,6 IS USM