[Televisión] Cosas de series: Smash se me cae, Archer me divierte mucho, y nos despedimos de Inside Men y, provisionalmente, de White Collar

Televisión

Uno de los pilotos que mas me gustó hace unas semanas fue el de Smash. La historia del musical sobre Marilyn Monroe prometía, y lo cierto es que aquel episodio tuvo de todo. Buenos números musicales, personajes atractivos, presentación de unas tramas que podía ser muy interesantes… Pero gente, lo cierto es que conforme han ido pasando los primeros episodios me he desenganchado por completo de la historia. Nada que ver con las sensaciones del primer momento. Así que,… hasta luego, y gracias por el pescado.

Archer es una serie de animación para adultos en la que se caricaturiza el mundo de los espías  y agentes secretos. Una total mofa y befa de los 007s y similares. En sus dos primeras temporadas resultaba entretenida. Pero en esta tercera, tras los tres primeros episodios especiales en los que su protagonista se convertía en rey de los piratas, están sembrados. Cada vez me  río más. Y no sólo del atontado del protagonista. La madre cada vez es más divertida. Para mí ya es un imprescindible semanal.

Final de temporada para White Collar. En realidad han sido como dos temporadas en una, separadas por unos meses en blanco. La primera centrada en el misterio del submarino, y la segunda en la vista para la liberación Neal (Matt Bomer). En fin. Da igual. Esta serie, la miremos como la miremos es muy entretenida. Sin grandes pretensiones, pero con unos personajes con mucho carisma, todos muy guapos, bien hecha, muy dinámica en sus argumentos,… ideal para pasar tres cuartos de hora entretenido y con buen humor. Con un final que nos dispersa a nuestros buenos amigos por el mundo cuando parecía que la vida se estabilizaba y se aclaraba para Neal, veremos como consiguen volver a reunirlos. Además, me estoy volviendo un poco shipper y me apetece que NealSara (Hilarie Burton) se apañen definitivamente, que la chica, además de estar de muy buen ver, me cae muy simpática. Ya veremos.

Y he terminado de ver Inside Men, una miniserie británica de cuatro episodios sobre un atraco a una agencia contable que acumula enormes cantidades de dinero, y que está organizado por algunos de los propios empleados de la misma. Con un argumento que va y viene en flashbacks entre lo que pasa tras el atraco y las circunstancias que llevan a su preparación previas al mismo, ha tenido momentos buenos, pero también momentos de bajón. Y el final no me terminó de convencer. Especialmente por vincularlo a la relación marital del protagonista. Pero bueno. Se deja ver.

Y bien, creo que para la semana siguiente comentaré algún estreno. El jueves (o el viernes lo más tardar) os lo cuento.

Venus y Júpiter

El final de este febrero bisiesto nos ha sorprendido con una brillante conjunción planetaria, protagonizada por Venus y Júpiter. El día bueno, entre medio de los dos estaba también la luna, pero ese día no me vino bien tomar fotos. Así que os dejo una versión más modesta del fenómeno astronómico desde la plaza de España de Zaragoza.

[Televisión] Cosas de series: densa cartelera televisiva y una “víbora negra”

Televisión

Densa. Muy densa. Tengo que eliminar algunas series de mis opciones, porque tengo un tiempo limitado para ver televisión. Lo cierto es que ahora no hay nada que destaque con brillo entre todo lo que tengo en cartera.  He cancelado de mi cartelera la británica Skins. Aunque el año pasado me pareció que la vida de estos adolescentes británicos tenía cierto interés, este año más bien me aburren o me resultan repetitivos, y ya digo que no tengo tiempo para todo. Por supuesto, hay valores seguros como CalifornicationJustified. Esos son fijos. Y en el apartado de comedia corta, 30 Rock cada vez me parece más divertido. Fringe parece que está tomando también un poco de carrerilla. Aunque poco a poco. Todo lo demás es cuestión de ganas.

En el apartado de novedades, con el mes de febrero, algunos avances interesantes de hace unas semanas como Luck y sus hipódromos, y Smash y su musical sobre Marilyn Monroe ha comenzado su emisión regular. Veremos como se portan. Ha vuelto la segunda temporada de The Walking Dead, que tras el impresionante final de la primera mitad de la misma, nos ha traído un episodio que me ha dejado un poco frío. A pesar de que han pasado cosas. Ya veremos que pasa con una serie que sorprendentemente hasta ahora me ha gustado, a pesar de pertenecer a un género que no me atrae demasiado.

Y quizá lo más destacado de esta semana, aunque difícilmente se puede calificar de novedad, es una comedia británica de los años 80, Blackadder. Fueron cuatro temporadas en las que seguíamos a distintos miembros de la familia Blackadder (víbora negra), en distintos momentos de la historia británica, interpretados siempre por el cómico Rowan Atkinson. Acompañado siempre de un cochambroso sirviente de la familia Baldrick, interpretado por Tony Robinson. La están echando en Canal + Comedia, y pude ver hace un par de meses la primera temporada, situada en un ficticio reinado de un tal Ricardo IV, al final de la Guerra de las dos rosas. Tengo grabada parte de la segunda temporada y toda la tercera temporada. La idea era verlas de forma ordenada cuando tuviese toda la segunda temporada. El caso es que hace un par de semanas comenzó la emisión de la cuarta temporada, situada en la Primera Guerra Mundial. Después de ver War Horse, como contrapunto decidí ver esta cuarta temporada, dos capítulos hasta el momento, donde además de los anteriores, podemos apreciar también el trabajo de Hugh Laurie (actualmente famoso por su cínico doctor House), y Stephen Fry. La verdad es que es divertidísima, y recomendable desde todo punto de vista. Humor ácido e irreverente que no deja títere con cabeza.

Y bueno, estas son mis apreciaciones y recomendaciones de esta semana en la cuestión televisiva.

Trafalgar Square

No son precisamente las "gestas" más "heroicas" británicas, al estilo del Nelson de Trafalgar Square, las que nos cuentan en Blackadder.

[Televisión] Cosas de series: Musicales, misterios carcelarios y demás

Televisión

En esta semana, será conveniente comentar algunas novedades. Algunas son ya de la semana pasada, pero decidí esperar para comentarlas. Por prudencia. Desde luego, hay que celebrar el regreso de algunos viejos amigos. Así, los guapos protagonistas de White Collar reinician después de un montón de meses su tercera temporada, tan entretenidos como de costumbre. También hemos vuelto al condado de Harlan para seguir las andanzas del US Marshal Raylan Givens (Timothy Olyphant) en Justified. Una de las mejores series del momento. Sin duda.

En otro plano muy distinto, los adolescentes británicos de Skins, tan conflictuados ellos, han comenzado el segundo año de la tercera generación con un dramón por todo lo alto. Es notable esta serie y su acercamiento relativamente transgresor al mundo de la adolescencia. El intento de transplantar la serie a EE. UU.  sin embargo no cuajó.

Y entre las series que llevan avanzada la temporada, sigo encantado con el culebronazo de Revenge, que ya ha empezado a repartir falsas paternidades por ahí, mientras las dos protagonistas cada vez se antagonizan más y cada vez están más guapas. Pero vamos con las auténticas novedades.

Alcatraz – 1ª temporada

La verdad es que cada vez que oigo que una serie es la sucesora de Lost, me hecho a temblar. Porque ya ha habido varias pifias al respecto. La única que se salva es Fringe, porque en un momento supieron crear un universo propio y distintivo, que ha funcionado. Aunque ya hablaremos un día de estos de si sigue funcionando. Pero aquí tenemos una nueva candidata. ¿De qué va?

En 1960 y algo, la prisión de Alcatraz, tan característica en un islote de la bahía de San Francisco, cerró por resultar muy cara para las arcas federales del gobierno de los EE. UU. Esa es la versión oficial en el universo de la serie. Porque en el mismo, lo que en realidad pasó es que desaparecieron misteriosamente trescientos y pico internos, peligrosísimos ellos, y los funcionarios penitenciarios. Y de repente, están volviendo a aparecer, casi cincuenta años más tarde, y con el aspecto que tenían entonces. Un equipo formado por gente del FBI con un tipo muy oscuro al mando (Sam Neill), una policía de homicidios joven, guapa y decidida (Sarah Jones), y un estudioso friqui de la prisión (Jorge Garcia), se encargará de encontrarlos y detenerlos.

El episodio piloto y el segundo episodio estuvieron bastante bien. Ambos combinaron la resolución de un caso, atrapar al convicto que aparece después de 50 años, con el suministro de información sobre el misterio general. Me engancharon bastante. Pero el tercer episodio, me ha dado la impresión de ser bastante de relleno, menos imaginativo e interesante. Así que habrá que ver por donde evoluciona esto. Tiene posibilidades, pero también la pueden fastidiar.

Smash – episodio piloto

Después del éxito de Glee, razonablemente comprensible por algunos de los episodios de la 1ª temporada, algo menos comprensible por lo que vino después, parece que hay más gente dispuesta a meterse en el difícil terreno del musical. Pero en esta ocasión, con una trama más adulta. En principio, lo que nos plantean es la gestación y desarrollo de un musical de Broadway sobre la figura de Marilyn Monroe, algo que se le ha ocurrido a mucha gente, pero nadie se ha atrevido a hacer. Parece que va a haber de todo. Intrigas, celos profesionales, amoríos, luchas por la fama y la celebridad, y música. Claro. Y los detalles del episodio piloto no son malos. Números musicales que parece sacados de la senda que marcó Chicago, con estilo y bien interpretados. Me gustó. Me apunto. A mi siempre me ha gustado el musical en el cine.

Esto es todo por esta semana. Veremos si la que viene da más de sí. O de no.

Danza en la Plaza del Pilar

Ya que vuelve el musical a la televisión, un poco de danza en la plaza del Pilar el pasado fin de semana (Leica D-Lux 5).