[Cine] Sully (2016)

Cine

Sully (2016; 582016-0811)

Debatiéndonos estuvimos entre si ser fieles a nuestra costumbre de ir a ver todos los estrenos del veterano director Clint Eastwood o si hacerle “boicot” por apoyar la candidatura del energúmeno ese. Tuvo la suerte de que estuviésemos erróneamente convencidos de que el energúmeno no iba a ganar. Porque al día siguiente, nos hubiéramos decidido por el boicot. Pero a lo hecho, pecho. Vamos a ver qué tal resultó la película.

Una película que nos narra un hecho conocido. Hace unos años, un avión de pasajeros de una línea nacional norteamericana que acababa de despegar del aeropuerto de LaGuardia, se vio obligado a amarar en el río Hudson sobre su panza tras un fallo de motores consecuencia del impacto de una bandada de aves. Sorprendentemente, ninguna persona murió, y las heridas fueron relativamente leves. Todo el mérito se lo llevo el comandante del avión, Chesley Sullenberg, conocido como “Sully” y que es interpretado en la película por Tom Hanks, junto con su primer oficial Jeff Skiles (Aaron Eckhart).

20130926-L1070748.jpg

Nueva York, sus aeropuertos y el Hudson, ¿qué otras fotografías podría poner hoy?

El punto de vista de la película es el de contarnos la investigación subsiguiente, en el que la comisión encargada tiene que descartar que tal amerizaje fuese una acción imprudente ya que quizá el piloto pudo tener margen para llevar al avión a un aterrizaje de emergencia en uno de los varios aeropuertos que rodean Nueva York, con menos riesgo para las personas a bordo. Algo, que si lo piensas bien, es bastante razonable investigar.

Pero Eastwood propone ideología en la película, bajo el principio de los conservadores norteamericanos de que el hombre es lo que importa y que el estado con sus organismos es una lacra e injusto. Se me ocurren muchos ejemplos para indicar que estos no es así, que muchas  veces los accidentes tienen un componente de error humano en sus causas, y que gracias a las sociedades organizadas y a los organismos reguladores, así como a las exhaustivas investigaciones tras los accidentes, estos son cada vez menos.

20130930-_9300407-Pano.jpg

Dejando a un lado el aspecto ideológico, Eastwood cuenta la historia utilizando un guión no lineal, desvelando progresivamente lo sucedido en aquellos angustiosos minutos, con gran habilidad, y manteniendo la atención del respetable en todo momento, a pesar del conocido desenlace de la historia. Mucho mérito también para el reparto, incluso en una poco aprovechada Laura Linney, que incluso aunque se limita a hablar por teléfono en sus intervenciones en la película, nos muestra hasta que punto es una gran actriz.

Película recomendable y muy estimable, cinematográficamente hablando, panfletaria, ideológicamente hablando. Cada uno que se quede con lo que quiera.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

20130930-_9300511.jpg

[Cine] American Sniper (2014)

Cine

American Sniper (2014); vista el sábado 21 de febrero de 2015.

Como muchos de los que visitáis este Cuaderno de ruta ya sabréis, si presento la película con su título original es que he visto la versión original subtitulada en castellano. Esta película de Clint Eastwood, una de las que optaba a algún premio en la reciente ceremonia de los óscars, también se puede encontrar en la cartelera española con el título “El francotirador”. Con la nacionalidad perdida en el proceso de traducción.

Soy uno de los que opinan que hay que acudir puntualmente a las citas con las películas de Eastwood, que si no llegan a la frecuencia anual, no les faltará mucho. En las últimas tres décadas nos ha dejado ejemplos muy sólidos de oficio y arte en la dirección cinematográfica. Y a sus 84 años quizá ya no haga una película que supere a las mejores de su filmografía; pero parece estar lo suficientemente en forma como para que nos pueda sorprender en cualquier momento. Así que vamos a ver lo que nos deparó esta su vuelta al cine bélico, un género que ha visitado en varias ocasiones, y con el que en mi opinión alcanzó unas de sus más altas cotas como director de cine en aquellas cartas que nos escribía, en japonés, desde Iwo Jima.

No hay sorpresas en el desenlace de esta película. Esta basada en un personaje real, Chris Kyle (interpretado por Bradley Cooper), cuya biografía podéis consultar en la wikipedia. Este fue un soldado de un cuerpo de operaciones especiales de la armada estadounidense, que por su habilidad con las armas de fuego ejerció de francotirador en la guerra de Irak con el fin de proteger a los infantes de marina invasores de los ataques de insurgentes y civiles hostiles. Se dice de él que es el francotirador más letal de los Estados Unidos. 160 muertes confirmadas. Una nadería si lo comparas con muchos pilotos de bombarderos de la misma nacionalidad, en realidad. La película va alternando sus cuatro relevos en el conflicto, con los períodos de descanso en los que se ponen de manifiesto las dificultades de adaptación tras el combate y las secuelas del estrés bélico, especialmente con su esposa Taya (Sienna Miller).

Estuve hace pocos días revisando las fotografías de mi viaje a Berlín en 2007, ciudad donde los efectos de los conflictos bélicos se hacen notar especialmente.

Estuve hace pocos días revisando las fotografías de mi viaje a Berlín en 2007, ciudad donde los efectos de los conflictos bélicos se hacen notar especialmente.

Decir que Eastwood tiene oficio de sobras para sacar adelante con dignidad la película es una obviedad. Así que no discutiremos los aspectos técnicos del filme. Algo más cuestionable es el guion, ya que la historia se vuelve un poco prolija, con una repetición continuada de situaciones bélicas relativamente similares, salpicadas por los momentos de retorno a los Estados Unidos. Además, en estas películas está la cuestión de la intención del director. En este caso, Eastwood no ha dudado en declarar que su intención era poner al descubierto las nefastas consecuencias que sufren las personas que participan en la inhumanidad de la guerra. Sin embargo, Eastwood es también una persona con valores conservadores aunque dentro de lo razonable, y no carga nunca a criticar en profundidad la intervención militar norteamericana y sus razones, aparentes o reales.

Apenas asistimos al debate entre la postura del protagonista, para quien es un deber proteger a sus compañeros de armas matando los potenciales insurgentes amenazantes, con su esposa que no entiende bien qué se le ha perdido en un país tan lejano, que no se siente amenazada por ese conflicto. De alguna forma, como hemos comentado con otras películas recientes que han tratado temas polémicos o difíciles, Eastwood los insinúa, los menciona, los bordea, pero no profundiza como si tuviese miedo a ofender con su posición. Tampoco se moja en las motivaciones del enemigo. Simplemente son los malos que amenazan constantemente a los soldados americanos. Ninguna reflexión al porqué una proporción apreciable de la población civil, presuntamente liberada de un tirano, se vuelve con tanta agresividad y fanatismo contra el ejército de ocupación.

Para mí es curioso que la película que mejor refleja su posición sobre la guerra sea la mencionada antes, en la que no hay protagonistas norteamericanos. En la que se pone en la piel del enemigo, intenta entenderlo, busca lo que hay en común en todos los seres humanos que sufren la guerra, y sin los peligros de molestar a algunos de sus compatriotas compone su mejor relato antibelicista. No lo consigue en la película actual.

Una ciudad mártir de sí misma, de los excesos propios y ajenos.

Una ciudad mártir de sí misma, de los excesos propios y ajenos.

También se me ocurre comparar la película que hoy nos ocupa con la también excelente película de Jean-Jacques Annaud, Enemy at the Gates (Enemigo a las puertas). Fue aquel un filme con menos intención reflexiva, más destinado a ser producto de entretenimiento. Pero también nos contaba un duelo entre francotiradores, eso sí con la distancia de situarlo en la batalla de Stalingrado durante la Segunda guerra mundial. Curiosamente, a pesar de no tener tanta intención política, aquella película mostraba entre sus escenas situaciones que marcan mucho más claramente la demencia de la guerra. Los fanatismos de los mandos, el desprecio por la vida individual, la perniciosa influencia de los políticos, el miedo del soldado,… No es de extrañar que aunque aquella película no optó a los premios de la Academia de Hollywood, esté mejor valorada por los votantes de IMDb. Tenía más entretenimiento, a la vez que había una historia interesante que contar, la de Vasili Záitsev. Bueno… a la crítica le gustó menos que la de Eastwood… todo hay que decirlo.

Sobre las interpretaciones no tengo nada que objetar. Indudablemente, el mejor papel que le he visto a Cooper hasta el momento. E incluso la para mí floja actriz que es Sienna Miller nos ofrece muestras de que quizá tenga algo más dentro de sí desde el punto de vista interpretativo de lo que parecía. Todo ello unido a un conjunto de secundarios muy coral, que funcionan con oficio.

Para terminar decir que es una película que se puede ver sin problema. Es una buena película. Imperfecta. Que nos deja con ganas de más. Que esperaríamos que estuviese mejor contada. Que nos hubiera gustado ver más incisiva y comprometida. Pero es una opción perfectamente razonable para acudir a las salas de cine.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Y que en estos momentos en que tanta soberbia se percibe en algunos políticos destacados alemanes, no olvide que no es ese el camino... Y que no lo olviden tampoco el resto de las naciones en que desgraciadamente se divide la humanidad...

Y que en estos momentos en que tanta soberbia se percibe en algunos políticos destacados alemanes, no olvide que no es ese el camino… Y que no lo olviden tampoco el resto de las naciones en que desgraciadamente se divide la humanidad…

[Cine] Jersey Boys (2014)

Cine

Jersey Boys (2014).

Son muchos años los que llevo siendo fiel a los estrenos de Clint Eastwood como para perder la costumbre de la noche a la mañana. Bien es cierto que desde Gran Torino no ha vuelto a ofrecernos una de esas películas intensas y de factura casi perfecta que en un momento dado le salían con aparente facilidad. Pero uno se apunta a lo que hace. Más si estrena en versión original y hay sesión mañanera un domingo de calor bochornoso en el que no sabes muy bien que hacer.

Jersey City

Newark, el lugar de nacimiento y andanzas juveniles de estos “jersey boys”, está muy cerca de Nueva York. Pero separada de Manhattan por el río Hudson y Jersey City.

Y por segunda ocasión consecutiva se enzarza con una película biográfica.  Basada en una obra de teatro musical, con un reparto coincidente en gran medida con quienes representaron la obra en los teatros de Broadway, nos cuenta la historia de Frankie Valli (John Lloyd Young) y los Four Seasons. A ver, es una biografía basada en la realidad, por lo que muchos detalles se pueden encontrar en las biografías oficiales de los personajes. Así que si se me escapa algún detalle del argumento de la película qué se le va a hacer. El caso es que el biopic repasa más de cuarenta años de la vidad de Valli, desde que era un adolescente protegido por el gallito del barrio Tommy DeVito (Vincent Piazza), montan un grupo musical que comienza a tener éxito cuando incorporan a Bob Gaudio (Erich Bergen) que escribe muchas de sus canciones, y tras un periodo de éxito se separan como formación tradicional, para seguir cada uno por su cuenta, y con algunas referencias a algunos hechos posteriores en la vida de Valli.

Ellis Island y Jersey City

Algunos lugares emblemáticos de la Gran Manzana están más cerca de la costa de Jersey que de la de Nueva York, como por ejemplo la isla de Ellis, donde recalaban los inmigrantes, entre los que se encontraban los antepasados de estos muchachos.

Eastwood no se le ha olvidado la técnica de hacer películas. Bien rodada, con buena fotografía y buen sonido, razonable buena ambientación, y una banda sonora que agradará a los aficionados al pop de los años 60. A mi este estilo no me disgusta pero ya adelanto que la aguda voz en falsete de Valli no es excesivamente de mi agrado. El problema de la película es que ni tiene la ligereza del musical, que se centra en los números musicales, siendo los diálogos mera transiciones, ni puede profundizar los suficiente en los conflictos internos del grupo, que quedan planteados y resueltos con una intensidad dramática insuficiente. Y ese es el principal problema. Que es una película que no te engancha emocionalmente. Ni los conflictos internos, ni los problemas familiares y los fracasos sentimentales, ni el momento de la separación, ni la muerte de la hija, ni el reencuentro,… nada produce una empatía o emoción alguna en el espectador. Incluso te quedas con la idea de que tampoco te haces a la idea de quienes eran exactamente estos tipos. Por qué su vida es interesante más allá de ser gente de un barrio de Newark que consigue llegar a la fama emitiendo gorgoritos a cuatro voces.

Los intérpretes, procedentes en los roles principales del ámbito de la escena, cumplen sin más. Por supuesto, como son cantantes también, funcionan razonablemente bien aportando sus voces a la función. Cantan bien. Pero con la carencia de caras conocidas o carismáticas, su buen oficio no basta para suplir con su presencia las carencias del guion.

Película que interesará fundamentalmente a los aficionados al grupo y a este tipo de música, pero que tiene poco más que rascar que la correcta y funcional realización de Eastwood al servicio de una historia que no pasa de convencional y un tanto anodina.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***/** (Depende de lo que te interese la música de esta gente).
Bayonne

Frente a Staten Island, es la pequeña ciudad de Bayonne la que separa Newark y su aeropuerto de esta parte de Nueva York.

[Cine] Golpe de efecto (2012)

Cine

Golpe de efecto (Trouble with the Curve, 2012), 7 de diciembre de 2012.

En un fin de semana pocho y extraño, encontramos un momento para acercarnos al cine a la improbable hora de las cinco de la tarde. Aunque de un tiempo a esta parte cada vez es menos improbable. Cosas que pasan. Sin una preferencia clara por lo que hay en la cartelera, decidimos “visitar” a Clint Eastwood, dirigido por otro, Robert Lorenz, en lo que parece su enésimo papel de viejo gruñón con  buen corazón. Y eso que parecía que Gran Torino había sido su despedida de la interpretación. Que tiene 82 tacos el “joven”.

Gus (Eastwood) es un ojeador de un equipo de beisbol americano que se está haciendo ya mayor. Mantiene una buena relación con Pete Klein (John Goodman), su jefe inmediato, pero los mandamases del equipo están pensando ya en retirarlo. Por lo demás, es un tipo solitario, que mantiene unas relaciones cordiales pero frías con su hija. Su hija es Mickey (Amy Adams), una abogada de éxito que se deja la piel trabajando en el bufete del que espera ser socia. Pero Gus está perdiendo la vista, y eso preocupa a PeteGus tendrá que ir a ojear a un joven de la ligas menores, que promete mucho, aunque es un soberano gilipollas, Bo Gentry (Joe Massingill). Y Pete convencerá a Mickey para que acompañe a Gus. Además, en su recorrido por las Carolinas, conocerán a Johnny (Justin Timberlake), una promesa de este deporte al que una lesión ha relegado también al empleo de ojeador. Y este sentirá algo más que simpatía por la arisca y encantadora Mickey, valga el oxímoron.

A ver. Me dejaré de tonterías. En la industria del cine americano, el más tonto tiene oficio para rodar una película. Pero a la mayor parte les sale un producto técnicamente razonable pero cuyo interés,… pues hay de todo. Y este es el caso. Con un guion flojito, flojito, con alguna que otra trampa, especialmente en un final forzado y no excesivamente afortunado, esta película se salva por las interpretaciones de sus dos protagonistas. Teniendo en cuenta que el romance entre los jóvenes y guapos es poco convincente y superfluo, aquí lo que importan es la historia y las escenas en las que cruzan miradas, palabras y actitudes el veteranísimo Eastwood y la no tan joven como nos quieren vender Adams. Aunque es cierto que es mona y tiene encanto. Ambos están muy bien, y justifican el pasar por taquilla. Pero lo demás,… pues del montón. Muy del montón.

En fin, para quienes queremos a Clint y nos cae simpática la Adams, una opción razonable. Pero por los pelos y por ellos. Por lo demás, un filme olvidable con facilidad, con la dificultad añadida de que el deporte que trata es de consumo norteamericano prácticamente.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: **
El asador

Un cierto debate hay en el filme entre el vegetarianismo de la chica y el amor a la carnuza del padre,… que se solventa, y no destripo nada importante del argumento, con la caída en la tentación de la hija. Y eso que se come unos vulgares “perritos calientes”, y no las ricas viandas que se asan en la Plaza del Pilar de Zaragoza estos días.

[Cine] J. Edgar (2011)

Cine

J. Edgar (2011), 29 de enero de 2012.

Cuando estrenan una película de Clint Eastwood es prácticamente obligatorio ir a verla. Incluso cuando el personaje central de la película, en este caso una biografía de un personaje real, no te atraiga. Más cuando tienen el detalle de programarla en versión original, lo cual permite valorar en su justa medida el trabajo del protagonista principal, el cada vez mejor valorado Leonardo diCaprio. Pero con las películas de Eastwood he observado una cosa. Las que considero sus mejores películas son aquellas en las que empatizas/simpatizas con los personajes principales de la película. Cuando esto no sucede, las películas flojean. La gran virtud del director es que a lo largo de su carrera nos ha ofrecido una galería de protagonistas a los que nos ha gustado acompañar en las peripecias de los filmes. Además de su más que buen oficio al frente de una película, claro. Y el problema que suponíamos que nos íbamos a encontrar en esta que se acaba de estrenar en España es que podía ser muy difícil empatizar con el que fue director vitalicio del FBI, J. Edgar Hoover.

La película nos cuenta parcialmente la vida de Hoover (diCaprio) desde que ingresa en el Departamento de Justicia  de los EE. UU. hasta su muerte en 1972. En realidad, nos cuenta dos períodos de su vida. Uno de ellos, que podemos establecer entre principios de los 60 y su muerte, en el que va dictando sus memorias mientras nos presenta cómo son sus relaciones y sus acciones respecto a importantes personajes de la época, como pueden ser los Kennedy, Martin Luther King, o Nixon. Los momentos en que dicta sus memorias permiten realizar flashbacks a la época en la que comenzó su trabajo hasta la fundación del FBI en 1935, deteniéndose justo antes de la guerra mundial. Nada nos cuenta de los 20 años que entre medio. De sus primeras épocas, se centra en su pelea contra el comunismo, contra el gangsterismo, o su intervención en el secuestro del bebé de los Lindbergh. Tres personas le acompañarán en este recorrido. En sus primeros años su madre Anna Marie (Judi Dench), y a lo largo de toda su carrera su secretaria Helen Gandy (Naomi Watts) y su amigo y director asociado Clyde Tolson (Armie Hammer).

No entraré a comentar los aspectos técnicos de la realización del largometraje. Dado el oficio y las capacidades del director y la producción son buenos casi por definición. Y dada la extensión del periodo biográfico a abarcar, casi es un milagro que la película solo dure alrededor de 140 minutos. Pero lo importante aquí es el dibujo que hace del personaje.

Hay muchas cosas desconocidas del personaje real. Y no queda más remedio que admitir que más que una biografía precisa de Hoover estamos ante una especulación de lo que pudo ocurrir, o cómo pude ser en determinadas cuestiones. Su relación con su madre, muy freudiana, su homosexualidad latente o simplemente oculta, su paranoica determinación por conseguir información que le permitiera permanecer como un personaje de poder, sus mentiras sobre sus propios méritos,… realmente no deja de ser una visión muy crítica del personaje real. Pero al mismo tiempo, tampoco es devastadora. Le reconoce méritos como el de su capacidad organizativa, para actuar con método, su interés por dar valor a las pruebas científicas y tecnológicas como fuente de verdad procesal, y la creación de una agencia, que más allá de las simpatías o antipatías que despierte en cada cual, probablemente es necesaria dada la complejidad del país al que sirve.

Por supuesto, nada de esto podría sostenerse sin las interpretaciones. Para empezar, por supuesto del principal protagonista, un DiCaprio maduro y contenido, que no se deja llevar por el potencial histrionismo del personaje. Por otro lado, los principales secundarios antes mencionados, que cumplen con oficio su desempeño. Y luego, una galería interminable de pequeños papeles de los muchos personajes históricos que aparecen en la historia y que cumplen.

Como conclusión, no voy a decir que vaya a ser una de mis películas favoritas de Eastwood. El personaje, tal y como está presentado, me produce antipatía, y ya he dicho antes que las películas que prefiero de este director son aquellas en las que me siento ligado a los personajes protagonistas. Además, cada vez me dan más pereza las películas de duración larga, aunque en este caso tal vez no excesiva. Pero es una película bien hecha y que puede ser interesante ver por cualquier aficionado al cine.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

Acompaño la entrada de hoy con algunas fotos tomadas camino de la sala de cine. Ayer fue San Valero, fiesta local en Zaragoza. Como cayó en domingo, la fiesta laboral se ha trasladado a hoy. El caso es que la festividad se acompaña de dos adjetivos. Y es que a San Valero se le supone rosconero y ventolero. De comer roscón pasé. Pero del viento no nos pudimos escapar, y sopló abundante y frío. Y encima yo con un incómodo catarro. Así que pocas fotos he hecho este fin de semana. Pero siempre llevo encima la Leica D-Lux 5.

Entrada a los cines a los que no fuimos

_____

Hojas translúcidas

_____

[Cine] Hereafter (2010)

Cine

Hereafter (2010), 24 de enero de 2011

Nota: esta película que he visto en versión original y por eso pongo su título en su idioma original, se ha estrenado en España doblada al castellano con el título de Más allá de la vida.
.

He aquí que nos llega nuestra ración anual de cine de Clint Eastwood. Porque, efectivamente, el octogenario director viene haciendo dos películas al año de promedio desde hace años, y con buen nivel. El año pasó nos ofreció un producto más ligero, si lo comparamos con los dramas a los que nos tiene habituados. Así que muchos estábamos ansiosos por ver dónde se situaba en esta ocasión. Y bueno… no es lo que yo esperaba. Ahora os lo cuento. Después de la foto.

Torre Eiffel

Una perspectiva no muy distinta a esta de la Torre Eiffel, es vista con frecuencia desde las ventanas de la editorial de uno de los personajes de la película, Marie LeLay (Cécile de France) - Panasonic Lumix LX3

Sinopsis

Marie LeLay (Cécile de France) es una reportera de televisión francesa, que tiene todo lo que se puede desear. Fama, fortuna y amor. Sin embargo, durante unas vacaciones en Tailandia, se ve afectada por el tsunami del sudeste asiático en diciembre de 2004, durante el cual experimenta una experiencia cercana a la muerte. Esto cambiará profundamente su vida.

George Lonegan (Matt Damon) trabaja en un fábrica de azúcar en el puerto de San Francisco. Pero anteriormente se ganaba la vida como médium, comunicando a las personas con sus allegados fallecidos. Sin embargo, el considera que esta capacidad de comunicarse con los fallecidos es más una maldición que un don. Intenta llevar una vida normal, e incluso hace algún escarceo por salir con una compañera de un curso de cocina (Bryce Dallas Howard), pero sin éxito. El momento en el que le despiden de su trabajo por causa de la crisis económica le hará dar también pasos trascendentales en su vida.

Marcus y Jason (Frankie y George McLaren, indistintamente) son dos hermanos gemelos en edad escolar, londinenses, hijos de una mujer de clase baja, drogadicta, que cuidan de sí mismos solidariamente y también de su madre a la que quieren a pesar de todo, soslayando a los servicios sociales que los quieren separar de ese entorno. Jason muere en un accidente provocado por el ataque de unos matones de barrio, dejando a Marcus desolado, buscando la forma de volver a comunicarse con su hermano, mientras va viviendo en hogares de acogida.

Poco a poco, los destinos de los tres personajes convergerán y se reunirán en la feria del libro de Londres.

Realización y producción

Decir a estas horas que Eastwood tiene oficio para dar y vender es decir una obviedad. La realización de la película es muy buena en sus aspectos técnicos. El guion hace avanzar la historia de forma pausada. Las historias de los tres personajes principales van saltando progresivamente y de forma ordenada siguiendo siempre la misma secuencia (Maire -> George -> Marcus), hasta que sus vidas convergen e interaccionan.

Sin embargo, existen algunas debilidades en el guion. Y determinadas interacciones de los personajes con su entorno me parecen saltos en el vacío, especialmente con el personaje de Marie, cuya evolución a veces resultad difícil de creer, o con el entorno del niño. En su conjunto, falta algo de de cohesión que una las distintas partes de la historia, y permitan un cierre más emotivo.

A destacar en el aspecto técnico, la excelente realización de las escenas del tsunami, que presentan un gran realismo, sin buscar un efectismo que frecuentemente encontramos en este tipo de secuencias.  Representa muy bien lo que son los efectos de este fenómeno natural.

Interpretación

Las interpretaciones son correctas en general. Cécile de France esta muy correcta, además de muy atractiva, resultando convincente. Las únicas pegas que hay que ponerle a su papel creo que están más en el guion que en su interpretación. Los niños lo hacen bien, como suelen hacerlo los niños cuando están bien seleccionados. Y me queda la duda de Matt Damon, un actor que suele tender a la inexpresividad, y te queda la duda de sí hace muy bien un tipo de papeles, o es que es realmente inexpresivo en sí mismo.

Conclusión

Comparado con otras muchas películas del director, este me parece un drama menor. Lo cual en cierta medida decepciona porque ya la anterior película del mismo nos pareció lo mismo. Obviamente, tiene una calidad razonable, y se puede ver sin ningún problema… O casi sin ningún problema… Y es que en mi caso, todo este tema de los sobrenatural, me parecen mandangas. Acepto los fenómenos sobrenaturales como puedo aceptar los mundos fantásticos de elfos y orcos cuando tocan. Pero en una política que pasa por una reflexión seria sobre el tema, y que se pone francamente a favor de los mismos,… pues me produce las urticarias propias de mi condición de escéptico nato. Así que no es un tema que me atraiga mucho. Si la película no hubiese sido del director que es, y como plus con la oportunidad de verla en versión original, dudo mucho que me hubiese acercado a verla.

Este Clint debe estar empezando a verle las orejas al lobo, porque empieza a preocuparse por el tema de la muerte y lo que viene detrás. Claro que eso, Woody, lo lleva haciendo toda la vida. Aunque con un enfoque muy distinto.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

Recomendación musical

Clint Eastwood suele ser autor de sus propias bandas sonoras también. No suelen ser piezas complicadas musicalmente, pero casi siempre adecuadas y agradables de escuchar.

Leadenhall Market

En un terraza de esta pizzería en Leadenhall Market, Londres, se desarrolla la última escena de la película - Fujifilm Finepix F10

Invictus (2009)

Cine

Invictus (2009), 1 de febrero de 2010.

Yo vi la Copa del Mundo de Rugby de 1995 por televisión en directo. Recuerdo que hacía dos años que vivía en mi piso, que un año antes aproximadamente me había dado de alta en Canal + para poder ver cine sin cortes y el entonces Cinco Naciones de rugby, y me encontré con las retransmisiones de la Copa del Mundo de Rugby de 1995. Entonces no lo sabía, porque el rugby es un deporte ignorado y minoritario en España, pero la Copa del Mundo de Rugby es el acontecimiento deportivo con más seguimiento televisivo después de los Juegos Olímpicos y del Mundial de Fútbol. Así que algunas de las cosas que acontecen en el nuevo filme de Clint Eastwood yo las viví en directo. Así que si a la calidad habitual del director le sumas una motivación personal, la visión de esa película era obligatoria.

Adaptación del libro El factor humano (Playing the Enemy) de John Carlin, que me apetece leer, la película nos cuenta como el recién elegido presidente Nelson Mandela utiliza el campeonato de rugby que se celebró en la Sudáfrica post-apartheid para aumentar la cohesión de un país altamente dividido racialmente, y con muchos odios y rencores en el ambiente, con una economía maltrecha, con una gran desigualdad social, con alta criminalidad, etc. Para ello, pide la colaboración de François Pienaar, capitán de los Springboks, la selección sudafricana de rugby, con el fin de intentar un éxito que ilusionase a todo el país en su conjunto. Hay que tener en cuenta que el rugby se consideraba un deporte de blancos, y la selección de rugby era odiada por el resto de los grupos étnicos. En aquella selección sólo había un jugador negro.

La película en su conjunto, dirigida con el habitual buen oficio del director, es un homenaje a Mandela. El entonces presidente sudafricano nos es presentado como una persona afable, muy cordial, con un intenso deseo de reconciliar a enemigos irreconciliables, entre el odio de los blancos y la incomprensión de los suyos. Con una voluntad férrea y la colaboración de otros, consiguen un éxito imprevisto en un acontecimiento deportivo de alcance mundial. La película nos cuenta los hechos fundamentales de la historia, centrándose sobretodo en los parlamentos de Mandela, tanto en público como en privado, salvo en la última parte del filme, cuando se nos narra el emocionante partido final contra los All Blacks de Nueva Zelanda, que llevaban al jugador revelación del momento, el aparentemente imparable Jonah Lomu, que había pasado por encima de todos sus rivales con autoridad, incluida una de las favoritas, Inglaterra, en semifinales. Yo recuerdo perfectamente aquellos partidos. Me gusta como se han rodado las secuencias del partido final.

Pero, pasándonos a lo que es la interpretación, la película es también un homenaje a ese íntimo amigo de Eastwood que es Morgan Freeman, a quien le regala un papel hecho a su medida, y en el que el actor demuestra que es uno de los grandes de la interpretación actual, aunque me gustaría haber visto la película en versión original. Todo llegará. Junto a él tenemos a un Matt Damon, interpretando a Pienaar, que aparece un poco hierático, no sé muy bien si debido a la personalidad/carencias del actor, o a que realmente el personaje real es así. Queda deslucido en comparación con el anterior, pero tampoco importa mucho, puesto que aunque el principal de los secundarios no deja de ser un secundario.

Probablemente por las circunstancias que rodean mis recuerdos personales y mi memoria histórica, esta película me ha llegado mucho más que si estas circunstancias no se hubieran dado. Evidentemente, no es una de las grandes obras del director; pero claro, volvemos a lo de siempre, una obra normalita de Eastwood está a la altura de las buenas de muchos otros. Mis notas son:

Dirección: ***
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
***

Trinity College

Campo de rugby en el Trinity College de Dublín; Irlanda es una de las favoritas para adjudicarse el Trofeo Seis Naciones que comienza este sábado que viene - Canon Powershot G6

La fotografía en el cine: Los puentes del Madison

Cine, Fotografía

Ayer sábado, por la tarde, estaba yo relajado en casa. Como el calorcito del verano hace que no apetezca salir hasta muy avanzada la velada del fin de semana, andaba yo haciendo cosas diversas y viendo la tele a ratos. En una de estas, aparecen en uno de los canales de la televisión por satélite las imágenes de Clint Eastwood, representando a un fotógrafo que trabaja para National Geographic, flirteando con una madura Meryl Streep. Se trataba, claro está, de Los puentes de Madison. ¿Cómo se me ha podido olvidar hasta este momento este filme a la hora de incluirlo en mi lista de películas relacionadas con la fotografía? Así que, aquí lo tenéis ya.

Como el largometraje tiene como fondo los puentes cubiertos del Condado de Madison, Iowa, os dejo con algún puente cubierto, pero a este lado del charco, en Suiza.

Pont de Berne

Pont de Berne, Friburgo, Suiza - Panasonic Lumix LX3

Gran Torino (2008)

Cine

Gran Torino (2008), 10 de marzo de 2009.

Indudablemente, Clint Eastwood es uno de los grandes directores. Es de los pocos que, aun en vida y en activo, se han convertido en un clásico. Lo peor de Eastwood suele ser equiparable a lo mejor de la mayoría. Y ya os puedo adelantar que esta película no es precisamente de lo peor del director californiano. Después de haber visto lo que he visto en las últimas semanas, todavía no entiendo cómo ha podido ser ninguneada de tal forma a la hora de las tradicionales entregas de premios diversos en los primeros meses del año. Pero bueno…

Eastwood, que también hace el papel protagonista principal, nos ofrece una historia con componentes que no son originales. Viejo trabajador, luchador en antiguas guerras que lo marcaron profundamente, gran patriota con origen en la inmigración, ve cómo su mundo se derrumba cuando su mujer muere, cuando su entorno es progresivamente ocupado por nuevos inmigrantes, asiáticos de la etnia Hmong, y también ve cómo su declive físico esta ahí y es imparable. Como vecinos una familia Hmong, honesta, que trata de sobrevivir sin caer en los peligros que acechan a la juventud inmigrante o de las minorías sin un futuro claro, a quienes rechaza inicialmente por su origen racial, pero con los que entrará en contacto a través de los miembros más jóvenes dos hermanos, adolescentes, chico y chica, ella es muy asertiva y decidida, él es tímido e inseguro. El chico entrará en un camino de iniciación y reafirmación de la mano del viejo gruñón de origen polaco, aunque el drama es inevitable.

Dicen de Clint que es conservador, que está afiliado al Partido Republicano, que… Lo que sabemos de él, lo que nos cuenta, lo que nos propone en estos momentos es que aboga por un mundo de tolerancia, por la resolución no violenta de los conflictos, por el respeto, y lo hace con arte. Filmando arte. Ha sido capaz de ponerse en el lugar del otro, para tener una nueva visión de la guerra. Nos ha hablado con gran ternura y sensibilidad de la eutanasia. Ha defendido la vida y la alegría de vivir, y la libertad para vivir, en las cálidas tierras del sur de los Estados Unidos. Es muy difícil creer que es un conservador. Un liberal, puede. Pero también para las buenas cosas de la vida, para todo aquello que implica respetar la libertad de los demás. Cosa que los conservadores no suelen hacer.

En la interpretación, encontramos al austero y parco Eastwood de siempre. Pero también encontramos a esos jóvenes asiáticos que le dan la réplica, especialmente a Ahney Her, que da vida a la joven decidida y resolutiva, pero también a Bee Vang, dando vida al “aton-Thao“. En la versión en español, tenemos que agradecer a Constantino Romero el excelente trabajo para dar vida al duro Clint; pero el doblaje de los actores más jóvenes me parece muy flojo, y habrá que conseguir un copia original para poder disfrutar más intensamente de la película.

Como es una película que me ha tocado muy dentro, mi valoración subjetiva es muy alta… pero para eso es subjetiva, y le pongo un nueve. A la dirección y a la interpretación les pongo un ocho. Y recomiendo a todo el mundo que la vaya a ver. Pero por favor, las palomitas,… que se las coman en casa.

A falta de imágenes propias de las orillas del Lago Michigan, donde sucede la acción, os dejo las orillas de la Laguna Veneta.

Burano

Coloridas casas en Burano - Pentax K10D; SMC-DA 21/3,2

El intercambio (2008)

Cine

El intercambio (Changeling, 2008), 29 de diciembre de 2008.

El año empezó bien cinematográficamente. Corría el 3 de enero cuando tuve la oportunidad de ver la primera película del año, que me impresionó muy favorablemente. Pero luego, el año ha sido relativamente flojo. Cada vez es más difícil encontrar una película que realmente resulte notable. Creo que incluso mis puntuaciones se han vuelto más benevolentes, y que películas que hoy en día merecen un siete, no hubiera sucedido lo mismo hace unos años. Por ello, he reservado como última del año un plato fuerte. La penúltima de Clint Eastwood. Sí, la penúltima porque parece que está hecho un chaval y las dirige casi a pares. Pronte veremos su próximo filme.

Antes de nada, decir que no es la mejor película que se le ha visto a Clint. Pero claro, el veterano director es de los mejorcito que hay hoy en día, y una película normalita suya saca ventaja en calidad a casi cualquier cosa de lo que se hace por ahí. Su maestría para trasladar a los fotogramas las historias es más que notable. La buena labor del equipo que se rodea termina de redondear el asunto. Una fotografía impecable, un diseño de producción con escasos fallos, un vestuario fenomenal,… todo ello al servicio de un verdadero autor. Algo que se ve poco hoy en día.

La historia que nos cuenta es interesante, aunque ya se han visto otras cosas similares. Los trapicheos de la policía y las autoridades en la ciudad de Los Ángeles siempre ha dado mucho de sí. La corrupción policial parece que fue un plaga notable en la ciudad en la primera mitad del siglo XX y nos ha dejado muchos ejemplos cinematográficos. Aquí tenemos la historia de un niño desaparecido, de una madre que se niega a entrar en el juego chapucero de sustituciones de una policia ineficaz y corrupta, y se extiende a la historia de un asesinato en masa real, y las consecuencias de todo ello mezclado.

El problema quizá es que son demasiados temas a tocar: el asesino en masa, la corrupción policial y política, el abuso infantil, la indefensión de las mujeres ante los abusos, la independencia de la mujer,… muchos temas para una sola película, por mucho que dure más de 140 minutos.

A pesar de todo, consigues mantenerte en la historia y llegar hasta el final, que parece nunca llegar. Es como si hubiera varios finales. Hay varios desenlaces que se suceden y esto puede cansa un poco. Mérito de Eastwood si no sucede. Quizá hubiese sido bueno si se hubiese centrado en alguna de las historias, dejando el resto como un entorno.

La interpretación es muy buena. Es un lástima que a la protagonista absoluta, Angelina Jolie, le pongan un doblaje tan malo en España. Pero supongo que en el original en inglés ganará mucho. Consigue deshacerse del glamour sin tener que desfigurarse, que es lo que han hecho otras para llegar al Oscar, premio al que imagino que optará con bastantes opciones. Pero sería injusto no mencionar a algunos de los buenísimos secundarios que la rodean, algunos de ellos con papeles pequeñito pero importante y bien realizados. Por supuesto, John Malkovich como predicador, pero sobretodo el policía honesto que compone Michael Kelly, o la prostituta de buen corazón interpretada por Amy Ryan, ni que decir del capitán falto de escrúpulos que encarna Jeffrey Donovan, o el trastornado psicópata a quien da vida Jason Butler Harner. Como se ve, nombre no necesariamente conocidos, muchos de ellos procedentes de las series de televisión, pero que ofrecen un reparto muy sólido.

En resumen, a pesar de que no sea lo mejor del director, es una película que supera a casi cualquier cosa que aparezca en cartelera en estos tiempos. Por eso, no sé a que esperáis. Ale, todos al cine. A ver la última de Eastwood. Que por edad, los próximos que cumpla serán 79… ya no le deben quedar muchas; pero mientras dure, alegrémonos todos.

Yo le pongo un ocho, con la misma nota en dirección y un nueve en la interpretación.

Nota: El título original de la película no tiene traducción directa. En la mitología anglosajona, un “changeling sería el hijo de un hada o espíritu que es intercambiado de forma secreta para ser criado entre humanos. Por extensión, se aplica a los niños que son intercambiados de forma más o menos aviesa. En castellano, sería un niño cambiado, tema sobre el que también existen mitos. El título del filme en español es feo, pero razonablemente adecuado… que se le va a hacer. ¿Mantener el título original? De paso, ¿no doblar las películas? Qué iluso estoy.

En la foto de hoy, un paisaje invernal, que las fechas son propicias.

Batallero

Pico y reactor, desde Formigal, Huesca - Fujifilm Finepix F10