[Fotografía / ciencia] Algunas exposiciones en Ibercaja Zentrum

Ciencia, Fotografía

De los centros culturales de Zaragoza, reconozco que Ibercaja Zentrum, perteneciente a la obra social de dicha entidad de ahorro (ya no sé si son cajas de ahorros, bancos, ninguna de las dos cosas o las dos), es uno de los más desconocidos para mí. Pero recientemente se anunció en el grupo de Flickr Fotógraf@s en Zaragoza que uno de sus participantes, Javier Roche, exponía sus serie de fotografía callejera en estas instalaciones. Ni que decir tiene que recomiendo visitar esta modesta pero interesante exposición que aún permanecerá abierta hasta el próximo día 27 de abril.

Grupo

El autor de la exposición justo en medio del grupo en un día en el que nos dio por la fotografía con tradicional película basada en las sales de plata.

Pero además de las fotografías de Javier, encontré también, dentro de un ciclo de actividades de divulgación científica dedicado a la meteorología, unas más que interesantes fotografías dedicadas a las fuerzas y veleidades de nuestra atmósfera. Tormentas, rayos, nubes, niebla, brumas, lluvia,… fotografiadas por miembros de la Asociación Meteorológica Española, que además de científicos muestran también un adecuado sentido estético y artístico.  Las fotografías se encuentran acompañadas por algunos instrumentos utilizados para medir la actividad meteorológica, y que están prestados por la AEMet (Agencia Estatal de Meteorología). Lo que pasa es que si esto os interesa, la actividad acaba el 4 de abril. El miércoles que viene. Así que… hay que darse prisa.

Higrógrafo

Tras el higrógrafo, cuelgan algunas de las fotografías de las exposición meteorológica. Si queréis verlas con detalle podéis pasar por la exposición. También se ven bellas fotos de estas en la página web de la asociación organizadora, que antes he enlazado.

Heliógrafo

Uno de los instrumentos meteorológicos más bonitos son los heliógrafos, con su esfera de cristal que sirve para "jugar" como cuando éramos pequeños con las lupas, a quemar el papel que registra las horas de insolación diarias.

[Libro] Por la boca muere el pez

Literatura

Llevaba muchas semanas sin comentar un libro en estas páginas. He empezado varios en estos últimos tiempos, pero he terminado pocos. Y luego,… pues leo bastante pero otras cosas. Así que el otro día, me pasé por un comercio de una conocida multinacional del ocio, y vi este que hoy os traigo, una aventura del comisario Montalbano, en compañía de otra policía literaria italiana que yo no conocía, pero que debe ser famosa en su país de origen. El caso es que como el crimen transcurría en Bolonia, me parecía a tono con mis recientes experiencias viajeras, y lo cogí. A ver. Muy original. En seguida os cuento porqué.

Por la boca muere el pez
Andrea Camilleri y Carlo Lucarelli (Traducción de José Moreno)
Editorial Papel de liar; Barcelona, 2011
ISBN: 9788493667894

Estamos ante una novela epistolar corta, escrita mano a mano por los dos escritores, creadores de los dos personajes protagonistas de la historia, el comisario Montalbano (de Camilleri) y la inspectora Grazia Negro (de Lucarelli).

En la ciudad de Bolonia se ha encontrado el cadáver de un hombre, aparentemente asfixiado con una bolsa de plástico, pero la inspectora Negro no se conforma con los primeros informes periciales y sospecha que hay algo más que se le está ocultando. También siente recelo de la orden de inhibirse que recibe de sus superiores, y sospecha que hay gato encerrado. Así que por su cuenta y riesgo, mucho riesgo, decide seguir la investigación por su cuenta, y pide ayuda a Montalbano, ya que el fallecido y su entorno tenían relación con Vigata donde el comisario desarrolla su actividad. Pronto, ambos habrán metido las narices en un grupo corrupto de los servicios secretos italianos, y se las habrán de ver con una atractiva, pechugona y peligrosa asesina, que firma sus asesinatos, siempre relacionados con el agua, con un ejemplar de Betta splendens.

Como ya he comentado, estamos ante una novela epistolar. Es decir, la comunicación entre los dos protagonistas se produce a través de cartas. Primero remitidas a través de los correspondientes servicios de correos y, conforme el caso se enmaraña y complica, a través de las formas y medios más peregrinos. El desarrollo de la acción lo iremos conociendo también por la lectura de las cartas. Cartas que incluyen eventualmente transcripciones de atestados policiales, declaraciones de testigos, informes forenses. Eventualmente se transcribe alguna noticia periodística. Evidentemente, esta fórmula permite que cada uno de los dos escritores presente la parte de su protagonista, sin mayor problema. Entiendo, por los comentarios finales, que el desarrollo de la obra no estaba pactado, y que cada escritor fue respondiendo a lo largo de un proceso de cinco años ante el desarrollo que iba planteando el otro. Una especie de juego de ajedrez en la que las figuras son los personajes de la historia, y los jugadores van moviendo ficha por turno.

El resultado me ha parecido muy interesante. Ciertamente, el final no está del todo conseguido, pero en su conjunto la historia mantiene su interés y la fórmula permite dotar de su personalidad propia a cada personaje. Otra cuestión es que la novela destila humor y socarronería por arrobas. El cachondeo que se lleva con la redacción de los informes policiales y forenses, o con las declaraciones de los testigos, hace que las risas te vengan a la boca con cierta frecuencia. Es muy divertida. Una mezcla de novela negra y parodia de los servicios policiales.

Dado que la novela no es muy larga, y con lo comentado anteriormente, se lee en un momento. Un par de ratos antes de dormir son suficientes para terminarla. Casi podríamos decir que sabe a poco. Aunque entiendo que dada las peculiaridades de su redacción, sería complicado hacerla más larga. Pero desde luego, puedo decir que es una obrita francamente recomendable.

En la estación de Bolonia

Instantánea tomada en la estación de Bolonia, poco antes de la salida del tren regional con destino a Venezia-Santa Lucia, pero del que me bajé en la estación de Ferrara. Uno de los momentos más delirantes de la novela cuenta cómo el agente Catarella, colaborador de Montalbano, se pierde en la red ferroviaria italiana cuando se dirigía de Palermo a Bolonia, en un tren con destino Milán.

[Televisión] Cosas de series: los hombres locos,… o enfurruñados,… y varias cosas más

Televisión

Con una semana de vacaciones por el medio, tenía algunos días de retraso con las series. Así que ya me iré poniendo al día. De todos modos, me limitaré a comentar algunas de las cosas más significativas, y me reservaré para la semana que viene, en la que habrá que comentar el final de varias temporadas.

En primer lugar, decir que aunque el piloto de Touch me pareció pasable, el segundo episodio me ha parecido un rollazo que ni siquiera he terminado. A la papelera.

Retomé hace un tiempo Once upon a time, viéndolo en la televisión por satélite; quienes sigan el ritmo americano irán mucho más adelantado. Es una serie que en un primer momento no me dijo nada, pero al darle una segunda oportunidad me ha enganchado un poquito más. Aunque siempre con riesgo de “cancelación” personal. En cualquier caso, me ha parecido llamativo que entre los cuentos de toda la vida hayan incluido una referencia a un “cuento” del siglo XX. Y es que la ficticia Storybrooks tiene su hospital psiquiátrico particular, con su enfermera a lo Ratched, y con su indio gigantesco con su fregona. Yo hubiera jurado que el horrible manicomio de One flew over the cuckoo’s nest (Alguien voló sobre el nido del cuco) estaba en Oregón y no justo en la costa opuesta en Maine. En cualquier caso, frías y lluviosas tierras.

Aunque Shameless empezó esta temporada muy poco a poco, con un ritmo tranquilo, lo cierto es que ha habido una sucesión de capítulos en los que la mezcla de situaciones absurdas, surrealista y el drama de sus personajes se han acumulado casi hasta abrumar. En cualquier caso estoy totalmente enganchado a los Gallagher, pero claro, si el último episodio ha tenido una intensidad digna de un final de temporada,… ¿qué podemos esperar del verdadero final de temporada dentro de pocos días? Pobres Gallagher. Eso sí, claramente predomina cada vez más el tono dramático, tirando a trágico, sobre la comedia.

En un tono mucho menos dramático y mucho más cómico, ya he comentado previamente que esta temporada de Archer, animación para adultos, está siendo para mí la mejor. La más divertida con creces. Y la aventura espacial del último capítulo doble ha sido realmente divertida.

Y han vueltos los hombres chulos y machistas que fuman como carreteros en un episodio doble. Sí. Me refiero a Mad Men. Ya lo comenté en tiempos. Reconozco que es una serie muy bien hecha, de lo mejor, pero los personajes, empezando por el Draper (Jon Hamm), me caen regular tirando a mal y eso atempera mis entusiasmos hacia esta serie. Pero hay que verla. Ha empezado con un episodio doble. Con una notable elipsis sobre el final de la temporada pasada. Y parece que le van a dar más juego a la nueva señora Draper (Jessica Paré). Que la verdad es que me parece mucho más interesante que la anterior señora Draper (January Jones).  Y es que la interpretación al más puro estilo yeyé del Zou Bisou Bisou de Gillian Hills seguro que está dando mucho que hablar. Siempre he tenido debilidad por las chicas yeyé. Y más si tienen el chic de lo francés,..l o lo quebequés, en este caso. Esto también lo he contado más de una vez. Veremos como sigue la cosa.

Bueno. Lo dicho. La entrada de la semana que viene será intensa.

Entre calles y canales del Sestiere Castello

Mucha ropa sucia se aireará en los próximos capítulos de Mad Men; y algo típico todavía en Italia es la ropa tendida en las fachadas de las calles. O de los canales, como en Venecia.

[Cine] Redención (Tyrannosaur) (2011)

Cine

Redención (Tyrannosaur) (Tyrannosaur, 2011), 26 de marzo de 2012.

Para empezar, esto de los títulos en español… pues eso; que para como lo hacen podrían dejar el título original inglés. Y todo en versión original, que es mucho mejor. Recién terminadas mis breves vacaciones de principio de primavera, nos sumergimos en el realismo social propio de cierto cine británico.  Antes de entrar nos planteamos si tenemos que tomarnos una cerveza con un pincho de tortilla o con un pincho de antidepresivos. Anticipamos por dónde van a ir los tiros emocionales de este filme, opera prima como director de largometrajes, de Paddy Considine.

En algún lugar de Inglaterra nos encontramos a Joseph (Peter Mullan), un individuo ya de cierta edad, viudo, que camina con paso firme por la senda de la autodestrucción. Alcohol, juego, violencia (repartida y recibida), mal vivir, su mejor amigo que se muere de cáncer,… En estas está, cuando traba relación con Hannah (Olivia Colman), una mujer cerca de los cuarenta, cristiana convencida, que trabaja en una tienda de caridad, pero que pertenece a una clase social muy acomodada. Ella contrapone ante Joseph la vida que lleva con una guida por dios. Con poco éxito. Pero entre ambos comienza una extraña relación. Porque pronto comprenderemos que la vida de Hannah tampoco es un camino de rosas. Sin hijos, y sin poder concebirlos, su relación matrimonial está condicionada por el maltrato al que la somete su marido. Y a partir de aquí, el drama, si no la tragedia, está servido.

Vamos al grano. Una película a la que, aunque con un presupuesto claramente limitado, no se le pueden poner reparos desde el punto de vista de la realización técnica, y que basa toda su fuerza en el excelente trabajo interpretativo de sus dos protagonistas. Estamos ante un drama cuyo título español nos da una “mala” pista de por donde va a ir. Dos personajes con unas pesadas mochilas a cuestas y que van a reaccionar de forma muy distinta ante sus situaciones personales. Una película en la que la violencia, aunque muchas veces no explícita, tiene un papel fundamental. Tanto como generadora de problemas como por ser una potencial solución a los mismos. La soledad, el refugio en la religión, la degradación de las relaciones sociales, el maltrato a las mujeres, son temas trascendentes en la película, más cuando se reúnen en un cóctel bastante peligroso. Una película que es difícil de ver por los hechos tremendos que se cuentan, pero que luego deja un poso reflexivo que está bien. Desde luego, abstenerse los partidarios del cine palomitero, o los que opinen que todo el mundo es bueno. Los demás, seguro que encuentran algo interesante en este filme.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Abadía de Glastonbury

Inglaterra, religión, tumbas,... de todo eso aparece en la película. Como en las ruinas de la abadía de Glastonbury.

[Viajes] Diario del viaje a Italia

Fotografía personal, Viajes

Hoy he estado muy liado y no he podido actualizar con el tema que prefería. Cine. Para mañana. Pero no quiero irme a dormir sin recordar que en el menú lateral de la derecha, en el epígrafe Viajes podéis encontrar ya el enlace para el diario de ruta de mi reciente viaje por Italia bajo el título Bolonia, Ferrara, Rávena, Venecia 2012. Y ya está. Que si me acuesto muy tarde por la mañana paso mucho sueño. Que hay que madrugar para ir a currar.

Palacio Ducal

Fotos, muchas fotos. Todos el mundo hace fotos hoy en día. Y uno de los sitios donde más, en la piazza San Marco de Venecia. Allí es una plaga. Y yo un miembro más de la plaga.

[Viajes] Consideraciones finales de mi viaje por Italia la semana pasada; informaciones prácticas

Viajes

En primer lugar, decir que el viaje que he realizado ya no se podrá hacer de forma  tan conveniente. El vuelo de Ryanair en el que volví de Bolonia fue el último en ese sentido que comunicaba las dos ciudades. Media hora más tarde de mi llegada a Zaragoza saldría el avión de nuevo con destino a la capital emiliense, y se acabó. Ante la retirada de subvenciones de las administraciones públicas, la compañía de “bajo coste” retira varios vuelos del aeropuerto de Zaragoza. Mala suerte.

Porque es una pena. Bolonia está muy bien situada y muy bien comunicada para dirigirse a muchas partes de ItaliaVenecia a menos de dos horas, puede ser un destino para pasar un día, como he hecho yo. O en caso de optar por unas vacaciones móviles puede ser un punto de partida para dirigirse a la Toscana (a Florencia se llega en 40 minutos de tren), o a Milán (una hora o poco más de tren). Incluso Roma esta a poco más de 2 horas, y hay un montón de relaciones entre ambas ciudades. Y claro, el sistema de trenes regionales me ha llevado tranquilamente a Ferrara y a Rávena, pero también está Módena, o Padua, o Verona,… Rímini era un destino previsto pero lo dejé por Ferrara, que estaba algo más cerca y me parecía más cinematográfico. ¡Tonto de mí que olvidé que Rímini es el Borgo de Fellini en Amarcord! Me ha faltado un día de viaje para que saliera redondo.

Piazza Maggiore - Palazzo del Podesta

Antes de las siete de la tarde, las fotografías empiezan a tomar un carácter nocturno, como esta toma en la hora azul del Palazzo del Podesta de Bolonia.

Fotográficamente, mis problemas han estado marcado por la luz. Como siempre. Italia, siendo un país mediterráneo, en esta época del año, y no digamos más adelante, tiene una luz muy intensa en los días despejados que provoca contrastes enormes en las estrechas calles de los cascos históricos de las ciudades.  Pero es que además he tenido muchos momentos de escasez de luz. Por un lado, el hecho de que se haga de noche casi una hora de reloj antes que en Zaragoza te deja bastantes horas de la tarde para fotografiar con luz escasa o nocturna. O llevas un trípode, cosa que odio por el talabarte y el peso, o tienes que llevar una cámara con buena respuesta a altas sensibilidades. Y mi Panasonic Lumix GF1, tan conveniente por muchos motivos, se queda un poco coja. Con el 20 mm, a máxima abertura (f/1,7), con una velocidad de obturación de en torno a 1/50 s., hay que tirar a 1600 ISO, y el grano es notable aunque se puede mejorar en el “desrawtizador”, pero también pierde definición en los detalles. Esto último puede pasar en escenas generales nocturans, pero no cuando una serie de visitas importantes, las basílicas paleocristianas de Rávena, tienen como principal atractivo los mosaicos policromados. Es preciso que haya textura para que la foto sea digna. Menos mal que varios de estos templos tenían ventanas por las que entraba luz natural y el ajuste de la sensibilidad podía bajar a 400-640 ISO.

Catedral

En las horas centrales del día, los contrastes son fuertes. Casi no distinguimos la cara del ciclista en la sombra sobre el blanco fondo de la fachada de la catedral de Ferrara.

Uno de los problemas de Bolonia en cuanto a alojamientos son los precios de los hoteles y similares. Dos son los factores que hacen que no sea especialmente barata. Por un lado el alto número de población flotante por la populosa universidad, que acoge muchos estudiantes y profesores foráneos, tanto para programas de varios meses de duración como para jornadas, congresos o cursos más cortitos. Por otro lado, es una importante ciudad de ferias, y constantemente hay muestras y exposiciones que pueblan de visitantes la ciudad. Así que, habrá que prever con tiempo las fechas y mirar en cuales los precios resultan más ventajosos. Algo similar nos pasó en Colonia; donde los precios de la habitación de hotel donde estuvimos, muy razonables, se triplicaron la semana siguiente durante la celebración de la Photokina.

Desde un punto de vista práctico, si haces de Bolonia tu centro de operaciones como he hecho yo, viene bien prever una tarjeta bus de 10 viajes (11 euros), que te evita tener que prever monedas sueltas cada vez que subes al autobús para las máquinas expendedoras que no dan cambio, y salen más caras (1,50 euros/viaje).

Al llegar a las estaciones de ferrocarril de FerraraRávena encontraremos entre sus instalaciones una oficina del transporte urbano de autobuses. En Ferrara viene bien cogerse dos billetes, uno para ir al centro y otro para volver a la estación, si se va a pasar el día. Te ahorras un paseo caminando sin mucho sentido. En Rávena no merece la pena coger el bus para ir al centro. Caminando se hace perfectamente. Pero si puedes planificar la visita a Sant’Apollinare in Classe en primer lugar, y entonces puedes coger en la estación el autobús. Por lo tanto, podrás coger dos billetes para la ida y la vuelta. Preguntad en las oficinas qué líneas de autobús son las adecuadas.

Sant'Apollinare in Classe

Sant'Apollinare in Classe está a seis kilómetros de Rávena, pero se llega cómodamente en el autobús urbano. El interior de la basílica está bastante iluminado, y podemos hacer fotografías a 500 ISO como las de estas columnas que separan una de las naves laterales de la basílica de la nave central.

En Venecia no hay autobuses. Hay vaporetti, y van por el agua. Nosotros lo que hicimos fue coger un billete de 12 horas, que nos permitió un número de viajes indefinido desde que lo validas en ese lapso de tiempo. Por precio, merece la pena si vas a coger 3 veces o más los vaporetti. Nosotros lo hicimos en cuatro ocasiones, y nos permitieron ir mucho más ágiles por la ciudad en determinados momentos. Hay muy pocos puentes que crucen el Gran Canal, y en el laberinto de callejuelas y canales, los desplazamientos de un punto a otro pueden suponer calcetinadas de cuidado.

Por terminar con los transportes públicos. Antes de subir a los trenes que no llevan reserva de plaza, no olvidéis validar el billete en las maquinitas naranjas que hay en los andenes y en los vestíbulos de las estaciones. Si no, no valen. Eso sí. Si sacas un billete, puedes coger cualquier tren siempre que no exija reserva de plaza. Si se te escapa uno, coges el siguiente. Y ya está.

Finalmente, en Italia se come de vicio. Pero para percatarse completamente del hecho, hay que animarse a dejar de lado la pasta y las pizzas. O elegir elaboraciones de estas poco habituales. Por la cercanía al Adriático de este viaje, hemos tirado mucho de pescados y similares. Y todo estupendo, oye.

Puente de Rialto

La línea 1 del "vaporetto" es la más útil para recorrer el Gran Canal, o para ir desde la estación hasta San Marco. En muchos lugares consta también la línea 2, que hace menos paradas y es más rápida. Pero en la realidad es que tenía final en Rialto, y no llegaba hasta San Marco. A nosotros ya nos vino bien, puesto que teníamos planeado empezar el paseo veneciano en el famoso puente veneciano.

[Fotografía] ¿Recomendaciones semanales?… no, que esta semana he estado de vacaciones… dos revistas

Fotografía

Como dice el largo título de esta entrada, esta semana no he dedicado tiempo en internet a la fotografía. De hecho no lo he dedicado a casi nada. Así que no os puedo traer las ya habituales recomendaciones semanales. Pero a cambio os hablaré brevemente de dos revistas.

Cuando viajo por el mundo, siempre me sumerjo en los mejor aprovisionados quioscos de prensa que hay por ahí en comparación con los españoles. La variedad de revistas de fotografía y otras artes visuales interesantes que existen es tremenda. Y nos lo estamos perdiendo. Por eso, siempre busco conocer cosas nuevas. O leer números de revistas que ya conozco pero a las que no accedo habitualmente. En Italia es menor el número de revistas con respecto a otros países de la Europa del Norte Central, pero en las librerías boloñesas, con la frecuentación de estudiantes universitarios de todos los países, hay más variedad. Tampoco me he cargado. Que luego pesan en el equipaje. Pero os hablaré de dos.

La primera es el “hors serie” numero 13 de Réponses Photo. Esta es una de las dos revistas importantes del sector en Francia. La otra es la líder europea, Chasseur d’Images. Conozco Réponses… desde hace años. Al principio no me gustaba como Chasseur… estaba claramente un peldaño por debajo en calidad en sus artículos. Pero esa diferencia se ha reducido y mucho. En ocasiones me gusta más. Y además ahora llega habitualmente a algún quiosco zaragozano. Pero lo que no llegan son los número fuera de serie, monográficos y de reflexión sobre distintos aspectos de la fotografía. El que hoy nos ocupa reflexiona sobre el concepto de “¿Qué es una buena foto”. Difícil de responder. Pero los artículos contienen pensamientos interesantes. Y cinco estupendos porfolios. El estelar es del español Alberto García Alix. Muy bueno. Los otros, también estupendos, de Massimo VitaliBogdan KonopkaMarion PoussierJean-Luc Boetsch. Todo muy recomendable.

La segunda todavía la tengo a medio digerir. Es el cuarto número de la revista Hungry Eye. O sea, bastante nueva. Dedicada a la fotografía y al arte y la técnica de la filmación. La convergencia de la fotografía fija y la fotografía en movimiento en los mismos aparatos está difuminando la diferencia entre las dos. Y surgen artistas competentes en ambas. Ya digo que todavía me falta mucho por leer. Pero también me está pareciendo muy interesante.

Y bueno. De momento ya vale. Probablemente la semana que viene volveré a las rutinas habituales. Algunas fotos os dejo. De lo visto estos días.

Piazza San Marco

Cientos de fotografías se disparan en cada momento en las calles de Venecia. Indudablemente la disciplina artística más popular y democratizada en estos momentos. Cualquiera lleva una cámara encima. Simplemente con llevar un teléfono móvil.

Tumba de Dante Aligheri

Hablando de otras artes, la tumba de Dante Aligheri encuentra su espacio en las calles de Rávena. Un rincón tranquilo, aunque no faltan visitantes a presentar sus respetos, o simples curiosos.

[Viajes – Bolonia] Una última mañana de paseo por Bolonia

Viajes

Es el último de estas minivacaciones por Italia que me he tomado en una semana tonta del mes de marzo. Tiene gracia que también es la primera entrada que escribo de este diario de viaje. Pero es que he pasado de actualizar el blog durante estos días. Así que iré colocando las fotos con mis andanzas en los días correspondientes conforme vaya “revelando” las fotos con el “desrawtizador”, y las vaya colocando en Flickr. Así que efectivamente estoy ya en Zaragoza, en casa, de vuelta.

Pero esta última mañana ha dado tiempo ha dar una vuelta de tres horitas por la capital de la capital de la Emilia-Romagna. Y os lo cuento una vez más con fotos.

Palazzo Comunale

He empezado el paseo por la Piazza Maggiore, para ver los vistosos edificios de la plaza iluminados de otra forma. Es el primer día que veía el Palazzo Comunale iluminado por el sol. Pero la verdad es que la luz de la mañana, con el sol ya alto, no es el mejor momento del lugar.

Basílica de San Petronio

También me he metido en la Basílica de San Petronio con toda la intención de burlar la prohibición de hacer fotos. Pero no he regulado correctamente los reglajes,... y ha quedado un poco movida. Es lo que pasa por ir de furtivo por la vida.

En la Via d'Azeglia he ido buscando los escaparates que colaboraban con la iniciativa "Vitrine in catastrofe", promocionando la obra de artistas adolescentes. Algunos no estaba mal,... otros...

En mi paseo he dado con la Biblioteca dell'Archiginnasio, que en el pasado fue sede de la Universidad de Bolonia, la que dicen es más antigua de Europa. Y bueno, no creo que la señal de "prohibidas las bicicletas" sea la más antigua de Europa, pero lo parece.

Sí que fue afamada la Universidad de Bolonia por ser la primera en contar con una sala de disección de cadáveres, práctica prohibida por sacrílega en el resto de Europa, por lo que atraía a quienes querían formarse como médicos.

Soportales en Via Rizzoli

Este encontronazo con lo universitario, me ha recordado que había una librería de las interesantes en la ciudad que no había visitado. Camino de la misma, los omnipresentes soportales de la ciudad, en este caso en Via Rizzoli, me han protegido del sol que empezaba a picar.

Por cierto, que entre que es sábado y que era por la mañana, no había prácticamente estudiantes por la Via Zamboni como otros días; alguno por ahí perdido.

Parco della Montagnola

La librería estaba cerrada. Paseo en balde. Así que me he ido a conocer el parque más céntrico de la ciudad, el Parco della Montagnola, que no es gran cosa, y cuyos árboles además todavía no se han recuperado de los rigores del invierno.

Saliendo ya del parque, tras pasar por un mercadillo al aire libre sin más interés, en Via Oberdan me he encontrado con una ventanita que da al Canale delle Moline, un canal, sin agua en este caso, escondido entre las casas de Bolonia.

Entrada a Galleria Giovanni Acquaderni

Finalmente, camino de coger el autobús para volver al hotel a por el equipaje para ir al aeropuerto, me he encontrado con una callejón y lo que parecía la entrada a una recoleta capilla. Pues no, se trata de una entrada secundaria a la galería comercial Giovanni Acquaderni, con tiendas muy pijas, y cuya entrada principal afortunadamente daba a la parade del autobús que me interesaba en la mencionada Via Rizzoli. Y hasta aquí puedo contar.

[Viajes – Venecia] Pues eso, un paseo por la capital de la Serenissima Reppublica

Viajes

El día que he pasado en Venecia ha tenido un carácter particularmente especial en lo personal. Así que me lo guardo para mí. Me limito a poner algunas, bastantes, fotos del día. Pretender ser original en las fotos, incluso en comparación con uno mismo cuando ha visitado la ciudad más de una vez, es una ilusión. Pero bueno, he intentado dar mis toques personales, y por lo menos ser correcto técnicamente. Salirme, aunque sea ligeramente, de la masa.

Puente de Rialto

Tras reunirnos en la estación de Santa Lucia, cogemos el "vaporetto" y nos bajamos en Rialto. Todo el mundo parece tener la misma idea. Y todos hacen la misma foto. "Señora. La de rasgos asiáticos. Que se le escapan los niños."

Calle del Teatro

Paseando por los rincones más recoletos de la laberíntica ciudad, siempre puedes encontrar pequeños detalles en las calles en los que la gente que pasa no parece fijarse.

Ponte Tetta

Siempre me entra la risa al llegar a este punto de la ciudad. ¿O no?

San Giorgio en la bruma

Cuando salimos por San Zacchria al Gran Canal y al entorno de San Marco, la luz es penosa y la bruma tremenda. Y dada la hora decidimos que es hora de ir a comer a algún sitio tranquilo, lejos de las hordas de turistas.

Todo el mundo se fotografía a todo el mundo en el Gran Canal

En el "vaporetto" todo el mundo va armado con sus cámaras con las que "disparan" a todo bicho viviente. Lo mismo que las gentes de otras embarcaciones dispuestas a "dispararnos" a nosotros. ¿En cuantas imágenes perdidas por el mundo no estaré?

Spritz Aperol en Santa Margherita

Llegamos al Campo Santa Margherita, donde antes de comer nos tomamos un "spritz" Aperol. La gente paga un dineral por una cerveza vulgar y corriente en los sitios de moda en la ciudad de los canales, y aquí, por 2'50€ te tomas un rico aperitivo propio del lugar.

No a la alta velocidad en el Dorsoduro

Tras comer, nos damos un amplio paseo por el Dorsoduro. Siempre hay gente que se opone a los trenes de alta velocidad. Es una constante. En todos los países.

Con las maletas por la Fondamenta Zattere

Otra constante veneciana es la gente yendo de un lado para otro arrastrando sus maletas. Lo que tiene que los taxis no lleguen a ninguna parte. Tras la joven que marcha por uno de los puentecillos de la Fondamenta Zattere, se vislumbra la torre de San Giorgio Maggiore.

Escultura en la Dogana alla Salute

En mi visita de hace cuatro años, no pude llegar hasta la punta de la Dogana. Han puesto una curiosa escultura. Desconozco si de forma permanente. La mano no posó. Apareció de repente. El resultado es gracioso.

Santa Maria della Salute

También es la primera vez que entro en Santa Maria della Salute. El señor me copió la foto, pero le perdono porque me proporcionó otra mejor. Esto es algo muy típico. La gente va por ahí con las cámaras y no sabe donde apuntar. Cuando tu tiras una foto, inmediatamente miran hacia el lugar y fotografía también. Por si acaso es interesante. En fin...

Gran Canal

El sol va bajando conforme pasa la tarde, así que decidimos que es el momento de volver a San Marco. No habrá tanta gente, y la luz será mucho mejor. Cogemos nuevamente el "vaporetto" para cruzar el Gran Canal.

Piazza San Marco

Muchas palomas y alguna gaviota pueblan la piazza San Marco, alimentadas por los propios turistas. Pero si lo ponen todo hecho un asco.

Máscara en mercadillo repetitivo

Las típicas máscaras... Lo que no tentiendo es porque ahí en San Marco han puesto quince puestos de venta de recuerdos donde en todos venden exactamente lo mismo. ¿No podían haber puesto uno solo grande?

Palacio Ducal

El crepúsculo nos trae la "hora azul" al palacio ducal. Una de las horas más propicias para sacar la cámara de fotos en cualquier lugar.

Góndolas en San Marco

El crepúsculo también da un ambiente especial a la típica foto, que hace absolutamente todo el mundo, de las góndolas con el fondo de San Giorgio Maggiore. De todas formas, esta la volveré a revelar con otro rendimiento de color y contraste. Que tiene potencial.

Asomados al vaporetto en el Gran Canal

Finalmente, de nuevo al "vaporetto" para recorrer el Gran Canal camino de Santa Lucía. Despedidas, tristes siempre, y a coger el tren de vuelta a Bolonia. Mañana último día.

[Viajes – Rávena] Un día en la capital… del imperio… hace 1600 años o así…

Viajes

Se da como fecha de finalización del Imperio Romano de Occidente el año 476 de la era actual. Desde el 402, Rávena puede ser considerada como capital de esta entidad política en descomposición. Pero en esta descomposición, Caesaraugusta, la actual Zaragoza, se mantuvo fiel al imperio hasta el 472. Sólo cuatro años antes de la caída oficial, cuando pasó a formar parte de reino tolosano visigótico. Así que, de alguna forma, en este día lo que he hecho ha sido darme una vuelta por la capital. Más o menos.

Rávena hoy es una ciudad muy tranquila, casi a orillas del Adriático, donde tiene puerto y playas, y que contiene un maravilloso conjunto de edificaciones bizantinas del periodo en el que fue capital del imperio y de los siglos posteriores en la que se mantuvo bajo la esfera del Imperio Romano de Oriente, con capital en Bizancio, después llamada Constatinopla, y hoy en día Estambul. Considerado como patrimonio de la humanidad estas edificaciones de caracter religioso o funerario, o ambas, son un conjunto inigualable por su antigüedad, y por el esmero con el que son conservadas. Os dejo algunos ejemplos, aunque difícilmente puedo ser exhaustivo en los límites de una entrada en este Cuaderno de Ruta.

Parienta de las 4000s españolas en la estación de Rávena

Nada más llegar con el tren a Rávena, mi afición ferroviaria se ve reclamada por este ejemplar de locomotora diesel, parienta de las 4000s españolas. Esta probablemente habrá circulado por Alemania antes de recalar a orillas del Adriático.

Sant'Apollinare in Classe

Uno de los monumentos bizantinos más espectaculares es la basílica de Sant'Apollinare in Classe, a seis kilómetros del núcleo urbano de Rávena. La planta de basílica siempre me ha parecido muy elegante e su sencillez, y el añadido de los mosaicos completa la belleza de estas edificaciones.

Sant'Apollinare in Classe

En el exterior de la basílica, delante una de las características torres de éstas, encontramos una réplica del Augusto de Prima Porta que tan bien conocemos los ciudadanos de Zaragoza. Las torres campanarios son más tardías; no son del período bizantino.

Sant'Apollinare Nuovo

Ya en el casco urbano de Rávena, la basílica de Sant'Apollinare Nuovo no va a la zaga en la belleza de sus mosaicos y la elegancia del conjunto.

Tumba de Dante Aligheri

Antes de seguir adelante con el recorrido bizantino, una parada para rendir visita a la tumba del poeta Dante Aligheri.

Battistero Neroniano

El Battistero Neroniano es un ejemplo distinto de estructura bizantina. He visitado también el Battistero degli Ariani, más sencillito, pero también interesante.

Battistero Neroniano

En el Battistero Neroniano podemos apreciar de cerca la estructura de los mosaicos.

Basilica de San Vitale

San Vitale es una basílica que se sale de la norma, al ser de planta octogonal al igual que los battisteros, y con una cúpula central de gran altura. Brillante, aun en la oscuridad en la que la mantienen.

Mausoleo de Gala Placidia

Esta vista exterior del mausoleo de Gala Placidia muestra que este pequeño edificio funerario tiene una planta en cruz latina, saliéndose de la norma de los anteriores, cuadrados u octogonales.

Manifestación en la piazza del Popolo

Por lo demás, Rávena se muestra como una ciudad tranquila aunque no un muermo. El centro de la ciudad es la piazza del Popolo, donde pude contemplar una manifestación para la liberación de Rosella Urru, cooperante italiana, secuestrada por fundamentalistas árabes en Argelia. Había carteles de esta joven en Bolonia y en Ferrara también.

Laureata en la piazza del Popolo

Y una joven "laureata", convenientemente tocada con la corona de laurel y disfrazada, recorriendo la piazza del Popolo con amigos y familia.

Un coro de niños y adolescentes ensaya - Basilica de San Francesco

Un coro de niños y adolescentes ensaya en la basílica de San Francesco, también muy antigua pero muy modificada con posterioridad. No pertenece al conjunto paleocristiano bizantino por ello. Cantaban bien. Aunque canciones muy "naïves" de la cosa de la iglesia.

El tren sale de la estación

Ya a la puesta del sol, arranca el tren en la estación de Rávena de vuelta a Bolonia.

Palazzo Re Enzo

Y en Bolonia, una cena rápida y un paseíllo ante el Palazzo Re Enzo antes de recogerse en el hotel por la noche.

[Viajes – Bolonia] Tarde y noche de gente, caos y calles medievales

Viajes

Dicen que Bolonia tiene uno de los cascos urbanos medievales mejor conservados y más extensos de Europa. En Italia lo sitúan sólo tras el de Venecia en extensión. Pero al mismo tiempo es un caos horrible de gente y coches que van a lo suyo, sin pararse a pensar mucho en los demás. En esto, es una ciudad muy italiana. Creo que este caos, tal y como lo he experimentado yo, supera incluso al de Roma, aunque sin llegar al de Nápoles. O por lo menos es distinto. Pero caos. Italia. Entre tanta belleza histórica y cultural, un agobio tremendo. Y luego los miles de universitarios que constituyen una proporción nada desdeñable de la población de la ciudad. Después de la calma de Ferrara causa un poco de desasosiego, pero os lo cuento de todas formas.

San Donato - Via Zamboni

Tras volver de Ferrara, me dirijo hacia el barrio universitario. Subo por Via Zamboni, pasando junto a la iglesia de San Donato, con su tradicional "barrera" de Vespas y bicis.

Lateral de San Giacomo Maggiore

Una iglesia más, que no falta en Italia, San Giacomo Maggiore, iluminada por el sol tangencial de la tarde.

Laureate en Giuseppe Verdi

En la Piazza Giuseppe Verde, me encuentro a uno de los muchos "laureati" con su cortejo de amigos y familiares. Los amigos le cantan el tradicional "dottore, dottore,..." y no sigo con la letra porque es una sarta de vulgaridades. Me extrañaba lo de "dottore" porque los "laureati" tienen pinta de ser muy jóvenes. Y efectivamente parece ser que se trata de jóvenes licenciados, o graduados que se llaman ahora tras el "Proceso de Bolonia" (caramba que coincidencia), cuando presentan su proyecto de final de carrera.

Librería A. Nanni - Via Musei

En los soportales de la Via Musei, encontramos los estantes exteriores de la librería A. Nanni, que ya he comentado es la más antigua de la ciudad.

Via Rizzoli

En mi deambular paso por Via Rizzoli, donde encuentro una voluntariosa modelo que posa con el Palazzo Re Enzo de fondo.

Piazza Maggiore - Palazzo Comunale

Va llegando el ocaso, y la luz se vuelve escasa pero más interesante en la Piazza Maggiore, donde podemos contemplar el Palazzo Comunale.

Piazza Maggiore - Víctimas de la mafia

En la Piazza Maggiore hay numerosas placas recordatorio a caídos en guerra de todo tipo y exaltación de "glorias" militares. Algunos consideran que los caídos en la "guerra" contra la mafia también merecen un recordatorio.

Via 4 Novembre

Ya casi de noche, me doy una vuelta por la zona comercia de la Via d'Azeglia y 4 Novembre, donde encuentro estas estilizadas esculturas callejeras.

Fontana di Nettuno

Decido volver hacia la zona universitaria, para ver el ambiente un poco más "nocturno" aunque todavía no son ni las ocho, y paso primero por la fuente de Nettuno.

Piazza Giuseppe Verdi

Antes de buscar un lugar para cenar, llego hasta la Piazza Giuseppe Verdi, que sigue tan animada de universitarios como por la tarde.

[Viajes – Ferrara] Probablemente la sorpresa agradable de las minivacaciones

Viajes

Uno de los problemas de este viaje es que lo he montado, pero no lo he organizado. Es decir, tenía una idea aproximada de qué quería hacer en los cinco días, cuatro noches, que pasaré por estas tierras, pero ni he mirado guías, ni he consultado en internet, ni nada. Ni siquiera me había planteado visitar Ferrara. Pero después de una conversación en la que me desanimaron a visitar Rimini en la costa, la consideré como opción. Luego me acordé que era uno de los escenarios en los que sucedía una película de mi colección de Cine y fotografía, Al di là delle nuvole (Más alla de las nubes), aunque no esperaba encontrármela con las nieblas invernales del filme. Y no me arrepiento en absoluto de haber pasado unas horas en esta bella y tranquila ciudad.

Porta Paula

Sigo liándome con la orientación en estas ciudades. Y el hecho de que tengan dos estaciones algunas, hacen que me líe en los mapas. Es me permite conocer Porta Paula, que si hubiese ido con el autobús por la vía directa al centro de la ciudad, me la hubiese perdido.

Palazzo Comunale

Una vez en el centro, pues nada, las vistas de rigor de los monumentos principales, como el Palazzo Comunale.

Interior de la catedral

O la visita al fresquito interior de la catedral en un día que promete calorcito.

Castelo Estense

O la inmensa mole del antipático Castelo Estense, de los caciques locales medievales de turno.

Palazzo dei Diamanti

Pero lo más agradable es cuando te sales del centro siguiendo una de las rutas recomendadas por la oficina de turismo local. De entrada sigues viendo monumentos llamativos como el Palazzo dei Diamanti, que además es museo.

Jardín Botánico

Y te empiezas a encontrar sorpresitas sencillas, como un recoleto jardín botánico de libre acceso.

La naturaleza intramuros

Y sobretodo, que en el interior de la ciudad, en el interior de la antigua muralla hay un inmenso espacio dedicado a la naturaleza. No es un parque; es más un entorno agrícola.

Rampari di Belfiore

Rodeado por el Rampari di Belfiori, donde los ferrarensis pasean y hacen deporte por lo que fueron las antiguas defensas de la ciudad.

Piazza Ariostea

Después uno puede tomar algo en los soportales de la Piazza Ariostea, antes de comer algo e ir a coger el tren para pasar la tarde en Bolonia. Ferrara, una sorpresa muy agradable. No hubiese sido una sorpresa si hubiese estado mejor informado; hubiese sido un destino fijo del viaje.