[Viajes – Ferrara] Probablemente la sorpresa agradable de las minivacaciones

Viajes

Uno de los problemas de este viaje es que lo he montado, pero no lo he organizado. Es decir, tenía una idea aproximada de qué quería hacer en los cinco días, cuatro noches, que pasaré por estas tierras, pero ni he mirado guías, ni he consultado en internet, ni nada. Ni siquiera me había planteado visitar Ferrara. Pero después de una conversación en la que me desanimaron a visitar Rimini en la costa, la consideré como opción. Luego me acordé que era uno de los escenarios en los que sucedía una película de mi colección de Cine y fotografía, Al di là delle nuvole (Más alla de las nubes), aunque no esperaba encontrármela con las nieblas invernales del filme. Y no me arrepiento en absoluto de haber pasado unas horas en esta bella y tranquila ciudad.

Porta Paula

Sigo liándome con la orientación en estas ciudades. Y el hecho de que tengan dos estaciones algunas, hacen que me líe en los mapas. Es me permite conocer Porta Paula, que si hubiese ido con el autobús por la vía directa al centro de la ciudad, me la hubiese perdido.

Palazzo Comunale

Una vez en el centro, pues nada, las vistas de rigor de los monumentos principales, como el Palazzo Comunale.

Interior de la catedral

O la visita al fresquito interior de la catedral en un día que promete calorcito.

Castelo Estense

O la inmensa mole del antipático Castelo Estense, de los caciques locales medievales de turno.

Palazzo dei Diamanti

Pero lo más agradable es cuando te sales del centro siguiendo una de las rutas recomendadas por la oficina de turismo local. De entrada sigues viendo monumentos llamativos como el Palazzo dei Diamanti, que además es museo.

Jardín Botánico

Y te empiezas a encontrar sorpresitas sencillas, como un recoleto jardín botánico de libre acceso.

La naturaleza intramuros

Y sobretodo, que en el interior de la ciudad, en el interior de la antigua muralla hay un inmenso espacio dedicado a la naturaleza. No es un parque; es más un entorno agrícola.

Rampari di Belfiore

Rodeado por el Rampari di Belfiori, donde los ferrarensis pasean y hacen deporte por lo que fueron las antiguas defensas de la ciudad.

Piazza Ariostea

Después uno puede tomar algo en los soportales de la Piazza Ariostea, antes de comer algo e ir a coger el tren para pasar la tarde en Bolonia. Ferrara, una sorpresa muy agradable. No hubiese sido una sorpresa si hubiese estado mejor informado; hubiese sido un destino fijo del viaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.