[Fotografía] Recomendaciones semanales; Sochi, fuerzas de la naturaleza y las otras caras del romance

Fotografía

Hoy traigo una serie de recomendaciones relativamente diversas aunque algunas se puedan agrupar por grandes temas. Pero en realidad son diversas, como digo.

Ya comenté que estos juegos olímpicos de invierno que parece que se celebran a la mayor gloria de un régimen muy discutible política, social y humanitariamente me traían un poco al pairo. He hecho mi “boicot” particular procurando ignorarlos “olímpicamente”. Pero algunas cosas surgen por ahí que se relacionan con los acontecimientos que se producen en la ciudad caucásica de Sochi.

Desconozco cuál puede ser la fotografía más estúpida de la historia. Una competición difícil más en estos tiempos donde se fotografía de forma absolutamente compulsiva e irreflexiva cualquier cosa y con cualquier cosa. Pero esta señora pretendiendo tomar una fotografía de un partido de hockey sobre hielo en Sochi fue captada en el momento de hacer la probablemente más estúpida fotografía de los juegos. La supongo de forma absolutamente arbitraria, subjetiva y sin base alguna adepta al régimen del “zar” Putin, aunque cualquiera sabe…

Compensemos la sinrazón del párrafo anterior con The Sochi Project, trabajo de Rob HornstraArnold van Bruggen, un trabajo que pretende mostrar como “nunca antes los juegos olímpicos habían sido acogidos en una región que contrastara tan fuertemente con el glamour del evento…”. Conflictos armados, pobreza, turismo, una historia compleja y conflictiva… Nos lo contaron en Emaho Magazine.

Alhambra

Si habéis seguido mis últimas entradas, he dedicado tiempo esta semana ha recuperar del olvido viejos negativos. Y en esta ocasión retrocedemos hasta octubre de 1992, en Granada, a una reunión científica de epidemiología. Aquí me tenéis asomado a las vistas de la Alhambra.

Esta semana han aparecido una serie de artículos por la red de redes de fotógrafos que se han fijado especialmente en las fuerzas y fenómenos de la naturaleza.

Leí muy jovencito, quizá no más de 10 u 11 años de edad, 20.000 leguas de viaje submarino. Viaje que acaba entre los remolinos tremendos del maelstrom de las islas Lofoten en Noruega. Quizá fue uno de los episodios del libro que más me impresionó. La fotógrafa mejicana instalada en Madrid Zoé T. Vizcaino se ha desplazado hasta esas norteñas latitudes para documental el complejo y peligroso sistema de corrientes y mareas que producen estos torbellinos de agua, tal y como nos lo cuentan en  30y3.

Este invierno han sido frecuentes las noticias sobre los vórtices polares y otros fenómenos asociados al frío clima ártico en diversas partes del mundo, especialmente en el corredor central de Norteamérica. En L’Oeil de la Photographie nos proponen un vistazo al trabajo de uno de sus lectores, Christophe Jacrot, titulado Blizzard (ventisca) donde comprobamos el efecto de este tiempo extremo en lugares tan diversos como ChicagoNueva YorkNormandíaBucarest.

También en L’Oeil de la Photographie nos trasladan a otro de los espectáculos más bellos y fotogénicos de la naturaleza, los icebergs. En concreto nos proponen un repaso al trabajo de Simon Harsent, que se centra sobre los monstruos de hielo que bajan desde Groenlandia hacia Terranova, en su proceso de transformación y final desaparición para reintegrarse a las aguas del océano.

Y también me gustaría haber podido acudir hace unas semanas a la exposición Los murmullos del bosque del japonés Takeshi Shikama que se celebra en Barcelona.La particular estética de algunos fotógrafos japoneses siempre me atrae, y especialmente las relaciones tradicionales que este país, con muchas contradicciones, tiene con sus paisajes y su medio natural. Nos lo propusieron en DSLR Magazine.

Pario de los Leones

No recordaba qué cámara llevé a aquel corto viaje. Deduzco que una compacta. Pero en aquel momento, mi compacta era la Minox 35ML que no llevaba flash, y varias de estas fotos usan el flash de relleno. Supongo que llevé la Olympus mju (primera versión con objetivo 35/3,5), que compramos por recomendación mía para uso familiar, y no para mi uso personal exclusivo. Era (es, donde quiera que esté) una cámara excelente, aunque ensombrecida por el modelo mju-II que sí que compré más adelante para mi uso personal. En cualquier caso, en el Patio de los Leones cumplió sin problemas con su cometido.

De Japón viene también Akiko Takizawa, fotógrafa no obstante afincada en Londres, y que ha sido premiada recientemente nos cuentan en L’Oeil de la Photographie por su trabajo que evoca el ambiente y el retorno a la casa de sus abuelos. A mí me ha interesado. Y también he percibido la influencia de otros maestros de la fotografía japonesa.

Y de parte de Rafael Roa, podemos echar un vistazo al trabajo en color de Sarah Moon, fotógrafa francesa que comenzó como modelo, para pasar a la fotografía de moda y finalizar en un trabajo muy personal, con aspectos pictorialistas o neoimpresionistas muy interesantes y a veces un punto enigmáticos.

Y esta semana ha sido el que popularmente se considera “el día de los enamorados”, fiesta pastelosa con un punto de absurdo, convenientemente promocionada por los grandes comercios. En L’Oeil de la Photographie dedicaron el día a la visión de sus lectores fotógrafos al tema del amor y el romance. Hubo de todo, pero a mí me interesaron sobre todos quienes se salieron de los caminos trillados. Como Christophe Audebert sobre el amor en los lugares más antirománticos, o Hervé All reflexionando sobre la mujer tras el acto sexual, o Sean Perry con su love en medio de la soledad del frío y de la gran ciudad, o cómo Albert Delamour (vaya apellido más a propósito) que ve los corazones de otra forma, y finalmente Irving S. T. Garp que se centra más en el desamor que en el romance propiamente dicho.

Y terminaré con un par de artículos recopilatorios. Quizá sea interesante echar un vistazo a la edición del 11 de febrero de L’Oeil de la Photographie dedicado a las tendencias, y en el que se pueden encontrar varias cosas interesantes. Y finalmente, en Feature Shoot nos recomiendan 50 páginas en internet para obtener un poco de inspiración y aprender algo nuevo de fotografía. Ideal para quien no quiera perder el tiempo buscando por sí mismo. Aunque es difícil seguir 50 sitios distintos. Hay que tener mucho tiempo.

Por las calles del Albaicín, creo

Probablemente, no mis más “artísticas” fotos, pero sí un recuerdo estupendo de otros tiempos y de una buena compañía, que aquí vemos haciendo unas risas con las tiendas de recuerdos del Albaicín granadino. Y olé.