[Libro] Las ciudades invisibles

Literatura

Ya me he puesto al día con los libros leídos. Este que comento hoy, lo terminé la semana pasada. Como pille próximamente alguno un poco gordo, voy a tener alguna semana sin comentario bibliófilo. Algo haré para evitarlo. Creo que ya lo he hecho. Este fin de semana me agencié alguna historieta. De las realmente interesantes. Para ir leyendo por la noche antes de dormir. En cualquier caso, en estas últimas semanas me he venido a los autores europeos. Hoy toca un autor italiano. La semana que viene, una francesa. Casi seguro, porque probablemente terminaré hoy de leer el libro. Pero vamos con Italo Calvino. Ahí es nada.

Las ciudades invisibles
Italo Calvino; traducción de Aurora Bernárdez
Ediciones Siruela, 2012
Formato electrónico

No es una narración al uso lo que nos ofrece Calvino en esta obra. A lo largo de nueve capítulos un ficticio Marco Polo, mercader y aventurero veneciano, va narrando a Kublai Kan, emperador chino y mongol, las ciudades que ha visitado. Ciudades ficticias y de carácter fantástico, cada una asociada con un valor o carácter principal, y todas ellas con nombre de mujer. Cada capítulo se inicia y finaliza con un diálogo entre Polo y el Kan, que va evolucionando con el tiempo, en la medida que evoluciona también la relación entre el mongol y su consejero veneciano.

20150502-_IGP5184-2

Pareciera que lo lógico es que con un título así, fueran fotografías urbanas las que acompañasen esta entrada.

 

El libro es eco del que dictó Marco Polo durante su cautiverio en Génova, Il Milione (El millón, El libro de las maravillas o Los viajes de Marco Polo, como también es conocido en español). Si en Il Milione nos cabe la duda sobre qué descripciones y experiencias del mercader veneciano son reales, cuáles son eco de terceras o cuartas fuentes, y cuáles son producto de su imaginación, Calvino se introduce directamente en el terreno de la fantasía. Pero son fantasías que tienen como base las paradojas de las sociedades humanas y del propio ser humano. Las ciudades están divididos en una serie de grupos en función de la característica principal que distingue a cada una. Copiando del artículo que le dedica la wikipedia, las ciudades puede ser:

Las ciudades continuas – Ciudades confusas en su extensión.
Las ciudades escondidas – Ciudades con múltiples cualidades.
Las ciudades sutiles – Ciudades abstractas o aéreas.
Las ciudades y el cielo – Ciudades con propiedades divinas.
Las ciudades y el deseo – Ciudades que despiertan el deseo y la pasión de las personas.
Las ciudades y el nombre – Ciudades semánticas.
Las ciudades y la memoria – Ciudades de recuerdos manifiestos en sus habitantes o estructuras.
Las ciudades y los intercambios – Intercambios de mercancías, deseos, recuerdos, etc.
Las ciudades y los muertos – Ciudades que rememoran la muerte.
Las ciudades y los ojos – Ciudades con propiedades visuales.
Las ciudades y los signos – Ciudades semióticas.

20150502-_IGP5202

Pero dado su carácter de “invisibles”, me acerco a un entorno “natural” en las proximidades de una gran ciudad, la mía,… aunque no sé que nombre de mujer le podría convenir…

 

Existen cinco ciudades de cada categoría, repartidas en los nueve capítulos. Cinco en cada capítulo, salvo el primero y el último, con diez cada uno. Pertenece el libro a la etapa de literatura combinatoria del autor, en el que partiendo de una serie de elementos formales, narrativos y conceptuales, los combina para producir diversos resultados. El estilo de la descripción de cada una de las ciudades puede entrar dentro de lo que se denomina prosa poética. O poemas escritos en prosa, si lo queréis ver de otra forma. Es importante decir que en los interludios de comunicación entre el mercader y el kan, especialmente al principio, ambos hablan diferentes lenguas, lo cual plantea el dilema sobre qué es lo que cuenta el uno y qué entiende el segundo. Por lo tanto, Kublai Kan no deja de ser el representante de lector que escucha descripciones de ciudades cuyo significado a veces se le escurre, mientras que Marco Polo es el propio Calvino desarrollando su imaginación, sus conceptos y su poética.

La obra tiene una naturaleza fantástica, pero los temas que Calvino trata son reales. Los recuerdos, la memoria, los deseos, el sentimiento religioso, la muerte,… son cuestiones reales y muy humanas. No es una lectura fácil. A pesar de ser una obra de longitud moderada, conviene no apresurarse. O se corre el peligro de perderse por el camino. Pero si se le es fiel, compensa.

20150502-_IGP5203

En cualquier caso, el sábado visitamos el entorno de la Alfranca, que se encontraba con cambios respecto a nuestra visita de febrero. Con obras, que no sabemos si se deben a las ríadas que en aquellos momentos se desarrollaban…