[Recomendaciones fotográficos] Cuadernos de campo y otras cosas

Fotografía

Desde hace un tiempo, vengo adquiriendo las publicaciones de la serie Field Notes (Cuadernos de campo) de Another Place Press. Hace unos días me llegaron los números 28, 29 y 30. Y siguen. Son publicaciones ligeras, similares a revistas con buena calidad de impresión, destinadas al trabajo de fotógrafos menos conocidos. Y siempre, dentro de la línea editorial de Another Place, de investigar fotográficamente las relaciones entre los seres humanos y el paisaje, sea este natural o urbano. Pero he decidido no seguir adquiriéndolas. La calidad de los trabajos, homogéneamente buena al principio, es ahora menos consistente, con algunos que sigue siendo interesantes, mientras que otros… no tanto. Y además, cada vez publican menos libros fuera de esta serie, que eran mucho más sólidos, mucho más consistentes en su calidad y temas. Seleccionaré con más cuidado. Los últimos recibidos son los siguientes.

Tengo que redigitalizar algunos de los negativos de uno de los últimos rollos en blanco y negro que hice, con resultados muy interesantes. Cuando los tenga, lo comento.
  • En el número 28, Uncovering Shibuya, la fotógrafa japonesa Sayuri Uchida (instagram) radicada en Londres echa la vista atrás para analizar desde su visión subjetiva los cambios que ha experimentado la populosa área de Shibuya en Tokio. Fotografías interesantes, aunque es un ejemplo de publicación que se aleja de los temas que originalmente ofrecía la editorial. Llevo un tiempo ya siguiendo a esta fotógrafa en redes sociales. Me gusta.
  • En el número 29, Skummeslöv, el sueco Martin Brink nos muestra su visión del entorno de una casa de vacaciones que le prestaron hace unos años para pasar un verano. Este es un ejemplo de trabajo un poco vacío, un poco anodino. Que dice poco. De los que me hacen tomar la decisión de cesar en mi adquisición de todos los números de la colección.
  • En el número 30, Between Realities, la fotógrafa eslovaca Diana Takacsova (instagram) nos ofrece una serie de fotografías de paisajes y objetos que ella relaciona en su presentación con el aislamiento y cambio de conversación que se ha originado con la pandemia de covid-19. Hay fotografías muy interesantes, de calidad, aunque me cuesta ver el conjunto como un todo integrado. Lo del covid… me parece coyuntural, o incluso oportunista. En su página web lo describe como un diario del aislamiento. Y quizá desde ese punto de vista tenga más sentido, puesto que las fotografías que surgen en un periodo así pueden no estar conexas necesariamente temática o formalmente. Y ser imágenes que surgen simplemente mientras el tiempo pasa.

Ya que estamos con paisajes, en la cuenta de Instagram de Leire Etxazarra ha aparecido hoy mismo una recomendación sobre el trabajo del fotógrafo Al Brydon (instagram), un autor que vive en el norte de Inglaterra, y cuyos paisajes me han transmitido sensaciones mucho más potentes que los que he mencionado anteriormente. Un fotógrafo que trabaja con una diversidad de formatos, pero con gran coherencia temática entre ellos.

También, relacionando paisaje y ser humano, en AnOther Magazine (no confundir con Another Place Press) publicaron el trabajo de Hoda Afshar, una fotógrafa iraní radicada en Melbourne, que nos da su visión de los paisajes y las gentes de las islas del Golfo Pérsico, en el estrecho de Ormuz. Unas islas áridas, muy azotadas por el viento, y que en el pasado formaban parte de las rutas de los esclavistas que traficaban con personas procedentes de las costas orientales africanas con destino a la Península Arábiga y otras regiones de Oriente Medio.

De la mano de Leire Etxazarra, un recuerdo a un fotógrafo suizo que me parece muy elegante, se dedique al retrato, al desnudo, al bodegón, al paisaje o a lo que sea. Se trata de Christian Coigny (instagram), y me parece muy muy muy recomendable.

Y de la mano de nuevo de AnOther Magazine, un recuerdo a la primera fotógrafa japonesa de prensa, que se tuvo que bregar con veintitantos años en los turbulentos tiempos de la Segunda guerra mundial, aunque sus trabajos más destacados llegaron después de esta. Se trata de Tsuneko Sasamoto, que recibió su carnet de prensa en 1940. Y que todavía vive con… ¡106 años!, en el momento de escribir este artículo. Pionera y resistente. Una de sus preocupaciones en su vida fue reivindicar mujeres importantes en sus campos, pero olvidadas por la historia.

[Libros de fotografía] Hasta cinco volúmenes me han llegado en los últimos días

Fotografía

Pese a los inconvenientes que pone Correos para conseguir tus paquetes, voy recibiendo algunos paquetes, de los cuales un par de ellos han sido de libros de fotografía. El horario de Correos este verano es mucho más restrictivo que otros años, cerrando incluso los sábados. Viene a ser el que instauró en su momento por la epidemia de covid-19, y lo justifican por esa epidemia. Lo cual es una estupidez. Si concentras 200 personas acudiendo a tus oficinas a lo largo de 6 horas, es el doble de proximidad social que si las diluyes en 10 horas. Pero están aprovechando para echar unos recortes… viva el capitalismo en los servicios públicos.

Paisaje urbano acompaña esta entrada. El de algunos bellos amaneceres que hemos tenido en Zaragoza durante el mes de julio.

El primero que me llegó fue The Last Stand de Marc Wilson (instagram). En este trabajo, que va ya por su tercera edición, Wilson se ha recorrido las costas de las islas Británicas, de la fachada atlántica en Francia y otros puntos del continente, y en algunos puntos del mar del Norte como Dinamarca y Noruega. Su objeto de interés son los restos que los conflictos bélicos, especialmente la Segunda guerra mundial, han dejado en el paisaje. Especialmente, las fortificaciones y búnkeres de hormigón que aparecen diseminados por dicha costa. Muchos de ellos a medio destruir por el propio conflicto. Otros simplemente muestran el paso del tiempo. Y han quedado ahí, integrados en el paisaje, mostrando la sinrazón que asola de vez en cuendo al espíritu humano.

Como veis, sigo interesado en la fotografía que se enfoca en el impacto que el ser humano deja en el paisaje. Y si visitáis mi galería de fotografías en ASAFONA (Asociación aragonesa de fotógrafos de naturaleza), veréis que el tema del libro anterior también ha atraído mi mirada en algún momento.

Y por supuesto, una editorial especializada en la relación entre paisaje y ser humano es Another Place Press, de donde he recibido el resto de los libros. El primero de ellos es una edición bilingüe de la obra de la alemana Christina Stohn, Höllental und Himmelreich/Valley of Hell and Kingdom of Heaven (instagram). Stohn es natural de una localidad en la Selva Negra, y sus fotografías reflejan el punto en que limitan o interacciona el bosque y los habitantes de los pueblos y ciudades de esa región. Una región moderna, pero a la vez llena de tradiciones religiosas y culturales que se remontan en el tiempo durante siglos. El libro venía con una copia de una fotografía en un tamaño superior a un DIN A4.

Por otro lado, han llegado al mismo tiempo los tres siguientes Field Notes, cuadernos de fotografías que ya van por los números 7, 8 y 9, y ya se pueden encargar los 10, 11 y 12. Y que están resultando bastante interesantes.

  • Número 7 – Ertholmene de Anne Lass. La fotógrafa germanodanesa explora un pequeño grupo de pequeñas islas que constituyen el archipiélago más oriental, en el mar Báltico, de Dinamarca. Su Instagram.
  • Número 8 – A love letter to Croydon de Ameena Rojee. No puedo saber mucho de esta fotógrafa británica, que parece proceder de la inmigración, porque su página web funciona mal. Podéis ver algo de ella en Instagram. Pero en sus propias palabras, que se adaptan muy bien a lo que contemplamos en el libro, trata de encontrar la belleza en la que es su ciudad. Croydon, uno de los burgos que componen el Gran Londres, y que no tiene una especial buena fama, pero cuyo lado más bello y luminoso es capaz de encontrar Rojee.
  • Número 9 – None Places de Al Brydon. Poca información tenemos sobre los paisajes que nos muestra este fotógrafo del norte de Inglaterra. Y sobre los que afirma que son lugares a los que nadie va nunca. Incluso si algunos de ellos muestran cierta belleza. Otros, muestran ese destrozo inherente a la interacción del ser humano con el paisaje. Por lo que parece que alguien ha ido en alguna ocasión. Hay Instagram.