Trasteando con el teléfono en un domingo cualquiera

Fotografía personal, Política y sociedad

A pesar de los agoreros pronósticos, el fin de semana ha hecho un tiempo excelente. Por lo menos hasta el anochecer del domingo, momento en el que comenzó a llover. Pero el resto del tiempo, sol y temperaturas templadas. Así que ayer domingo era buen día para pasear. Y decidí que hacía tiempo que no jugaba con la cámara fotográfica integrada en el teléfono móvil. Que es muy mala, pero con las aplicaciones incorporadas o incorporables al aparato, pues te entretienes.

Por la mañana, quedé para ver la segunda parte de la exposición sobre el anarquismo en Aragón, que se viene celebrando desde hace unas semanas en los palacios de Sástago y Montemuzo. Habíamos visitado ya la sección del palacio de Sástago, dedicada al anarquismo en general, y ayer visitamos la del palacio de Montemuzo, dedicada a las mujeres dentro de este movimiento revolucionario.

Anarquismo en el Palacio de Montemuzo

Patio del palacio de Montemuzo, sede de la biblioteca-hemeroteca municipal de Zaragoza, en cuya sala de exposiciones nos muestran cómo se considero a la mujer desde las organizaciones anarquistas de principios del siglo XX - iPhone

Después, paseamos un ratito para tomar un aperitivo antes de que cada se fuese a comer a su casa, y yo seguí dando la tabarra con el teléfono a cuestas.

Repostería espiritual

Se acerca la festividad católica de Todos los Santos y Fantoba, o la Flor del Almíbar, como prefiráis, anuncia en su escaparate "repostería espiritual"; dudo que los "huesos de santo" y otras lindezas semejantes tengan nada de espiritual, y sí mucho de material, cuando se acumulen en forma de grasa en las partes más incovenientes del cuerpo de sus más ávidos consumidores y consumidoras - iPhone

Calle Santiago

En la calle de Santiago se preparan las terrazas para los paseantes que van a tomar el vermú, y para quienes, locales y turistas, irán a comer cuando sea el momento adecuado - iPhone

Por la tarde, siendo que la temperatura era excelente, aunque las nubes ya se mostraban algo amenazadoras, me dí un largo paseo por el Canal Imperial de Aragón hasta las esclusas de Casablanca. Es uno de mis paseos favoritos, y en otoño, más. Aquí me llevé también una cámara de verdad, aunque todavía no he procesado ninguna de las fotos. En fin, ya veremos que sale de ahí. De momento, os dejo con más entretenimiento teléfono-fotográfico.

Colegio

Sensación de abandono en los múltiples centros escolares que flanquean el canal entre los pinares y Casablanca, al atardecer un domingo; hoy lunes, habrán estado mucho más bulliciosos - iPhone

Casa Blanca

En las esclusas del canal, casi sin luz ya, asoma la Casa Blanca que da nombre al barrio zaragozano - iPhone