[Fotografía] World Press Photo y otros asuntos fotográficos de actualidad

Fotografía

Dice la fundación World Press Photo que su misión es  “fomentar un alto nivel profesional en el fotoperiodismo y promover un intercambio libre y sin restricciones de información”. Y así, cada año nos ofrece una edición de su concurso, del cual llevan ya 54 ediciones, en el cual compiten las que se suponen las mejores imágenes que el fotoperiodismo ha ofrecido durante un año. Y así en la edición de 2011, nos ofrecen lo mejor que se ha publicado en el 2010.

Se pueden ver las 56 imágenes premiadas en la galería que la fundación ha puesto a tal efecto. Sin embargo, si alguien está dispuesto a restringir la visualización a sólo 23, pero en alta resolución, que no deje de pasarse por The Big Picture para disfrutar mucho más de la experiencia.

Cuando vi la imagen ganadora, de la fotógrafa sudafricana Jodi Bieber, no pude dejar de tener una sensación de déjà vu. Por un lado, la composición de la imagen, un retrato de una joven, no podía de dejar de traerme a la memoria la famosa Afghan Girl de Steve McCurry. Además de las semejanzas en la composición del retrato, obvias, también tienen en común la nacionalidad de la muchacha retratada, afgana. También resulta obvia la diferencia. Mientras que en el retrato de McCurry observamos a una muchacha de aspecto triste y pobre pero indudablemente bella, con sus impresionantes ojos verdes, en el de Bieber golpea directamente el estómago porque sobre la imagen anterior se superponen las deformaciones causadas por el fundamentalismo islámico en aquel desgraciado país.

Pero no fue este el único déjà vu que experimenté. En la primavera del año pasado, contemple en el Caixaforum de Madrid la exposición de los premios FotoPres’09, cuyo ganador fue Emilio Morenatti, con un proyecto sobre la violencia de género en Pakistan. Os pongo un enlace a una búsqueda en Google para que os aparezca alguna de las imágenes. He de decir que estas imágenes, que no eran imágenes aisladas sino que constituían un proyecto, me impresionaron bastante más. Supongo que unas imágenes más personales, más propias, y además que se integraban en un todo coherente, dicen más que una imagen suelta, que de alguna forma es una variante de algo ya visto. Bueno. No sé.

Ante el azud

Cada ver hay que irse menos lejos para observar una realidad multiétnica; el azud del Ebro en Zaragoza, es un ejemplo - Canon EOS 5D Mk.II, EF 200/2,8L USM

Recientemente, el blog sobre fotografía de The New York Times comentaba que uno de sus fotógrafos se había hecho con el tercer premio en una de las múltiples categorías de otro concurso fotográfico de carácter anual. Las imágenes se pueden ver siguiendo cualquiera de los dos enlaces que he situado en este párrafo. Lo novedoso, o lo discutible según los puntos de vista, es que las imágenes fueron obtenidas utilizando un teléfono móvil con cámara. Y no sólo eso, sino que además las imágenes habían sido tomadas a través de una aplicación específica para ese teléfono móvil, con un abundante procesamiento para adquirir determinado aspecto.

Yo he utilizado un teléfono móvil con esa misma aplicación, y en alguna ocasión ha aparecido por aquí alguna imagen de ese tipo. Os pongo otra como ejemplo. Tomada esta misma mañana cuando iba a trabajar.

My HipstaPrint 0

Característico depósito de agua de uno de los hospitales de Huesca - iPhone, procesada con Hipstamatic 200

Para algunos, la cuestión puede ser si es serio o no ir ofreciendo imágenes tomadas con un teléfono móvil. A lo cual, por supuesto, otros contestan que lo importante es la visión del fotógrafo y no el instrumento con el que trabaja. Y no les falta razón. Pero cuando se están eliminando imágenes de muchos certámenes de fotoperiodismo, e incluso cuando se limitan en otros de temática más abierta, cuando se detecta un excesivo procesamiento con las aplicaciones habituales que los profesionales pueden tener montadas en su ordenador,… ¿qué podemos decir de unas imágenes tan obviamente procesadas y que distan de la calidad de la imagen original tomada con la cámara de dicho teléfono móvil? Interesante debate. Yo no tengo una respuesta. Las imágnees del fotoperiodista, Damon Winter, me gustan. Pero no sé si son merecedoras o no de un premio. No acabo de tener formado un criterio.

Con lo que si no trago es con la mención honorífica que en la World Press Photo le han otorgado a Michael Wolf, tal y como se discute en The British Journal of Photography. Este tipo ha cogido una cámara y ha fotografiado en la pantalla de su ordenador imágenes encontradas en el modo street view de Google Maps. Imágenes fortuitos de sucesos que pasaban en el momento en el que el coche que tomaba las vistas circulaba por esa vía pública. Primero, ¿es este tipo el autor de la imagen? Segundo, ¿es meritorio descubrir lo fortuito en lugar de estar o buscar la noticia y documentarla? Tercero, estas imágenes, ¿tienen calidad? Muchos noes vienen a mi cabeza como respuesta.

Finalmente, Steve McCurry, a quien hemos mencionado anteriormente en este mismo artículo, fue el encargado de utilizar el último rollo producido por Kodak de su emblemática película para diapositivas, Kodachrome. Y en Vanity Fair podemos encontrar casi todas las imágenes producidas con ese rollo de película. Faltan algunas que no han reproducido por ser versiones muy similares de otras que sí muestran. También hay un artículo al respecto en el último número de American PHOTO, que me llegó (electrónicamente a través de Zinio) a principio de semana. Todavía no lo han reflejado en su web aunque ya lo harán en las próximas semanas; seguro. Esta película se ha retirado porque tan apenas era usada y era antieconómico para la empresa el producirla y el mantener la estructura de laboratorios de revelado. Claro, basta que se retire para que un montón de gente se lamente. Aunque muchos no la utilizasen. Ya ha pasado antes… Fue bonito mientras duró.

Recomendación musical

No podría ser otra. Paul Simon, Kodachrome. Naturalmente. Y además es muy animada y da mucha vidilla.

Montmartre

En los viejos tiempos de la fotografía tradicional físico-química (no me gusta nada lo de analógica), yo tiré muchas diapositivas, pero no Kodachrome por lo complicado de su revelado y por que era cara; vaya usted a saber que marca barata tipo Perutz y similares fue la que utilicé para esta imagen de Montmartre en París, en 1989 - Pentax P30N, SMC-A 50/2

Trasteando con el teléfono en un domingo cualquiera

Fotografía personal, Política y sociedad

A pesar de los agoreros pronósticos, el fin de semana ha hecho un tiempo excelente. Por lo menos hasta el anochecer del domingo, momento en el que comenzó a llover. Pero el resto del tiempo, sol y temperaturas templadas. Así que ayer domingo era buen día para pasear. Y decidí que hacía tiempo que no jugaba con la cámara fotográfica integrada en el teléfono móvil. Que es muy mala, pero con las aplicaciones incorporadas o incorporables al aparato, pues te entretienes.

Por la mañana, quedé para ver la segunda parte de la exposición sobre el anarquismo en Aragón, que se viene celebrando desde hace unas semanas en los palacios de Sástago y Montemuzo. Habíamos visitado ya la sección del palacio de Sástago, dedicada al anarquismo en general, y ayer visitamos la del palacio de Montemuzo, dedicada a las mujeres dentro de este movimiento revolucionario.

Anarquismo en el Palacio de Montemuzo

Patio del palacio de Montemuzo, sede de la biblioteca-hemeroteca municipal de Zaragoza, en cuya sala de exposiciones nos muestran cómo se considero a la mujer desde las organizaciones anarquistas de principios del siglo XX - iPhone

Después, paseamos un ratito para tomar un aperitivo antes de que cada se fuese a comer a su casa, y yo seguí dando la tabarra con el teléfono a cuestas.

Repostería espiritual

Se acerca la festividad católica de Todos los Santos y Fantoba, o la Flor del Almíbar, como prefiráis, anuncia en su escaparate "repostería espiritual"; dudo que los "huesos de santo" y otras lindezas semejantes tengan nada de espiritual, y sí mucho de material, cuando se acumulen en forma de grasa en las partes más incovenientes del cuerpo de sus más ávidos consumidores y consumidoras - iPhone

Calle Santiago

En la calle de Santiago se preparan las terrazas para los paseantes que van a tomar el vermú, y para quienes, locales y turistas, irán a comer cuando sea el momento adecuado - iPhone

Por la tarde, siendo que la temperatura era excelente, aunque las nubes ya se mostraban algo amenazadoras, me dí un largo paseo por el Canal Imperial de Aragón hasta las esclusas de Casablanca. Es uno de mis paseos favoritos, y en otoño, más. Aquí me llevé también una cámara de verdad, aunque todavía no he procesado ninguna de las fotos. En fin, ya veremos que sale de ahí. De momento, os dejo con más entretenimiento teléfono-fotográfico.

Colegio

Sensación de abandono en los múltiples centros escolares que flanquean el canal entre los pinares y Casablanca, al atardecer un domingo; hoy lunes, habrán estado mucho más bulliciosos - iPhone

Casa Blanca

En las esclusas del canal, casi sin luz ya, asoma la Casa Blanca que da nombre al barrio zaragozano - iPhone

Fotos con el iPhone, ¿por qué no?

Fotografía personal

Como ya comenté antes de salir de viaje en Semana Santa, he comenzado a utilizar el iPhone como cámara fotográfica. Lo volveré a repetir; la cámara de este chisme tiene un calidad lamentable. Lo de menos es que las imágenes a penas lleguen a los 2 megapíxeles de tamaño. Tienen muchos otros defectos. Pero con el software adecuado puede dar lugar a productos simpáticos, y a la posibilidad de obtener una imagen en circunstancias en las que no sería posible con una cámara normal.

Amsterdam Centraal

Estación de Amsterdam Centraal; me apetecía tomar una foto, pero cargado con el equipaje, no era cuestión de sacar una cámara de verdad.

Un ejemplo de esto es cuando no nos dejan hacer fotos. Pero no pasa nada si sacas tu teléfono para tomar notas, escritas claro, sobre lo que estas viendo en el museo. Claro que si la cámara tiene teléfono, la anotación puede ser visual, ¿no?

Rijksmuseum - El cisne

El cisne amenazado, en el Rijksmuseum; no era cuestión de que el vigilante te llamara la atención por sacar la cámara de verdad.

Pero también es muy interesante para tomar apuntes con figura. Es decir escenas en las que salen personas en actitudes espontáneas, en las que una cámara pueda ser demasiado conspicua. El principal problema es que es lento, pero con un poco de suerte.

Rijksmuseum - En la tienda

Unos niños de origen asiático juegan en la tienda del Rijksmuseum, ante la atenta mirada de su madre, que no sale porque esta pegada al costado derecho del fotógrafo.

Museo Van Gogh - Edificio de exposiciones temporales

Pasaje circular en el edificio de exposiciones temporales del Museo Van Gogh.

Magna Plaza

Qué empeño en no querer salir en las fotos...

Como la calidad intrínseca de la imagen es mala (baja nitidez, poca fidelidad de los colores, problemas de sobre o subexposición), es normal que se utilicen aplicaciones que otorgan a la imagen efectos especiales que puedan hacer perdonar los defectos. Así, ShakeitPhoto, para simular una fotografía polaroid, o CrossProcess, para simular procesos cruzados, parecen tener bastante éxito en este aspecto. Durante el viaje, también he utilizado Perfectly Clear para corregir los defectos de exposición.

foam - jardín trasero

En esta imagen del patio trasero del Foam_Fotografiemuseum Amsterdam, se ha procesado la imagen con el ShakeitPhoto directamente, con un resultado razonable.

Mariposa en el Hortus Botanicus de Amsterdam

Mariposa en el Hortus Botanicus; además del ShakeitPhoto, necesitó del Perfectly Clear para mejorar luminosidad y contraste, aunque no pudo con el tono azulado de las hojas.

Museo Van Gogh

Esta visión del Museo Van Gogh quedaba anodina recién tomada, y hubo de ser pasada por Perfectly Clear y por CrossProcess para tener un poco de sal y pimienta.

Como existen muchas opciones gratuitas o de muy bajo precio, no pasa nada por ir probando con otras. Así que ahora también dispongo de Photoshop.com Mobile, el photoshop del iPhone, que aunque lejos, lejísimos, de las posibilidades de sus hermanos mayores, es relativamente competente para lo que estamos hablando.

Hojas

Unas anodinas hojas de una planta doméstica cobran un poco de vida con Photoshop.com Mobile.

Finalizando, que además de mi nuevo fotoblog destinado a este tipo de imágenes, Fotos porque sí, alguna de estas fotografías podrá ir apareciendo por aquí. Y vosotros juzgaréis si merece la pena molestarse con el tema. O tal vez no se trate de que “merezca la pena” o no; simplemente, de que sea divertido. Y en eso estamos.

A punto de salir para Amsterdam, me monto un fotoblog, y me dejan en ascuas con el cliffhanger del último episodio de Caprica

Fotografía personal, Páginas personales, Televisión, Viajes

Ufff, que estrés de título, ¿no? Y menos mal que no tengo película para comentar como la mayor parte de los martes, que si no el trabajo se me acumularía. O tendría que hacer más de una entrada en el día de hoy, y no tengo tiempo. Efectivamente, como ya se puede deducir del título, me voy a escapar estos días de fiesta a Amsterdam. Salimos mañana y hasta el domingo. Como es costumbre, si las conexiones a internet me bendicen, sabréis de mi viaje en estas páginas.

Ya visité Amsterdam hace 17 años, así que no era mi primera opción para un viajecito. Pero mejor es repetir un viaje que es factible, que empeñarse en algo nuevo que no puede ser. Curiosamente todavía no tengo digitalizadas las diapositivas de entonces, sólo un par de tomas en el museo del ferrocarril de Utrecht.

Vieja vaporosa Nº 8 en el Museo del Ferrocarril de Utrecht, Países Bajos - Canon EOS 100, EF 28-80/3,5-5,6 USM

Y por si fuera poco, explorando las posibilidades “fotográficas” del iPhone, y viendo a ver lo que se hace por la red, me he abierto un blog secundario que llamaré Fotos porque sí. No perderé mucho tiempo con él. Con un diseño básico, cada vez que me llame algo la atención y lo fotografíe con el iPhone, sobre la marcha los subiré al blog vía correo electrónico. Ayer por la tarde estuve haciendo pruebas, por lo que ya se pueden ver algunas imágenes. Ya veremos cuanto me dura el experimento.

Ha salido el sol en el Parque Bruil

Espero que nos haga sol durante el viaje, como el domingo en el Parque Bruil de Zaragoza; aunque dadas las latitudes que vamos, creo que la lluvia es inevitable - iPhone

Pero lo que me tiene jodido es que este fin de semana vi el último episodio de Caprica, la precuela de Battlestar Galactica, en uno de los mejores capítulos de lo que llevamos de serie, que terminó con un cliffhanger como de aquí a Valladolid, y me entero ahora que la emisión de nuevos episodios está parada hasta septiembre. Aggggg, ahora que se ponía interesante. Porque es una serie en la que había puestas muchas expectativas, con un excelente episodio piloto, que luego bajó un poco de tono, pero que poco a poco había vuelto a recuperar momento. No sé. Como falta mucho hasta que vuelva a empezar, igual me veo todos los capítulos otra vez y hago una entrada monográfica sobre el tema. Ya veremos.

En cualquier caso, me voy unos días de vacaciones. Y por cierto; para que veáis que no me olvido de hacer fotos con cámaras de verdad, aquí os dejo una del domingo por la tarde, momento en la que la climatología invitó a dar un largo paseo.

Canal

El Canal Imperial de Aragón a su paso por Zaragoza, poco después del cruce elevado sobre el río Huerva - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

La dureza del cambio de hora, no tomarse la vida en serio, y esa “cámara de fotos” que se llama iPhone

Fotografía personal, Humor, Música

Odio profunda e intensamente el cambio de hora de primavera. Lo odio. Me sienta como el culo. Y esto no ha hecho más que empezar. Porque esta noche, cuando sean haya las once de la noche, me iré a la cama con ganas de dormir. Al fin y al cabo, esta noche pasada sólo he dormido cinco horas. Malhadado sea el cambio de hora y el que lo inventó. Lo que decía, me iré a la cama con ganas de dormir, pero mi cuerpo creerá que sólo son las diez, y a pesar de que me estaré muriendo de sueño, no me dormiré. Y empezaré a ponerme nervioso, y por lo tanto, incluso cuando sean las doce y mi cuerpo crea que sean las once, tampoco me dormiré. Y esta noche que viene, si tengo suerte, tampoco dormiré más de cinco horas. Y mañana, todo será una mierda. Me pasa todos los años. No creo que este sea un excepción. Ahora me iré a dar una caminata para cansarme más, pero de nada servirá. Maldito cambio de hora.

Con el fin de olvidarme de este incordio, esta mañana me he sentido intrascendente. Nada de tomarse la vida en serio. He ignorado por completo las correrías de los fórmulas uno. Y me he puesto a enredar en el ordenador. En una entrada reciente en Hipersónica me enteré de que Zooey Deschanel canta. En un grupo que se llama She & Him. Bueno. Yo es que estoy enamorado perdidamente de esta chica. Es una monada. Como actriz no es que me haya entusiasmado ninguna de sus películas, pero con esos ojos… Bueno, el caso es que he buscado a ver si estaban en Spotify, que sí, y también por Youtube, que también. Y oye,… musiquita ligera, pegadiza y con buen rollo, con la voz grave que tiene la chica que tampoco está tan mal. Es casi como si fuera una chica yeyé del 2010. Os pongo un vídeo.

Pero claro, cuando uno entra en Youtube, nunca se puede saber. Y no sé como me he encontrado con una chica asiática, probablemente japonesa que es la caña. Utilizando tres iPhones se monta un conjunto instrumental para acompañarse a sí misma, mientras canta canciones de Beyoncé y Lady Gaga. Y no lo hace mal. Y es feliz. Que bien se lo pasa uno cuando se pone intrascendente. ¡Mirad, mirad, cómo imita a Beyoncé!

Y claro, con esto del iPhone, resulta que tengo uno que me regalaron hace unos meses. Y lo utilizo sobre todo para comunicaciones interneteras. Pero claro, el cacharro tiene una cámara de fotos que… bueno,… es una cagarriña. Pero he aquí que hace unos días me sorprendió que el Denver Post publicara en su fotolog un reportaje del reportero gráfico David Guttenfelder con fotos tomadas con su iPhone y procesadas con un programa para este aparato, supongo que Shake It Photo, 79 céntimos de euro cuesta, para darles un aspecto de polaroids. He pasado probando unos días con algún otro programa gratuito similar, pero sin acabar de convencerme mucho.

En algún rincón de Huesca

En algún rincón de Huesca.

El caso que me dije: “Carlos, no seas rancio, que por 79 céntimos no vas a quedarte sin diversión”. Y me lo compré. Allí por la tarde hice alguna prueba; pero motivado por la creatividad de la chica japonesa, hoy me he lanzado a probarlo a fondo. Así que me he dado un largo paseo esta mañana, y he ido comprobando lo que daba de sí el tema.

Si mi música te hace vomitar...

Músico callejero en el Paseo de la Independencia, consciente de los efectos que puede causar su música.

Primero he tomado contacto con la naturaleza. Así que en las orillas del Huerva así como en el Parque Bruil he comprobado como se comportaba el invento con los tonos vegetales. Lo cierto es que el primer plano de margaritas es un uso alternativo. No está tomada con la cámara del iPhone, sino con la Panasonic Lumix GF1 con el Leica DG Marcro-Elmarit 45/2,8. En casa la he pasado al iPhone y le he aplicado el programita. Resulta un poco sacrílego utilizar un “leica” (esta fabricado por Panasonic), para luego obtener un imagen borrosilla. Pero… es divertido.

Margaritas

Margaritas en las cercanías del Huerva a su paso por el barrio de Las Fuentes.

Parque Bruil

Los árboles del Parque Bruil se encuentran todavía a caballo entre lo invernal y lo primaveral.

Parque Bruil

No tengo muy claro qué son las "ruinas" dispersas por el Parque Bruil; a ver si me documento.

Después, ya que estaba por allí, me he pasado por el Centro de Historia de Zaragoza, para ver que había en exposición. Y me he encontrado con una en la que de una forma más o menos didáctica, explican a los visitantes la pintura de Velazquez. Así que he aprovechado para ver como se comportaba el invento en interiores.

Entendiendo a Velazquez en el Centro de Historia

Diego Velázquez inmortalizándose a sí mismo en Las meninas.

No está mal, ¿verdad? A continuación he seguido mi paseo, aunque a partir de ahí he asumido el papel de un presunto turista entre los más característicos monumentos de la ciudad. No creo que sustituya a mis cámaras habituales en los viajes, pero realmente me he divertido.

La Magdalena

La Magdalena, al sol de la mañana primaveral.

Plaza San Bruno

Auténticos turistas descansando en la Plaza San Bruno; por cierto, ¿dónde está el mercadillo?

El Pilar

Y, finalmente, el Pilar, mientras esperaba en la parada para coger el autobús para volver a casa.

En fin, y de momento, esto es lo que ha dado de sí el tema. ¡Ay, cómo relaja una mañana de intrascendencia, sin tomarse la vida muy en serio! A ver si así duermo bien esta noche.