[Música] Mama don’t take my kodachrome away

Música

Me enteraba a través de una noticia de la NPR en su blog es miércoles 5 de septiembre. Después de más de 60 años escribiendo música, Paul Simon, con 76 años de edad, ha anunciado que va a dejar de hacerlo. Recientemente ha presentado su último álbum de estudio, In the blue light, que hoy mismo, esta mañana, he visto en mi lista de novedades en Apple Music. Y es lo que he escuchado mientras desayunaba y repasaba la actualidad en las noticias y en las redes sociales que se han ido acumulando desde ayer por la tarde.

20130927-1070792

Bueno,… Paul Simon no es neoyorquino… es del otro lado del Hudson. De Newark. Pero supongo que uno piensa en la Gran Manzana cuando escucha alguna de sus canciones.

No son canciones nuevas, pero sí nuevos arreglos y nuevas colaboraciones con músicos de gran nivel; músicos procedentes de la música clásica y del jazza. Quizá no sea la mejor del álbum, pero por algún motivo, la que me ha hecho abandonar lo que hacía y ponerme a escuchar activamente ha sido René and Georgette Magritte with Their Dog After the War. Quizá no sea casualidad, como aficionado a la fotografía que soy, que la canción esté inspirada en una fotografía que el fotógrafo Lothar Wolleh realizó del pintor surrealista y su esposa. ¿Tomadas después de la guerra? En un sentido amplio… bastante después del final de la guerra mundial.

Quizá sí que sea de lo mejor del álbum.

Cinco álbumes de estudio junto con Art Garfunkel, primero como Tom & Jerry, después ya más universalmente conocidos como Simon & Garfunkel. Catorce álbumes en solitario o con colaboraciones diversas. La banda sonora de una película. Un musical de Broadway.

20130927-1070801.jpg

Cuando yo era jovencito, manejaba un presupuesto personal muy escaso. Por lo que el acto de comprar un disco era un acto trascendente, muy pensado. Del que nunca me arrepentí fue de comprar el Graceland, que escuché en bucle durante meses, absolutamente anonadado de la fusión entre el folk norteamericano y los ritmos sudafricanos.

Aunque en los últimos tiempos lo que suena en mis auriculares y en mis altavoces es el jazz y la bossa nova, en ocasiones algo de pop independiente muy muy muy muy seleccionado, y en general poco conocido, de diversas partes del mundo, sin duda la música de Paul Simon forma parte destacada de la banda sonora de mi vida, y por ello quiero traerlo a estas páginas, y dedicarle esta entrada dominical, siempre más reposada y pensada que las que aparecen entre semana.

20130927-9270584.jpg

Y finalmente, como aficionado a la fotografía, cómo no terminar recordando una de sus canciones más emblemáticas, que lleva como título el nombre de esa película diapositiva, epítome de la fotografía norteamericana de buena parte del siglo XX, que es Kodachrome. Cuanto la añoraremos; la película fotográfica y la música de Paul Simon. Aunque de ambas nos quedan muestras suficientes para seguir disfrutándolas durante años.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; fotógrafos de aquí, universales, y con temas curiosos / interesantes

Fotografía

Esta semana tenía una larga lista de enlaces como posibles recomendaciones, que he ido recortando, para quedarme al final con una miscelánea de cosas diversas. Espero que os resulten interesantes.

Empezar, por supuesto, por las recomendaciones que nos hace Alejandro Lambán en el blog de Fotógrafos en Zaragoza (FeZ) a propósito del fotógrafo catalán Gabriel Brau. Con entrevista incluida, no da unas breves pinceladas de sus técnicas y motivaciones; un fotógrafo de viajes muy interesante.

Otro fotógrafo español que viaja a África para traernos los mejor de su visión, y que nos llega desde las páginas del British Journal of Photography (BJP). Se trata de Antonio Pérez Río, y en su serie Lo inevitable nos muestra el retrato de la persona en el paisaje, en concreto en los paisajes del oeste de Etiopía. Retratos con fuerza, paisajes con fuerza.

Tarde de invierno sin niebla ni viento

Estamos en una ciudad, Zaragoza, difícil climatológicamente. Y eso produce también algún quebradero de cabeza en el aficionado a la fotografía. Estamos hablando de la luz.

El ser humano es inconsecuente por naturaleza. Pocas cosas razonables hay en sus comportamientos. Después de que la escasez de la demanda haya provocado el cese de la producción de diversas tecnologías de la fotografía fotoquímica tradicional, ahora surgen voces alabando sus cualidades y calidades, y pregonando la necesidad de volver a ellas. Por ejemplo, hace unos días estuve viendo el documental de hora y media de duración titulado Time Zero: the last year of Polaroid film, que daba un repaso a la emblemática película instantánea, y que suspira por el triunfo de las inestables The Impossible Project. La química que hacía posible las polaroids no es posible en estos momentos por diversos motivos, y hay que buscar una química alternativa, admisible y de calidad. En cualquier caso, estamos en lo dicho. Casi nadie usaba esta película, que sale cara, todo hay que decirlo, y cuando desaparece,… todo el mundo la hecha de menos.

Otra película que ahora también hecha todo el mundo de menos es la mítica Kodachrome. Tiempo ha arrinconada por las películas diapositivas de procesado E6, más sencillas de manejar, ahora que ya no se fabrica ni se puede revelar en ninguna parte todo el mundo dice que era imprescindible. En L’Oeil de la Photographie nos muestran un porfolio de Nathan BennKodachrome Memory – American Pictures 1972-1990. Lo que pasa es que además de la película desaparecida, probablemente nos muestre también un mundo desaparecido.

Tarde de invierno sin niebla ni viento

Con luces durísimas durante los inclementes días soleados del verano, uno podría esperar que el invierno nos trajese luces más matizadas, con un sol más tendido sobre el horizonte, y con una atmósfera más rica en fenómenos que puedan matizar su luz.

En L’Oeil de la Photographie dedicaban la edición del jueves pasado a Henri Cartier-Bresson. Creo que para cualquier aficionado a la fotografía, este fotógrafo no necesita presentación. Pero si queréis refrescar la memoria, ya sabéis donde acudir.

Un clásico de quien ya he comentado en alguna ocasión que me gusta mucho es Lewis Hine, que supo retratar con precisión y con una estética maravillosa el avance a la modernidad, con sus pros y sus contras, pero con una visión muy humanista, en la sociedad norteamericana de principios del siglo XX. La compañía de correos de Estados Unidos le ha dedicado una bella serie de sellos de correos, con una excelente selección de fotografías del autor, bajo el título global de Building a Nation, construyendo una nación. Nos lo cuentan en Film is not dead.

Tarde de invierno sin niebla ni viento

Pero en Zaragoza nos pasa en invierno que no tenemos término medio. En ocasiones se trata de días de viento intenso, que arrasan la atmósfera dejando cielos límpidos y luz solar marginalmente menos dura que en los meses de verano.

En los últimos días han sido diversos los medios que se han hecho eco de la muerte de Kate Barry, hija de Jane Birkin y hermana de una de las actrices de moda en el cine europeo, Charlotte GainsbourgBarry era fotógrafa. Lo curioso es que pocas fotografías de su autoría han mostrado los medios, que han dado una orientación más de “revista del corazón” que otra cosa. L’Oeil de la Photographie pone las cosas en su sitio con un homenaje eminentemente orientado a su obra fotográfica.

Y ahora un grupo de recomendaciones con un interés particular, específico, curioso, distinto,…

La fotografía de retrato exige del fotógrafo llegar, a veces en un tiempo récord, a captar aquellos gestos o ademanes del retratado que mejor expresen su personalidad. Pero ante una persona excesiva en todas sus manifestaciones como Salvador Dalí, la cosa debía de ser más difícil de lo que parecía. Pero en Time LightBox nos muestran como el fotógrafo Willy Rizzo, uno de los fallecidos en 2013, lo consiguió. Sin duda.

Tarde de invierno sin niebla ni viento

Y cuando el viento cesa, se echa sobre nosotros la niebla densa, impenetrable, que todo lo vuelve gris, que acaba con todo contraste.

En El Boomeran han publicado un artículo dedicado a la fotógrafa Claude Cahun, la cual puso en solfa la división de la sociedad en géneros de un forma estructural, cultivando una androginia más aparente que real.

Las fotografías nocturnas de las grandes ciudades suele estar asociada al contraste de iluminaciones, entre la natural y la artificial, esta con todo tipo de matices y calidades. Pero ¿qué pasa si de repente una ciudad se queda a oscuras? ¿Y si desaparecen la mayor parte de esta luces artificiales? ¿Y si esta ciudad es Nueva York? Pues eso es lo que nos muestra Christophe Jacrot con su serie New York in black, fotografías tomadas durante el apagan en el bajo Manhattan tras el paso del huracán Sandy. Nos lo muestran en L’Oeil de la Photographie.

Tarde de invierno sin niebla ni viento

En todas estas situaciones, el fotógrafo avezado será capaz de buscar el momento adecuado para aprovechar esa luz que puede marcar la diferencia, que puede dar vida o chispa a tu paisaje, natural o urbano.

Son muchos los fotógrafos que han trabajado el reportaje a partir de una persona o personas enfermas, en muchas ocasiones siendo la enfermedad infame el cáncer. Pero la serie de Vincent Dixon titulada If only for a second, busca algo al mismo tiempo ligero pero basado en la profundidad de los sentimientos. Impresionado por las declaraciones de muchos de estos enfermos de que desde el momento en que son diagnosticados su pensamiento se ve invadido por la enfermedad y sus consecuencias, sin descanso, les proporciona al menos un segundo de relajamiento, de sorpresa, de verse de otra forma, de olvidarse de la enfermedad,… Y lo hace con ayuda de unos estilista y con ayuda de la fotografía. Lo podéis ver en L’Oeil de la Photographie, y recomiendo que veáis también el vídeo acompañante.

En algunos países, y en el mundo en general, la cuestión de las razas toman mucha importancia. Excesiva. En Lens de The New York Times nos presentan el trabajo One Drop (se refiere a una gota de sangre) de Noelle Théard. Retratos de personas que se definen como de raza negra, pero que podrían pasar en determinadas circunstancias dentro de otros grupos raciales, por sus rasgos, por la claridad de su piel, o por diversas contingencias. Una reflexión sobre un fenómeno al que se da demasiada importancia, teniendo en cuenta la superficialidad de los rasgos que se usan para definir las razas.

Tarde de invierno sin niebla ni viento

Y eventualmente, tienes un día atípico. Ni sopla el viento ni se echa la niebla, la luz se ve matizada por una atmósfera rica en fenómenos diversos, y los tonos se diversifican. Esto puede durar mucho o poco, te puede pillar más o menos preparado. Estar allí, o pillarte de paso. Pero hay que llevar una cámara siempre encima. Para aprovechar el momento. Que son escasos.

[Fotografía] Charles W. Cushman, fotógrafo aficionado

Fotografía

He llegado hasta las fotografías de Charles W. Cushman a través de un tweet de FotoDNG. Este era un retuiteo de un tweet de CalidaDigital, y a su vez me dirigía al diario británico Daily Mail, que ha publicado una colección de fotografías en color tomados entre 1941 y 1942 por Cushman. El mérito de las fotografías es triple. Por un lado, documentan de forma espléndida el Nueva York de la época. Por otro lado, son fotografías en color, tomadas con película Kodachrome, la cual todavía estaba en sus inicios y era muy cara. Finalmente, Cushman es un fotógrafo aficionado. Un tipo que en sus viajes de trabajo o personales, cargaba siempre con su cámara encima y documentaba lo que veía. Y chico. Me siento vinculado a este individuo. Es algo que me gusta hacer a mí también, como quienes sigan este Cuaderno de ruta sabrán.

Puente en la desembocadura del Severn

Al igual que al personaje protagonista de la entrada de hoy, me gusta documentar el mundo que veo cuando viajo; como el largo puente en la desembocadura del Severn, en un desplazamiento entre Cardiff, Gales, y Wells, Inglaterra (Fujifilm Finepix F10).

Le he denominado fotógrafo aficionado… y he dudado mucho al respecto. Ya descubrí hace tiempo que era más sencilla mi vida diciendo que soy “aficionado a la fotografía” en lugar de “fotógrafo aficionado”. Parece ser que muchos profesionales andan muy sensibles por el impacto que la fotografía digital ha producido en sus negocios, y sienten que el intrusismo de los “fotógrafos aficionados” les está afectando negativamente. Como no deseo inmiscuirme en los asuntos que no son míos, y para poner un poco de distancia en estas cuestiones, prefiero pues aplicarme la etiqueta de “aficionado a la fotografía”. Que además me permite encuadrar otros aspectos de la afición, como ir coleccionando libros de fotografía y fotógrafos, asistir a exposiciones, y formarme en los aspectos estéticos y documentales del medio tanto como sujeto activo detrás de la cámara como pasivo ante la obra de otros.

Pero Charles W. Cushman era una persona de otros tiempos, evidentemente un sujeto afortunado, con un buen nivel socioeconómico, que le permitía tener un buen equipo fotográfico, y apuntarse a la fotografía en color cuando muy pocas personas lo consideraban por los costes implicados. Y creo que es justo ponerle la etiqueta de “fotógrafo”, aun cuando su profesión fuera otra. Pero es que su actividad fotográfica fue más allá de las imágenes que nos presenta el Daily Mail. Y es que esta persona legó su archivo de diapositivas en color Kodachrome, bien archivadas y documentadas, tomadas entre 1939 y 1969 a la Universidad de Indiana, donde estudió y se formó. Y este archivo está formado por nada menos que 14.500 diapositivas. Aunque sea aficionado, si esto no le da derecho a recibir la etiqueta de “fotógrafo” en aquellos tiempos, dígame usted… Este archivo se puede visitar en internet, actividad que recomiendo por su interés no sólo fotográfico sino histórico y documental.

Río Ebro

No sólo los sitios más o menos exóticos que encontramos en los viajes se pueden documentar; también la realidad cotidiana. Como ver a los deportistas entrenar en sus piraguas por el río Ebro en el atardecer zaragozano (Leica D-Lux 5).

Recientemente se publicaban las fotografías tomadas con el último rollo de la mítica película diapositiva de Kodak, ya fuera de producción. Este último rollo fue confiado al famoso fotógrafo de National Geographic Steve McCurry, el de la niña afgana, y el último fotograma fue tomado en el cementerio de Parsons (Kansas) donde se encuentra el último laboratorio en admitir para revelado los rollos de esta especial emulsión fotográfica. Y el tema me ha hecho reflexionar sobre una cuestión que periódicamente encuentro en la red. ¿Perdurarán los archivos digitales actuales como perduraron los carretes de negativos y la diapositivas de otras épocas? ¿O se perderán en forma de señales electromagnéticas indescifrables dentro de unos años en el interior de los dispositivos de almacenamiento de datos?

Personalmente he tomado la decisión de ir generando libros de fotografías con aquellas que me parecen más significativas, o me apetecen sin más. Para que además de los archivos digitales haya copias físicas en papel susceptibles de ser contempladas. No sé que será de ellas el día que yo ya no esté. Pero eso será responsabilidad de otros. Pero quizá, las mías, o más probablemente las de otros más dotados que yo, sean en un futuro dignas de ser guardadas en archivos que ayuden a preservar la memoria visual del mundo.

Música recomendada

Como ya sucedió en otra ocasión, me vuelve a la cabeza y tarareo el Kodachrome de Paul Simon.

Kodachrome
They give us those nice bright colors
They give us the greens of summers
Makes you think all the world’s
a sunny day
I got a Nikon camera
I love to take a photograph
So mama don’t take my Kodachrome away

Chopera

Una selección de mis fotografías va a parar a mis libros fotográficos. Ahora estoy preparando la selección del correspondiente al segundo cuatrimestre de 2011, en el que se encuentran los paisajes de las choperas cerca de Casetas, Zaragoza (Canon EOS 5D Mk. II, EF 85/1,8 USM).

[Fotografía] World Press Photo y otros asuntos fotográficos de actualidad

Fotografía

Dice la fundación World Press Photo que su misión es  “fomentar un alto nivel profesional en el fotoperiodismo y promover un intercambio libre y sin restricciones de información”. Y así, cada año nos ofrece una edición de su concurso, del cual llevan ya 54 ediciones, en el cual compiten las que se suponen las mejores imágenes que el fotoperiodismo ha ofrecido durante un año. Y así en la edición de 2011, nos ofrecen lo mejor que se ha publicado en el 2010.

Se pueden ver las 56 imágenes premiadas en la galería que la fundación ha puesto a tal efecto. Sin embargo, si alguien está dispuesto a restringir la visualización a sólo 23, pero en alta resolución, que no deje de pasarse por The Big Picture para disfrutar mucho más de la experiencia.

Cuando vi la imagen ganadora, de la fotógrafa sudafricana Jodi Bieber, no pude dejar de tener una sensación de déjà vu. Por un lado, la composición de la imagen, un retrato de una joven, no podía de dejar de traerme a la memoria la famosa Afghan Girl de Steve McCurry. Además de las semejanzas en la composición del retrato, obvias, también tienen en común la nacionalidad de la muchacha retratada, afgana. También resulta obvia la diferencia. Mientras que en el retrato de McCurry observamos a una muchacha de aspecto triste y pobre pero indudablemente bella, con sus impresionantes ojos verdes, en el de Bieber golpea directamente el estómago porque sobre la imagen anterior se superponen las deformaciones causadas por el fundamentalismo islámico en aquel desgraciado país.

Pero no fue este el único déjà vu que experimenté. En la primavera del año pasado, contemple en el Caixaforum de Madrid la exposición de los premios FotoPres’09, cuyo ganador fue Emilio Morenatti, con un proyecto sobre la violencia de género en Pakistan. Os pongo un enlace a una búsqueda en Google para que os aparezca alguna de las imágenes. He de decir que estas imágenes, que no eran imágenes aisladas sino que constituían un proyecto, me impresionaron bastante más. Supongo que unas imágenes más personales, más propias, y además que se integraban en un todo coherente, dicen más que una imagen suelta, que de alguna forma es una variante de algo ya visto. Bueno. No sé.

Ante el azud

Cada ver hay que irse menos lejos para observar una realidad multiétnica; el azud del Ebro en Zaragoza, es un ejemplo - Canon EOS 5D Mk.II, EF 200/2,8L USM

Recientemente, el blog sobre fotografía de The New York Times comentaba que uno de sus fotógrafos se había hecho con el tercer premio en una de las múltiples categorías de otro concurso fotográfico de carácter anual. Las imágenes se pueden ver siguiendo cualquiera de los dos enlaces que he situado en este párrafo. Lo novedoso, o lo discutible según los puntos de vista, es que las imágenes fueron obtenidas utilizando un teléfono móvil con cámara. Y no sólo eso, sino que además las imágenes habían sido tomadas a través de una aplicación específica para ese teléfono móvil, con un abundante procesamiento para adquirir determinado aspecto.

Yo he utilizado un teléfono móvil con esa misma aplicación, y en alguna ocasión ha aparecido por aquí alguna imagen de ese tipo. Os pongo otra como ejemplo. Tomada esta misma mañana cuando iba a trabajar.

My HipstaPrint 0

Característico depósito de agua de uno de los hospitales de Huesca - iPhone, procesada con Hipstamatic 200

Para algunos, la cuestión puede ser si es serio o no ir ofreciendo imágenes tomadas con un teléfono móvil. A lo cual, por supuesto, otros contestan que lo importante es la visión del fotógrafo y no el instrumento con el que trabaja. Y no les falta razón. Pero cuando se están eliminando imágenes de muchos certámenes de fotoperiodismo, e incluso cuando se limitan en otros de temática más abierta, cuando se detecta un excesivo procesamiento con las aplicaciones habituales que los profesionales pueden tener montadas en su ordenador,… ¿qué podemos decir de unas imágenes tan obviamente procesadas y que distan de la calidad de la imagen original tomada con la cámara de dicho teléfono móvil? Interesante debate. Yo no tengo una respuesta. Las imágnees del fotoperiodista, Damon Winter, me gustan. Pero no sé si son merecedoras o no de un premio. No acabo de tener formado un criterio.

Con lo que si no trago es con la mención honorífica que en la World Press Photo le han otorgado a Michael Wolf, tal y como se discute en The British Journal of Photography. Este tipo ha cogido una cámara y ha fotografiado en la pantalla de su ordenador imágenes encontradas en el modo street view de Google Maps. Imágenes fortuitos de sucesos que pasaban en el momento en el que el coche que tomaba las vistas circulaba por esa vía pública. Primero, ¿es este tipo el autor de la imagen? Segundo, ¿es meritorio descubrir lo fortuito en lugar de estar o buscar la noticia y documentarla? Tercero, estas imágenes, ¿tienen calidad? Muchos noes vienen a mi cabeza como respuesta.

Finalmente, Steve McCurry, a quien hemos mencionado anteriormente en este mismo artículo, fue el encargado de utilizar el último rollo producido por Kodak de su emblemática película para diapositivas, Kodachrome. Y en Vanity Fair podemos encontrar casi todas las imágenes producidas con ese rollo de película. Faltan algunas que no han reproducido por ser versiones muy similares de otras que sí muestran. También hay un artículo al respecto en el último número de American PHOTO, que me llegó (electrónicamente a través de Zinio) a principio de semana. Todavía no lo han reflejado en su web aunque ya lo harán en las próximas semanas; seguro. Esta película se ha retirado porque tan apenas era usada y era antieconómico para la empresa el producirla y el mantener la estructura de laboratorios de revelado. Claro, basta que se retire para que un montón de gente se lamente. Aunque muchos no la utilizasen. Ya ha pasado antes… Fue bonito mientras duró.

Recomendación musical

No podría ser otra. Paul Simon, Kodachrome. Naturalmente. Y además es muy animada y da mucha vidilla.

Montmartre

En los viejos tiempos de la fotografía tradicional físico-química (no me gusta nada lo de analógica), yo tiré muchas diapositivas, pero no Kodachrome por lo complicado de su revelado y por que era cara; vaya usted a saber que marca barata tipo Perutz y similares fue la que utilicé para esta imagen de Montmartre en París, en 1989 - Pentax P30N, SMC-A 50/2