[Libros] Song of Ice and Fire – Tales of Dunk and Egg

Literatura

Tras la lectura de Danza de dragones, pensaba que había acabado con Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin durante una temporada y así lo expresaba. Sin saber cuando se publicará el sexto volumen de la saga, el estreno de la cuarta temporada de la serie en la primavera del año que viene parecía el evento más inmediato. Pero mira tú por donde que me comunican la existencia de una serie de relatos o novelas cortas, Tales of Dunk and Egg (Cuentos de Dunk y Egg), ambientados unos 80 años antes de los eventos que nos cuenta la serie principal de novelas. Y me los pasaron. Y los he leído. En inglés. De ahí que conserve sus títulos originales.

The Hedge Knight
The Sworn Sword
The Mistery Knight
George R. R. Martin
Publicados en distintas colecciones de relatos de fantasía y ciencia ficción

Estamos ante una serie de relatos, de los que hasta la fecha se han publicado tres, que nos cuentan la relación entre Dunk y EggDunk es un muchacho de Flea Bottom (Lecho de Pulgas), el barrio más pobre de King’s Landing (Desembarco del Rey), la capital de Westeros (Poniente). No sabe quién es su familia, y es acogido como escudero por un caballero errante que lo nombra caballero en el momento de morir. Atención que ahora viene un spoiler,… Advertidos estáis… Egg, por su parte, en el momento en el que se conocen, es un niño de ocho años que se ha escapado de su familia, y pasa desapercibido rapándose la cabeza al cero. Pero en realidad es Aegon, hijo del príncipe Maekar, de la Casa Targaryen, uno de los hijos del rey. Todo ello sucede unos años después de la guerra de sucesión que enfrentó a los Targaryen con la casa bastarda Blackfyre, y que dejó profundamente dividido al reino.

Castillo de Loarre

En estos relatos, dejamos los castillos-palacio para aventurarnos más en los castillos fortaleza. Las tierras resecas del segundo de los relatos me hace pensar en mi propia tierra, Aragón, cuyo más emblemático castillo medieval es sin duda el castillo de Loarre.

En el primer relato, The Hedge Knight, se nos narrará el encuentro entre los dos personajes en torno a un torneo, en el que se producirán acontecimientos clave para la Casa Targaryen y el reino. Allí es donde la pretensión de Dunk de ser caballero será puesta a prueba, y al final se confirmará conociéndosele como Sir Duncan The Tall. Y Egg pasará a ser su escudero. Un príncipe de la casa real como escudero de un caballero errante.

Un par de años más tarde, el segundo relato, The Sworn Sword, nos mostrará cómo en medio de una terrible sequía que llega tras una terrible epidemia que ha diezmado el reino, nuestros protagonistas entran al servicio de un caballero con tierras, procedente de un señoría venido a menos, y que tiene un tremendo conflicto con una señora vecina, conocida como Red Widow (la Viuda Roja).

El tercer relato, The Mistery Knight, con nuestros protagonistas dos años mayores y camino del norte, los llevará a meterse en un conspiración que pretende devolver a los Blackfyre al poder, lo que los pondrá en graves peligros.

He de decir que cada uno de los relatos se puede leer de modo independiente, aunque conviene leerlos en el orden indicado, porque algún dato de argumento se da en los sucesivos con respecto a los previos. Yo, por un error en la información que recibí, leí primero el tercero, y luego ya los otros dos en el orden adecuado.

Son relatos de lectura fácil. Incluso en inglés, no presentan muchos problemas una vez que te acostumbras a algún arcaísmo fácil de pillar y al vocabulario de la jerga específica de los caballeros medievales, armas y otros objetos. Afortunadamente, muchas de las palabras inglesas que designan estos objetos las tomaron del francés normando, y por lo tanto tienen raíces latinas que hacen sencilla su comprensión.

Tienen menos intensidad y drama que los libros de la saga original, y están más orientados hacia el puro relato de aventuras, por lo que son bastante entretenidos, siendo el más flojo desde mi punto de vista el segundo de ellos. El primero se lee con facilidad y es el más entretenido, aunque también es el más previsible. El tercero sorprende un poquito más. Son un entretenimiento para los aficionados a la saga, que puede entretener a la espera de nuevas entregas.

Como curiosidad, en los libros principales de la saga se traducen al castellano con frecuencia los nombres, apellidos y topónimos, cuando tienen una traducción evidente. Desde este punto de vista Egg sería Huevo. ¿Tal vez su nombre original Aegon se podría traducir como algo así como Uevon? Nada. Una tontería que se me ha ocurrido.

Castillo de Peracense

Aunque también es muy bonito e interesante el Castillo de Peracense, más austero, pero impresionante al atardecer con el rojo de su muros.

[Libro] Danza de dragones – Canción de hielo y fuego 5

Literatura

Como ya suponía, no he podido mantener el ritmo de comentar un volumen de la saga Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin cada semana. Me costaba algo más de una semana leer cada volumen, y el último de los publicados hasta la fecha es especialmente largo y denso. Así que casi dos semanas después de comentar el volumen cuarto, aquí estoy con las impresiones que me ha producido este último. Es muy posible que dentro de unos días haga un comentario sobre la marcha de la serie en su conjunto. Que me parece que tiene para mucho que decir. Espero no merecer las iras de los incondicionales de la saga, porque no todo me parece tan estupendo como lo pintan. Y algo de eso se verá en el comentario de este quinto volumen.

Juego de tronos – Canción de hielo y fuego/IV
George R.R. Martín; traducción de Cristina Macía
Editorial Gigamesh

Bósforo

En la primera entrada dedicada a la saga de “Canción de hielo y fuego”, no podía dejar de pensar entre las similitudes entre el norte de la Gran Bretaña e Invernalia (Westeros). Pero muchos otros parecidos han ido surgiendo. Por ejemplo, el Bósforo junto con los estrechos de los Dardanelos podría ser equivalentes a los estrechos que unen el Golfo de las Penas con la Bahía de los Esclavos.

Como ya comentaba en la reseña de Festín de cuervos, en este volumen cogemos la acción donde termina el tercero de los volúmenes de la saga, Tormenta de espadas. Si en el volumen cuarto, seguíamos la acción en el ámbito de los antiguos siete reinos de Poniente (Westeros), en esta ocasión nos vamos a mover por terrenos más periféricos, y sobre todo fuera del continente occidental. En este volumen vamos a conocer lugares de los que hasta el momento sólo habíamos oído hablar. Desde luego, volveremos a seguir las andanzas de Danaerys Targaryen en la Bahía de los Esclavos. Pero conoceremos también algo del paisaje de Pentos y Volantis, o navegaremos por el Rhoyne o por los mares de la antigua Valyria. Y conoceremos con detalle los problemas de la vida y la gestión del Muro, y las dificultades para llevar a cabo una campaña militar en el Norte. Hacia la mitad del volumen, o algo más allá de la mitad, volveremos a ir rescatando algunas de las líneas argumentales que seguimos en el volumen cuarto, no todas, y volverán a reunirse las líneas temporales a la espera de la sexta entrega de la saga.

Como veis, no soy especialmente detallista en las cuestiones argumentales, para evitar destripar el argumento a quienes quieran leer los libros, o a quienes esperan su desarrollo televisivo. Ninguno de los acontecimientos que se narran en este quinto volumen se han visto en las tres temporadas de la serie de televisión, salvo quizá alguna de las partes que afectan a Theon Greyjoy. En la serie, sus desventuras son narradas de forma simultánea a otros acontecimientos, mientras que en los libros, lo habíamos perdido de vista allá por el segundo volumen (o a principios del tercero, no lo recuerdo bien), y en este quinto se nos resume en flashback lo que acontece con este personaje.

Islas Príncipe - Mar de Marmara

Entonces, las Islas Príncipe en el Mar de Marmara podrían ser restos de la Antigua Ghis.

Pero ¿cuál es mi sensación global? Pues que la acción se ha dispersado tanto, que tengo la sensación de que hay líneas argumentales aparentemente muertas o intrascendentes. Veremos cómo en un futuro consigue Martin que toda la información que nos ha suministrado esté justificada. Cuando empecé a leer la saga era reticente. Me encuentro más a gusto con los autores que optan por una cierta economía de elementos narrativos. Todo debe ser importante. Las descripciones superfluas, los elementos narrativos que no llevan a ninguna parte, los personajes prescindibles que no aportan nada… Supongo que estoy deformado por mi afición al cine, cuyo lenguaje obliga a esta economía para encajar historias más o menos complejas en 120 minutos de duración. Pero en cualquier caso, son valores que también me parece que son importantes en literatura. Y en este quinto volumen de la saga, las dudas me han entrado sobre la necesidad de tanta página escrita y tanto personaje, muchos de los cuales me aportan poco a la narración. Pero probablemente dentro de unos días haré una entrada que resuma mi parece sobre el conjunto hasta la fecha, e intentaré explicarme mejor. Como resumen, este quinto volumen me parece el menos conseguido de la serie hasta el momento.

Cuerno de Oro

Y no podemos olvidar que el “fuego valyrio” podría ser el alter ego del fuego griego que los bizantinos, en lo que hoy es Estambul, podría usar en el Cuerno de Oro contra sus invasores.

[Libro] Festín de cuervos – Canción de hielo y fuego 4

Literatura

Estoy que lo tiro por la ventana. Increíble, pero he terminado la cuarta entre de Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin justo a tiempo de mantener el ritmo de publicar una reseña de un libro de la serie cada miércoles. Aunque cada vez más por los pelos, así que no sé si conseguiré terminar con el quinto y último de los publicado hasta la fecha antes del miércoles de la semana que viene. Supongo que todo es proponérselo. Pero tiene 200 páginas más. Un 25% más largo. Pero ya veremos lo que pasa. De momento veamos qué pasa en este volumen que tiene uno de los títulos más adecuados de la saga hasta el momento.

Juego de tronos – Canción de hielo y fuego/IV
George R.R. Martín; traducción de Cristina Macía
Editorial Gigamesh

Digo que tiene uno de los títulos más adecuados y lo explicaré. Los tres primeros volúmenes tiene títulos que podrían ser mutuamente intercambiables y no pasaría nada. La serie de televisión, supongo que para hacer el producto más vendible, optó por coger el título del primer libro en lugar del de la saga, y de momento no le va mal. Pero el tono de este cuarto volumen hace que sea adecuado el título que le puso su autor. Porque efectivamente estamos ante el festín de las aves carroñeras tras las violencias que han asolado  Poniente (Westeros) en los tres primeros volúmenes.

Canal de la Giudecca

Una ciudad formada por mil islas, separadas entre sí por canales y unidas por puentes de piedra… uno pensaría en Venecia, en la foto el canal de la Giudecca,… pero es así como Martin describe la ciudad libre de Braavos, al otro lado del Mar Angosto (Narrow Sea).

Al final del libro, en un epílogo, nos avisan de que los sucesos que se nos narran en el libro cuarto y en buena parte del quinto son simultáneos. Pero que publicado en un único volumen, respetando la cronología, hubiese sido excesivamente largo. Por lo tanto, el autor optó por seguir a algunos personajes en este cuarto volumen, y a otros en el quinto. Intentaré no destripar la trama y las sorpresas al potencial lector o futuro televidente de la serie. Pero en esta ocasión vamos a quedarnos en el ámbito e los siete reinos de Poniente (Westeros). Por supuesto, siempre mantendremos una visión de los que sucede en Desembarco del Rey (King’s Landing), y en sus zonas de influencia relativamente próximas, como puede ser El Valle (The Vale), la región de los ríos y regiones costeras cercanas, todas ellas ya bien conocidas de los libros anteriores. Pero además hemos conocido más de otras regiones. Con nuevos personajes, que permiten expandir el universo y compensar los que van estirando la pata, las más de las veces en contra de su voluntad. Y así, hemos conocido de primera mano las circunstancias que han llevado a los calamares de las Islas de Hierro (Iron Islands) y al antiguo reino de Dorne ha ser actores muy activos y trascendentes en la historia que se nos está contando. Complicando hasta cierto punto la trama. Digo hasta cierto punto, porque la coherencia global de la narración hace que sea mucho más sencillo de seguir el conjunto de lo que pudiera parecer. La forma de narrar de Martin tiene cada vez mejor consideración en mi modesta opinión conforme avanza la historia.

Puente de Rialto

Es fácil imaginar en el ambiente bravoosi a la capital de la Serenissima Repubblica en sus mejores tiempos; y seguro que tiene algún puente tan vistoso como el puente de Rialto. Por no hablar del Titán de Braavos,… hay no… esto no está tomado de Venecia. Está imaginado a semejanza del Coloso de Rodas.

Nada sabemos durante estas ochocientas páginas sobre lo que está sucediendo en el Muro (The Wall) salvo por inferencias de alguno de los personajes, ni de lo que sucede en el lejano oriente, salvo por algunas noticias que aquí y allá llegan hasta Poniente (Westeros). Pero sea lo que sea lo que sucede está teniendo incidencia en el devenir de este último continente. Aunque buena parte de sus moradores lo desconozcan. Lo que predomina es la decadencia, la destrucción y la desmoralización general derivados de los conflictos bélicos a los que ha dado lugar la sucesión de Robert Baratheon. La división, la falta de liderazgo claro global, los errores de los poderes emergentes, nuevos actores como el clero con sus nuevos brazos armados… estamos ante un fresco completo de los elementos que conformaron la edad media europea aunque combinados de distintas formas para configurar una historia distinta.

Santa Maria Assunta en Torcello

Seguramente Santa Maria Assunta en la veneciana isla de Tocello es menos tétrica que la Casa de Blanco y Negro, templo braavosi del Dios de Muchos Rostros.

Una cosa está clara. Martin inventa poco. Toma las cartas que le da la historia real, y algunos elementos de fantasía y de las leyendas tradicionales, y las baraja para reordenarlos y crear un universo nuevo. Pero hay tenemos Venecia (Braavos) al otro lado del Mar Angosto (Narrow Sea), El sur de Poniente (Westeros) presenta semejanzas indudables con la Europa mediterránea y el norte de África de la misma forma que identificábamos al centro y al norte con una versión extendida y extrema de las Islas Británicas. Y qué decir de las analogías de los Hombres de Hierro con los belicosos vikingos, y su versión de los drákares, los barcoluengos, mientras que en el sur pelean con galeras. En fin, que un ejercicio que uno puede hacer es el de emparejar cada región, pueblo o cultura con sus equivalentes de la historia real.

Ahora queda ver qué pasa en el siguiente volumen con los personajes que hemos perdido de vista en el cuarto, y cómo siguen luego todos en común. Y esperar que no tarde mucho en aparecer el sexto volumen para no quedarnos durante mucho tiempo con las ganas.

En la parada del vaporetto en Torcello

Y estoy totalmente seguro que la Gata de los Canales de Braavos, tiene un aspecto muy distinto que los gatos que podemos encontrar refugiándose de la lluvia en las paradas de los vaporettos.

[Libro] Tormenta de espadas – Canción del hielo y fuego 3

Literatura

Impresionado me siento de mí mismo. Nunca pensé que una vez terminado el tiempo vacacional pudiera mantener el ritmo de un libro de la saga de George R. R. MartinCanción de hielo y fuego, cada semana. Más cuando da la impresión de que cuanto más avanza la saga, más gordos son los libros. Pero el hecho es que así ha sucedido. Más o menos. Ha sido algo más de una semana desde que terminé el tercer libro, aunque haga una semana justa desde que lo reseñé. Ahora os cuento los motivos.

Tormenta de espadas – Canción de hielo y fuego/III
George R.R. Martín; traducción de Cristina Macía
Editorial Gigamesh

Como dije en alguna de las reseñas anteriores de la saga, aunque intento mantener la discreción sobre los puntos más importantes de la trama para no destripar el argumento a los potenciales lectores, es posible que haga algún comentario que desvele algún detalle de la misma, lo que digo ahora como advertencia a los potenciales lectores.

Glaciar en el Monte Rosa

Sin duda alguna, algunos de los mejores momentos de Canción de hielo y fuego se producen en el hielo, en el Muro y al norte del Muro. Por eso, hoy me voy a las nieves perpetuas de los Alpes suizos. Como los glaciares que bajan por las faldas del Monte Rosa.

Nuevamente nos tenemos que fijar en tres ámbitos:

El conjunto de los antiguos Siete Reinos de Poniente (Westeros), con amplias zonas arruinadas por las consecuencias de la guerra, con algunos de los candidatos a rey fuera de combate, y con el resultado final indeciso. Las lealtades de los señores hacia sus “reyes” pende siempre de un hilo, y las traiciones van a estar a la orden del día. Va a ver tiempos difíciles para los Stark de Invernalia, pero sus principales rivales, los Lannister, que de una forma u otra controlan el Trono de Hierro, también empezarán a sufrir reveses y a ver como la firme unión de sus filas empieza a mostrar grietas. Por otra parte, alguno de los antiguos reinos que permanecían en segundo plano, como Dorne o los señores de Altojardín (Highgarden), empiezan a dar señales de que también están en el ajo.

En el lejano oriente, comienza el recorrido de Daenerys Targaryen por la bahía de los esclavos en busca de un ejército. Y comenzará a sufrir en propias carnes las consecuencias del éxito, que frecuentemente viene acompañado de algunos fracasos y de traiciones.

En el Muro, las cosas se complican, ya que con fuerzas muy disminuidas y dispersos, la Guardia de la Noche tendrá que hacer frente a un ejército de salvajes, a la reorganización de sus propias fuerzas, y a la intromisión de uno de los candidatos a rey de Poniente (Westeros). Todo lo cual supondrá numerosas piedras de toque para saber de qué pasta está hecho el bastardo de los StarkJon Nieve (Snow), cada vez con un papel más importante en el devenir de las cosas.

Laderas del Breithorn

O los seracs de las laderas del Breithorn.

Aproximadamente, la mitad o un poco más del libro se corresponde con la tercera temporada de la serie televisiva que adapta la saga. El capítulo 9 de dicha temporada se ha hecho famoso, e incluso polémico, por los acontecimientos que narra. Realmente, ponen de manifiesto una de las reglas de juego de la saga. No hay reglas de juego. O la estructura de los acontecimientos no responde a los esquemas tradicionales del género de aventuras de cualquier tipo. Y esto se pone de manifiesto en los capítulos que siguen, y que supongo que supondrán una parte importante de la trama de la cuarta temporada televisiva, con desarrollos de la trama con gran potencialidad para seguir pegando a los espectadores al sillón ante el televisor. Y es que aquí reside la causa de que me haya cundido tanto la lectura de semejante tomazo. Creo que hasta el momento es el mejor de los que he leído de la saga. La combinación de acontecimientos que van sucediendo en los diversos escenarios de la obra te van dejando con ganas constantemente de saber más, de conocer el destino de tus personajes favoritos, sean estos de los “buenos” o de los “malos”, y sobretodo, el saber que te van a sorprender. Que las cosas no van a ser como te las esperas.

Uno de los aspectos que sabes que va a pasar es que la parte mágica del universo de Canción de hielo y fuego va a tomar más importancia conforme avance la saga. Y esto se empieza a notar. Y simplemente, el terrorífico final del epílogo de este tercer volumen sirve para poner los pelos como escarpias al más duro de los lectores. Ya tengo entre mis manos el cuarto volumen. Al principio de la lectura de la saga me planteé parar de leer cuando llegase al punto en que lo había dejado la serie de televisión. Pero una vez pasado de forma inconsciente ese punto, simplemente tengo  que saber que narices va a pasar.

Seracs en el Jungfraufirn

O las resquebrajadas superficies del Jungfraufirn, que se reunirá con otros dos glaciares kilómetros más abajo para formar el Gran Aletsch.

[Libro] Choque de reyes – Canción de hielo y fuego 2

Literatura

Ya lo comentaba hace unos días. Este sábado pasado estaba a punto de terminar el segundo volumen de la saga Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin. Algunas de las líneas generales de lo que opino sobre la saga, a pesar de que de momento es una sensación parcial porque no la he leído entera, siguen siendo válidas, por lo que no me extenderé tanto como en la reseña de de Juego de tronos. Aunque supongo que seguiré ilustrando la entrada con esa inspiración para el Norte de Poniente (Westeros) que es el norte de la Gran Bretaña.

Choque de reyes – Canción de hielo y fuego/II
George R.R. Martín; traducción de Cristina Macía
Editorial Gigamesh

Puerta con rastrillo del Castillo de Edimburgo

En este volumen, se lucha en las puertas con rastrillo (portcullis – portes coulisants) de las murallas de las ciudades… (Castillo de Edimburgo).

 Intentaré no destripar la trama en general de la primera parte, aunque es posible que alguno de los apuntes argumentales puedan dar pistas sobre lo que sucede en ella. Así que avisados quedáis. Seguimos en tres escenarios generales en esta mundo paralelo.

El Muro y los esfuerzos de la Guardia de la Noche para prevenir la invasión por parte de los salvajes, pero también para intentar desentrañar el misterior de los Otros.

El Este, mucho más allá del Mar Angosto, donde la última Targaryen, con sus recién nacidos dragones, intenta recomponerse para volver a Poniente (Westeros) y reclamar el reino que le corresponde por derecho, para lo cual tendrá que comenzar un periplo y su propia odisea por tierras que no siempre van a ser amistosas.

Los antiguos Siete Reinos de Poniente (Westeros) donde en un momento dado hasta cinco reyes se han proclamado a sí mismos como titulares del trono de todo o parte del continente occidental. Y con la guerra desolando muchas regiones. El Rey en el Norte consigue victorias en el Oeste, pero ve Invernalia (Winterfell) amenazada por la traición. Un señor de los mares buscará conseguir su indenpendencia guerrera tanto tiempo deseada. Los hermanos Baratheon pelearán entre ellos por la corona y por la fidelidad de sus vasallos. El rey en Desembarco del Rey (King’s Landing) verá su posición comprometida por su debilidad militar frente a estos últimos.

Salisbury Craggs

… se lucha en los páramos desolados … (Salisbury Craggs – Holyrood Park, Edimburgo)

Si el primer volumen de la serie estableció unas reglas del juego y una presentación de las reglas del juego, este segundo volumen se dedica a desarrollar la situación establecida al finalizar el primero. Seguimos conociendo los hechos en la medida en que los conocen los personajes que son seguidos por la pluma del escritor. Por lo tanto, algunos hechos principales los conocemos por referencias y sin exactitud, mientras que sufrimos y padecemos con los personajes cuyos subjetivos ojos nos muestran una fracción de lo que pasa.

Estamos ante un libro que muestra dureza. Es curioso que se hable tan a menudo de la presencia del sexo en esta obra. Me parece absolutamente secundario. Lo que se manifiesta en toda su extensión es la violencia y la ferocidad de la guerra. A través de los ojos de los personajes principales no sólo conocemos los sufrimientos y odiseas de estos, sino que también empezamos a palpar de forma notable el sufrimiento de la gente que está en el decorado de fondo. Hay crueldad, enfermedad, hambre, frío,… Pero siempre como ese escenario global en el duro mundo en el que transcurre la acción. Pero en esta ocasión, Martin sí que nos ofrece una gran batalla. A través de los ojos de Ser DavosTyrion LannisterSansa Stark, y durante varios capítulos, asistimos a la Batalla del Aguasnegras (Blackwater), que me parece lo mejor de este volumen por la forma excelente en que se engarzan los tres puntos de vista, permitiéndonos introducirnos plenamente en la dureza de una batalla.

Me parece un volumen más denso que el primero. Menos dinámico, más oscuro. Y a ratos quizá me resulta un poco prolijo. Pero globalmente sigue manteniendo bastante bien el interés, y desde luego, tiene partes que están muy bien, incluso superando algunas de las mejores cosas del primer libro, como la mencionada batalla. Para los seguidores de la serie de televisión, la segunda temporada de la misma sigue con bastante fidelidad. Aunque empieza a manifestar desviaciones, como el origen de la chica de Robb Stark, cuya filiación y carácter cambian por completo. Hay otras variaciones, como el destino de los pequeños Stark que también se desvía del original en un momento dado. O la relación entre Renly BaratheonLoras Tyrell, o el protagonismo de la hermana de este último, Margaery. Entre otras cosas.

Castillo de Urquhart

… y asistimos a duras escenas entre las ruinas calcinadas de los castillos de antaño (Castillo de Urquhart, Loch Ness).

[Libro] Juego de tronos – Canción de hielo y fuego 1

Literatura

Cuando en estas páginas he comentado con antelación la serie de televisión Game of Thrones (Juego de tronos), en varias ocasiones he dicho que no m veía con fuerzas de ponerme a leer la saga literaria en la que está basada, Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin. Hasta ahora van publicados 5 tochazos, con un promedio de 1000 páginas cada uno. No me imaginaba yo enfrentándome a esta titánica labor de lectura. Pero he aquí que una amiga me ofrece los cinco libros publicados hasta el momento. Sí, esa vieja forma de “piratería” de la obra intelectual conocida como “prestarse libros”, que en su momento era algo prestigioso ya que suponía el intercambio de cultura y la confianza entre dos personas que confiaban en la devolución del préstamo de algo que se consideraba valioso por su contenido más que por su valor material. Supongo que esto estará ahora muy mal visto por la SGAE y otras de su calaña. “Piratería” vulgar y corriente. El caso es que esta cesión voluntaria de material sometido a la protección de la propiedad intelectual fue de carácter indefinido y con la condición de que, me cueste tres meses o me cueste tres años, me los lea. Y aprovechando el final de mi pasada baja por enfermedad y mis vacaciones, he emprendido la tarea. De momento me ha cundido. Supongo que a partir de ahora iré más despacio.

Arthur's Seat

Bromeaba el día que me iba de vacaciones hacia Edimburgo con que me iba de vacaciones a Invernalia. Me refería en ese momento al tiempo más fresquito. Pero realmente, es evidente que Martin se inspira en la Gran Bretaña para su Poniente, y que Escocia es el Norte. Aunque en este caso esté por encima del muro de Adriano en el que se inspira El Muro que separa el Norte de las Tierras Salvajes más al norte todavía. En la foto, Arthur’s Seat, en el mismo Edimburgo.

Castillo de Dunnottar

No faltan castillos y fortalezas por recorrer en Poniente. Ni en Escocia, como el castillo de Dunnotar, que tuvo una cierta importancia durante la invasión de Oliver Cromwell de Escocia.

Mi intención es leer los tres primeros libros, que se supone se corresponden con las tres temporadas hasta ahora emitidas de la serie de televisión. Creo. Luego tomarme un respiro, leer otras cosas y pensar qué prefiero, respecto a la historia. Si leer los libros y luego disfrutar de la serie de televisión, o al revés. Como diría Scarlett O’Hara, ya lo pensaré mañana. De momento, aquí viene el comentario sobre el primer libro de la saga, el que da nombre a la serie de televisión, aunque pronto iré con el segundo, que lo tengo casi terminado. Las vacaciones cunden mucho. Y deben ser los más ligeros del conjunto, con unas ochocientas o novecientas páginas “sólo”.

Juego de tronos – Canción de hielo y fuego/I
George R.R. Martín; traducción de Cristina Macía
Editorial Gigamesh

Para quienes no lo sepan por que ni han leído el libro ni han visto la serie de televisión, que se ajusta bastante bien a lo que en el libro acontece, aquí va el resumen argumental. Sin destripar, cuestiones fundamentales de la trama. En un mundo alternativo, donde se vive en una especia de edad media con muy ligeros tintes mágicos, el continente de Poniente (Westeros), lleva unos años de reinado bajo el reinado de Robert Baratheon. Pero a la muerte de la Mano del Rey (primer ministro) Jon Arryn, se dirige al norte de sur reino, a Invernalia (Winterfell), para reunirse con Eddard Stark, su mejor amigo, su hombre de confianza durante las guerras que le llevaron al trono, y actual guardián en el Norte, donde vive con su mujer y sus cinco hijos legítimos y un bastardo. La comitiva del rey incluye a su reina, Cersei Lannister, y sus hijos, especialmente el heredero, Joffrey. También los hermanos de la reina, el guapo, apuesto y cínico Jaime Lannister, y el Gnomo Tyrion Lannister, que sufre de un enanismo congénito, es feo, astuto y no menos cínico. Pertenecen a una familia siempre rica y poderosa,… y vengativa. Eddard Stark aceptará ser la nueva Mano del Rey, y a partir los Stark se dividirán, y cosas pasarán que pondrán peligro el reino de Poniente (Westeros). Pero hay más. El límite norte del reino esta marcado por El Muro, que los separa de las hordas de salvajes y de los Otros, seres extraños, fríos y terribles. El Muro está guardado por La Guardia de la Noche, que viste de negro, y es orden cuasi monacal. Allí ingresa el bastardo de StarkJon Nieve (Snow). Al otro lado del Mar Angosto, los herederos de la derrocada casa Targaryen erran de una ciudad a otra buscando recursos para recuperar su trono, y al mismo tiempo huyendo de quienes quieren ver extinguida la casa. El hermano mayor Viserys venderá a su hermana Danaerys a un fiero dothraki, Khal Drogo. Y aquí comenzará la odisea de esta adolescente para ir saliendo del agujero en el que está metida su estirpe.

Monumento ante St Gilles

Un venado es el emblema de los Baratheon. No muy distinto que este que aparece ante la catedral de St Gilles en Edimburgo.

Talla en el bosque de Cruach Tarbeit

Los dioses antiguos en Poniente, todavía venerados en Invernalia, son representados por bosques de arcianos (especia de árbol ficticia, tal vez similar a algunos arces), con rostros tallados en sus troncos. Aquí un tronco tallado en el bosque de Cruach Tarbeit, junto a Loch Lomond.

Bueno, este es un resumen extremadamente resumido de las líneas argumentales de lo que sea ha dado en llamar una novela río. Claramente, en la mente del autor estaba desde el principio el convertir la historia en una saga. Este volumen sirven fundamentalmente para presentar los personajes, los sucesos que desencadenan la ruptura de la estado de la situación en el universo de la saga, y marcar las reglas del juego narrativo de la misma. La narración en capítulos que se centran cada uno en alguno de los personajes del complejo escenario, no necesariamente los más importantes, los más poderosos, sino probablemente aquellos con los que los lectores pueden identificarse, pueden sentirse más cercanos. Una madre que sufre, una adolescente con la cabeza llena de pajaritos que entiende a base de golpes de qué va la vida, una niña que tiene que aprender a buscarse la vida, una jovencita que tiene que madurar y convertirse en mujer deprisa y corriendo, un bastardo no plenamente integrado en su familia que busca en otras gentes y otros duros entornos su lugar en el mundo,… Y la regla de la narración más importante. No hay protagonistas fijos en esta saga. El destino de cualquiera puede encontrarse con su final en cualquier momento. No hay héroes que protagonicen toda la saga. La muerte llega en cualquier momento y a cualquiera. No hay buenos y malos tan poco, aunque haya personajes queridos y personajes aborrecibles, todo es cuestión de vista y todo depende de las reglas de juego de un mundo medieval duro y cruel.

Feroz escocés en el castillo de Edimburgo

Muchos guerreros con espadas y escudos por todos los lados. Como este “feroz” escocés que nos hace una demostración en el castillo de Edimburgo.

Armaduras medievales en el Kelvingrove Art Gallery & Museum

O caballeros con vistosas armaduras que participan en los torneos, como estas del Kelvingrove Art Gallery & Museum de Glasgow.

Porque la historia ficticia tiene fuertes influencias de la historia real, especialmente de la dura edad media. Se ha hablado mucho de la semejanza entre la rivalidad de los Stark y los Lannister con las guerras de sucesión británicas entre los York y los Lancaster, llevado incluso hasta la semejanza de algunos estandartes. Pero en general, Poniente (Westeros) es una variante de la edad media europea, época en la que la vida de las personas del común vale poco, lo que quieran que valga sus señores feudales. Y estos están sometidos a la necesidad de ser guerreros para defender constantemente sus tierras, sus “derechos” y sus estirpes. Como ya contaré en libros sucesivos, esta es una saga que cuenta las guerras como son, no de la forma idealizada que vemos tradicionalmente en las películas medievales.

Se ha comentado también las semejanzas y diferencias con El Señor de los Anillos de Tolkien. Bueno, la semejanza es que estamos ante un mundo de aspecto medieval. Ya está. Es cierto que hay algunas cosas que parecen muy similares. Quizá Desembarco del Rey (King’s Landing) tenga ecos de lo que es Minas Tirith, y el Nido de las Águilas (The Eyrie) y El Valle (The Vale) recuerde en algunos momentos a la ciudad escondida de Gondolin en El Silmarilion. Pero también puede suceder que haya influencias comunes o coincidencias. No lo sé. Lo que sí sé es que la saga de Martin es más próxima a nosotros. Las muertes en las guerras no son gloriosas, son sucias. A las mujeres se las viola, o sufren la violencia cotidiana de los hombres. Hay sexo. Aunque en este aspecto, tiene una presencia mucho menor de lo que se publicita. Indudablemente, la serie de televisión ha tirado de telas y culos más para atraer espectadores. Otra cuestión que se ha mencionado es que en la obra de Tolkien, la Tierra Media es un lugar donde la magia se desvanece, mientras que en Poniente (Westeros) la magia está volviendo, junto con ese largo invierno prometido en el lema de los Stark: “Winter is Coming”.

Vidriera en el castillo de Edimburgo

Hay varias religiones en Canción de Hielo y Fuego, politeístas y monoteístas. En esta vidriera del castillo de Edimburgo vemos a algún santo expandiendo el cristianismo sobre las religiones druidícas prerromanas por Escocia.

Abadía de Culross

Y constantemente ruinas, símbolo de antiguas culturas desaparecidas en medio de guerras sin fin. Supongo que la abadía de Culross llegó a la ruina por motivos más pacíficos.

Comentado todo lo anterior, creo que literariamente esta saga está un escalón por debajo de la de referencia, la de Tolkien. El primer volumen, no obstante, es un libro de aventuras mucho más entretenido de lo que pensaba dada su extensión, y se disfruta bastante si te dejas llevar por esa cosa maravillosa que es la suspensión temporal de la incredulidad. Aunque desde este punto de vista hay un aspecto. Me parece más creíble que las cosas pasen a los personajes más jóvenes con las edades que les dan en la serie de televisión que no con las que tienen en la serie literaria. Para evitar situaciones que involucrasen el sexo con menores, la serie de televisión elevó de forma general las edades de los personajes, en especial de los más jóvenes. Creo que eso le da también más credibilidad desde otros puntos de vista. Bien es cierto que en la historia real las cosas sucedía a edades que hoy nos parecen asombrosas.  Enrique VII, el primer rey Tudor, que terminó con la Guerra de las dos Rosas nació de Lady Margaret Beaufort que se casó con su padre cuando tenía 12 años y quedó viuda con el futuro rey de Inglaterra con sólo 13 años. No olvidemos que la realidad puede superar o al menos estar a la altura de cualquier ficción.

Necrópolis

En cualquier caso, creo que muchos de los personajes de la saga literaria van a ir cayendo durante el transcurso de la acción… como para llenar la Necrópolis de Glasgow.