[Libro] Juego de tronos – Canción de hielo y fuego 1

Literatura

Cuando en estas páginas he comentado con antelación la serie de televisión Game of Thrones (Juego de tronos), en varias ocasiones he dicho que no m veía con fuerzas de ponerme a leer la saga literaria en la que está basada, Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin. Hasta ahora van publicados 5 tochazos, con un promedio de 1000 páginas cada uno. No me imaginaba yo enfrentándome a esta titánica labor de lectura. Pero he aquí que una amiga me ofrece los cinco libros publicados hasta el momento. Sí, esa vieja forma de “piratería” de la obra intelectual conocida como “prestarse libros”, que en su momento era algo prestigioso ya que suponía el intercambio de cultura y la confianza entre dos personas que confiaban en la devolución del préstamo de algo que se consideraba valioso por su contenido más que por su valor material. Supongo que esto estará ahora muy mal visto por la SGAE y otras de su calaña. “Piratería” vulgar y corriente. El caso es que esta cesión voluntaria de material sometido a la protección de la propiedad intelectual fue de carácter indefinido y con la condición de que, me cueste tres meses o me cueste tres años, me los lea. Y aprovechando el final de mi pasada baja por enfermedad y mis vacaciones, he emprendido la tarea. De momento me ha cundido. Supongo que a partir de ahora iré más despacio.

Arthur's Seat

Bromeaba el día que me iba de vacaciones hacia Edimburgo con que me iba de vacaciones a Invernalia. Me refería en ese momento al tiempo más fresquito. Pero realmente, es evidente que Martin se inspira en la Gran Bretaña para su Poniente, y que Escocia es el Norte. Aunque en este caso esté por encima del muro de Adriano en el que se inspira El Muro que separa el Norte de las Tierras Salvajes más al norte todavía. En la foto, Arthur’s Seat, en el mismo Edimburgo.

Castillo de Dunnottar

No faltan castillos y fortalezas por recorrer en Poniente. Ni en Escocia, como el castillo de Dunnotar, que tuvo una cierta importancia durante la invasión de Oliver Cromwell de Escocia.

Mi intención es leer los tres primeros libros, que se supone se corresponden con las tres temporadas hasta ahora emitidas de la serie de televisión. Creo. Luego tomarme un respiro, leer otras cosas y pensar qué prefiero, respecto a la historia. Si leer los libros y luego disfrutar de la serie de televisión, o al revés. Como diría Scarlett O’Hara, ya lo pensaré mañana. De momento, aquí viene el comentario sobre el primer libro de la saga, el que da nombre a la serie de televisión, aunque pronto iré con el segundo, que lo tengo casi terminado. Las vacaciones cunden mucho. Y deben ser los más ligeros del conjunto, con unas ochocientas o novecientas páginas “sólo”.

Juego de tronos – Canción de hielo y fuego/I
George R.R. Martín; traducción de Cristina Macía
Editorial Gigamesh

Para quienes no lo sepan por que ni han leído el libro ni han visto la serie de televisión, que se ajusta bastante bien a lo que en el libro acontece, aquí va el resumen argumental. Sin destripar, cuestiones fundamentales de la trama. En un mundo alternativo, donde se vive en una especia de edad media con muy ligeros tintes mágicos, el continente de Poniente (Westeros), lleva unos años de reinado bajo el reinado de Robert Baratheon. Pero a la muerte de la Mano del Rey (primer ministro) Jon Arryn, se dirige al norte de sur reino, a Invernalia (Winterfell), para reunirse con Eddard Stark, su mejor amigo, su hombre de confianza durante las guerras que le llevaron al trono, y actual guardián en el Norte, donde vive con su mujer y sus cinco hijos legítimos y un bastardo. La comitiva del rey incluye a su reina, Cersei Lannister, y sus hijos, especialmente el heredero, Joffrey. También los hermanos de la reina, el guapo, apuesto y cínico Jaime Lannister, y el Gnomo Tyrion Lannister, que sufre de un enanismo congénito, es feo, astuto y no menos cínico. Pertenecen a una familia siempre rica y poderosa,… y vengativa. Eddard Stark aceptará ser la nueva Mano del Rey, y a partir los Stark se dividirán, y cosas pasarán que pondrán peligro el reino de Poniente (Westeros). Pero hay más. El límite norte del reino esta marcado por El Muro, que los separa de las hordas de salvajes y de los Otros, seres extraños, fríos y terribles. El Muro está guardado por La Guardia de la Noche, que viste de negro, y es orden cuasi monacal. Allí ingresa el bastardo de StarkJon Nieve (Snow). Al otro lado del Mar Angosto, los herederos de la derrocada casa Targaryen erran de una ciudad a otra buscando recursos para recuperar su trono, y al mismo tiempo huyendo de quienes quieren ver extinguida la casa. El hermano mayor Viserys venderá a su hermana Danaerys a un fiero dothraki, Khal Drogo. Y aquí comenzará la odisea de esta adolescente para ir saliendo del agujero en el que está metida su estirpe.

Monumento ante St Gilles

Un venado es el emblema de los Baratheon. No muy distinto que este que aparece ante la catedral de St Gilles en Edimburgo.

Talla en el bosque de Cruach Tarbeit

Los dioses antiguos en Poniente, todavía venerados en Invernalia, son representados por bosques de arcianos (especia de árbol ficticia, tal vez similar a algunos arces), con rostros tallados en sus troncos. Aquí un tronco tallado en el bosque de Cruach Tarbeit, junto a Loch Lomond.

Bueno, este es un resumen extremadamente resumido de las líneas argumentales de lo que sea ha dado en llamar una novela río. Claramente, en la mente del autor estaba desde el principio el convertir la historia en una saga. Este volumen sirven fundamentalmente para presentar los personajes, los sucesos que desencadenan la ruptura de la estado de la situación en el universo de la saga, y marcar las reglas del juego narrativo de la misma. La narración en capítulos que se centran cada uno en alguno de los personajes del complejo escenario, no necesariamente los más importantes, los más poderosos, sino probablemente aquellos con los que los lectores pueden identificarse, pueden sentirse más cercanos. Una madre que sufre, una adolescente con la cabeza llena de pajaritos que entiende a base de golpes de qué va la vida, una niña que tiene que aprender a buscarse la vida, una jovencita que tiene que madurar y convertirse en mujer deprisa y corriendo, un bastardo no plenamente integrado en su familia que busca en otras gentes y otros duros entornos su lugar en el mundo,… Y la regla de la narración más importante. No hay protagonistas fijos en esta saga. El destino de cualquiera puede encontrarse con su final en cualquier momento. No hay héroes que protagonicen toda la saga. La muerte llega en cualquier momento y a cualquiera. No hay buenos y malos tan poco, aunque haya personajes queridos y personajes aborrecibles, todo es cuestión de vista y todo depende de las reglas de juego de un mundo medieval duro y cruel.

Feroz escocés en el castillo de Edimburgo

Muchos guerreros con espadas y escudos por todos los lados. Como este “feroz” escocés que nos hace una demostración en el castillo de Edimburgo.

Armaduras medievales en el Kelvingrove Art Gallery & Museum

O caballeros con vistosas armaduras que participan en los torneos, como estas del Kelvingrove Art Gallery & Museum de Glasgow.

Porque la historia ficticia tiene fuertes influencias de la historia real, especialmente de la dura edad media. Se ha hablado mucho de la semejanza entre la rivalidad de los Stark y los Lannister con las guerras de sucesión británicas entre los York y los Lancaster, llevado incluso hasta la semejanza de algunos estandartes. Pero en general, Poniente (Westeros) es una variante de la edad media europea, época en la que la vida de las personas del común vale poco, lo que quieran que valga sus señores feudales. Y estos están sometidos a la necesidad de ser guerreros para defender constantemente sus tierras, sus “derechos” y sus estirpes. Como ya contaré en libros sucesivos, esta es una saga que cuenta las guerras como son, no de la forma idealizada que vemos tradicionalmente en las películas medievales.

Se ha comentado también las semejanzas y diferencias con El Señor de los Anillos de Tolkien. Bueno, la semejanza es que estamos ante un mundo de aspecto medieval. Ya está. Es cierto que hay algunas cosas que parecen muy similares. Quizá Desembarco del Rey (King’s Landing) tenga ecos de lo que es Minas Tirith, y el Nido de las Águilas (The Eyrie) y El Valle (The Vale) recuerde en algunos momentos a la ciudad escondida de Gondolin en El Silmarilion. Pero también puede suceder que haya influencias comunes o coincidencias. No lo sé. Lo que sí sé es que la saga de Martin es más próxima a nosotros. Las muertes en las guerras no son gloriosas, son sucias. A las mujeres se las viola, o sufren la violencia cotidiana de los hombres. Hay sexo. Aunque en este aspecto, tiene una presencia mucho menor de lo que se publicita. Indudablemente, la serie de televisión ha tirado de telas y culos más para atraer espectadores. Otra cuestión que se ha mencionado es que en la obra de Tolkien, la Tierra Media es un lugar donde la magia se desvanece, mientras que en Poniente (Westeros) la magia está volviendo, junto con ese largo invierno prometido en el lema de los Stark: “Winter is Coming”.

Vidriera en el castillo de Edimburgo

Hay varias religiones en Canción de Hielo y Fuego, politeístas y monoteístas. En esta vidriera del castillo de Edimburgo vemos a algún santo expandiendo el cristianismo sobre las religiones druidícas prerromanas por Escocia.

Abadía de Culross

Y constantemente ruinas, símbolo de antiguas culturas desaparecidas en medio de guerras sin fin. Supongo que la abadía de Culross llegó a la ruina por motivos más pacíficos.

Comentado todo lo anterior, creo que literariamente esta saga está un escalón por debajo de la de referencia, la de Tolkien. El primer volumen, no obstante, es un libro de aventuras mucho más entretenido de lo que pensaba dada su extensión, y se disfruta bastante si te dejas llevar por esa cosa maravillosa que es la suspensión temporal de la incredulidad. Aunque desde este punto de vista hay un aspecto. Me parece más creíble que las cosas pasen a los personajes más jóvenes con las edades que les dan en la serie de televisión que no con las que tienen en la serie literaria. Para evitar situaciones que involucrasen el sexo con menores, la serie de televisión elevó de forma general las edades de los personajes, en especial de los más jóvenes. Creo que eso le da también más credibilidad desde otros puntos de vista. Bien es cierto que en la historia real las cosas sucedía a edades que hoy nos parecen asombrosas.  Enrique VII, el primer rey Tudor, que terminó con la Guerra de las dos Rosas nació de Lady Margaret Beaufort que se casó con su padre cuando tenía 12 años y quedó viuda con el futuro rey de Inglaterra con sólo 13 años. No olvidemos que la realidad puede superar o al menos estar a la altura de cualquier ficción.

Necrópolis

En cualquier caso, creo que muchos de los personajes de la saga literaria van a ir cayendo durante el transcurso de la acción… como para llenar la Necrópolis de Glasgow.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.