[TV] Cosas de series; animación y comedia escatológica desde Extremo Oriente

Televisión

Pequeño inciso antes de seguir… por primera vez en muchos años he llegado al final de lo que no sé si puede considerar la primera temporada o, más bien, la primera parte de una primera temporada de una serie española, viajes en el tiempo aparte. Ante la noticia de que una serie española, La casa de papel, había conseguido el galardón a la mejor serie dramática en los Premios Emmy Internacional, que tradicionalmente habían ninguneado a los productos hispanos, me entró la curiosidad y me dispuse a ver de qué iba la cosa. Y el caso es que he llegado al episodio 9, que marca el final de la primera parte. Más adelante comentaré despacio,… de momento, entretenida.

Pero vamos a lo que vamos. Dos series de animación, una oriental y otra occidental, han caído estos días.

Hoy, en honor a la serie coreana que comento más abajo… pues nada, coreanos en un día de fiesta haciendo cosas coreanas en los palacios nacionales.

Castlevania es una palabra obviamente compuesta por otras dos; castle, castillo en inglés, y Transilvania, la región de los Cárpatos famosa por ser  donde se sitúa el origen del notorio conde Drácula. Así que a nadie sorprenderá si digo que esta serie de animación norteamericana producida para Netflix es la enésima vuelta de tuerca a la leyenda vampírica por excelencia, el príncipe de Valaquia Vlad Tepes “El empalador”. En esta ocasión, un Drácula muy quemado por la muerte de su humana esposa, dispuesto a acabar con la especie humana, pero sumido en una melancolía peculiar. La serie tuvo una breve temporada inicial de cuatro episodios, que sirvió como presentación. Pero la chica ha llegado en forma de segunda temporada con ocho, aunque cortitos. De poco más de 20 minutos cada uno. No soy especialmente aficionado al género, pero he de reconocer que tras algunos titubeos iniciales al final me ha parecido muy entretenida. Eso sí, me parece un poco tontorrón que el hijo mestizo, semihumano, del notorio conde se “esconda” bajo el nombre de Alucard… sí, sí, dadle la vuelta al nombre y veréis que “sorpresa”. También es curioso que una serie de carácter fantástico, engarzada en las supersticiones populares, base mucha de su argumentación temática en lo peligrosos que son la religión y la superstición frente a los beneficios de la ciencia, representada por la caritativa “doctora” que fue la esposa de Drácula. Pero bueno, igual es mucho pedir una coherencia total en las producciones televisivas… ¿o qué?

Piano no mori (El bosque del Piano) es una serie que he visto por curiosidad. Para comparar. Esta es una de esas historias que los nipones reciclan constantemente. Basada en una novela que se ha convertido en cómic, en película de animación, en serie de animación y, si no recuerdo mal, también en película de acción real, yo tuve la ocasión de ver hace unos años la versión de largometraje de animación del año 2007. Una película que, sin estar a la altura de otros productos de la animación japonesa, era bastante presentable y entretenida. Un niño, hijo de una prostituta, con un talento innato para la música, que es impulsado por un profesor que vio arruinada su carrera como pianista por un accidente, y que ha de competir contra otro niño de un entorno privilegiado, que lo ha tenido todo fácil en la vida.

La serie no está mal, pero creo que la historia no da para tanto. No obstante, los japoneses tienen una gran habilidad para estiiiiiiiiiiraaaaaaaaaaaaaar los argumentos hasta el infinito. Y en este caso es a base de ofrecernos música clásica, música de piano de gran nivel. Indudablemente, puede actuar como un producto de promoción de la música culta entre los jóvenes. Tendrá segunda parte, porque la historia de la serie va más allá de donde acaba el largometraje.

Y finalmentemente, me llamó la atención la llegada a Netflix de algo que han llamado para las emisiones internacionales The Sound of Your Heart Reboot. Una comedia de situación surcoreana basada en un webtoon, una tira cómica en internet, de cierto éxito en su país de origen. El caso es que vi el primer episodio, en realidad cada episodio cuenta dos historietas de unos 15 minutos, y me pareció bastante divertido. Así que la vi entera. Pero me llamó la atención lo del reboot. Y es que efectivamente, había una versión previa con el mismo título, pero sin el reboot. En coreano, Maeumui sori [마음의 소리]. En realidad, vistas las dos… en realidad el reboot es más bien una segunda parte, pero con otros actores, un tono ligeramente distinto, y una producción con más medios.

La tira cómica está basada, presuntamente, en el propio dibujante, su familia y su novia. Lo que pasa es que son tipos extremos que constantemente meten la pata, relativamente torpes socialmente. La más normal es la novia, que se caracteriza por ser delgada y muy guapa, pero que come como una lima y es una bruta de cuidado. A mí es el personaje que me parece más divertido. Con seguridad en el reboot; en la serie original sale menos y está menos definida. La primera serie es mucho más escatológica, con mucho chascarrillo a base de “culo, pedo, caca, pis”. A mí me ha gustado más la segunda. Que tiene segunda temporada, deberíamos decir la tercera en el total, a partir de principios de diciembre. La veré. Es un producto distinto de las típicas comedias/dramas coreanos, echas unas risas, y dura poco cada episodio.

[Televisión] Cosas de series; entre el terror animado y el terror ideológico hecho carne mortal

Televisión

Poco a poco voy intentando recuperar el terreno de diversas series que se han ido emitiendo esta primavera y se me habían ido quedando en la reserva. Eso sin perder de vista alguna novedad… Y que la actualidad a veces se me adelanta. Por ejemplo, aún no me da tiempo a comentar la última temporada de las aventuras del Doctor, cuando ya se ha publicado que el 13º de la cuenta oficial será “Doctora”. Jodido lo tienen los traductores de los doblajes al castellano… porque en inglés, “The Doctor” es invariable con respecto al género, pero en el idioma de Cervantes… Bueno pero de esto ya hablaremos probablemente la semana que viene. De momento, y mientras vamos cogiendo un miedo aterrador a las adolescentes que vienen de un norte que no olvida, vamos con dos series en sus primeras temporadas que cada una a su modo, son también de terror.

tumblr_oru6akwMBu1r5mrsgo1_1280

Castillo y paisajes nevados están o van a estar de moda en las series televisivas en estos tiempos. Los que aquí traigo han aparecido recientemente en mi tumblr viajero (enlaces al final), y son todos de Aragón, el antiguo reino que me vio nacer.

Castlevania (1ª Temporada)

Producción norteamericana para esta adaptación como serie de animación de una serie de videojuegos nipones en la que le dan la enésima vuelta al mito de Vlad Tepes “Drácula”. Esta primera temporada de sólo 4 episodios de 25 minutos aproximadamente de duración se puede considerar como un prólogo de presentación. Parece que a Netflix, plataforma en la que se emite, no tardarán en llegar nuevos capítulos, con temporadas más largas y con más desarrollo.

De momentos nos hemos puesto al tanto de los antecedentes de lo que va a suceder. Como suele pasar, el Drácula de turno, que no era tan mal chico como lo pintan, se vuelve realmente malo cuando los humanos estrechos de miras, y especialmente el clero, se dedica a quemar mujeres como brujas y dan en churruscar a la bondadosa esposa del conde. La venganza será terrible, claro. Frente al vampiro, sólo quedan una hermandad de magos, de donde extraeremos a la chica de la serie, y el heredero de una antigua familia de cazadores de vampiros caída en desgracia. Y un tercer aliado sorpesa, que ya veremos…

Serie animada, pero no pensada necesariamente para un público demasiado joven. Especialmente por el alto nivel de violencia explícita e implícita. Ya veremos si ulteriores temporadas me interesan. No está mal hecho, pero no es un tema que me entusiasme.

tumblr_os5d2opJBU1r5mrsgo1_1280

The Handmaid’s Tale (1ª temporada)

Un comentario sobre esta serie, de la que sólo tenemos su primera temporada, daría para una o varias entradas en exclusiva. Aunque en estos momentos todo el mundo anda chocho con el regreso de las aventuras en Westeros, mientras que hace unos meses muchos veían en otra serie de ciencia ficción a la que yo no me enganché como la sucesora de la creación de George R. R. Martin, ya en su recta final, lo cierto es que es esta distopía la que ha supuesto en mi opinión el más fuerte mazazo conceptual y dramático en el panorama televisivo de los últimos meses.

Basada en una novela de Margaret Atwood, la oportunidad con la que llega esta historia sobre una sociedad distópica construida sobre la que forman los actuales Estados Unidos de América no puede ser negada. Tras unas elecciones norteamericanas en las que el peor de los posibles candidatos aprovechó el descontento del hombre blanco medio norteamericano para hacer triunfar un populismo sin pies ni revés, cuando en el mundo se discute fuertemente sobre cuestiones sobre las gestaciones surrogadas y su ética o ausencia de ellas, cuando se percibe un auge de las posiciones más conservadoras de distintos credos en todo el mundo, generalmente asociadas a ideologías que proponen la sumisión de las mujeres a la figura del hombre, que se plantee con cierto carácter de verosimilitud la conversión de los EE.UU en una llamada República de Gilead, de carácter fascista teocrático y en la que las mujeres se ven obligadas a papeles de esclavitud, bien sea laboral, bien sea reproductiva, salvo una élite de matronas estériles a la sombra de sus maridos, no deja de producir un terror inquieto en cualquier persona sensible y con dos dedos de frente.

Una habil imaginería por parte de los realizadores de la serie que combina cierta belleza estética, basada en los uniformes de las criadas, frente a la fealdad y grisura propia de cualquier dictadura. La hábil utilizacion de analogías y paralelismos entre esta República de Gilead y la república islámica de Iran, muy impresionante la escena de cierto ahorcamiento. La violencia implícita, mucho más potente y devastadora que la explicítica, que rezuma la serie. Un conjunto de interpretaciones absolutamente atinadas con Elisabeth Moss a la cabeza, qué buena es esta actriz. Todos estos elementos nos lleva a un mundo triste, moralmente acabado. Donde si algo queda claro es que los responsables no son sólo los fanáticos que lo lideran, sino los ciudadanos que con su pasividad, han permitido que sucediera. Son muchos los paralelismos que se pueden establecer con otras épocas y otros países del pasado y del presente.

Una serie imprescindible. Más imprescindible que la de los dragones, por mucho que nos tenga esta última entusiasmados. ¿He dicho ya que últimamente las adolescentes me aterran? Más que los caminantes del hielo.

tumblr_osvvmpi9sB1r5mrsgo1_1280

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…