[Fotos] Feliz año nuevo, con mis últimas fotografías del año

Fotografía, Fotografía personal

Las entradas que he subido a este Cuaderno de Ruta en los últimos días han sido mi particular forma de recopilar el año. Más allá de su valor fotográfico (o carencia del mismo), las fotos que he puesto implican recuerdos personales que quedan en mi mente. Soy poco dado a exteriorizar determinadas experiencias, sensaciones o sentimientos. Pero a mí así ya me vale. Así que en estos días no he actualizado casi nada de mis actividades de tiempo libre que he realizado. Y por lo tanto, tengo tarea atrasada. Hoy os dejará con las fotos de los dos últimos días del año. Y hoy trabajaré un poco más, y haré mi también habitual resumen anual del cine que he visto en 2012.

En los próximos días, ya entraré a otro tipo de cosas. Que en este fin de semana larguísimo, me he merendado un par de películas que merece la pena comentar. Pero todo llegará.

Fuji X-E1

El domingo quedé con mi amigo José Antonio, que se ha comprado este pedazo de “camarón”. Había que ver que tal iba. He de decir que es más grande de lo que pensaba, pero que resulta menos pesado de lo que parece. No publico aquí ninguna toma de las que hice, porque la falta de contacto previa hace que ninguna de ellas merezca mucho la pena. Sí que pongo a continuación algunas fotos de las que hice con mi propio equipo.

Paisaje

Me llevé la Olympus OM-D E-M5 y la Panasonic Lumix GF-1 con tres objetivos Panasonic: el G 14/2,5 ASPH, el G 20/1,7 ASPH, y el Leica Macro-Elmarit 45/2,8 ASPH. Tengo que usar más este último. Es buen objetivo, pero tengo mala técnica en macro.

Paisaje

El paseo fotográfico, que duró casi toda la mañana, menos el rato del vermú, fue por el Soto de Cantalobos, un lugar que no me cansaré de recomendar. Respetándolo. Es un ecosistema frágil, un bosque de ribera, que tenemos justo a las puertas de Zaragoza. Se va caminando.

Paisaje

Mientras fuera del soto la luz era un quizá demasiado intensa para que mereciera la pena esforzarse, dentro del mismo todo es más suave y más matizado.

Paisaje

Perdiéndonos un poco, encontramos rincones en los que yo no había estado nunca, como este estanque al que había que acercarse con cuidado por el abundante lodo.

Paisaje

Y por supuesto, había que asomarse al Ebro, que bajaba tranquilo bajo la luz de un día claro invernal.

Telarañas

De vuelta al soto, y desandando lo andado, seguí entrenando con el objetivo macro, aunque con moderadas ampliaciones.

Paisaje

Al no llevar trípode, al tener que gestionar la escasa profundidad de campo, y siendo el estabilizador de imagen menos efectivo a corta distancia, el conseguir imágenes nítidas es más peliagudo.

Canal Imperial

Ayer, último día del año, salí a realizar varios recados por la mañana, y me llevé la GF-1 con el Leitz Elmar 5 cm 1:3,5. Lo que me gusta de este objetivo de hace 60 años, con un diseño de hace 80, es que otorga una suavidad muy agradable a las imágenes. También lo tengo que usar más.

Escultura

Es cierto que su modesta apertura máxima no permite hacer según que cosas en cuestión de desenfoque selectivo, y que con las micro cuatro tercios no es un objetivo estándar como estaba pensado, sino un tele corto.

Jardín de San Antonio

Pero con un poco de paciencia, y fijándose un poco, siempre es posible encontrar motivo adecuados.

Sagasta

Y aunque su distancia mínima de enfoque es demasiado larga, lo propio de los objetivos para cámaras telemétricas, aun se puede usar con ventaja.

Plaza del Carmen

La última foto del año. Por la tarde. Al salir del cine. Con la E-M5 y el Elmar. Feliz año.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; encontrado en internet

Fotografía

Creo que mi selección de este sábado ha quedado un poco orientada a los aparatos fotográficos… No sé. Debo estar imbuido porque últimamente estoy desempolvando mis estanterías para usar viejos aparatos de tecnología aparentemente en decadencia. En concreto, ayer puse en marcha la Leica IIIf, con su objetivo estándar el Elmar 5 cm f/3,5. Claro, como hay que llevar a revelar y esas cosas, hasta dentro de unos días no podremos ver las fotos. En cualquier caso, me llevé como “fotómetro” la Panasonic Lumix GF1 con la “tapita” de Olympus, y la entrada de hoy la ilustro con fotos tomadas con este discreto artilugio.

Leica IIIf

Hay que reconocer que la Leica IIIf es una cámara bonita. Y una vez que te vas acostumbrando, más rápida de usar de lo que pensaba. Es preciso recuperar viejos reflejos abandonados por las comodidades que la técnica nos proporciona.

Ya que estamos con Leica, no son pocos los que se hacen con estas cámaras por un interés fetichista, coleccionista. Y aparatos que son una maravilla de usar para hacer fotos, quedan confinados en una vitrina, en pristino estado, y sin cumplir su misión. No es el caso de Blake Andrews, que no tiene inconveniente en mostrarnos el baqueteado estado de su M6. Que a pesar de todo le funciona sin mayores problemas. A la vista de los “dymos” de la base de su cámara, nos queda la duda de si a este estado ha llegado haciendo fotos o machacando cabezas de fascistas. Seguro que es por las fotos, seguro que no es de las personas que se ponen al nivel de los violentos.

En la parte moderna de la tecnología, esta semana hemos lamentado como nos informaban en distintos medios la muerte de Bryce Bayer, científico de Kodak que desarrolló la pauta Bayer para la fotografía digital en color. Es un sistema que no voy a explicar aquí, pero que funciona en casi todas las cámaras fotográficas comerciales digitales.

En las escaleras del Batallador

En cuanto a la “tapita” (Body Cap Lens) de Olympus, mi ejemplar se sigue mostrando flojo en su nitidez de los planos generales, aunque con un poco de trabajo en el Lightroom se obtienen resultados aceptables.

En las escaleras del Batallador

Sin embargo, en las distancias cortas, se comporta.

En las escaleras del Batallador

O incluso en las distancias medias, como se pone de manifiesto en estas fotografías en las escaleras del Batallador en el Parque Grande de Zaragoza.

Y de la moderna tecnología digital, pasamos a los procesos más antiguos. Y así, en The Online Photographer nos presentan a Harry Taylor, un fotógrafo que utiliza el antiguo proceso del ferrotipo para obtener sus fotografías. Y además han hecho una bonita película que se ve en Vimeo.

En Le Journal de la Photographie aparecían fotografías de la serie Amoureux de Renée Jacobs, bellos y sensuales desnudos tomados con película Polaroid en hojas de 4 x 5 pulgadas (aprox 10 x 13 cm). Ya había visto imágenes de esta serie en la revista dedicada a la fotografía en blanco y negro Adore Noir, descargable pero no gratuita. Así que ya veis que hoy tenemos una gran variedad de procesos y resultados.

Vamos ahora con paisajes de diverso tipo:

En Feature Shoot nos han hablado de la serie de idílicos paisajes árticos de la británica Lottie Davies. Los paisajes nórdicos, cuando las circunstancias se dan, tienen una luz muy especial, y un ambiente entre lo paradisiaco y lo desolado. Y está muy bien reflejado en esta serie. A mí cada vez me atrae más esta parte del mundo.

En alguna ocasión he hablado de la potencial influencia del pintor Edward Hopper en la fotografía. Según nos cuentan en La Lettre de la Photographie, en la serie Hopper Redux, la fotógrafa Gail Albert Halaban persigue expresamente replicar las sensaciones de las pinturas de Hopper a través de una rigurosa técnica fotográfica, y buscando las localizaciones específicas donde el pintor buscó sus temas e inspiración. De esta fotógrafa, ya había mencionado su serie Out my window.

Y se me quedan cosas en el tintero,… pero en algún momento hay que parar, y tampoco hay que hacer se pesado o prolijo. Hasta la semana que viene.

En la pérgola

En cualquier caso, ayer la GF1 con la “tapita” cumplió con su misión de “fotómetro” para la IIIf, y adaptándose a su idiosincrasia, como en estas imágenes en las pérgolas, obteniendo fotos que es de lo que se trata.

En la pérgola

Siempre defendiéndose mejor en las distancias cortas…

El puente del Huerva

… que en las largas… pero sabiéndolo…