[Viajes] Por Italia, en blanco y negro, y una cámara de 1952-55

Viajes

Cada vez me divierte más usar la Voigtländer Perkeo II. Una cámara de formato medio para película tradicional, con fotogramas de 55 x 55 mm, y que con su objetivo Color-Skopar que no deja de tener la fórmula tradicional de los Tessar de Zeiss, con buena nitidez en el centro, permite hacer unas fotos más que dignas. Estos días atrás en Italia, ha sido el segundo viaje al que me la llevo. No he revelado más que dos de los cuatro carretes que expuse. Pero me apetece dejaros unas muestras.

Piazza delle Erbe, Verona.

Estación de Verona.

Piazza Andrea Mantegna, Mantua.

Piazza Broletto, Mantua.

Una vaporosa en modo ornamental en el parque del Te, Mantua.

Piazza Grande, Módena.

Fachada lateral del Duomo de Módena.

Lago de Garda, Sirmione.

Lago de Garda, navegando ante Lazise.

Lago de Garda, el barco se aproxima a la población de Garda.

Lago de Garda, punta de San Virgilio.

[Viajes] Unos días por Italia, a modo de resumen

Viajes

Ayer, entre llegar a casa, poner la lavadora, ver a la familia, descargar las tarjetas de fotos, sacar la lavadora, poner otra lavadora con alguna prenda delicada, cenar algo, relajarme un poquito ante la caja tonta y desesperarme pensando que las mini mini minivacaciones se habían acabado y había que volver a trabajar, apenas me dio tiempo para subir la anécdota del vehículo anfibio. Hoy ya puedo hacer el resumen del viaje, antes de reanudar la actividad habitual del blog. Y como de costumbre, os lo cuento con fotografías.

20150401-_2200048

El punto de encuentro y el cuartel general, es decir el hotel, lo hemos tenido en la bella ciudad de Verona. Ciudad que ya conocíamos, pero que nos venía bien como centro para nuestros recorridos. Aquí vemos la bella escalera del Palazzo della Ragione de la estupenda ciudad véneta.

20150402-_2200223

Más novedosa fue la visita a la ciudad de Mantua. Sabíamos poco de esta bella población, pero parecía interesante, y así fue. Con un animado centro histórico porticado, su basílica concatedral, su palacio ducal (en la imagen) y su Palazzo Te, ambos convertidos en museos, su castillo y su lago, da para un rato más largo del que preveíamos.

20150402-_2200469

Que se compensó con el hecho de que Módena, la siguiente parada del día, aunque maja, tenía menos encanto. Con spritz incluido en la Piazza Grande, en poco más de tres horas resolvimos la visita, patrimonio de la humanidad incluido.

20150403-_2200559

Probablemente, el día más relajado fue la visita al lago de Garda. En la foto, Sirmione, coqueto pero muy turistizado pueblo en la orilla sur del lago, donde embarcamos para recorrerlo durante todo el día.

20150403-_2200705

La parte más bella del lago de Garda, desde el punto de la naturaleza es la superior, más al norte, en la que más apreciamos la orografía glaciar que le dio origen. Y hasta el también bonito pueblo de Malcesine llegamos con el barco.

20150403-_2200757

Desde Malcesine, cogimos los teleféricos del monte Baldo, que nos hicieron pasar desde algo menos de 100 metros de altitud sobre el nivel del mar hasta algo más de 1800. De los 17 ºC de Malcesine a los 0 – 1 ºC de las pistas de esquí, ya cerradas del monte Baldo.

20150403-_2200877

Ya en el barco de regreso, nos acercamos por las localidades de la orilla lombarda del Garda, donde se encuentran algunas como Saló, también muy bonitas y que acogen un turismo de más nivel socioeconómico.

20150403-_2200936

La tranquila marcha del barco nos hizo pasar ya cerca del ocaso por Garda, la ciudad que da nombre al lago.

20150404-_2210055

El sábado lo pasamos en Vicenza, ciudad que visité brevemente hace dos años. Apetecía visitar muchos de los lugares, especialmente los que debemos al arquitecto Andrea Palladio, que en aquel momento ya estaban cerrados al público. En la foto, la vistosa fachada de Casa Pigafetta.

20150404-_2210087

Visitamos una estupenda exposición en la Basílica Palladiana, con el tema de la noche en la historia del arte, y comimos también en la cafetería de este magnífico Palazzo della Ragione vicentino. Eso nos permitió pasear por las galerías y las terrazas de esta basílica civil.

20150404-_2210153

Después paseamos tranquilamente por los soportales del Corso Andrea Palladio, antes de dedicar la tarde a otros edificios de este arquitecto. En ese momento, ya estábamos invitados a cenar en casa de unas hospitalarias y excelentes gentes. No íbamos a poder dar un último paseo por Verona.

20150404-_2210217

Pero sí pudimos visitar el magnífico Teatro Olímpico, que Palladio construyó a imagen y semejanza de los teatros romanos. Y que magnífico es. Cómo me gustaría poder estar allí para los festivales de jazz que celebran en mayo. Y después de esto, una iglesia más, un palacio-museo más, unos spritzs en la Basílica Palladiana, una cena muy divertida, a dormir, y a volver a casa. Ya tengo ganas de volver.

 

[Viajes] De vuelta de Italia, el momento surrealista…

Viajes

Yo de coches y cosas del motor entiendo poco. Por lo tanto, lo que aquí os cuento, puede que para mí sea una novedad o algo extraño, y para otros no. Este campo es una cosa que nunca me ha atraído. Estuvimos en Módena hace tres días, y por todo los lados nos mencionaban la casa-museo de Enzo Ferrari, mientras que nosotros estábamos más preocupados por la cosa del “aceto balsamico tradizionale“.  Los motores de explosión y similares, los que queman árboles y dinosaurios muertos y fosilizados, siempre me han parecido chismes ruidosos y malolientes, y me pregunto qué intereses habrá en la industria para que a estas alturas no haya ya una alternativo más silenciosa y eficiente, menos contaminante y dañina. Porque capacidad para inventarla, estoy seguro que hay. Ganas de financiarla, eso es otra cosa.

En fin. No nos pongamos serios.

La cosa es que acabo de volver de una pequeña escapada por Italia. Y dedicamos un día a pasear por el lago de Garda, uno de los bonitos grandes lagos italianos. Estábamos ya navegando de regreso por la tarde, cuando el barco del servicio regular de viajeros llegó a la parada de Portese. Y mientras la gente subía y bajaba del barco, operación que contemplábamos asomados por la borda, de repente, a nuestros pies, vimos una furgonetilla en el agua. Con sus ruedas y todo. Mi primera sensación es que se hundía. Mejor os lo cuento con fotos.

20150403-_2200884

Esto es lo que vimos de repente. Yo creía que el coche se hundía. Eso parecía. Pero la pregunta era… ¿cómo narices había llegado hasta allí.

20150403-_2200886

Pronto vimos que se desplazaba por sus propios medios. Y que sus ocupantes, perro incluido, tenían más pinta de pasarlo bien que otra cosa.

20150403-_2200887

Tras pasar por el lado de estribor del barco en que viajábamos, se dirigieron a la bocana del puerto de Portese. Irían a atracar en algún lugar. Pensamos.

20150403-_2200890

Pero, no. Se dirigieron hacia el plano inclinado para sacar e introducir los barcos del agua, y se pusieron a subirlo.

20150403-_2200892

Y ya finalmente, con el tipo metido en la cabina normal de conducción del coche, se comenzó a alejar como un pequeño “pick up” cualquiera. Eso sí, con las ruedas bien limpias.