En Gdansk y paseando a orillas del Báltico

Viajes

Hoy hemos cogido un tren en Varsovia y nos hemos ido a recorrer el país. La verdad es que la capital a dado menos de sí de lo que esperábamos. De momento, nos hemos dirigido dirección norte, hacia la histórica ciudad de Gdansk, que tantas tribulaciones sufrió a lo largo de la historia, recordándose también como la prusiana Danzig.

Es una ciudad con un casco histórico reconstruido después de la catastrófica Segunda Guerra Mundial, pero con gran acierto. Este casco histórico es muy bonito, y refleja un pasado próspero como ciudad hanseática, con sus características y ricas casas de comerciantes. La verdad que es un tipo de ciudad más germánico que polaco. Por lo demás la animación de la ciudad ha sido considerable, con una gran cantidad de turistas paseando por sus calles, comiendo y bebiendo, y acudiendo a sus numerosos comercios.

Luego nos hemos cogido un cercanías, y nos hemos ido a Sopot a ver el mar. Esta es una ciudad próxima a Gdansk, y cuya principal razón de ser es el turismo de sol y playa a orillas del báltico. En cualquier caso nos hemos dado también un buen paseo, y hemos cenado algo de pescadito, antes de volver a Gdansk a pasar la noche.