Cracovia; tiene de todo,… y mucho que ver.

Viajes

Tras una serie de ciudades más o menos monas, majicas, pero que se veían en poco rato, hemos empezado a visitar Cracovia, una ciudad más grande, con más historia, y que ha conservado un gran patrimonio histórico y artístico. Vamos, que tiene de todo. Sus murallas y fortificaciones, sus personajes típicos, sus rynek con sus mercados, sus castillos,… lo dicho… de todo.

Lo malo es que, para un descreído como yo, esta lleno de integrismo católico. A lo que te das media vuelta ves un cura, o una monja… ¡y son jóvenes! ¡Dónde se ha visto! Bien es verdad que alguno de sus monumentos religiosos son dignos de ver. Pero es que hay santos y santurrones por todos los lados.

Menos mal, que de vez en cuando admiras tipismos menos beatos y más salerosos, y que el día nos ha despedido con un bonito atardecer.