[Fotos] Invasión de soldaditos de plomo

Cultura

Desde hace unos años se ha puesto de moda el “recreacionismo histórico” de los acontecimientos que asolaron la ciudad de Zaragoza durante las guerras napoleónicas entre 2008 y 2009. Entrecomillo lo del “recreacionismo histórico” puesto que más que buscar la fidelidad histórica dentro de lo posibles, mi impresión personal es que se ha convertido en una cuestión más folclórico bullanguera que otra cosa, aunque algunos de los participantes parece que se meten mucho en sus roles. Casi en exceso. No sé. Yo es que le tengo mucho respeto a la historia. Y no sé si esta gente se lo tiene tanto.

Batalla en Cariñena en junio de 2006; fue la primera vez que supe de estos grupos, y en aquellos momentos me resultaron simpáticos.

En cualquier caso, en los cuatro días que han estado los “ejércitos” defensores y ocupantes entretenidos por las calles de Zaragoza con sus cosas, apenas me ha interesado el asunto salvo porque hubo un llamamiento en Fotógrafos en Zaragoza (FeZ) (Facebook) (Flickr) para quedar a determinadas horas y hace algunas fotos juntos. Y acudí el sábado por la mañana. Os lo cuento con fotos que es lo que procede.

A las 10 de la mañana, resultaba sorprendente la “baja moral” de los regimientos polacos; indudablemente debido a las escaramuzas nocturnas en las más populosas zonas de bares de la ciudad. Viniendo de una escuela militar de su país, siendo chicos y chicas bastante jovencitos, eran de los más vistosos a la hora de atraer los objetivos de las cámaras.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya puestos en faena, mostraban que dado que en la vida real también se dedican a esto de “la guerra”, eran los que con más habilidad hacía sus formaciones en orden cerrado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La vistosidad y el colorido de los uniformes de época colaboran a unas fotografías llamativas, si bien los elementos que rodean a los recreacionistas, al ser más modernos, producen un efecto muy artificioso en todo el tinglado. Sería más lógico buscar escenarios históricos o más neutros.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las guerras napoleónicas en España, denominadas Guerra de la Independencia en España, campaña de España en Francia y Guerra Peninsular en Portugal e Inglaterra, tuvo también lo suyo de enfrentamiento entre el antiguo régimen y las nuevas ideas surgidas de la ilustración. Los curas y frailes estuvieron por supuesto de parte del antiguo régimen. Muchas veces se nos olvida que hubo españoles favorables a un cambio en el gobierno del país, y que tuvo su parte de guerra civil.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Muy jóvenes algunos recreacionistas…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los polacos se integraron en las guerras napoleónicas del lado francés, con la esperanza de que el autoproclamado emperador les devolviese el país que los repartos realizados por Prusia, Austria y Rusia en el siglo XVIII les habían quitado. No sucedió tal cosa, y sirvieron como carne de cañón en lugares tan ajenos a su problema como las débiles murallas de Zaragoza.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Había algunos recreacionistas que sí se tomaban muy en serio su papel, y estos dos músicos entonaban melodías militares de la época con habilidad e interés.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Generales y capitostes de ambos bandos que se tomaban muy en serio su papel, en el sentido negativo del asunto; había mucha gente, y lo normal es que se tomaran su paseo a caballo con tranquilidad. Sin embargo, daban muestras de impaciencia y se mostraban huraños y altivos. Cuánto estropea el poder, aunque sea ficticio como en este caso.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta amazona francesa en particular se movía con excesiva velocidad, y aunque lanzaba unos “Attention” de vez en cuando, su voz se oía muy poco por lo que los visitantes no la oían y pudo causar algún accidente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Finalmente, se fueron desfilando en dirección a otras partes de la ciudad, el paso de esta unidad con cornetas en sus gorras me hizo sonreír al escuchar como un padre “entendido” “explicaba” a su hijo que sin duda “pertenecían al cuerpo de correos [sic]”. En fin… Después de esto, recogí los bártulos y me fui a hacer la compra antes de volver a casa a comer.