Viajes – lo que me he dejado de contar con fotos estos días… en Viena

Viajes

Cuando voy de viaje, voy mandando fotos a través de internet que se publican automáticamente en este Cuaderno de ruta. Este último viaje, escapada de cuatro días en Viena, lo cerré el viernes por la noche. Generalmente, cuando regreso, suelo hacer un resumen. Pero voy a cambiar mi costumbre. Y voy a publicar fotos representativas de lo que se quedó sin contar.

En primer lugar, la mañana del sábado. Hasta el mediodía en que tuvimos que ir al aeropuerto aun nos cundió. Especialmente dado que fue el único día que vimos es sol vienés. Con fotos.

Una visita al Flohmarkt, mercado de las pulgas o rastro vienés, que instalan los sábados a continuación del estable Naschmarkt. A mí me interesaron las cámaras de fotos, pero los dos o tres modelos que me atrajeron no estaban en buen estado. Mejor para mis finanzas.

Una visita al Flohmarkt, mercado de las pulgas o rastro vienés, que instalan los sábados a continuación del estable Naschmarkt. A mí me interesaron las cámaras de fotos, pero los dos o tres modelos que me atrajeron no estaban en buen estado. Mejor para mis finanzas.

Los chicos de la "lomografía" son vieneses, aunque fabriquen sus zarrios en Rusia. Al lado del Flohmarkt está su "Lomography Embassy Shop Vienna", ahí es nada el rimbonbante nombre. Pensábamos que sería espectacular... Una tienda casi tan zarriosa como sus aparatos de plástico. Ni merece la pena sacarla.

Los chicos de la “lomografía” son vieneses, aunque fabriquen sus zarrios en Rusia. Al lado del Flohmarkt está su “Lomography Embassy Shop Vienna”, ahí es nada el rimbonbante nombre. Pensábamos que sería espectacular… Una tienda casi tan zarriosa como sus aparatos de plástico. Ni merece la pena sacarla.

Donde si gastamos fue en la sucursal de la librería Walter König que hay en la entrada del Museumsquartier... ya os contaré ya los libros tan interesantes que encontré.

Donde si gastamos fue en la sucursal de la librería Walter König que hay en la entrada del Museumsquartier… ya os contaré ya los libros tan interesantes que encontré.

De camino al tranvía para volver al hotel a por el equipaje, pasamos por Marie-Theresien Platz, con música de arpa incluída.

De camino al tranvía para volver al hotel a por el equipaje, pasamos por Marie-Theresien Platz, con música de arpa incluída.

Y junto al pretencioso Hofburg, antiguo palacio imperial y centro de gobierno del imperio austro-húngaro... que en este viaje no nos ha interesado absolutamente nada.

Y junto al pretencioso Hofburg, antiguo palacio imperial y centro de gobierno del imperio austro-húngaro… que en este viaje no nos ha interesado absolutamente nada.

Ya camino del aeropuerto, un último vistazo a la Iglesia Votiva que teníamos al lado del hotel antes de meternos en el metro...

Ya camino del aeropuerto, un último vistazo a la Iglesia Votiva que teníamos al lado del hotel antes de meternos en el metro…

Y desde el S-Bahn que cogimos en Praterstern en dirección al aeropuerto, un vistazo a la noria del Prater que nos sirve de adiós a Viena.

Y desde el S-Bahn que cogimos en Praterstern en dirección al aeropuerto, un vistazo a la noria del Prater que nos sirve de adiós a Viena.

Y aquí acabaría normalmente este resumen fotográfico, que será ampliado en un futuro cuaderno de viajero. Pero en estos días ha habido algunas carencias. Y es que el jueves por la tarde, mientras paseaba por los jardines de Schönbrunn, la cámara empezó a malfuncionar con la tarjeta que llevaba puesta. Los archivos no se grababan o lo hacían muy lentamente, y las últimas fotografías realizadas no se previsualizaban. En un momento dado no se previsualizaba nada. Y había prácticamente medio viaje en fotos. No sé el origen del problema. ¿La humedad o alguna gota de lluvia en un día desapacible.?

No sé. Cambie la tarjeta. La nueva, que tuve que comprar allí en Viena unas horas antes porque olvidé llevar repuesto, funcionó perfectamente. Hasta hoy no he podido comprobar que todas las fotografías se habían salvado. Incluidas las últimas que hice que no se pudieron previsualizar. Así puedo decir ahora que…

Tuve la ocasión de conocer la 21er Haus, un moderno museo de arte contemporáneo situado en el Jardín Suizo, a continuación de la parte superior de los jardines del Belvedere.

Tuve la ocasión de conocer la 21er Haus, un moderno museo de arte contemporáneo situado en el Jardín Suizo, a continuación de la parte superior de los jardines del Belvedere.

Después bajé por los jardines del Belvedere hasta el Untere Belvedere donde vi alguna exposición y comí en la cafetería antes de ir por la tarde a Schönbrunn, de donde sí que os puede mostrar alguna foto. Todo esto bajo una lluvia constante a la que achaco el mal funcionamiento momentáneo de la cámara. Espero que no sea más.

Después bajé por los jardines del Belvedere hasta el Untere Belvedere donde vi alguna exposición y comí en la cafetería antes de ir por la tarde a Schönbrunn, de donde sí que os puede mostrar alguna foto. Todo esto bajo una lluvia constante a la que achaco el mal funcionamiento momentáneo de la cámara. Espero que no sea más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s