[Fotografía] Libros de fotografía – Cuatro interesantes volúmenes que me he traído de Viena – Fotografía y otras artes visuales

Fotografía, Viajes

Cuando uno visita una ciudad como Viena, u otras de la Europa más próspera y culta, algo que envidia mucho es la oferta de librerías. Librerías amplias, bien organizadas, con libros en todos los idiomas… Librerías especializadas… En el siguiente enlace os cuento los libros que me traje de la capital austriaca.

Origen: Libros de fotografía – Cuatro interesantes volúmenes que me he traído de Viena – Fotografía y otras artes visuales

 

Viajes – lo que me he dejado de contar con fotos estos días… en Viena

Viajes

Cuando voy de viaje, voy mandando fotos a través de internet que se publican automáticamente en este Cuaderno de ruta. Este último viaje, escapada de cuatro días en Viena, lo cerré el viernes por la noche. Generalmente, cuando regreso, suelo hacer un resumen. Pero voy a cambiar mi costumbre. Y voy a publicar fotos representativas de lo que se quedó sin contar.

En primer lugar, la mañana del sábado. Hasta el mediodía en que tuvimos que ir al aeropuerto aun nos cundió. Especialmente dado que fue el único día que vimos es sol vienés. Con fotos.

Una visita al Flohmarkt, mercado de las pulgas o rastro vienés, que instalan los sábados a continuación del estable Naschmarkt. A mí me interesaron las cámaras de fotos, pero los dos o tres modelos que me atrajeron no estaban en buen estado. Mejor para mis finanzas.

Una visita al Flohmarkt, mercado de las pulgas o rastro vienés, que instalan los sábados a continuación del estable Naschmarkt. A mí me interesaron las cámaras de fotos, pero los dos o tres modelos que me atrajeron no estaban en buen estado. Mejor para mis finanzas.

Los chicos de la "lomografía" son vieneses, aunque fabriquen sus zarrios en Rusia. Al lado del Flohmarkt está su "Lomography Embassy Shop Vienna", ahí es nada el rimbonbante nombre. Pensábamos que sería espectacular... Una tienda casi tan zarriosa como sus aparatos de plástico. Ni merece la pena sacarla.

Los chicos de la “lomografía” son vieneses, aunque fabriquen sus zarrios en Rusia. Al lado del Flohmarkt está su “Lomography Embassy Shop Vienna”, ahí es nada el rimbonbante nombre. Pensábamos que sería espectacular… Una tienda casi tan zarriosa como sus aparatos de plástico. Ni merece la pena sacarla.

Donde si gastamos fue en la sucursal de la librería Walter König que hay en la entrada del Museumsquartier... ya os contaré ya los libros tan interesantes que encontré.

Donde si gastamos fue en la sucursal de la librería Walter König que hay en la entrada del Museumsquartier… ya os contaré ya los libros tan interesantes que encontré.

De camino al tranvía para volver al hotel a por el equipaje, pasamos por Marie-Theresien Platz, con música de arpa incluída.

De camino al tranvía para volver al hotel a por el equipaje, pasamos por Marie-Theresien Platz, con música de arpa incluída.

Y junto al pretencioso Hofburg, antiguo palacio imperial y centro de gobierno del imperio austro-húngaro... que en este viaje no nos ha interesado absolutamente nada.

Y junto al pretencioso Hofburg, antiguo palacio imperial y centro de gobierno del imperio austro-húngaro… que en este viaje no nos ha interesado absolutamente nada.

Ya camino del aeropuerto, un último vistazo a la Iglesia Votiva que teníamos al lado del hotel antes de meternos en el metro...

Ya camino del aeropuerto, un último vistazo a la Iglesia Votiva que teníamos al lado del hotel antes de meternos en el metro…

Y desde el S-Bahn que cogimos en Praterstern en dirección al aeropuerto, un vistazo a la noria del Prater que nos sirve de adiós a Viena.

Y desde el S-Bahn que cogimos en Praterstern en dirección al aeropuerto, un vistazo a la noria del Prater que nos sirve de adiós a Viena.

Y aquí acabaría normalmente este resumen fotográfico, que será ampliado en un futuro cuaderno de viajero. Pero en estos días ha habido algunas carencias. Y es que el jueves por la tarde, mientras paseaba por los jardines de Schönbrunn, la cámara empezó a malfuncionar con la tarjeta que llevaba puesta. Los archivos no se grababan o lo hacían muy lentamente, y las últimas fotografías realizadas no se previsualizaban. En un momento dado no se previsualizaba nada. Y había prácticamente medio viaje en fotos. No sé el origen del problema. ¿La humedad o alguna gota de lluvia en un día desapacible.?

No sé. Cambie la tarjeta. La nueva, que tuve que comprar allí en Viena unas horas antes porque olvidé llevar repuesto, funcionó perfectamente. Hasta hoy no he podido comprobar que todas las fotografías se habían salvado. Incluidas las últimas que hice que no se pudieron previsualizar. Así puedo decir ahora que…

Tuve la ocasión de conocer la 21er Haus, un moderno museo de arte contemporáneo situado en el Jardín Suizo, a continuación de la parte superior de los jardines del Belvedere.

Tuve la ocasión de conocer la 21er Haus, un moderno museo de arte contemporáneo situado en el Jardín Suizo, a continuación de la parte superior de los jardines del Belvedere.

Después bajé por los jardines del Belvedere hasta el Untere Belvedere donde vi alguna exposición y comí en la cafetería antes de ir por la tarde a Schönbrunn, de donde sí que os puede mostrar alguna foto. Todo esto bajo una lluvia constante a la que achaco el mal funcionamiento momentáneo de la cámara. Espero que no sea más.

Después bajé por los jardines del Belvedere hasta el Untere Belvedere donde vi alguna exposición y comí en la cafetería antes de ir por la tarde a Schönbrunn, de donde sí que os puede mostrar alguna foto. Todo esto bajo una lluvia constante a la que achaco el mal funcionamiento momentáneo de la cámara. Espero que no sea más.

[Libro] Los excluidos

Literatura

Hacía tiempo que quería leer algo de Elfriede Jelinek, escritora austriaca ganadora del premio Nóbel hace unos años, y de la que había visto alguna adaptación de sus obras al cine. Y esta económica versión de este libro suyo de 1980 en versión electrónica ha sido una ocasión adecuada.

Los excluidos
Elfriede Jelinek; traducción de Carmen Vázquez de Castro
Literatura Mondadoi, 2010
Versión electrónica

U-Bahn

Los protagonistas se desplazan fundamentalmente andando o en tranvía; salvo Sophie, que lo hace en Porsche. Yo en Viena me desplazaba en metro también; en la foto, la estación de Gumpendorfer Strasse.

La escritora nos va a permitir seguir durante unos meses a un grupo de adolescentes en la Viena de la posguerra, en los años cincuenta del siglo veinte. Dos de ellos, Reiner y Hanna, hijos de antiguo oficial de las SS mutilado, que abusa de su mujer, están imbuidos del existencialismo, y viven con gran amargura. Van al instituto con Sophie, perteneciente a una familia acomodada vienesa, deportista y muy guapa. Otro, algo mayor, Hans, no estudia; es un obrero electricista, huérfano de padre, que murió en el campo de Mauthausen, y cuya madre es militante izquierdista. Salvo Sophie todos están profundamente insatisfechos y amargados. Los dos muchachos están enamorados de esta, pero sin atreverse a ir mucho más allá y sin que ella les dé pie. Eventualmente, Hans mantiene relaciones con Hanna que bordea la anorexia. En un momento dado se plantean la delincuencia como forma de expresión. Aunque del dicho al hecho va un trecho. De todas formas, nada pinta bien en el futuro de estos muchachos.

Catedral de San Esteban

Pocas instituciones austriacas quedan incólumes en la novela. Y la iglesia católica también recibe lo suyo. En la fotografía, la catedral de San Esteban.

Había oído que Jelinek es tan querida como odiada en su país. Una escritura directa, que va describiendo realidades y criticando estamentos y sociedades como quien va dando golpes directos al hígado. Sin complacencias con sus personajes, ninguno de los cuales se salva ni ética ni psicológicamente. Análisis de una sociedad en un momento muy lejano de la prosperidad actual. Una sociedad tan dependiente del exterior como egoista pueda ser ahora con los países menos favorecidos. Donde el fascismo que la acompañó en los años treinta está mal digerido, sin que las alternativas políticas democráticas sean mucho mejores. Una sociedad aparentemente sin salida para estos adolescentes.

No sé si es una lectura que recomendaría a todo el mundo. Bueno. Creo que sí. Salvo que la única cosa que te guste leer son los ordinarios best-sellers que tan bien se venden hoy en día, a pesar de que sean vacíos y con poca calidad literaria. En cualquier libro, un libro duro, con un último capítulo demoledor. Volveré a leer algo de esta escritora más adelante. Pero de momento, me paso un rato a una lectura menos trascendente.

Burggarten

Cuando se es pobre, un entretenimiento barato es pasear por parques y bosques públicos, que los hay en abundancia en Viena. En la foto, el Burggarten.

Exposiciones en Albertina

Arte, Viajes

En mi última escapada por Viena no hemos ido mucho de museos. De hecho las únicas visitas detalladas que hemos hecho a edificios singulares fueron la Stephansdom (catedral de San Esteban), la Karlskirche (iglesia de San Carlos Borromeo), Albertina y el Schlöss Schönbrunn. El resto fue fundamentalmente paseos, calles, jardines, parques, mercadillos, etc…

Pero el museo al que fuimos, Albertina (sitio web), nos pareció muy interesante. Sus fondos propios básicos son fundamentalmente dibujos, grabados y arte gráfico. Y son enorme. Vimos alguna cosa, un poco por encima, pero para quien guste de estas formas de arte, debería ser visita obligada. El edificio se encuentra próximo al Hofburg y a la Wiener Staatsoper.

Albertina

Accesos a Albertina - Panasonic Lumix LX3

Harriet Hartmann Court - Albertina

Harriet Hartmann Court, Albertina - Panasonic Lumix LX3

El interior del museo es pulcro y luminoso, muy cuidado en sus detalles; da gusto caminar por él e ir accediendo a las distintas dependencias.

Albertina

Acceso a las salas, Albertina - Panasonic Lumix LX3

Además de la exposición permanente, en el momento de la visita había varias exposiciones temporales de las cuales visitamos tres.

En primer lugar, accedimos a la exposición de La Era de Rembrandt, con obras de numerosos pintores de las Provincias Unidas de los Países Bajos del siglo XVII, contemporáneos del genial pintor holandés.

Hacia Rembrandt - Albertina

Acceso a la exposición sobre Rembrandt y su época, Albertina - Panasonic Lumix LX3

Después vimos una exposición llamada La fotografía y lo invisible, donde apreciamos numerosas imágenes fotográficas del siglo XIX cuyo objetivo era colaborar en el avance de la ciencia. En ese momento, se apreció que la novedosa técnica fotográfica iba a ayudar una avance más rápido de distintas disciplinas científicas, permitiendo experimentar o comprobar distintas teorías. Además de la fotografía convencional, incluía la utilización de la roentgengrafía, después comúnmente llamada radiografía, para usos mixtos entre los científico y lo artístico.

Fotografía y lo invisible - Albertina

La fotografía y lo invisible en Albertina - Panasonic Lumix LX3

Finalmente, asistimos a la retrospectiva de Gerhard Richter, un pintor alemán hasta ese momento desconocido para mí, que ha abordado una gran variedad de técnicas pictóricas tanto figurativas como abstractas, entre las que me llamaron mucho la atención aquellas basadas en una expresividad propia de la fotografía, tanto de grupos humanos en blanco y negro, quizá más correctamente en una escala de grises, como de paisajes o velas, estos últimos en color. Francamente, estas obras me gustaron mucho, y sólo el miedo a acarrear con peso extra mientras hacíamos turismo me disuadió de comprar el catálogo de la exposición o algún otro libro del pintor.

Gerhard Richter - Albertina

Exposición retrospectiva de Gerhard Richter, Albertina - Panasonic Lumix LX3

En resumen, una visita muy interesante, y que nos sirvió para ampliar un poquito más nuestro conocimientos artísticos, sin hacerse aburrido en ningún momento. Porque hay que reconocerlo, la visita generaliza a museos en los viajes, cuando no tienes un interés específico en un determinado tema, puede ser algo muy cansado si no se planifica y se dosifica bien.

Último día de veranillo vienés

Viajes

Es sorprendente que nos haya llegado la noticia de que en Aragón hay alerta de nieve, cuando en estas latitudes tan austriacas y cercanas a los Alpes, hace sol y calor. Pero de verdad. Insisto.

En cualquier caso, hoy era nuestro último día de hacer turismo. Mañana hay que volver; yo a Zaragoza, el resto se quedará en Madrid… un ratito menos de viaje… ¡qué suerte!

En un primer rato de esta mañana nos hemos dedicado a ver rarezas. Hemos comprobado que, al igual que en Bruselas, en Viena también los tranvías van subterráneos como el metro. Nos hemos rascado la cabeza con duda, pensando en si el edificio Secession es una maravilla de la arquitectura del siglo XIX o una quedada en toda regla, y hemos pensado que nos gustaría vivir en una casa tan divertida como Hundertwasser Haus.

P1030098

Recorrido subterráneo de los tranvías en Margaretengürtel - Panasonic Lumix LX3

P1030115

Cualquiera diría que le han hecho un monumento a Nerón al lado del edificio Secession - Panasonic Lumix LX3

P1030122

Voladizos en los peculiares edificios de apartamentos de Hundertwasser Haus - Panasonic Lumix LX3

Después, un poquito más clásicos, hemos paseado por los bonitos jardines de Stadtpark, hemos curioseado las selectas tiendas de Ringstraßen Gallerien, y nos hemos acercado a ver el curioso edificio de la Volksopera, la ópera popular.

P1030174

Monumento al pesado de Johan Strauss... sí, sí, el de los valses del concierto de Año Nuevo - Panasonic Lumix LX3

P1030186

Anda que no deben ser caras ni nada las frutitas que se venden en las Ringstraße Gallerien, rodeadas de las mas selectas tiendas de moda - Panasonic Lumix LX3

P1030210

Tranvía, ciclista y Volksopera - Panasonic Lumix LX3

Después, por la tarde, hemos tenido el gran momento “sissi” del viaje. Aunque ha resultado un momento más “mariateresen” que otra cosa. Hemos pasado la tarde visitando el palació y los jardines Schönbrunn. Y así, hemos admirado los bonitos parques vieneses, hemos jugado entre los laberintos y con espejos, hemos visto falsas ruinas romanas, nos hemos tomado unas cervezas en la Gloriette, y cómo no, hemos admirado el palacio al atardecer. Muy mono todo, y muy abundante.

P1030327

Paseando por los parques de Schönbrunn - Panasonic Lumix LX3

P1030262

Jugando con espejos en uno de los laberintos del parque de Schönbrunn - Panasonic Lumix LX3

P1030301

Estos Habsburgo se creían sucesores de los emperadores romanos, y hasta colocaban falsas ruinas romanas en los parque... penita de dinastía, oiga - Panasonic Lumix LX3

P1030320

Indios en la Gloriette - Panasonic Lumix LX3

P1030336

Vista del Palacio Schönbrunn al atardecer - Panasonic Lumix LX3

Aún nos ha dado tiempo luego a hacer unas compras en Am Hof antes de cenar y dar un último paseo por el centro vienés. Y me temo,… que en la práctica se acabó… porque mañana sólo da tiempo a viajar. ¡Qué pronto se acaba lo bueno!

P1030396

Listos para cenar cerca de Am Hof - Panasonic Lumix LX3

Bajo esta “ola de calor” no esperada, nos vamos de excursión a Bratislava

Viajes

Siendo hoy un día festivo en Viena, como en muchos de los países con costumbres cristianas, y más aún católicas, decidimos irnos de excursión a Bratislava, la capital de Eslovaquia, que total está a 60 kilómetros, y es menos de una hora de tren. Así que, no sin antes alguna confusión que nos ha hecho coger el tren media hora más tarde de lo que pensábamos, salimos de Viena Südbahnhof por la mañana.

P1020936

El Euroregio parte de Wien-Südbahnhof (Ost), dejando atrás un moderno tren de las líneas ferroviarias checas - Panasonic Lumix LX3

Como ya alguna vez he comentado en este blog, cuando el transporte público de una ciudad tienen tranvías, me suele gustar, y ya, si además tiene trolebuses, es la bomba. Neurosis que me quedan de cuando era crío, y Zaragoza tenía de los dos tipos de transportes de tracción eléctrica.

IMGP5190

Tranvías en Bratislava muy similares a los que abunda en Praga - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

P1030082

Un trolebús gira con cuidado para no "desconectarse" al trazar una curva - Panasonic Lumix LX3

Por lo demás, Bratislava es una ciudad tranquila, que no parece mucho una capital de un país, ya que tiene un cierto toque provinciano, con un casco histórico muy mono, donde les gusta poner todo tipo de cosas entretenidas. Claro, que en cuanto te sales de ese casco histórico, corres el riesgo de darte de morros con el “realismo socialista”.

IMGP5182

Bonita torre sobre la puerta de San Miguel - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP5167

Son varias las farmacias realmente bonitas e historiadas que hemos visto por el casco histórico de Bratislava - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP5172

Como muchas otras ciudades europeas, Bratislava se ha apuntado a la moda de las esculturas divertidas en la calle - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP5165

Es Bibiana, pero no es una ministra ni una transexual, es una antigua locomotora industrial de vía estrecha - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP5152

En cuanto te sales del casco viejo te encuentras con la fealdad de los tiempos "soviéticos" - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

En Bratislava también hay un castillo, pero como estaba lleno de andamios lo hemos ignorado por completo. Así que hemos cogido una autobús y nos hemos ido a Devin, a pocos kilómetros de la ciudad, donde hay otro castillo donde el río Morava desemboca en el Danubio, con almenas, torreones y todas las cosas que tienen que tener los castillos. Y además el entorno natural es muy bonito. Y estaba lleno de gente pasando el día de fiesta, con las bicis, los patines, las meriendas, los turistas… de todo había…

IMGP5066

Esbeltos torreones del castillo de Devin - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP5070

Turistas de todos los orígenes visitan las ruinas del castillo de Devin - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP5120

La barcaza pasa por el Danubio, pero el fotógrafo se encuentra a orillas del Morava; estamos en la desembocadura de este en el gran río europeo - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP5097

La primavera está aquí, y con calorcito; lo árboles florecen a base de bien - Pentax K10D, SMC-DA 21/3,2

Después de la visita al castillo, hemos vuelto a Bratislava, donde hemos ido paseando de vuelta a la estación, para volvernos a Viena. Día cumplido.

P1030093

Situado al lado de un destartalado tren eslovaco, se encuentra estacionado en Bratislava Hlava Stanica el EuroRegio que nos devolverá a Viena - Panasonic Lumix LX3

Hemos recorrido Viena como auténticos, auténticos turistas… en verano, casi

Viajes

Sigue haciendo calorctito en Viena. Desde que hemos salido del hotel, en mangas de camisa; y por que no hemos traído polos de manga corta, que si no… Menos mal que la eficiente red de transportes públicos de la capital austriaca nos lleva de un lado para otro sin mayores problemas.

P1020658

Tranvía en uno de los muchos intercambiadores multimodales de la ciudad - Panasonic Lumix LX3

Tan claro está que es primavera, que ya empieza a verse abundancia de flores en los muchos jardines de la ciudad. Y si además incluyes los huevos pintados que se venden en los mercadillos callejeros como el de Am Hof, pues es el ambiente es total. Lástima todos esos turistas que lo invaden todo y estropean el ambiente. Hay bastantes en la ciudad.

P1020675

Jardines junto al Rathaus - Panasonic Lumix LX3

P1020697

Chiringuito de huevos pintados cerca de Am Hof - Panasonic Lumix LX3

En lo que se refiere a monumentos, pues lo típico de la capital. Por la mañana hemos entrado en la Catedral de San Esteban, donde no cabía un alfiler de gente que había; y luego hemos paseado entre los edificios de Hofburg, el antiguo palacio imperial, aunque no hemos entrado en ninguno de los muchos museos y dependencias que se muestran al público. A mí me ha hecho ilusión pasear por Burggarten, donde hace 12 años tuvimos una divertida anécdota con unas señoras de edad respetable de algún lugar del medio oeste americano. Hemos comido por allí.

IMGP4785

Trabajadores en el interior de San Esteban - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP4827

Gente tomando el sol en el Burggarten - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP4873

Animación en las terrazas de Hofburg - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

Y después de comer sí hemos visitado un museo, Albertina, que me ha gustado. Hemos visto cosas muy diversas, Rembrandt, Richter, Klimt, fotografía del siglo XIX, y el sitio es muy mono. Bien.

P1020739

Exposición de Gerhard Richter en Albertina - Panasonic Lumix LX3

Como la tarde iba cayendo, y la luz mejorando, hemos puesto rumbo hacia los jardines y palacio del Belvedere, no sin antes parar a admirar la Karlskirche, donde hemos visto en qué consisten los placeres del cielo.

IMGP4909

Pinturas al fresco en la bóveda de la cúpula de la Karlskirche - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP4936

Angelote de esos que hinchan los carrillos... en los jardines del Belvedere - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

Después, hemos cogido un tranvía y el S-Bahn para ir a pasear al Prater, y montarnos en la noria para sentirnos un poco como en El Tercer Hombre… aunque sobraban los turistas. También hemos comprobado cómo la gente paga gustosamente para que la torturen de muchas formas y variadas…

IMGP4995

La famosa noria del Prater - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

IMGP5019

Boca abajo y amenazadas de remojón... y pagan por ello - Pentax K10 D, SMC-DA 70/2,4

Después nos hemos ido a cenar al centro de la ciudad, no sin antes dar un paseo al anochecer. Un chismito después de cenar, un pis, el blog y a la cama.

P1020918

Bonito rincón "arruinado" por la terraza de un restaurante en el centro de Viena - Panasonic Lumix LX3

Estamos en Viena… hace calor… en serio

Viajes

Ante todo había que pasar por Madrid. Con dos objetivos. Recoger al 66,666….% de la expedición, y coger el avión. Que de momento no nos han puesto directos desde Zaragoza hasta la capital austriaca… todo se andará, pero todavía no. Habrá que esperar a la “expo-nabo” o algo por el estilo.

P1020572

Atocha cercanías - Panasonic Lumix LX3

P1020584

El avión de Iberia para Viena, situado en el Finger de la T4 - Panasonic Lumix LX3

El viaje ha ido sin problemas, aburridamente,… hemos salido a la hora, hemos llegado a la hora, en todo momento ha hecho buen tiempo… de hecho, en Viena, cuando hemos llegado a la caída de la tarde estábamos a 23º. Notablemente más cálido este clima que el de Zaragoza cuando he salido por la mañana. Y no digamos si lo comparamos con la tarde que hizo ayer.

P1020585

Tarde apacible en el aeropuerto vienés - Panasonic Lumix LX3

Después de llegar al hotel y acomodarnos, lo único que nos ha quedado por hacer ha sido salir a cenar y un breve paseo. Mañana nos tomaremos en serio lo de hacer turismo y ver cosas. Por cierto, que estaba más bien sosita la ciudad…

P1020593

Bonita estación de metro a pocos metros del hotel - Panasonic Lumix LX3

P1020606

Calles céntricas, pero realmente poco animadas - Panasonic Lumix LX3

P1020613

Todavía nos estamos preguntando qué pintan el jamón y el salchichón en una tienda de cosmética - Panasonic Lumix LX3

P1020626

Mortecinos cafés y restaurantes en el centro vienés - Panasonic Lumix LX3

Comienzan las fiestas; escapada a Viena y Bratislava

Viajes

Creo que el título de la entrada lo dice casi todo. Adelanto el comienzo de los días de fiesta un día, y mañana miércoles cogeremos un avión con destino Viena. La idea es estar por la capital austriaca hasta el domingo, incluyendo una excursión a la cercana capital eslovaca, Bratislava, a menos de una hora de viaje en tren, aguas abajo del Danubio.

En 1997, ya visité brevemente la capital austriaca, en un excursión en coche desde Brno (República Checa). Por una serie de causas y azares, conseguimos pasar el día tres personas en tan imperial ciudad por sólo 3.500 pesetas de la época… creo. O menos. Aún nos llegó para tomarnos una cerveza antes de volver a Brno. Lo único que hicimos fue pasear,… y partirnos de risa con unas señoras de mediana edad, o casi avanzada edad, de algún lugar de las grandes praderas de Norteamérica que se sorprendieron de la existencia de un palacio imperial en Viena, cuando nos preguntaron por el origen de uno de los más notables edificios del centro de la capital y nosotros les indicamos lo que era. Genuinamente, desconocían la posibilidad de que los palacios imperiales se prodigasen tanto por Centroeuropa.

Por la estación de Bratislava pasamos unos días más tarde, camino de Budapest. Poco más puedo decir de la capital eslovaca.

Como viene siendo habitual en mis viajes, si consigo unas razonables conexiones a internet, que espero que sí, mantendré el ritmo de actualizaciones de este Cuaderno de ruta con mis andanzas por esos lugares. Y si no, las insertaré a la vuelta en los días que correspondan.

A falta de haber digitalizado las diapositivas de aquella estancia vienesa, para poder ilustrar convenientemente esta entrada, os mostraré una instantánea tomada hace unos meses en otra famosa ciudad austriaca; Salzburgo.

Getreidegasse

Puesto de artesanías en la Getreidegasse, Salzburgo (Austria) - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4 Limited