[Cine] Albert Nobbs (2011)

Cine

Albert Nobbs (2011), 30 de enero de 2012.

Me quedaba pendiente comentar de este fin de semana, una película vista en horario matinal. No es una película que me atrajese a primera vista salvo, quizá, por su reparto. Glen Close como protagonista y algún valor emergente como Mia Wasikowska pueden ser atractivos suficientes. La cuestión terminó de decidirse cuando apareció entre las películas con candidaturas a los óscars en las categorías principales. Así que nos decidimos a darle una oportunidad.

La película, dirigida por el colombiano Rodrigo García, nos cuenta la historia de Albert Nobbs (Close). Nobbs trabaja como camarero y mozo en un hotel de cierto nivel en el centro de Dublín en el siglo XIX. Es un hombre discreto, eficiente, que pretende pasar desapercibido entre la animada clientela y servidumbre del establecimiento. Lo que pasa es que no es un hombre. Se trata de una mujer, que como sabremos cuando se sincere con Hubert Page (Janet McTeer) un pintor que acude al establecimiento, y que resulta también una mujer que se hace pasar por hombre. Y que además, a los ojos de la sociedad es un hombre que vive casado con su mujer Cathleen (Bronagh Gallagher). El sueño de Nobbs es utilizar sus ahorros para comprar un establecimiento donde fundar una tienda de tabacos,… y casarse con una buena mujer. Se fija en Helen (Wasikowska) una joven y guapa doncella del hotel, que a su vez comienza una aventura con el poco fiable Joe (Aaron Johnson), atractivo buscavidas que sueña con emigrar a América. Con todos estos elementos, el drama está servido.

El origen de esta película esta en un relato literario, y su adaptación teatral, protagonizada en su momento por la propia Glenn Close, que actuando también como productora, finalmente a conseguido lleva a la gran pantalla. La ambientación del filme, siglo XIX en Dublín, es muy bonita, aunque quizá no consigue transmitir con fidelidad las tremendas diferencias entre clases que se daban en la Irlanda de la época, la situación de extrema pobreza y necesidad de muchos irlandeses que murieron de hambre o tuvieron que salir del país para ganarse la vida. Hecho fundamental para entender un poco mejor al personaje de Joe que queda un poco como el malo de la película, siendo las realidades un poco más complejas.

Hay que decir que es un producto al servicio del lucimiento de Glenn Close. Y sin embargo, no es una interpretación que me llame especialmente la atención, aunque indudablemente todo dentro del marco de que estamos hablando de una gran actriz. Pero estos papeles en los que se buscan situaciones extremas para mostrar la grandeza interpretativa no son las que más me atraen. Curiosamente, alrededor de los personajes principales, que todos ellos rinden suficientemente bien, Wasikowska funciona y está guapa, que es para lo que está, hay una pléyade de lo que yo me atrevería a llamar secundarios de lujo del cine y la escena británica e irlandesa, que muchas veces iluminan más la pantalla que los personajes principales.

No es una película mala, ni mucho menos, pero tampoco me ha entusiasmado. El resultado final, hasta cierto punto previsible, no acaba de emocionarme, quizá porque no consigo empatizar con los personajes, empezando por el excesivamente frío e inexpresivo Nobbs. Prefiero el desparpajo del también travestido pintor, puestos al caso, uno de los personajes más honestos del filme. Pero es una película que puede hacer las delicias de los aficionados a los dramas de época. Sin duda alguna.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***

Típicas puertas de las casas dublinesas en Merrion Square (Canon Powershot G6).

Kick-Ass (2010)

Cine

Kick-Ass (2010), 8 de junio de 2010.

Es curioso. Vi el avance de esta película hace un tiempo y nunca pensé que acabaría viéndola. De superhéroes adolescentes, basada en una historieta y con Nicolas Cage en el reparto. Realmente, la probabilidad a priori de encontrar una motivación suficiente para caminar hasta la sala de cine y pagar una entrada por un producto así me parecía suficientemente próxima a cero como para pensar en ella. Y de hecho, se me olvidó tal cual. Pero en las últimas semanas me sorprendieron las numerosas críticas positivas. La única negativa la leí ayer por la noche, después de ver el filme. Y ayer teníamos la tarde un poco histérico-gamberra. Y nos metimos a verla.

Dirigida por Matthew Vaughn, la cosa empieza como una película americana de institutos, con el típico pardillo (Aaron Johnshon) al que no hace nadie caso, que le gustan las historietas, y que sufre abusos diversos por todo tipo de gente. En una de estas, se le ocurre que alguien debería plantearse ser un superhéroe para hacer un poco de justicia para la gente común. Se busca un traje,… el más horrible que uno se pueda imaginar, sale a la calle, y le dan una paliza y una cuchillada que casi lo matan. Pero el tema no queda ahí. Reincide y llama la atención de dos auténtico justicieros con disfraz, un tipo (Nicolas Cage) con su hija de 11 años (Chloë Moretz) que se están entrenando para acabar con un mafioso (Mark Strong) que les amargó la vida en un momento dado. Este tiene un hijo (Christopher Mintz-Plasse), el típico hijo tonto de mafioso, que también entra en el negocio de los héroes en pijama. Por supuesto, están los amigos del pringado, tan pringados como él, y una niña mona del instituto (Lyndsy Fonseca) con la que tras una serie de vicisitudes acabará triunfando, en todos los sentidos de la palabra.

La gracia de la película es que es una total y absoluta parodia del género del superhéroe, que se combina con dosis de comedia juvenil normal, y al mismo tiempo es una película de acción con dosis de violencia explícita y gore muy superiores a las películas que busca parodiar. Con un guion razonablemente ágil, vemos pasar las distintas peripecias entre la incredulidad y la sonrisa (a mí en ningún momento me sacó la carcajada), con algún tono de amargura de vez en cuando. Técnicamente, bien realizada como casi todos los productos norteamericanos.

En el campo de la interpretación, es de las pocas películas en las que he visto a Cage contenido y eficaz. Lo cual es una novedad agradable. También son notables las interpretaciones de los malos de la películas, especialmente de Strong. Los pardillos y la chica mona cumplen sin más, puesto que resultan ser todo, incluso el presunto protagonista, personajes secundarios al que realmente se lleva el foco de la película y del espectador. Y este personaje que se come a los demás es el de la niña convertida en máquina de matar, interpretada como hemos dicho por Chloë Moretz, y que es una mezcla de candidez infantil y personaje tarantiniano o matrixiano cuando se pone borde y se lía a balazos con todo dios. La disociación entre la imagen de la niña y sus acciones es lo que mantiene entre epatado y emocionado al espectador, sentado y atento en su butaca.

Resumiendo, un producto entretenido, superior en general a la mayor parte de las películas del género al que parodia, pero que tampoco es tan allá como en alguna crítica que he leído. Buena parte del mérito, como ya he dicho, la niña. Sospecho que habrá una segunda parte, que habrá perdido el factor sorpresa, y que será absolutamente prescindible. Pero mientras, quien quiera pasar un rato razonablemente divertido, en este principio de verano con una cartelera tan pobre, esta es una opción más que razonable.

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

El monstruo y la anciana

Un malo en las calles de Zaragoza amenaza a una ancianita; que venga Hit Girl y lo elimine - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8