Fotógrafo recomendado: Frank Horvat

Fotografía

Hay una cita que me gusta mucho:

Photography is the art of not pushing the button.

La fotografía es el arte de no pulsar el botón.

Es de Frank Horvat, fotógrafo nacido en el período de entreguerras, de origen judío y etnia croata aunque de un territorio que en aquel momento pertenecía a Italia. Emigrado a… muchos sitios, aunque establecido definitivamente en Francia. Un claro producto del convulso siglo XX europeo.

La frase me parece especialmente importante, porque me parece un contrapunto al famoso “momento decisivo” de Cartier-Bresson. Un contrapunto, o si lo preferís un complemento, que no una contradicción. Donde el “momento decisivo” nos lleva a una búsqueda continuada mediante la observación del mundo que nos rodea de la imagen que hay que inmortalizar, la frase de Horvat nos guiaría en ese proceso introducción un elemento de reflexión crítica que nos permite seleccionar aquellos instantes con un significado. Interesante.

En cuanto a las imágenes del autor, creo que lo mejor es que las veáis vosotros mismos en Horvatland, donde encontraréis algunos reportajes. A mí, lo que más me ha gustado es los retratos. Creo que es un gran retratista en blanco y negro.

Hay arte a la venta en la Plaza de los Sitios de Zaragoza. Pintura, escultura y fotografía.

Abstracto y orgánico

(Pentax K10D; SMC-DA 70/2,4)

Recordar (fotográficamente) la primavera de Praga

Fotografía, Política y sociedad

El pasado viernes, además de publicar la entrada dedicada a Cartier Bresson, como homenaje al maestro me dediqué a visitar mucha fotografía en la red de redes. Y en una de estas descubré otra efeméride. En estas fechas, hace 40 años, los tanques soviéticos aplastaron el movimiento aperturista conocido como la Primavera de Praga. Una de tantas primaveras que hubo aquel año a lo largo del mundo y que tan poco se notan hoy en día. Pienso yo.

En cualquier caso, no es mi intención hacer un comentario sociopolítico de aquel acontecimiento, sino ofrecer una recomendación fotográfica. La intervención del Pacto de Varsovia en Checoslovaquia fue admirablemente recogida por el fotógrafo Josef Koudelka, en un amplio reportaje que recoge con una expresividad desusada los sentimientos que se vivieron en la capital checa en aquel momento. Cuando se publicaron se publicaron por primera vez en 1969 lo fueron de forma anónima, ya que había miedo sobre la seguridad del fotógrafo en caso de que las autoridades prosoviéticas conocieran quien fue el fotógrafo que expuso la barbaridad de la intervención. Un par de años más tardes, ya fuera de Checoslovaquia, el autor se unió a la Agencia Magnum donde podemos apreciar una estupenda selección de aquel reportaje. Merece mucho la pena visitar el sitio.

Debería poder acompañar esta entrada con una foto de la capital checa, pero por una desidia imperdonable no tengo digitalizadas las diapositivas de aquel viaje hace 11 años en estas fechas. Así que lo haré con una imagen de la huella soviética en la capital donde se firmó el Pacto de Varsovia.

Palacio de la Ciencia y la Cultura

(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)

Henri Cartier-Bresson, centenario de un “instante decisivo”

Fotografía

Hoy, 22 de agosto, es el centenario del nacimiento de Henri Cartier-Bresson, fotógrafo francés que tanto contribuyo a cambiar la manera de entender la fotografía. Si tuviera que hacer una lista del tipo “mis 10 fotógrafos favoritos” seguro que estaría ahí. Probablemente también en una del tipo “mis 5 fotógrafos favoritos” o “mis 3 fotógrafos favoritos”. No me atrevo a decir que sea mi fotógrafo favorito, porque depende. Depende del tipo de fotografía que me guste apreciar en cada momento.

No voy a dar datos biográficos que podéis encontrar sin problemas en muchos sitios. Podéis seguir el enlace que he puesto en su nombre, aunque os recomiendo que leáis la entrada de la versión inglesa de la Wikipedia, mucho más amplia. Incluso mucho más amplia que la versión francesa, a pesar de la nacionalidad del autor.

Este fotógrafo siempre ha supuesto para mí una alegría por poder disfrutar de su obra, pero sobre todo de su estilo, de su forma de expresarse en el medio fotográfico. Pero también ha supuesto una tristeza porque sistemáticamente, día a día, compruebo que estoy a años-luz de su capacidad de observar el mundo y captar lo que el llamó el “instante decisivo”. Ese momento en el que los actores, el escenario, la luz y el fotógrafo entran en una alineación espacio-temporal que permite obtener esas maravillosas imágenes que el tomaba.

Trabajó fundamentalmente el reportaje, pero en su obra encontramos también excelentes retratos, o paisajes, o simplemente, fotografías tomadas en la calle cuando uno pasea. Fue su instrumento fundamental, por su calidad, por su discreción, las cámaras telemétricas de la casa Leica. Su soporte, el negativo en blanco y negro. Fue maestro e inspirador de generaciones de fotógrafos posteriores. Todavía lo es.

Como dicen que vale más una imagen que mil palabras, os dejo algún enlace.

Henri Cartier-Bresson en Agencia Magnum

Images a la sauvette en Agencia Magnum

Tête à tête: Portraits by Henri Cartier-Bresson

El 22 de agosto de 1908, en Chanteloup-en-Brie, cerca del Marne, no muy lejos de París, fue un “instante decisivo”. Nació el maestro. Nació Henri.

Tremenda responsabilidad, la de ilustrar la entrada de hoy con una imagen… en fin… seguiré con las de mi reciente viaje por la capital bávara. Dos niños en la Frauenkirche.

Frauenkirche

(Pentax K10D; SMC-DA 40/2,8)