Recordar (fotográficamente) la primavera de Praga

Fotografía, Política y sociedad

El pasado viernes, además de publicar la entrada dedicada a Cartier Bresson, como homenaje al maestro me dediqué a visitar mucha fotografía en la red de redes. Y en una de estas descubré otra efeméride. En estas fechas, hace 40 años, los tanques soviéticos aplastaron el movimiento aperturista conocido como la Primavera de Praga. Una de tantas primaveras que hubo aquel año a lo largo del mundo y que tan poco se notan hoy en día. Pienso yo.

En cualquier caso, no es mi intención hacer un comentario sociopolítico de aquel acontecimiento, sino ofrecer una recomendación fotográfica. La intervención del Pacto de Varsovia en Checoslovaquia fue admirablemente recogida por el fotógrafo Josef Koudelka, en un amplio reportaje que recoge con una expresividad desusada los sentimientos que se vivieron en la capital checa en aquel momento. Cuando se publicaron se publicaron por primera vez en 1969 lo fueron de forma anónima, ya que había miedo sobre la seguridad del fotógrafo en caso de que las autoridades prosoviéticas conocieran quien fue el fotógrafo que expuso la barbaridad de la intervención. Un par de años más tardes, ya fuera de Checoslovaquia, el autor se unió a la Agencia Magnum donde podemos apreciar una estupenda selección de aquel reportaje. Merece mucho la pena visitar el sitio.

Debería poder acompañar esta entrada con una foto de la capital checa, pero por una desidia imperdonable no tengo digitalizadas las diapositivas de aquel viaje hace 11 años en estas fechas. Así que lo haré con una imagen de la huella soviética en la capital donde se firmó el Pacto de Varsovia.

Palacio de la Ciencia y la Cultura

(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)

Henri Cartier-Bresson, centenario de un “instante decisivo”

Fotografía

Hoy, 22 de agosto, es el centenario del nacimiento de Henri Cartier-Bresson, fotógrafo francés que tanto contribuyo a cambiar la manera de entender la fotografía. Si tuviera que hacer una lista del tipo “mis 10 fotógrafos favoritos” seguro que estaría ahí. Probablemente también en una del tipo “mis 5 fotógrafos favoritos” o “mis 3 fotógrafos favoritos”. No me atrevo a decir que sea mi fotógrafo favorito, porque depende. Depende del tipo de fotografía que me guste apreciar en cada momento.

No voy a dar datos biográficos que podéis encontrar sin problemas en muchos sitios. Podéis seguir el enlace que he puesto en su nombre, aunque os recomiendo que leáis la entrada de la versión inglesa de la Wikipedia, mucho más amplia. Incluso mucho más amplia que la versión francesa, a pesar de la nacionalidad del autor.

Este fotógrafo siempre ha supuesto para mí una alegría por poder disfrutar de su obra, pero sobre todo de su estilo, de su forma de expresarse en el medio fotográfico. Pero también ha supuesto una tristeza porque sistemáticamente, día a día, compruebo que estoy a años-luz de su capacidad de observar el mundo y captar lo que el llamó el “instante decisivo”. Ese momento en el que los actores, el escenario, la luz y el fotógrafo entran en una alineación espacio-temporal que permite obtener esas maravillosas imágenes que el tomaba.

Trabajó fundamentalmente el reportaje, pero en su obra encontramos también excelentes retratos, o paisajes, o simplemente, fotografías tomadas en la calle cuando uno pasea. Fue su instrumento fundamental, por su calidad, por su discreción, las cámaras telemétricas de la casa Leica. Su soporte, el negativo en blanco y negro. Fue maestro e inspirador de generaciones de fotógrafos posteriores. Todavía lo es.

Como dicen que vale más una imagen que mil palabras, os dejo algún enlace.

Henri Cartier-Bresson en Agencia Magnum

Images a la sauvette en Agencia Magnum

Tête à tête: Portraits by Henri Cartier-Bresson

El 22 de agosto de 1908, en Chanteloup-en-Brie, cerca del Marne, no muy lejos de París, fue un “instante decisivo”. Nació el maestro. Nació Henri.

Tremenda responsabilidad, la de ilustrar la entrada de hoy con una imagen… en fin… seguiré con las de mi reciente viaje por la capital bávara. Dos niños en la Frauenkirche.

Frauenkirche

(Pentax K10D; SMC-DA 40/2,8)

Google… Premio Príncipe de Asturias de Humanidades… mmmmmm

Fotografía, Informática e internet, Política y sociedad

Aparecen de forma casi simultánea dos entradas en mi agrupador RSS de ElPaís.com y de Público.es. Se ha fallado el Premio Príncipe de Asturias 2008 en la categoría de Comunicación y Humanidades, y el ganador ha sido Google. Mmmmmmmm… El finalista ha sido la Agencia Magnum de fotografía. Mmmmmmm…

A partir de aquí, se me ocurren una serie de reflexiones que me apetece compartir.

  1. Una cosa que me parece bien tras repasar los ganadores del premio en esta categoría desde 1981 es que por primera vez se concede a un contexto que procede de las ciencias y la técnica en lugar de las letras y la filosofía. Esto es bueno. Quizá algunos empiecen a convencerse que las ciencias y la técnica son actividades tan humanas como las otras, que involucran al pensamiento humano tanto como las otras, que condicionan la evolución social tanto como las otras. Si no más en ocasiones.
  2. Evidentemente, Google entra plenamente dentro de la categoría Comunicación, para lo cual no tenemos más que ir a su página de información corporativa y leer su objetivo: “organizar información proveniente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal”.
  3. Su propio objetivo plantea también dudas sobre la idoneidad de su candidatura al premio. Es conocido que Google, si bien aparece como una fenomenal herramienta en buena parte del mundo para encontrar y compartir información, no es menos cierto que se le ha acusado y no ha negado que colabora con gobiernos autoritarios en filtrar la información que reciben sus ciudadanos. Uno de estos es China, lo que equivale en colaborar con la censura de un 20% de la población mundial. La compañía se ha justificado de muchas maneras… pero a mí ninguna me ha convencido, y creo que simplemente está dispuesta a este cambalache con tal de aumentar su potencial mercado a ese 20% de la población mundial.
  4. El finalista, la Agencia Magnum, tiene una larguísima trayectoria, cinco décadas superior, en la comunicación e información sobre los sucesos que se producen en este mundo a través de la fotografía. En no pocas ocasiones, sus imágenes han constituido o han provocado las denuncias sobre los abusos que en guerras, dictaduras o catástrofes diversas sufren muchos ciudadanos de este mundo.
  5. Tampoco hasta ahora nadie del mundo de la fotografía ha accedido a esta categoría de los premios.

Tras estas reflexiones, sumados a algunos antecedentes (la pesetera de J.K. Rowling como premio de la Concordia, o el monopolista y abusivo Bill Gates y señora como premio a la Cooperación Internacional, por mencionar algunos) hacen que cada día note más un tufillo de oportunismo coyuntural a la institución que otorga los premios. Diríase que el premiado de esta ocasión va a provocar más interés mediático que otros, y además “queda moderno”. Pues miren… no me parece bien. Y como casi seguro que los medios habituales van a ser complacientes con la concesión y con la mencionada institución, desde aquí,… ¡¡¡protesto!!!

Lo cual no quita para que personalmente sea un usuario frecuente de los servicios de Google. Las cosas son así; y hay un momento para cada cosa.

Dados los suspiros de lamento que me ha producido la noticia, qué mejor que el veneciano Puente de los Suspiros para ilustrarla.

Aaayyyy, el Puente de los Suspiros

(Pentax K10D; SMC-A 50/2)

Obituarios: Cornell Capa y Sidney Pollack

Cine, Fotografía

En estos últimos días, hemos tenido que escuchar la noticia de la muerte de dos figuras en dos de los temas que con más frecuencia aparecen por aquí; la fotografía y el cine.

El pasado día 23 de mayo, falleció Cornell Capa, el hermano también fotógrafo del mucho más recordado y afamado Robert Capa. Aunque menos conocido, sus fotografías tienen también un impacto notable y creo que el mejor homenaje que se le puede hacer es visitar su galería de imágenes en Magnum Photos. A la vista de lo cual, creo que hubiera alcanzado mayor renombre si no hubiese estado a la sombra de su mítico hermano. Algunas de las fotos que he visto en dicha galería eran conocidas por mí, pero no les había puesto nombre a su autor. Injusto.

Más conocido por el público general es Sidney Pollack, director de cine fallecido este 26 de mayo. No fue especialmente prolífico, y entre su filmografía podemos encontrar algún producto incomprensible, que nunca se debería haber filmado. Pero es responsable de películas como Out of Africa (Memorias de Africa), Three Days of the Condor (Los tres días del cóndor), They Shoot Horses, Don’t They? (Danzad, danzad, malditos), The Way We Were (Tal como éramos), y mi favorita de este director y una de mis favoritas de toda la historia del cine, Jeremiah Johnson (Las aventuras de Jeremías Johnson). Estos filmes ya bastan para considerarlo uno de los directores importantes de la historia. Estoy pensando que no tengo en mi videoteca particular esta última película. Esta tarde iré a mirar a ver si está publicada.

En cuanto a la foto de hoy, voy a seguir exponiendo imágenes de mi reciente viaje a Italia. Todavía voy por Trieste; estoy liado y no me he metido todavía a revelar los RAW de Venecia. Y al igual que este otro viajero, yo también admiré la cuca iglesia románica de San Silvestro, hoy templo de la iglesia evangélica.

Ante el siglo XII

(Pentax K10D; SMC-DA 21/3,2)

Conociendo y recordando a Burt Glinn

Fotografía

Así como cuando muere un personaje relacionado con el cine, y en las últimas semanas tuvimos varios casos, todo el mundo suele conocer al personaje y recordar sus obras, en el mundo de la fotografía no sucede lo mismo. Son muchos los buenos fotógrafos, cuyas imágenes tal vez hayamos visto en más de una vez, pero que no conocemos ni en su nombre, ni en su vida, ni el conjunto de sus circunstancias que les lleva a la obra fotográfica que realizan. Por ello, la noticia del fallecimiento de algunos fotógrafos, nos llama la atención sobre su obra y aprendemos algo más de este apasionante mundo.

Recientemente, apareció la noticia de la muerte de Burt Glinn, un fotógrafo de la agencia Magnum Photos que yo no conocía. Como muchos de los fotógrafos de la agencia y de su generación, su trabajo se orientó a documentar los múltiples conflictos que en el mundo sucedieron en la segunda mitad del violento siglo XX. Si queréis, como yo, conocer algo de su trabajo, sugiero una visita al memorial que podemos encontrar en las páginas de Magnum Photos. Encontraremos imágenes de lo más diverso y sobre temas muy variados, pero todas ellas poderosas e interesantes en el ámbito del fotorreportaje.

La fotografía de hoy, una melancólica imagen tomada en el puente sobre el río Ebro de la Ronda de la Hispanidad de Zaragoza.

Alejándose por el puente

(Canon EOS 40D; EF 50/1,8)

Via: State of the Art – PopPhoto.com

Conocer a Philip Jones Griffiths

Fotografía, Política y sociedad

Entre tanta luctuosa noticia cinematográfica, se coló días atrás también la noticia del fallecimiento del fotógrafo galés Philip Jones Griffiths. Yo no conocía a este reportero gráfico perteneciente a la Agencia Magnum. Así que me he dedicado a ver un poquito de lo que tenía que ofrecernos.

Lo primero que hay que decir es que tiene la calidad que se supone a todo fotógrafo de la prestigiosa agencia. En segundo lugar, sus poderosas imágenes en blanco y negro, su aproximación a las personas con su gran angular, denota su origen en la fotografía británica, cuyo principal exponente quizá sea Bill Brandt, fotógrafo de origen anglogermano. Si bien este último varió más los genéros y estilos fotográficos que practicó.

Volviendo a Griffiths, su principal trabajo tuvo relación con la Guerra de Vietnam y con la denuncia del uso de agentes químicos contra la población civil. La Agencia Magnum le dedica un homenaje en sus páginas. Para ver.

La imagen de hoy, tomada el pasado Viernes Santo en la Plaza del Pilar de Zaragoza. ¡Uy, que miedo el capirote!

Te veo
(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)